Está en la página 1de 3

10 pasos para ayudar a un perro o gato abandonado

Estos consejos te servirán para rescatar a un animalito abandonado en la calle,


restaurar su salud y encontrarle el mejor hogar

¿Te enamoraste de un animalito abandonado? ¿Viste un cachorro enfermo en


la calle, o te comenzó a seguir un perro con hambre? ¿Encontraste a un gatito
sufriendo? ¿Quisiste ayudarlo y no sabías cómo hacerlo de la mejor manera?

Protección Animal Mundial preparó una guía para quien quiera ayudar a los
perros y gatos abandonados.

Millones de animales son víctimas todos los días de maltratos, enfermedades,


hambre y atropellamientos. Entonces, aunque no puedas adoptar a un nuevo
amigo, ayudarle a que esté en buena condición de salud y a que encuentre un
hogar ya hace la diferencia. ¡Mira cómo!

1. Sácalo del ambiente nocivo:

Acércate con cuidado y deja que el animal se acostumbre a ti. Un buen truco es
ofrecerle comida o estirar tu mano para que la huelan (en el caso de los perros).
Si estuvieras en una vía muy transitada, pide ayuda de un amigo o de un
transeúnte para proteger al animal de los carros. En las carreteras puedes pedir
ayuda a la Policía, que pueden tener equipos especiales para rescatar a los
animales con mayor seguridad.

Antes de agarrar a un perro o gato desconocido del cuello, ten precaución: utiliza
un collar o un bozal, especialmente si el animal está herido. O utiliza una manta
para envolverlo y cargarlo de forma segura, evitando mordeduras.

2. Hogar, dulce hogar:

La mejor opción es llevar al animal a tu casa. La mayoría de refugios y ONGs


enfrentan sobrepoblación, falta de recursos, y difícilmente podrán cuidarlo tan
bien como tú. Si no pudieras quedarte con el perro o el gato, habla con tu familia
y amigos. Explícales que es temporal, solo hasta encontrarle un hogar definitivo,
y que pueden compartir los gastos y hasta alternar hogares para el animal.
3. Comida y cuidados simples:

Un hogar provisional no tiene que ser perfecto o espacioso. Basta tener un área
de servicio o una esquina en el patio, en donde el animal pueda resguardarse
del frío y del calor. Improvisa una cama con un cobertor o una sábana vieja. Lo
ideal es darle alimento empacado. Si no tuvieses cómo comprarlo, puedes
combinar temporalmente comidas caseras como arroz, pollo, papas o legumbres
cocinadas. No utilices sal ni aceite. Para los gatos, dales carne en trozos
pequeños, como pescado, pollo carne molida.

4. ¿Alguien perdió un animalito?

No todo animal en la calle fue abandonado, y es especialmente notorio cuando


un animal está bien entrenado, bien alimentado o con collar. Asegúrate de que
no está solo perdido. Conversa con los vecinos, pregunta en los comercios
cercanos y pregunta por los dueños en redes sociales o en sitios especializados
en Internet.

5. Utiliza las redes:

Esta es la mejor manera para encontrar un dueño, antiguo o nuevo. Utiliza tu


perfil en las redes sociales, sea Facebook, Twitter, Instagram o sitios de
adopción de animales. ¡Lo importante es hacerte escuchar!

Tómale una foto, cuenta cómo encontraste al animal y brinda detalles de su


personalidad. ¿Es muy dócil? ¿Juguetón? ¿Le gusta que le acaricien el cuello,
o detrás de las orejas? Esto ayuda a que las personas creen un vínculo
emocional con el animalito y quieran adoptarlo. Detalla también su tamaño y
edad aproximada, y no olvides de poner público el álbum de fotos, para que sea
fácil de compartir, de etiquetar a amigos, divulgar en páginas, etc.

6. ¿Qué dice el veterinario?

Garantiza la seguridad y salud de tu nuevo amigo: llévalo al veterinario cuanto


antes. Él te indicará la necesidad de vacunar y desparasitar al animal. Aprovecha
la consulta para averiguar el peso, tamaño, edad aproximada y cualquier
enfermedad que pueda tener el animalito. ¡Ayúdalo a sentirse mejor!

7. No lo dones sin castrar

¿Quieres salvar a un perro o gato? Llévalo a castrar. Sacar a un animal de la


calle resuelve un problema, pero la castración previene varios. El procedimiento
evita que tenga futuras crías que no vayan a encontrar un hogar, y disminuye el
riesgo de enfermedades. ¿Tienes alguna duda? ¡Mira los beneficios de la
castración!

8. ¿Sin dinero?

Usa tu creatividad. Puedes hacer una rifa en línea, llamar a tus amigos para que
ayuden, hacer un grupo de “padrinos” para el animal, utilizar servicios gratuitos,
preguntar si alguién entre tus contactos tiene un amigo veterinario... Siempre ha
una manera de lograrlo. A cambio, recibirás el cariño de un animal que nunca
fue tan amado y bien cuidado como contigo.

9. Ferias de adopción y ONGs

Una buena solución es llevar al animalito a una feria de adopción o pedir ayuda
de ONGs para encontrar un nuevo dueño. La mayoría de instituciones no puede
quedarse con el animal, pero puedes encontrar ferias cerca de ti y pasar allí el
día con el perro o el gato. Recuerda que el animal debe estar vacunado, castrado
y desparasitado.

10. Guardianes responsables:

No lo des en adopción a cualquier persona. Mucha gente puede ver adorable a


un animal y adoptarlo por impulso, sin darse cuenta que un animal es una
responsabilidad de 10 a 20 años. Si un perro ogato que ayudaste termina en un
hogar donde no es bien alimentado o sufre de malos tratos, ¿de que sirve?
Procura conocer a la persona, pregunta si ella tiene otros animales, consigue sus
datos personales y solicita que firme un documento de responsabilidades,
comprometiéndose a no abandonar y a cuidar al animal.

¿Te preocupa la situación de los perros o gatos abandonados? Involúcrate en tu


comunidad: organiza charlas educativas con tu veterinario local sobre tenencia
responsable, la importancia de esterilizar, vacunar y tratar con cariño a los
animales de compañía. Con esto ayudarás a evitar el maltrato y el abandono,
llegando a la verdadera raíz del problema.