Está en la página 1de 1

REVOLUCION POPULAR SANDINISTA

Se conoce como Revolución Popular Sandinista o Revolución Nicaragüense al


proceso abierto en Nicaragua entre julio de 1979 hasta febrero de 1990,
protagonizado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (llamado así en
memoria de Augusto César Sandino) que puso fin a la dictadura de la familia
Somoza, derrocando al tercero de los Somoza, Anastasio Somoza Debayle,
sustituyéndola por un gobierno democrático de perfil progresista de izquierda. La
lucha contra la dictadura de los Somoza, que ya había comenzado a finales de los
años 50 del siglo XX se intensifica significativamente en 1978. En marzo de 1979
se firma el acuerdo de unidad por parte de los representantes de las tres fracciones
sandinistas y se decide impulsar la lucha. En junio se hace el llamamiento a la
"Ofensiva Final" y a la huelga general y el 19 de julio de 1979 las columnas
guerrilleras del FSLN entran en Managua, con un amplio respaldo popular,
consumando la derrota de Anastasio Somoza Debayle. El nuevo gobierno, formado
por un amplio espectro ideológico con presencia socialdemócrata, socialista,
Marxista-leninista y con una influencia muy grande de la teología de la liberación,
trató de introducir reformas en los aspectos socioeconómicos y políticos del Estado
nicaragüense, tratando además los problemas relativos a la sanidad, la educación
y reparto de la tierra que el país sufría. Dichas reformas lograron avances
significativos y reconocidos internacionalmente. La oposición armada fue
organizada por los Estados Unidos, que formó la llamada contra y hundió al país en
una guerra civil y produjo una presión sobre en todos los campos posibles. Causó
que el FSLN perdiera las elecciones de febrero de 1990 frente a la Unión Nacional
Opositora (una coalición que agrupaba a la mayoría de las fuerzas opositoras al
FSLN) presidida por Violeta Chamorro y apoyada por EE.UU., poniendo así fin al
periodo revolucionario.