Está en la página 1de 2

¿Qué es la Madera?

La madera es una de las materias prima de origen vegetal más explotada por el hombre. Se encuentra en
los árboles de tallo leñoso (que tienen tronco) encontrando su parte más sólida debajo de la corteza del
árbol. Se utiliza para fabricar productos de gran utilidad como mesas, sillas y camas, muebles en general
y en tecnología se usa para realizar muchos proyectos.

La madera es un recurso renovable, abundante, orgánico, económico y con el cual es muy fácil de
trabajar.

Después de lo dicho anteriormente, si tuviéramos que hacer una definición de la madera sería:

"Materia prima que se obtiene de la parte de abajo de la corteza de los árboles con tallo leñoso".

Veamos un corte del tronco de un árbol y como se llaman sus partes.

Tipos de Maderas

- Maderas Blandas: Son las de los árboles de rápido crecimiento, normalmente de las coníferas, árboles
con hoja de forma de aguja. Son fáciles de trabajar y de colores generalmente muy claros. Constituye la
materia prima para hacer el papel. Ejemplo: Álamo, sauce, acacia, pino, etc.

- Maderas Duras: Son las de los árboles de lento crecimiento y de hoja caduca. Suelen ser aceitosas y se
usan en muebles, en construcciones resistentes, en suelos de parqué, para algunas herramientas, etc. Las
antiguas embarcaciones se hacían con este tipo de maderas. Ejemplo: Roble, Nogal, etc.

- Maderas Resinosas: Son especialmente resistentes a la humedad. Se usa en muebles, en la elaboración


de algunos tipos de papel, etc. Ejemplos: Cedro, ciprés, etc.

- Maderas Finas: Se utilizan en aplicaciones artísticas, (escultura y arquitectura), para muebles,


instrumentos musicales y objetos de adorno. Ejemplo: Ébano, abeto, arce, etc.

- Maderas Prefabricadas: La mayoría de ellas se elaboran con restos de maderas, como virutas de resto
del corte. De este tipo son el aglomerado, el contrachapado, los tableros de fibras y el táblex. Puedes
saber más sobre este tipo de maderas en este enlace: Aglomerado.
e
Según la longitud de sus fibras, las maderas pueden ser clasificadas en maderas de fibras largas y
maderas de fibras cortas.

También se clasifican según su grano fino y grano grueso

Se denomina madera a aquella parte más sólida y fibrosa de los árboles y que se ubica debajo de su
corteza.
Cabe destacarse que la madera se caracteriza por la diversa elasticidad que dispone, la cual estará en
estrecha relación a la dirección de deformación que presente, y asimismo sus condiciones variarán en
función del tipo de árbol que proviene y las características climáticas del lugar en el cual el árbol del que
se extraerá crece.
Respecto de su composición, está compuesta por los siguientes elementos: carbono, oxígeno, hidrógeno
y nitrógeno, entre otros.
Si bien la madera es un material altamente resistente a los daños biológicos, sin embargo, existen
algunos organismos que hacen uso de la madera con diversos objetivos y ello termina por alterar la
misma. Entre esos organismos se destacan las bacterias, hongos e insectos.
Una vez que la madera se seca y es cortada podrá ser aplicada en diversos ámbitos y darle diferentes
fines, entre los que cuentan: la fabricación de una pasta que permite que consiste en la materia prima que
nos permite producir el papel; para hacer crecer un fuego, llamada popularmente como leña;
en construcción y carpintería para fabricar diversos objetos y muebles, como ya veremos más adelante; en
medicina; y a instancias de los medios de transporte para justamente construirlos, tal es el caso de los
carruajes y de los buques.
Por otra parte, también denominamos como madera a la parte, arriba mencionada, de los árboles y que
es empleada a instancias de la carpintería para realizar muebles, pisos, entre otros.
También la madera tiene un uso simbólico en el lenguaje coloquial para designar a aquella inclinación
natural y espontánea que presenta un individuo para llevar a cabo determinada actividad o
profesión. Tiene madera para la actuación.
Y hay una expresión híper popular que contiene la palabra madera y que solemos usarla muchísimo en el
lenguaje corriente: tocar madera, que consiste en justamente al mismo tiempo que se la pronuncia tocar
algún elemento o pieza de madera para de esta manera evitar algún maleficio o daño que podría
sucedernos. En tanto, con esa acción se neutralizaría, claro, en términos supersticiosos.