Está en la página 1de 2

Los DDHH atraviesan todas las culturas no importando su raza, credo o costumbres, ya que el

hombre es lo fundamental y desde su humanidad es una totalidad en alma y cuerpo y de ahí la


,apreciación desde el humanismo en que el hombre es un ser bio, psico, social y trascendente.

La globalización no puede ser leída como una estandarización, es importante verla más bien como
una pluralidad de culturas tienen derechos y
deberes pero la globalización no puede manipular ni estigmatizar al otro en su meedio. Es por ello
que las ciencias sociales tiene un papel fundamental en la valoración del "otro" en el entorno.

Necesitamos una educación con nuevas pedagogías que faciliten entender al otro en su contexto,
con sus riquezas, bondades y diferencias con otras culturas. Pero no se puede la hablar de
educación sino de educaciones, no se puede hablar una pedagogía sino de pedagogías, por que la
educabilidad y la enseñabilidad deben surgir en las mismas culturas desde los diferentes
escenarios formales e informales porque todos ellos son templos del conocimiento y cada cultura
va haciendo y construyend su propio capital del conocimiento que no lo cambiaría el hombre por
el bademecum pedagogico.

Despues del conocimiento cada escenario, de cada cultura que contiene los experimentos desde lo
social comunitario y empodera otros conocimientos como la salud, el bienestar, la economía y lo
político.