Está en la página 1de 2

Leer no es lo mismo que estudiar

Creo que merece la pena analizar un poco la diferencia entre estudiar y leer.
Sé que, a mucha gente, cuando escucha la palabra “estudiar”, le viene a la
mente su época aburrida, frustrante y poco social de cuando estudiaban
obligados de jóvenes. Pero yo no me refiero a esa acepción del término. Para
mí estudiar es:
“El proceso mediante el cual hacemos que un conocimiento se convierta
en habilidad.”
Es decir, que estudiar no es otra cosa que interiorizar un conocimiento,
haciéndolo nuestro y siendo capaces de utilizarlo en la práctica con un alto
nivel de ejecución. No es lo mismo leer un libro de conducción que conducir,
no es lo mismo leer un libro de gramática inglesa, que aprender inglés… y no
es lo mismo saber sobre artes marciales, que pelear bien.
Tampoco es lo mismo leer sobre dinámicas sociales, que ser un gran
conversador y alguien con una personalidad magnética.
Cualquier cambio sustancial y sostenible en la mente requiere “estudio”. Y ese
estudio, en mi opinión, debería constar de las siguientes fases:
1- Capturar la informacion. (Lectura, audio, videos) No podremos mejorar
si no capturamos una teoría nueva que nos ofrezca un nuevo paradigma y
nuevos conceptos que trabajar. Si haces lo de siempre, y no amplias tu
conocimiento, obtendrás lo mismo de siempre.
2- Comprensión. No sólo es importante “capturar”. Es fundamental entender
lo que estamos absorbiendo. Y esto no es nada obvio. No es fácil entender
realmente las cosas. ¿Podrías, por ejemplo, definir a la perfección el concepto
de nega sabiendo desarrollar totalmente el término y poner varios ejemplos de
cuándo sería un nega y cuándo sería simplemente un insulto? No es tan
sencillo de comprender, te lo aseguro. Todos los conceptos importantes
requieren varias repasadas para ser comprendidos realmente.
3- Practicar. Estudies lo que estudies, si no lo practicas, se olvida. La práctica
es lo que hace que un conocimiento pase de ser algo “externo”, a ser algo
interno, automatizado. Esa automatización es lo que todos perseguimos y solo
se consigue con la práctica.
4- Comprobación. Al practicar debemos poder comprobar cosas y analizar
qué funciona y por qué. Tendremos que cotejarlo con la teoría para saber
cuándo algo está funcionando y cuándo no.
5- Repaso. Una vez hecho eso, habremos de repasar de nuevo la teoría y ver si
todo está correcto, si estamos andando por el buen camino y si recordamos
todo lo importante.
Es por ello que tanto capturar información como practicar son dos actividades
fundamentales. Pero al mismo tiempo, ninguna de ellas es suficiente, por sí
sola, para generar verdaderos cambios en la mente. Information y práctica.
Sólo juntas surten efecto.