Está en la página 1de 3

ÁVILA MEDINA PAULO

1151
LA CRÍTICA DEL IMPERIALISMO

La crítica del imperialismo es la posición de las distintas clases sociales ante


las políticas del imperialismo.
Las gigantescas proporciones del capital financiero, concentrado en unas
pocas manos, ha creado una red increíblemente vasta y densa de relaciones y
enlaces que han sometido a empresarios medianos y pequeños, e inclusive a
los mas insignificantes, además provoca la exacerbación de la lucha con otros
grupos financieros por el reparto del mundo. Todo esto provoca el paso en
bloque de todas las clases poseyentes al lado del imperialismo. Y esta
ideología imperialista penetra hasta las clases obreras, que no están
separadas ni mucho menos de las otras.
Los sabios y los publicistas burgueses ordinariamente defienden el
imperialismo en una forma poco encubierta, buscando dominar completamente
el imperialismo y esforzándose en distraer la atención de lo esencial por medio
de proyectos de reformas faltos de toda seriedad. Los imperialistas cínicos
consideran como absurda la idea de reformar las principales características del
imperialismo.
Un ejemplo de esto son los imperialistas alemanes, que se esfuerzan en seguir
los movimientos de liberación nacional de las colonias, pero obviamente de las
no alemanas.
Las cuestiones esenciales en la crítica al imperialismo son la de saber si es
posible cambiar sus fundamentos con reformas, la de saber si hay que seguir
adelante haciendo mas grandes y profundizando las contradicciones
generadas por el mismo o hay que retroceder, minimizando dichas
contradicciones. Las particularidades políticas del imperialismo son la reacción
en toda línea, y la intensificación del yugo nacional como consecuencia del
yugo de la oligarquía financiera y la supresión de la libre concurrencia. Existe
un lazo indisoluble entre el imperialismo y los trusts, y entre el imperialismo y
los fundamentos del capitalismo.
La posición fundamental de Hobson en su crítica al imperialismo, es levantarse
a la inevitabilidad del imperialismo y al invocar la necesidad de elevar la
capacidad de consumo de la población. Mantienen una posición pequeño
burguesa en la crítica del imperialismo. oponen al imperialismo, la libre
concurrencia y la democracia.
Esta ingenuidad por parte de los economistas burgueses no es nada
sorprendente, Kautsky afirma que todo mundo esta de acuerdo en lo que se
refiere a la paz. En vez de analizar y sacar a la luz todas las contradicciones
del imperialismo, vemos únicamente una aspiración inocente de evitarlas. Una
pequeña muestra de su crítica económica del imperialismo, toma datos sobre
la exportación e importación de Egipto e Inglaterra en 1872 y 1912 y de esos
datos Kautsky deduce que la mejor forma en la que el capital puede realizar su
expansión es, no por métodos violentos, si no por la democracia pacífica. Y
este razonamiento constituye la base de su crítica al imperialismo y ha roto con
el marxismo al defender un ideal reaccionario, pues este ideal arrastra
objetivamente hacia atrás y es un engaño reformista.
Estos razonamientos no pueden tener otro sentido. La libre concurrencia, sin
monopolios de ninguna especie desarrollaría el capitalismo y el comercio más
rápidamente. Pero cuanto más rápido es el desarrollo del comercio y del
capitalismo, más intensa es la concentración de la producción y del capital, que
ÁVILA MEDINA PAULO
1151
engendra al monopolio. Y los monopolios nacen precisamente de la libre
concurrencia, la cual es imposible después de haber desarrollado los
monopolios. Por mas vueltas que se le de a estos razonamientos no se
hallaran mas que reaccionarismo y reformismo burgués
Si se corrige este razonamiento y se dice, que el comercio de las colonias
inglesas con Inglaterra se desarrolla en la actualidad más lentamente que con
otros países, tampoco salva a Kautsky, pues Inglaterra va siendo batida
también por el monopolio y el imperialismo, pero de otros países. Es bien
sabido que los carteles protegen los productos que tienen mas probabilidad de
ser exportados. Es también conocido su sistema y del capital financiero, de
dumping: en el interior del país el cartel vende sus productos a un precio
monopolista elevado y en el extranjero lo vende a un precio tres veces más
bajo con objeto de aniquilar al competidor y ampliar al máximo su propia
producción. Si Alemania desarrolla mas rápido su comercio que Inglaterra,
demuestra solamente que el imperialismo alemán es mas organizado.
Demuestra como un imperialismo lucha contra otro, sacar de ahí un argumento
a favor del libre cambio y de la democracia pacífica equivale a sostener una
trivialidad.
Es interesante hacer notar que incluso el economista burgués A. Lansburgh,
que critica el imperialismo de una manera tan pequeño burguesa como
Kautsky, ha elaborado, sin embargo, de un modo más científico que él los
datos de la estadística comercial.
Lansburgh no dedujo las conclusiones, y por esto no se dio cuenta, que si
estas cifras demuestran algo es precisamente contra él, pues la exportación a
los países financieramente dependientes ha crecido, a pesar de todo, mas
rápidamente, aunque no de un modo muy considerable, que la exportación a
los países financieramente independientes.
Lansburgh dedujo una moral pequeño burguesa: el aumento de la exportación
está precisamente relacionado con las maquinaciones del capital financiero,
que no se preocupa de la moral burguesa y saca primero, el beneficio del
empréstito, y segundo, un beneficio de ese mismo empréstito.
La crítica teórica del imperialismo hecha por Kautsky no tiene nada de común
con el marxismo; sirve únicamente como punto de partida para predicar la paz
y la unidad con los oportunistas, porque dicha crítica deja de lado las
contradicciones mas profundas y radicales del imperialismo, las
contradicciones que existen entre los monopolios y la libre concurrencia.
El progreso del pensamiento científico de Kautsky consiste únicamente en la
pretensión de hacer pasar por marxista lo que Hobson describe como
manifestación hipócrita de los curistas ingleses. Cualesquiera que fueran las
buenas intensiones de los curistas ingleses o de Kautsky, el sentido objetivo, el
verdadero sentido social de su teoría es el consuelo de las masas por medio de
la esperanza de que exista una paz permanente bajo el capitalismo,
distrayendo la atención de sus agudas contradicciones y grandes problemas.
Basta afrontar con claridad los hechos generalmente conocidos, como que las
esferas de influencia no se reparten de modo idéntico entre los integrantes del
reparto, y esto solo genera mas guerra y lo que puede construir son treguas
entre las guerras, momento en el que solo se prepara la próxima guerra, estos
siendo simples partes de un circulo interminable que nace en el imperialismo,
esto también nos hace darnos cuenta de que las batallas de vanguardia se
libran en el terreno financiero, el imperialismo es la época del capital financiero
ÁVILA MEDINA PAULO
1151
la cual tiene tendencia a la dominación y no a la libertad.
En mi opinión esto solo es una muestra de que el imperialismo solo fue un
circulo vicioso, que predicaba un libre mercado que llevaba al monopolio y que,
una vez llegado a este se estancaba, ya que un libre mercado no puede existir
si hay monopolios, siendo los monopolios el acaparamiento de grandes
concentraciones de capital, producción y mano de obra, y la razón de ser del
capital es la ganancia, por lo que los monopolios surgen en el proceso de
garantizar la ganancia. Demostrando así que lo único que importa en el
imperialismo es la ganancia a costa de destruir a otras clases sociales.