Está en la página 1de 1

La biología en la corrosión

Consideraremos los siguientes aspectos en relación a la corrosión microbiológica:


- Bioensuciamiento (Biofouling)
- Principales microorganismos que participan en los fenómenos de corrosión
microbiológica
- Corrosión por bacterias aerobias
- Corrosión por bacterias anaerobias
Materiales en Instalaciones de Tratamiento y Conducción de Agua
40
1) Bioensuciamiento (Biofouling)
Las colonias de microorganismos situadas sobre las superficies metálicas húmedas, y
los
productos derivados de su metabolismo o descomposición, dan lugar a biopelículas
microbianas que
constituyen el denominado bioensuciamiento o biofouling.
El desarrollo de estas biolpelículas es muy rápido (1 sola bacteria puede transformarse
en una
colonia de 1 millón en unas 10 horas) alcanzando espesores del orden de las 250 micras,
por la
acumulación de aproximadamente 1 millón de bacterias u otros microorganismos por
centímetro
cuadrado.
Aparte de originar o catalizar los procesos de corrosión, el biofouling puede originar
una
reducción muy considerable del coeficiente de transferencia de calor en los tubos de un
intercambiador,
así como un aumento del coeficiente de fricción de la pared de la tubería con el fluido,
disminuyendo la
la capacidad de transporte de los conductos.
La corrosión microbiológica está provocada por microorganismos, fundamentalmente
bacterias,
hongos y microalgas.
Cuando estos los microorganismos se ubican en la interfase entre el metal y el medio
agresivo,
pueden originar aumentos de la velocidad de corrosión de entre 3 y 5 órdenes de
magnitud.
Son susceptibles al ataque microbiológico el hierro y el acero, el aluminio y sus
aleaciones, el
cobre, el cinc y el plomo y sus aleaciones entre otros.
Los medios microbianos son casi siempre sistemas fuertemente reductores. Su actividad
metabólica sólo es posible gracias a la energía suministrada por la oxidación de los
elementos
nutritivos, originando condiciones reductoras en el medio.