Está en la página 1de 5

LA VENIDA DEL SEÑOR

Texto base: ​ ​2 PEDRO 3: 1-18


3 ​ Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio
entendimiento,
2 ​para
que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del
mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles;
3s
​ abiendoprimero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias
concupiscencias,
4 ​y
diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres
durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.
5E
​ stosignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y
también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste,
6 ​por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua;
7 ​pero
los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el
fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.
8 ​Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un
día.
9 ​El
Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para
con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
10 ​Pero
el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande
estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán
quemadas.
11 ​Puesto
que todas estas cosas han de ser deshechas, !!cómo no debéis vosotros andar en santa y
piadosa manera de vivir, ​12 ​esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos,
encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!
13 ​Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la
justicia.
14 ​Por
lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él
sin mancha e irreprensibles, en paz.
15 ​Y
tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado
hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito,
16 ​casi
en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de
entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia
perdición.
17 ​Asíque vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de
los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.
18 ​Antes
bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria
ahora y hasta el día de la eternidad. Amén
Introducción:​ Es interesante pensar en cómo planificamos la vida . Corremos detrás de tantos sueños y
proyectos incluso corriendo riesgos increíbles demostrando la profunda tenacidad del ser humano.

Pero de algo nos estamos olvidando constantemente y casi CONSCIENTEMENTE. Es que el Señor prometió que
regresaría.

I. ¿Que tan confiable es esto de su regreso?

Vemos en toda la Biblia como DIOS ha prometido que “regresará”, primero al pueblo de Israel le prometio
que vendria y ellos no lo supieron ver y lo rechazaron. ​A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.
Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos
hijos.​ ​Juan 1:11

Por otro lado los evangelios nos hablan de la necesidad de estar alertas

Mateo 24: 43​ Pero entiendan esto: Si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar
el ladrón, se mantendría despierto para no dejarlo forzar la entrada.

Mateo24: 36​ »Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el
Hijo, sino sólo el Padre. 37 La venida del Hijo del hombre será como en tiempos de Noé.

1 Tesalonicenses 4:16-17
16 El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de
Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego los que estemos vivos, los que
hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el
Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre.
II. Porque seguimos pensando que él no VENDRÁ?

1. Porque tarda mucho:


9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros,
no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
2 de Pedro 1:9

2. Por los afanes:


Mateo 25: 1-13
Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a
recibir al esposo.
2 Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.
3 Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;
4 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.
5 Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.
6 Y a la medianoche se oyó un clamor: !!Aquí viene el esposo; salid a recibirle!
7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.
8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se
apagan.
9 Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a
los que venden, y comprad para vosotras mismas.
10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las
bodas; y se cerró la puerta.
11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor, señor, ábrenos!
12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.
13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.
III. Mantengámonos firmes !!

1.- Debemos vivir una vida santa y piadosa …

“Los cristianos deben ser diferentes, no raros. Cuando eres diferente, atraes personas; cuando
eres raro, los ahuyentas. “- Warren Wiersbe

Somos llamados a vivir vidas “santas” … vivamos vidas que se distingan por Dios.

Somos llamadas a vivir vidas “piadosas” vidas… ​vidas dedicadas a complacer a Dios​ colmadas de
nuestro amor por Él. Vidas que desean amar a Dios con toda nuestra mente, corazón y alma. Cada área
de nuestra vida se centra en ver el mundo a través de Sus ojos y la amorosa abundancia de Su corazón.

2. Debemos esperar la segunda venida de Cristo…

Al darnos cuenta que Cristo está por regresar debería impulsarnos a invertir nuestros preciosos días en
lo que realmente importa… Dios y las personas.

Todo lo demás… todas las posesiones por las que hemos trabajado tan duro serán destruidas, sólo lo
que es eterno va a permanecer.

Es por eso que necesitamos correr bien nuestra carrera ahora.

Es por eso que tenemos que mantener la concentración en lo que es verdaderamente importante en
esta vida y no desviarnos en las “cosas” que no van a ir con nosotros a la eternidad.

Tenemos que estar seriamente velando y trabajando para el regreso de nuestro Amado … dándole
gracias por Su paciencia mientras espera que nuestros queridos amigos y familiares, se arrepientan y se
vuelvan a Él.

Debemos estar activos orando por Su segunda venida …

Es interesante que el SEÑOR la noche que fue entregado.-----

Lucas 22:14-19
Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles.
15 Y les dijo: !!Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!
16 Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios.
17 Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros;
18 porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga.
19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es
dado; haced esto en memoria de mí.
Hechos 1:7
Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola
potestad;
8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en
Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
9 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus
ojos.
10 Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a
ellos dos varones con vestiduras blancas,
11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús,
que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

La venida de Cristo está cerca


JUAN HABLANDO nos aconseja con enfasis….

Apocalipsis 22:6 - 17

Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su
ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto.
7 !!He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.
8 Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies
del ángel que me mostraba estas cosas.
9 Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que
guardan las palabras de este libro. Adora a Dios.
10 Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca.
11 El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la
justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía.
12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.
13 Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.
14 Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en
la ciudad.
15 Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama
y hace mentira.
16 Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de
David, la estrella resplandeciente de la mañana.
17 Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del
agua de la vida gratuitamente.

También podría gustarte