Está en la página 1de 3

SPITZ.

Aspectos complejos del factor compañía.

Spitz destaca que la relación entre madre-bebé es una transición entre un estado fisiológico a
uno psicológico, define ésta relación en estado intrauterino como de parasitaria, para luego en el
primer año ser de una completa simbiosis y por último se establecerá una relación de jerarquías.

Otra diferencia que describe es en relación a la estructura psíquica entre ambos. Simmel fue un
sociólogo que denominó diada a esta relación madre - hijo y refirió que en ella se encontraba el
germen de las relaciones posteriores.

Diferencias entre madre- hijo

• Estructura de personalidad: la madre muestra una clara organización, con actitudes que
demuestran una iniciativa personal en una relación circular con el medio, el bebé en cambio, no
muestra una organización comparable y su relación con el medio se basa en necesidades
fisiológicas.

• Medio: En la madre este medio está compuesto por varios factores, individuos, grupos y
objetos inanimados, para el niño en cambio está compuesto de un solo individuo que no es
percibido como una entidad separada de él sino que forma parte del conjunto de necesidades y
de su satisfacción, denomina a ésto como un sistema cerrado.

El objeto de la líbido

Relaciones objetales: implica un sujeto y un objeto. Spitz refiere que cuando el niño nace es
incapaz de tener una acción psíquica, ya que nace en un estado de indiferenciación, por lo cual
no hay relaciones objetales ni objeto, ambas se irán estableciendo en el transcurso del primer
año, en el cual se establecerá el objeto de la líbido. En ese desarrollo se suceden tres estadios:

1. Preobjetal

2. Objeto precursor

3. Del objeto propiamente dicho.

Objeto del instinto es aquel en el cual, o por medio del cual, puede el instinto alcanzar su
satisfacción no se halla enlazado a él originariamente, sino subordinado a él a consecuencia de
su adecuación al logro de la satisfacción. No es necesariamente algo exterior al sujeto, sino que
puede ser una parte cualquiera de su propio cuerpo y es susceptible de ser sustituido
indefinidamente por otro durante la vida del instinto.

El lactante no se diferencia a sí mismo de lo que le rodea, percibiendo el seno que lo alimenta

como parte integrante de su propia persona.

El mundo exterior está excluido de la percepción del recién nacido por un umbral de percepción
en extremo elevado, el cual continúa protegiendo al niño en las primeras semanas o incluso los
primeros meses. Los estímulos procedentes del exterior solo se perciben cuando traspasan el
umbral de percepción previo e irrumpen en la quietud del recién nacido, que reacciona a ellos con
desagrado.

Hacia el octavo día, el niño responde a señales. Primero, estas son las de la sensibilidad
profunda; más exactamente, son sensaciones de equilibrio, ejemplo: en posición horizontal
volverá la cabeza hacia el pecho. Hasta el comienzo del segundo mes de su vida, el lactante solo
reconoce la señal del alimento cuando tiene hambre.

Hacia el final del segundo mes, el ser humano adquiere su posición única entre' las cosas que
rodean al niño, ya que solo a partir de entonces el -lactante percibe visualmente la aproximación
del ser humano. Para él esto no es una verdadera relación objetal, debido a que el niño no
percibe un compañero sino una señal: conjunto frente, ojos y nariz, todo en movimiento.
Denomina a ésto Gestalt-señal, no solo la madre provoca esta respuesta sino cualquier individuo
que posea las condiciones requeridas. Se le llama objeto precursor porque el niño no reconoce
las cualidades esenciales del objeto sino las superficiales. Relacion preobjetal = respuesta/
sonrisa; precursor del objeto= señal.

Objeto precursor en la percepción.

Durante el primer año, la madre, la pareja humana del niño, es la que sirve de intérprete de toda
percepción, de toda acción y de todo conocimiento. El niño le debe a la madre el haber podido
separar de todos los estímulos una gestalt-señal. Spitz aquí supone que si bien el aparato visual
puede estar fisiológicamente desgarrollado no lo estaba desde el punto de vista psicológico, el
niño empieza a percibir entonces de una manera diacrítica, su voz proporciona al niño los
estímulos auditivos necesarios para la formación del lenguaje, su cuerpo y sus movimientos le
dan las experiencias necesarias del equilibrio, el pecho de la madre, sus manos y sus dedos
ofrecen al niño todos los estímulos táctiles para el aprendizaje

de la prensión y de la orientación táctil.

El niño pasa de una Pasividad durante la cual la descarga regula los estados tensionales según el principio del placer,
a una iniciación de actividad en la que la descarga misma puede convertirse en una
fuente de satisfacción.

Primer organizador: La sonrisa

Spitz, recoge de la embriología el término: organizadores, un organizador surge cuando se juntan


determinadas líneas de desarrollo, un tejido antes de ésta aparición puede se transplantado a
otro y se desarrollará de igual manera, no será así si éste ya se formó. El nombró primer
organizador a la expresión por parte del niño de la sonrisa social hacia el final del tercer mes.

¿Qué representa esto?

- el niño se desvía de la sensación interior hacia la percepción exterior


- el preconsciente, y con él el inconsciente, se establecen y se diferencian uno de otro.
- Se implantan los rudimentos del yo
- El niño empieza a aplicar el principio de realidad
- Comienza una nueva forma de organizarse, de ser, en el medio interior del niño.
- Continúa en la dirección normal del desarrollo de los sistemas de su personalidad.

¿Qué ocurre si no lo consigue?

- Permanece en un sistema difuso, indiferenciado


- Se producen desviaciones y falsos desarrollos.