Está en la página 1de 14

CAPITULO V

PEDAGOGÍA EMERGENTE: LA APREHENSIÓN DEL CONOCIMIENTO A TRAVÉS DE LAS


PRÁCTICAS PEDAGÓGICAS

En lo concerniente a este capítulo, se despliegan deliberaciones


ontológicas, epistemológicas y axiológicas, relacionadas con el producto de los
planteamientos, análisis lingüísticos e interpretaciones, fundamentadas en el
acceso realizado desde la metodología hermenéutica fenomenológica
desarrollada en el capítulo que antecede a este, con el propósito de considerar
la aprehensión del conocimiento, teóricamente, desde las prácticas docentes
en la educación media venezolana. Con esto aspiramos a un desarrollo
integral y holístico del ser humano a través de una visión crítica,
contextualizada y dialéctica como elementos para interpretar, comprender y
transformar el proceso educativo.

Esta teoría educativa resalta los significados de los eventos vivenciales y


la comprensión e interpretación que hacen los sujetos sobre ellos y su
interacción dialéctica, como posible herramienta para la aprehensión,
adquisición y producción del conocimiento, lo cual permite una mejor
comprensión de la metodología dialéctica que propongo, es decir, transformar
las prácticas pedagógicas para alcanzar una formación integral, que garantice
la esencia humana en concordancia con los períodos de vida de los
estudiantes, con el fin de fomentar la participación activa y protagónica, a partir
de la interpretación crítica de la realidad y la organización dialógica dentro de
los centros de educación media general de Venezuela.

Desde esta visión, esta teoría se fundamenta en la formación continua


sobre la praxis educativa del docente, que a criterio de Zabala, (2002:43), opina
que “éste debe realizar su labor de enseñar, de manera dinámica, para que el
estudiante aprenda a aprehender el conjunto de conocimientos actitudinales y
procedimentales, necesarios para su formación integral”. En tal sentido, la
praxis educativa debe ser desarrollada con metodologías innovadoras que
favorezcan en los estudiantes el dominio y la adquisición de nuevas
experiencias significativas para garantizar la aprehensión del conocimiento.

Al respecto, se hace pertinente comentar lo siguiente: Desde la visión de


las prácticas pedagógicas se percibe el problema de dominación, ligado a los
intereses del docente por mantener su statu quo, bajo normas y reglas para
conducir el conocimiento, enmarcadas en la jerarquía intelectual de un
individuo sobre otros, cuya organización está destinada a determinar, asignar, y
transmitir el conocimiento. En este caso, el conocimiento está sometido a
juicios cuantitativos que conducen al control funcional del estudiante, coartando
su libertad expresiva bajo contenidos, valores, y recursos asignados por teorías
que ponen en peligro un nuevo conocimiento que puede emerger de la
confrontación de significados que inducen a fijar en el estudiante estrategias o
métodos para apropiarse de las características reales de los objetos.

Lo descrito se pone en vigencia con lo postulado por la Organización de


las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO 2012), cuando
afirma que, a pesar de las numerosas y sucesivas reformas puestas en marcha
en todos los países latinoamericanos, las instituciones educativas han
respondido deficientemente a las exigencias de la humanidad, que requiere
una educación cónsona con los nuevos tiempos y con los desafíos que impone
un mundo globalizado de avance tecnológico y científico, situación que denota
que la enseñanza impartida está descontextualizada, desprovista de aspectos
esenciales para la naturaleza humana, como: lo creativo, lo emocional, lo
espiritual, la justicia, la equidad, la responsabilidad y el respeto, valores que
hacen un ser integral, bondadoso, solidario, necesarios para erradicar la
destrucción del hombre por hombre.

Esto incita a revisar las prácticas pedagógicas dentro de un marco


reflexivo para dar respuestas a necesidades reales de los estudiantes, de allí la
capacidad de interpretar, comprender, aplicar y producir conocimiento real.
Pero, sin embargo, muchas veces estas acciones pedagógicas no alcanzan a
satisfacer las exigencias para garantizar la aprehensión del conocimiento y
poder contribuir significativamente con los asuntos propios de la sociedad, tal
como lo sostiene Elmore (2010:77), “porque subestiman las dificultades.
Los requerimientos en materia de conocimientos y destrezas de las
nuevas políticas, no son tomados en serio”. Asimismo, agrega el autor, las
reformas fracasan porque hay resistencia al cambio de la cultura organizacional
pre-existente, y, porque no mantienen la misma concentración en el tiempo.
Esto indica que persiste una fuerte tendencia en aplicar los viejos paradigmas
en algunas instituciones escolares, donde la práctica pedagógica, se
caracteriza por ser “bancaria y domesticadora” Freire (1984:15).
.
En tal sentido, en esta investigación se evidenció un escenario de
escepticismo, dogmatismo, autoritarismo, y desentendimiento del docente para
programar, desarrollar y evaluar acciones innovadoras que motiven el interés
por la investigación, análisis, transferencia, gestión y aplicación de
conocimientos y saberes desde la realidad histórica, con visión
transformadora, impartida en los Liceos bolivarianos de Venezuela.
Así mismo, la formación permanente le da más importancia al
adiestramiento político ideológico que a las necesidades reales de formación
teórico/práctica de responsables y corresponsables del funcionamiento lógico y
requerido en el subsistema educativo de la educación media general
venezolana, en lugar de apostar por una formación que fomente competencias
con visión política participativa, para garantizar sujetos con posiciones
ideológicas e identidad definida, y formar para una ciudadanía activa que tome
decisiones y logre alcanzar objetivos claros y certeros. Por lo tanto, esta
formación debe trascender el aula de clases, considerar abordajes teóricos
más adecuados al contexto cultural, el docente debe llevar al estudiante por
otros caminos, mirar desde ellos, que es mirar desde la alteridad y de esta
manera redefinir la docencia, y repensar el uso de las canaimas, por ejemplo,
como tecnología innovadora para proyectar, planificar y publicar los productos
educativos.
Sin embargo, estos hallazgos que sustentan esta teoría permiten sugerir
cambios e innovaciones curriculares para garantizar la aprehensión del
conocimiento en la población estudiantil de educación media general, ya que
sus técnicas y metodologías pedagógicas se han quedado en retórica, lo que
permite pensar que no ha habido cambios significativos durante sus prácticas
para lograr la aprehensión del conocimiento, puesto que continúa fomentando
una pedagogía dogmática, dirigida a llenar el cerebro de los estudiantes, con
información reduccionista para domesticar y amansarlos con el único fin de
mantenerlos sumisos y pasivos, ejerciendo la hegemonía del poder para
explotar y dominar al grupo estudiantil.
Otro hallazgo que despertó nuestra atención en esta investigación es la
apertura de un cuerpo de investigación permanente que vaya mas allá de los
intereses particulares al interés colectivo, como la puesta en práctica de
estrategias de planificación participativa que proponen algunas universidades
que forman a los docentes antes de ingresar al campo laboral, y que se debe
recomendar como uno de tantos métodos para aprehender, investigar, indagar,
descubrir y compartir conocimiento.
Es por esto que se debe repensar el acompañamiento pedagógico,
como medio para atender las necesidades de formación, investigación y
producción crítica de las prácticas docentes, es decir, la organización de un
colectivo docente con experiencias necesarias que apliquen la sistematización
de sus experiencias pedagógicas como recurso para visualizar avances y
logros, desde las diversas reformas educativas del pasado, y llevarlas al
presente con el fin de ofrecer asesoría planificada, continua, contextualizada,
interactiva y respetuosa del saber adquirido para el logro de la aprehensión del
conocimiento, dirigido a garantizar la calidad de los aprendizajes de los
estudiantes, del desempeño docente y de la gestión de la institución educativa.
Es importante decir que el acompañamiento pedagógico no es solo
brindar asesoría de forma aislada, basada en procesos técnico-pedagógicos,
sino que, tal como lo expresa García (2012:13), “se centra en desarrollar las
capacidades y actitudes de los docentes con la finalidad de mejorar
capacidades y actitudes en el desempeño profesional de los educadores a fin
de que mejoren la calidad de los aprendizajes de sus estudiantes”.

Todas estas acciones dan evidencias sobre las formas de organizar el


proceso de aprehensión del conocimiento, la manera como se ponen en
interrelación los contenidos curriculares, y sociales, los cuales están
permeados por las acciones ideológicas del aspecto político gubernamental
para el momento, desde donde se formulan objetivos y lineamientos para
determinar las acciones educativas y mantener el control de la sociedad. Es
decir, de una u otra forma preestablecen las metas a cumplir dentro del
contexto educativo, ya que estas deben corresponder a un determinado factor
espacial y temporal para inducir y fomentar en los estudiantes una acción
política partidista y conductista, cuyo fin es continuar la hegemonía del poder
en las diferentes organizaciones educativas.
En vista de este acontecer, es pertinente que el docente sea crítico,
además de un guía y un orientador de estos procesos, manejando la teoría y la
práctica, gestionando en procesos formativos e innovadores como las tic, para
garantizar la veracidad del conocimiento a través del uso adecuado y oportuno
de los medios de comunicación como herramienta útil, ya que muchos
estudiantes cuentan con ellos, como son los teléfonos inteligentes, que pueden
ser recursos válidos para garantizar la aprehensión del conocimiento. Siempre
y cuando se les dé el uso apropiado, serán herramientas innovadoras para
fomentar la creatividad y originalidad, esto se logra si existe una verdadera
formación del colectivo, ya que se evidenció que son pocos los docentes que
emplean las TIC en el proceso formativo.
Como señalan Larez y otros (2013:16) “El ser humano se desarrolla y se
emancipa en la medida que su conocimiento responde a las exigencias
individuales, sociales y planetarias”. De allí que es muy preocupante evidenciar
que, aunque el mundo experimenta grandes cambios importantes en lo
económico, social, político, cultural y educativo, entre otros campos donde el
ser humano tiene su accionar, el liceo, específicamente en educación media
general, continúa gestionando la aprehensión del conocimiento bajo la
planificación tradicionalista y alejada de la realidad tecnológica.
Por lo tanto, durante el proceso educativo en media general, se debe
considerar los agentes tecnológicos como recurso de cambio, de manera que
los estudiantes sientan que se les brindan nuevas oportunidades para
aprehender el conocimiento. Es necesario fijarles retos como medio para
garantizar el conocimiento real y significativo, es exactamente así como se
integran a los planteles herramientas tecnológicas como la Canaima, buscando
el desarrollo de un aprendizaje colaborativo y diverso al desplegar proyectos
donde la innovación permita al estudiante y docente gestar nuevas formas de
apropiarse de los saberes.
A la luz de lo expuesto, las acciones sociales, políticas y educativas
forman un entramado de redes complejas, de elementos intersubjetivos,
subjetivos y objetivos, cuyas características son observables en el proceso de
aprehensión del conocimiento en educación media general, ya que cada
estudiante o profesor pone en evidencia su subjetividad por medio de la
interpretación que le da a sus vivencias o acciones para poder comprender,
construir y producir un determinado conocimiento que surge de su propio
intelecto.
Es decir, la aprehensión del conocimiento es significativa cuando se
inicia con el reconocimiento de las habilidades y capacidades de los sujetos,
en un tiempo y espacio determinados, donde se promueven actividades
representativas para fortalecer lo cognitivo y lo crítico; sin embargo, no se
debe ignorar que las acciones que desarrollan los docentes conllevan en sí
mismas una política que se desarrolla dentro de los lineamientos de un
presente, en el que interactúan vivencias, sueños, expectativas, metas, que a
la vez involucran valores, proyectos, perspectivas morales, es decir que no
existe la práctica educativa sin la intervención subjetiva del ser humano.

Esto invita necesariamente a establecer una clara relación entre la


aprehensión del conocimiento y el proceso de enseñanza como punto de
partida. La aprehensión de conocimiento es la condición que hace al ser
humano un agente crítico y político, a través de la innovación de las prácticas
pedagógicas para potenciar el desarrollo cognitivo con base en las
experiencias externas del entorno que influyen en la aprehensión al tener la
capacidad para indagar, determinar y procesar las informaciones necesarias
para construir el saber. Esto nos conduce a generar un proceso consensuado y
organizado para las transformaciones sociales, culturales y cognitivas
apoyados en la tecnología como herramienta innovadora del tiempo y espacio
actual, para repensar y redefinir los procesos de enseñanza y aprendizaje.

El proceso de aprehensión del conocimiento y el entorno social.

En este contexto surge la formación como ciencia fundamental de la


pedagogía, se erradica la hegemonía de la formación reduccionista y
enciclopédica, encaminándose hacia lo social. Es cierto que actualmente
existe este modelo pedagógico, aun existe la necesidad de formar para
transformar la práctica educativa acorde al tiempo y espacio, por una
educación integral que parte de la visión humana, política-social y tecnológica,
tomando la visión humana como principal centro del proceso de aprehensión
del conocimiento, de allí la importancia de esta teoría; lo político- social para
romper con lo situado o estático, los acontecimientos siempre se dan en
relaciones e interacción con los demás en una cultura o espacio especifico con
las organizaciones sociales. Lo tecnológico para valorar la innovación y
creación de nuevas estrategias para organizar, seleccionar y aplicar los
contenidos curriculares.REDACTAR NUEVAMENTE.

Desde esta perspectiva, se debe prevenir lo desfavorable que resulta el


disociamiento de estas visiones, se caería en una práctica mecanicista y
tecnicista, la aprehensión de conocimiento sería algo neutro,
descontextualizado y reduccionista, por lo cual se propone una pedagogía que
articule estas tres visiones con el fin de construir una concepción integral de los
procesos de enseñanza y aprendizaje.

De acuerdo con lo previsto en la Ley Orgánica de Educación, (2009), se


debe desarrollar el potencial creativo de cada ser humano, asimismo una
nueva cultura política fundamentada en la participación protagónica, el respeto
a la dignidad de las personas, establecer la capacidad de abstracción y el
pensamiento crítico con métodos innovadores que privilegien el aprendizaje
desde la cotidianidad y la experiencia.

En el contexto legal, y la dinámica emergente del conocimiento, se ubica


al ser humano frente a dimensiones de participación protagónica, ante una
exhaustiva revisión del proceso educativo y su misión político-social, cuya
función es de naturaleza compleja, y demanda un nuevo compromiso a la
educación. Este compromiso pareciera una invitación a un desprendimiento de
los paradigmas tradicionales, a involucrarse con nuevos modos de reflexión y
análisis en torno a los procesos para alcanzar la aprehensión del conocimiento,
bajo la visión de discurrir hacia nuevas formas de generar, difundir y aplicar
conocimiento.

En este contexto, la educación media general es vista como una


organización creadora de conocimiento, la cual debe dar sus primeros pasos
para la transformación paradigmática, Tal transformación debe articular sus
métodos pedagógicos con los sociales como modo de concebir al estudiante
como ser pensante y en su dimensión concreta, cuyo accionar debe dirigirse
hacia la creatividad y la criticidad, como elementos para concretar la
aprehensión del conocimiento, para desde aquí formarse como constructor de
su propia realidad individual y colectiva; por lo tanto, esta teorización
pedagógica para la aprehensión del conocimiento, está diseñada para ser
abordada bajo la visión hermenéutica de sí mismo, del otro y de su entorno,
considerando en ello lo ético-estético-sentimental, y la socio-construcción de
conocimientos como medio necesario para la aprehensión de su propia
existencia.

Por tanto, la educación media general vista como una organización


creadora de condiciones para la aprehensión de conocimiento, debe asumir la
misión de hacer de este proceso un acto de socio-construcción, acceso y uso
de conocimiento humanístico, científico, tecnológico, artístico; como fuentes de
la formación integral que logra favorecer el crecimiento personal y profesional
en la complejidad y dinamismo de la contemporaneidad. Se hace urgente
reconocer y asimilar que el proceso de aprehensión del conocimiento en
educación media general venezolana, no puede ni debe continuar sumiso ante
posturas emergentes ; aunado a ello, se debe reconocer la necesidad de hacer
de esta una organización para la creación continua y sistemática de
conocimiento, mediante el desarrollo de un proceso de aprehensión
significativo-significado, es decir aprehender para la vida.

De acuerdo con nuestro planteamiento, se requiere una innovación de


los procesos formativos y en especial en el nivel de media general, por lo que
se crea esta combinación entre aprehensión de conocimiento y entorno
político- social, para superar lo tradicional, tal como se viene trabajando en los
liceos, donde los conocimientos son solo el complemento de la formación
academicista, y hasta se anula el uso de la Canaima educativa como
herramienta tecnológica, pues solo ha estado como medio para satisfacer
adicciones, originando falta de responsabilidad y criticidad. Es importante
revertir esta postura por una que tome lo positivo, sus ventajas, beneficios y
sus implicaciones para mejorar el proceso de aprehensión y, por
ende,favorecer la práctica pedagógica más innovadora y creativa, para la
formación integral de los estudiantes que cursan media general.

Bajo este contexto, la pedagogía emergente para la aprehensión del


conocimiento está diseñada como estrategia metodológica dirigida para a la
atención sistémica de la planificación, dirección, control y evaluación de todas
las acciones y disposiciones pertinentes a los procesos de adquisición
(aprendizaje), transmisión (enseñanza-comunicación), re-construcción y
construcción (investigación), aplicación (extensión y transferencia) y expansión
de conocimientos, propios de la educación media general.

Es aquí donde la pedagogía emergente para la aprehensión del


conocimiento vendría a significar una teoría importante dentro del contexto de
media general, porque se ubicaría como proceso innovador y transformador
dentro de una organización sistematizada-compleja capaz de hacer posible la
aprehensión del conocimiento del colectivo estudiantil, cuyo sendero es
recorrer el camino político – social, el cual posibilita y potencia el conocimiento
y el desarrollo de actitudes y aptitudes, mediante la creación y uso significativo
de conocimientos, tanto individuales como colectivos.

Siendo así, esta teoría, se crea con el fin de innovar la acción


pedagógica en educación media general, asociada al compromiso con el
desarrollo integral del colectivo estudiantil, lo cual involucra conocimientos,
capacidades y valores. De modo tal que, estaría facilitando la aprehensión y
construcción del saber para que los liceos venezolanos se proyecten como
una organización creadora de conocimiento.

Partiendo de estas premisas, se visualiza la posibilidad de compartir


simultáneamente una asignatura presencial con actividades fuera del liceo,
mediante las cuales se pueda interactuar con la comunidad y actores sociales,
sincronizando a través de trabajos corporativos, manuales, u oficios de los
diferentes actores que hacen vida en la comunidad y compartir investigaciones,
hallazgos u otro fenómeno social de interés común, Esta idea es sencilla para
efectuarla porque los estudiantes y docentes manejan informaciones reales del
entorno social, muchas veces son portadores de noticias de primera voz , y por
ser integrantes de grupos familiares en su mayoría aportan ideas para buscar
soluciones o atacar a tiempo cualquier situación que ponga en riesgo su
integridad o la de los demás. Cabe destacar y tener claro que no sólo se debe
continuar con la clase magistral en el aula y darle la misma importancia a las
del entorno social.

Procesos didácticos para la aprehensión de conocimiento en la


formación del estudiante de media general.

Las transformaciones que han experimentado las prácticas pedagógicas


en todas sus fases demandan la recurrencia a variados saberes, ampliando su
interpelación en la formación de los docentes. Esta amerita una importante y
significativa atención en cuanto a su aplicabilidad en el proceso de aprehensión
de conocimiento en el nivel de media general, ya que se produce un proceso
para lograr la formación integral del futuro profesional, esto va a depender de
la organización de los contenidos curriculares en las diferentes áreas de
formación para facilitar la aprehensión de saberes desde la perspectiva de las
prácticas pedagógicas que debe desarrollar el docente en el accionar diario,
que va desde sus actividades académicas e investigativas en relación con los
saberes propios de la comunidad a partir del diálogo entre iguales, para
posibilitar una formación en, desde y para la vida, que premia la integración de
los modos y formas de aprehender y actuar en las diferentes esferas del
conocimiento.

En el contexto de estas ideas, se estaría percibiendo la necesidad de


asumir una teoría pedagógica emergente para la aprehensión del
conocimiento, que encamine hacia lo nuevo para la innovación y originalidad en
los recintos educativos de media general, en concordancia con las ideas de
(Morín, 2000: 18). Al referir que “El conocimiento no puede ser considerado una
herramienta ready made que puede utilizarse sin explorar su naturaleza, sin
que se tenga conocimiento del conocimiento” siendo así, se diría que “Conocer
significa aprehender espiritualmente un objeto”, (Hessen, s/f: 12). Vista de esta
forma se está hablando de una unión entre el ser social- conocimiento, para,
desde allí aprehender su esencia, explorando, preguntando, conociendo;
haciéndolo dinámico, dialógico y continuo, esta teoría como práctica social para
crear y transformar conocimiento, y así se estaría ganando esfuerzos al
ponerla en práctica como estrategia para la aprehensión de conocimiento como
fuente creadora, transformadora y conocedora del proceso educativo de media
general.

En consecuencia, una de las formas para lograr que los docentes


actúen en correspondencia con la demanda educativa, es el desarrollo de
prácticas innovadoras que induzcan a la formación del ser integral, con la
aplicación de estrategias de enseñanza como vía para lograr la aprehensión de
conocimiento de forma intencional que va desde lo explícito e implícitamente
para captar, adaptar, orientar y producir su propio conocimiento. Como lo
expresa Ibañez (2018.-78), al referir que “el proceso de construcción del saber
implica conjugar métodos, técnicas y recursos a través de una pedagogía
activa, entendida esta como una acción transformadora capaz de generar
cambios en la estructura mental de los estudiantes”

Por lo tanto, formar a los docentes para crear y aplicar estrategias para
la aprehensión del conocimiento, va más allá que dotarlos de técnicas o
métodos, esto requiere de una postura creativa y desafiante sobre los
procedimientos tradicionales por una transformadora, participativa y
democrática, que enfatice el contexto de grupo, la investigación
contextualizada, los conocimientos nato del estudiante, ya que estos poseen
una influencia en la aprehensión del conocimiento, se trata de hacer pedagogía
emergente, táctica, analítica y flexible, como motivaciones para el accionar o
guía para transformar la labor pedagógica y autoformación mediante la
aprehensión de valores que caracteriza una acción comprometida e
investigativa en el cumplimiento de sus funciones en relación al encargo social
del momento.

De acuerdo con criterios científicos que la actividad generalizada del


docente es la dirección científica del proceso de aprehensión del conocimiento,
esta debe estar enmarcada en los criterios de planificar, controlar, caracterizar
y evaluar el currículo para que los contenidos se identifiquen con los tiempos y
espacios en funcionalidad con los intereses y necesidades de la sociedad,
considerando estos criterios la labor docente tendrá sentido y pertinencia
socioeducativa. Esto refleja el carácter dinámico y la necesidad de formar
dentro de contexto real para transformar la labor docente en autogestión de la
aprehensión del conocimiento, a través de la creación e innovación de espacios
de aprendizajes que permitan la indagación e investigación de información para
significar e interpretar el inmenso contexto socio-cultural, que ejerce influencia
y trasciende en el modo de actuar y auto preparación de los estudiantes y se
materializa por medio de las prácticas pedagógicas como estrategia para
enfrentar la teoría con la práctica por medio de la discusión como medio para
intercambio de conocimiento y comprobación de teorías para analizar,
interpretar con criterios de veracidad.

En este caso resulta elemental pensar en un sistema de acciones para la


indagación y exploración de los conocimientos, tanto de los estudiantes como
de los docentes, bajo una visión reflexiva y problematizadora de lo que se dice
y lo que se hace, es decir, teorías y prácticas en posición de roles protagónica
horizontal docente y estudiante, que reclaman un proceso de comunicación,
respeto y comprensión, sustentado en el análisis e interpretación de las
situaciones circunstanciales con el propósito de valorar las demandas de la
educación media genera.
REFLEXIONES FINALES

El proceso de aprehensión de conocimiento dentro de la formación del docente


y estudiante, juega un papel importante ya que debe iniciarse bajo una
perspectiva investigativa que aborde lo metodológico como herramienta para
la búsqueda y aplicabilidad de nuevas estrategias que permitan dar sentido y
clarificación a las actividades dentro del nivel de educación media general, así
como la selección de las mismas de acuerdo con los intereses y necesidades
actuales.

En tal sentido, para lograr una adecuada aplicación, resulta necesario


sistematizar las diversas ideas y experiencias acumuladas en el contexto
social, los tipos y formas para abordar las orientaciones y lineamientos
ministeriales. A medida que se adecue la metodología organizativa en la
práctica docente, toda acción se desarrollará con eficacia, dando respuestas
satisfactorias a la formación de los estudiantes para actuar desde una visión
integral, innovadora y transformadora en correspondencia con los avances de
los tiempos y momentos de la sociedad.

Tal como se plantea en este apartado, es necesario una profunda


transformación en las prácticas pedagógicas para lograr la aprehensión de
conocimiento, se trata de planificar y ejecutar los contenidos curriculares de
acuerdo a la temporalidad situacional con el fin que no caiga en una retorica
receta impuesta y un eterno repetir, llevando al conocimiento en algo acrónico y
aburrido, donde no se debate y se concluyan acuerdos horizontales sino
lineales, como mandatos irreversibles.

Todo esto permite presentar una teoría pedagógica basada en lo presencial y


práctico, que permita explicar, presentar, valorar, seleccionar y relacionar los
conocimientos, habilidades y destrezas del ser humano, como principales
elemento de la subjetividad para abordar y enfrentar las asignaturas con los
principales problemas de la vida social. La tarea es analizar, interpretar y
construir pedagogía a través de la sistematización de las prácticas docentes,
que consista en reflexionar y aplicar en colectivo estrategias que conjuguen lo
metodológico con lo teórico y la intencionalidad política como características
para la formación integral del ser humano.

Se toma en consideración las siguientes disposiciones: orientar las clases


dentro y fuera de la institución, selección de métodos y procedimientos
apropiados para cada clase, establecer relaciones o vínculos interdisciplinarios
de los contenidos curriculares determinando sus dificultades y posibles logros
de enseñanzas y comprensión por los estudiantes, de acuerdo al diagnostico
inicial, también definir los medios didácticos como soportes de los métodos a
desarrollar, y orientar las distintas formas de llevar la evaluación o registros de
avances y logros de los aprendizajes para fortalecer o reforzar las debilidades
con pertinencia pedagógica, siempre teniendo presente al estudiante como
centro de la enseñanza aprendizaje.

En estas líneas investigativas, se devela el rechazo a la planificación


tradicional en los procesos formativos, lo que me parece que será muy difícil
romper con estos paradigmas que establecen la organización y el orden de
todos los contextos escolares. Hacer esto realidad es crear un caos por lo que
se debe buscar la alternativa que requiere la práctica docente, con el fin de
sistematizar de forma eficaz los avances, logros y dificultades de la acción
pedagógica, donde surja una pedagogía anti metódica que libere al docente de
caminos ya conocidos y recorridos, que rechace la mecanización de la
enseñanza como única vía de llegar a la verdad. Por una pedagogía que
practique el diálogo como forma de aprehender desde el entorno social, que
mediante el intercambio de experiencias, la reflexión y acción política
redignifique la subjetividad del ser humano, desde la perspectiva Freireana y la
elocución del poeta Antonio Machado, “caminante, no hay camino, se hace
camino al andar”.

En tal sentido, se propone una pedagogía con visión innovadora, donde


se modifique la práctica educativa, que no solo importe impartir teoría de los
libros didácticos, sino también planificar los conocimientos a partir de la
realidad del tiempo y momento histórico, bajo una relación horizontal, donde
todos los estudiantes y profesores estarán al mismo tiempo enseñando y
aprehendiendo, para abrir paso a una educación incluyente y participativa.