Está en la página 1de 2

Universidad Central del Ecuador

Teoría de la Cultura II

Nombres: Andrea Guillem

¿Qué es la Cultura?

Cultura es una palabra llena de significantes que han cambiado alrededor de los siglos. Lo cierto es que todos
sabemos a qué nos referimos cuando hablamos de cultura, al menos de forma coloquial asociamos la música,
la pintura, el arte y los modales a la cultura de una sociedad específica en un momento determinado. Incluso
la cultura termina siendo el último argumento para explicar un fenómeno que no entendemos.

Sin embargo a nivel teórico muchos científicos sociales han intentado definirla partiendo de la historia, la
sociología, la antropología y la política. Para los clásicos de la sociología como Durkheim, Weber y Simmel,
la cultura es parte intrínseca de la actividad humana. Weber en su texto sobre el espíritu del capitalismo
describe como un cambio cultural respecto a la religión y en torno al trabajo fueron, entre otras cosas, los que
permitieron el desarrollo del capitalismo en la Europa del siglo XVIII. En este texto Weber no aborda un
concepto de cultura explícitamente pero este concepto está atravesando de principio a fin todo su estudio
sobre la evolución del capitalismo, en el que fue necesario un cambio de mentalidad en el hacer y el sentir.

Para Adorno y Horkheimer la secularización y racionalización de esferas, conforme al avance del


capitalismo, lejos de haber provocado un caos cultural, llevó a una integración total de la cultura como
ideología de la Ilustración. El concepto de industria cultural fue utilizado para describir este proceso, en el
que la “cultura” o el “arte” funciona de la misma manera que cualquier empresa capitalista: el cine, la radio y
la TV son un sistema de producción mercantil que lleva al orden y la estandarización. Por ende la cultura
pierde ese carácter emancipatorio y pasa a convertirse en enajenizante.

La noción de cultura tiene varias acepciones para Pierre Bordieu. En primer lugar se la entiende en el
sentido antropológico como las maneras de hacer, sentir y pensar de las personas en tanto miembros de la
sociedad. Esta concepción marca una primera distinción con respecto a la naturaleza: cultura es todo aquello
que compete al ámbito humano. En este sentido la cultura es la base de las identidades, de las
representaciones sociales, de las conductas y hábitos: funda las colectividades en torno a los elementos
identitarios y culturales. El sentido corriente o vulgar de la noción de cultura es aquella que se refiere al
cúmulo de conocimientos, símbolos, hábitos y conductas específicas del tipo científico, artístico, literario,
etc. En esta dimensión la cultura funciona como mecanismo de oposición y distinción entre sujetos: se
construyen las identidades “cultas” y las “incultas”.

El concepto de cultura al que me inclino para construir es un de carácter crítico. Entender la cultura desde una
perspectiva sustantiva, pues no se refiere meramente a la elaboración de obras, a la creación de arte, o las
formas de comportamiento, sino como todo aquello que el ser humano transforma de la naturaleza para erigir
con ella un cúmulo de manifestaciones llenas de significantes que penetran y modelan una sociedad
determinada. Asumo que toda cultura se gesta dentro del marco de un sistema económico-político por ello que
no puede hacerse indiferente a sus implicaciones. En este sentido sostengo las críticas que apuntan a la esfera
de la cultura dominada por la lógica del capital. Hoy en día la producción de cultura está sujeta a la producción
de valor que separa y divide a la sociedad en clases. Sin embargo sería muy fatalista pensar que las formas de
hacer cultura pueden aun albergar formas emancipadoras, que pongan en relieve el conflicto, la denuncia, la
injusticia, de forma que pueden ser catalizadores sociales.