Está en la página 1de 3

ROLLA EDGARDO: la Entrevista Clínica

Semánticamente, entrevista significa el encuentro o la conferencia entre dos o


más personas en un lugar determinado y para atender a un asunto determinado. Sullivan
afirma que la entrevista es una situación de comunicación primariamente vocal en un
grupo
de dos o más personas, más o menos voluntariamente integrado, que posee un desarrollo
progresivo basado en la relación entrevistador (experto) – entrevistado, con el propósito
de
dilucidar modelos característicos del vivir de los sujetos, a los cuales llamamos
pacientes o
clientes, con la específica situación de que ese paciente experimenta tales modelos de
vivir
como perturbadores o por el contrario como especialmente valiosos y teme perderlos o
espera un beneficio del hecho de revelarlo. Sullivan nos habla de un desarrollo
progresivo
que significa una referencia de los aspectos dramáticos de la situación.
Es necesario que queden explicitadas todas aquellas partes de la entrevista que se
refieren a la autoidentificación del entrevistado y del entrevistador y a la explicitación
de
las reglas de juego, de tal forma que puedan ser fácilmente integradas en el contrato
total y
no constituyan una especie de punto germinal de incertidumbre, es decir, de ansiedad,
como
ocurre cuando emerge la ansiedad confusional en el entrevistado o en ambos miembros
de
la pareja en juego.
La entrevista clínica es una situación de campo en el cual interactúan múltiples
elementos, factores, con características de determinantes e intervinientes; no es la
misma la
que se desarrolla en:
mayor ya que está respaldado únicamente por sí mismo o a su prestigio.
institución, puede verse a sí mismo como un individuo anónimo, quien concurre a la
entrevista lo hace por la resonancia del nombre de la institución o por el marco espacial
de
la misma, la transferencia recae sobre la institución, donde el entrevistador es un objeto
transicional.

secundaria, donde el ambiente, la cercanía de todos sus objetos habituales se constituyen


en
primer plano.
La entrevista clínica es una situación de campo o situación social, en la ue
intervienen dos personajes, el entrevistado y el entrevistador; es una situación que
significa
la constitución de un escenario, una dramática, un contenido y una finalidad.
Una entrevista clínica consta de tres períodos:
1)Período de las instrucciones: comienza desde el momento en que se da por aceptado
un
período de entrevista; luego de abierta la puerta, una indicación no verbal invita al
entrevistado a movilizarse para introducirse en el gabinete; habrá que presentarse a sí
mismo señalando su nombre y profesión, al mismo tiempo que se estira la mano. El
entrevistador continuará el período de instrucciones produciendo gráficamente la
ubicación
de la identidad del entrevistado, es decir, tendrá una tarjeta sobre la que irá anotando el
nombre del entrevistado, la edad, su domicilio, teléfono, su estado civil, su profesión y
su
fecha de nacimiento; la tarjeta se dejará a la vista del entrevistado. Se completa el
período
de instrucciones indicando cuanto tiempo durará la entrevista, una alusión a la regla de
asociación de ideas y si se hará alguna otra entrevista complementaria o de devolución o
si
se cobrarán honorarios y en tal caso, cuánto. El lapso marcado en cuanto a la duración
deberá ser rigurosamente respetado y conviene señalar al entrevistado la hora en que se
ha
comenzado, para tener una noción de la hora en la cual terminará la reunión.
2)Período procesal: luego de toda información, nos ubicaremos para dar comienzo al
período procesal de la entrevista, con una inclinación de nuestra silla de unos 45º
respecto
del escritorio; se le señala al entrevistado que puede comenzar a hablar de lo que se le
vaya
ocurriendo, y que si necesitamos algún esclarecimiento o la ampliación de algunas de
sus
informaciones se la preguntaremos y si es necesario le haremos algún comentario. En el
inicio del período de procesal se encuentran el período de abordaje que abarca todo el
período de instrucciones y el comienzo del período procesal, donde el entrevistado
utiliza
una serie de maniobras de indagación que tendrán que ser cuidadosamente observadas y
registradas, ya que forman parte del período del comentario de la entrevista. Cuando se
ha
superado el período de abordaje y el sujeto entra en su problemática vital, se producirá
una
modificación de los sistemas comunicativos y la afectivización del vínculo y este es el
período de mantenimiento; este mantenimiento se perturbará únicamente en los
instantes en el que el sujeto muestre los puntos de urgencia y las causas que dan lugar a
ese
emergente, aparecerán señales de la ansiedad confusional, donde el sujeto expresa la
desestructuración de su organización de la personalidad habitual con la cual había
abordado
el mantenimiento y se producen regresiones, primitivizaciones en la conducta. Entre las
vicisitudes del período procesal hay un predominio de las ansiedades persecutorias y
depresivas y aún confusionales, estas tres ansiedades están siempre combinadas;
podemos
clasificar como natural a la ansiedad de abordaje, una secuencia natural será entonces
ansiedad de abordaje – ansiedad de mantenimiento – ansiedad de separación. La
ansiedad
confusional corresponde al sentimiento de pérdida de su identidad de su personalidad o
self
y la necesidad de readecuarse en su modalidad conductual y en esas circunstancias el
entrevistado echa frecuentes miradas a la tarjeta donde están anotados sus datos y
reaparecen elementos correspondientes a la ansiedad de abordaje; la ansiedad
confusional
se expresa a través de señales hipocondríacas, señales neurovegetativas, tales como
ruido
gastrointestinales, expulsión de gases, eructos, lagrimeos, necesidad de ir a orinar; la
severidad de la ansiedad confusional es correlativa en la severidad de la reacción
hipocondríaca; el punto de urgencia está en relación a la adherencia que el sujeto tenga
a
raíz de las fallas del aprendizaje evolutivo. Al aproximarse al final de la entrevista, el
entrevistado dará señales de la percepción del transcurso del tiempo, el período de
mantenimiento da lugar al período final de la entrevista que se denomina período de
separación, cuya señales son la ansiedad de separación.
3)Período de conclusiones diagnósticas y pronósticas y sugerencias terapéuticas: este se
da fuera del marco de la entrevista.
Desde que ocurre el período inicial de la entrevista comienzan a surgir señales
suficientes para producir hipótesis acerca de la presentación fenoménica de la conducta
que un individuo nos aborda: el equilibrio de las actitudes, los gestos, las palabras, las
variables de la sintaxis, la actitud corporal, la vestimenta, la puntualidad o
impuntualidad,
etc., son elementos que se han de registrar y anotar para intentar la compaginación de
esta
hipótesis; se ha de tener en cuenta la calidad y la cantidad de las señales.
La organización de la personalidad con que el sujeto efectúa el abordaje indagatorio
no es necesariamente su organización básica de la personalidad sino una organización
de
las acciones, es decir, una organización de las conductas que satisfacen su curiosidad de
indagación y, puede ser, que el individuo adopte diversas modalidades (demostrativas,
evitativas, paranoides, de detalles) para efectuar la indagación.
En el transcurso de todo el proceso de la entrevista se pueden deducir cuáles son los
rasgos predominantes que pueden llegar a determinar la caracterología, es decir, lo que
se
denomina como organización básica de la personalidad; con la suma de todos los rasgos
predominantes podemos determinar cuáles constituyen la armonía funcional del sujeto
en
su cotidianeidad y esto nos dará la determinación de la organización básica de la
personalidad.
Lo que se denomina organización restitutiva es lo que se conoce como
esquizofrenia, organización cicloide a la ciclotimia o neurosis o psicosis ciclotímica,
organización inoculativa a la psicopatía, organización mimética a la bordeline,
organización
demostrativa a la histeria, organización imitativa a la fóbica, organización de detalle a la
obsesión, organización de detalle adhesiva al funcionar compulsivo obsesivo,
organización
de detalle proyectiva a la obsesión paranoide, organización sublimatoria al sujeto
normal.
La determinación de la presentación fenoménica y la organización básica de la
personalidad, la secuencia de las ansiedades, la duración y frecuencia de los puntos de
urgencias, la relación con el material que emerge, etc.; sólo se logra luego de haber
finalizado la entrevista