Está en la página 1de 4

LA ARGUMENTACIÓN ORAL Y ESCRITA

Detrás de una buena argumentación oral está una ardua tarea de investigación.

Hay que tener en mente tres reglas de oro:


 Qué voy a decir
 Cómo lo voy a decir

 Ante quién lo voy a decir

La oralidad se concentra en los argumentos que se han asimilado; presupone


un arduo trabajo previo de preparación y de asimilación y no de simple
memorización

EJEMPLO: los abogados

La argumentación

Existen dos tipos de escritos argumentativos:

Argumentación secuencial: en este caso se acumulan argumentos a favor de


una sola tesis. Se presenta la tesis y luego se le apoya por diferentes fases
argumentativas y puede estructurarse de dos formas:
 Argumentación deductiva
 Argumentación inductiva

Argumentation escrita

Diana De Leon Pernett

Parte esencial del éxito en la argumentación oral es la naturalidad con la que


se realicen las inferencias a partir de las premisas por la se partió, cuidar con
suma atención el significado de los términos empleados, así como el tono y el
modo en el que se dicen.

Estar serenos de lo contrario perderíamos credibilidad.

FACTORES FUNDAMENTALES:

* ENTONACIÓN
* RITMO

* PAUSAS

* CLARIDAD DEL LENGUAJE

Tipos de argumentación escrita

Textos argumentativos:
 ensayo
 columna de opinión

 carta de lectores
 conclusiones de un informe
 texto teórico de información
 publicidad
 sentencias
 textos políticos

Argumentación Oral

Argumentar es un mecanismo que consiste, pues, en aportar razones para


defender una opinión y convencer a un receptor.

La argumentación tiene como finalidad defender con razones o argumentos


una tesis, es decir, una idea que se quiere aprobar.

Argumentación dialéctica: se presenta la tesis defendida y la contra tesis de


aquellos que no comparten el punto de vista del autor y éste desarrolla una
autocrítica. Se desarrolla brevemente la posición contraria y luego la opinión
defendida.

Memorizar un texto: Técnicas


Para aprender un tema de forma rápida y eficaz debes practicar una serie de habilidades.
Algunos temas te costará menos aprenderlos pero otros pueden resultarte muy costosos.
Los contenidos en los que tiene conocimientos previos seguramente te parecen más
agradables y menos densos, sin embargo los temas con temáticas nuevas y muchos datos
posiblemente te resulten mucho más complicados de aprender.

Existe una serie de pautas que te indicamos a continuación para aprender a memorizar un
tema correctamente. Decálogo para aprender a estudiar un tema:

1º. Primera lectura rápida del tema.

2º.Lectura detallada y subrayado. Puedes por ejemplo usar el color rojo para las ideas
más importantes y color azul para la información secundaria. Evita utilizar colores
fosforitos, pueden dañar la vista a largo plazo.

3º. Resumen del tema escrito a mano. Hacer un resumen puede ayudarte a memorizar,
incluso en algunas ocasiones en temas muy amplios se puede realizar resúmenes del propio
resumen. Además, escribir a mano un tema te ayudará a potencia la memoria visual, lo cual
multiplica la posibilidad de aprenderlo.

4º. Realización de esquemas o mapa conceptuales. Realizar un esquema implica la


relación de unos conocimientos con otros, igualmente conlleva la necesidad de hacer una
síntesis de lo estudiado. Si además el tema tiene muchos puntos o guiones en los que
existan varias características para memorizar puedes utilizar reglas mnemotécnicas o trucos
para recordar.

5º. Estudiar el tema. Una vez llegado a este momento es importante dedicar un tiempo a la
lectura detallada de todo lo estudiado. Recitar en voz alta puede ser una buena idea puesto
que se activa la memoria auditiva, incluso grabar el tema en un audio para luego escucharlo
en el coche o en el mp3.

6º. Realizar una breve autoevaluación. Tú eres parte implicada en tu estudio por lo que
resulta importante que seas crítico contigo mismo. Puedes hacer un breve examen para
asegurarte de que te has aprendido el tema.

7º. Realiza un examen valorado por un profesional. Antes de dar el tema por finalizado
sería correcto que una persona con conocimientos en la materia y experto en la preparación
de exámenes te planteara alguna cuestión sobre el mismo para valorar los conocimientos
aprendidos.

8º. Revisar todos los fallos en el tema que has preparado. Una vez que te hayan
examinado debes repasar en tus apuntes para comprobar que está elaborado de forma
correcta y si le has dado la importancia adecuada a cada contenido. De esta manera podrás
dar el tema por concluido.

9º. Repasos para que el tema no se olvide. Debes repasar el tema a la semana de
haberlo estudiado. El uso de una agenda es fundamental para llevar un orden de los temas
estudiados. No debe transcurrir más de una semana entre la fecha en que das el tema por
finalizado y el siguiente repaso, ya que de lo contrario pasará al olvido. Igualmente, debes
volverlo a estudiar cada vez que haga un mes del último repaso. La curva de la memoria
indica que todo aquello que no se repasa transcurrido un mes se termina olvidando, por lo
que el repaso de los temas estudiados no puede demorarse más de un mes.

10º. Realizar simulacros de examen. Te ayudará a controlar la ansiedad y te servirá para


valorar el nivel de conocimientos adquiridos. No te conformes en estas pruebas únicamente
con sacar un cinco, debes obtener como mínimo un 8 para que luego puedas aprobar sin
ningún problema.