Está en la página 1de 5

La Carta de Ottawa para la promoción de la salud de 1986.

Primera Conferencia Internacional sobre Promoción de la Salud, Ottawa, 21 de noviembre de 1986

La primera Conferencia Internacional sobre Promoción de la Salud, reunida en Ottawa el 21 de


noviembre de 1986, presenta esta CARTA de acción para lograr la Salud para Todos en el año 2000
en adelante.

Esta conferencia fue principalmente una respuesta a las crecientes expectativas de un nuevo
movimiento de salud pública en todo el mundo. Los debates se centraron en las necesidades de
los países industrializados, pero tuvieron en cuenta preocupaciones similares en todas las demás
regiones. Se basó en los avances logrados a través de la Declaración sobre atención primaria de
salud en Alma-Ata, el documento Objetivos para la salud para todos de la Organización Mundial de
la Salud y el reciente debate en la Asamblea Mundial de la Salud sobre la acción intersectorial para
la salud.

Promoción de la salud

La promoción de la salud es el proceso de permitir que las personas aumenten el control y la


mejora de su salud. Para alcanzar un estado de completo bienestar físico, mental y social, un
individuo o grupo debe ser capaz de identificar y realizar las aspiraciones, satisfacer las
necesidades y cambiar o enfrentar el entorno. La salud es, por lo tanto, vista como un recurso para
la vida cotidiana, no como el objetivo de la vida. La salud es un concepto positivo que enfatiza los
recursos sociales y personales, así como las capacidades físicas. Por lo tanto, la promoción de la
salud no solo es responsabilidad del sector de la salud, sino que va más allá de los estilos de vida
saludables y el bienestar.

Prerrequisitos para la salud

Las condiciones y recursos fundamentales para la salud son:

 paz,
 abrigo,
 educación,
 comida,
 ingresos,
 un ecosistema estable,
 recursos sostenibles,
 justicia social y equidad

La mejora en la salud requiere una base segura en estos requisitos previos básicos.
Abogado

La buena salud es un recurso importante para el desarrollo social, económico y personal y una
dimensión importante de la calidad de vida. Los factores políticos, económicos, sociales,
culturales, ambientales, conductuales y biológicos pueden favorecer la salud o ser dañinos para
ella. La acción de promoción de la salud tiene como objetivo hacer que estas condiciones sean
favorables a través de la promoción de la salud.

Habilitar

La promoción de la salud se centra en lograr equidad en la salud. La acción de promoción de la


salud tiene como objetivo reducir las diferencias en el estado de salud actual y garantizar la
igualdad de oportunidades y recursos para que todas las personas puedan alcanzar su máximo
potencial de salud. Esto incluye una base segura en un ambiente de apoyo, acceso a la
información, habilidades para la vida y oportunidades para tomar decisiones saludables. Las
personas no pueden alcanzar su máximo potencial de salud a menos que sean capaces de tomar el
control de las cosas que determinan su salud. Esto debe aplicarse por igual a mujeres y hombres.

Mediar

Los requisitos previos y las perspectivas de salud no pueden garantizarse solo por el sector de la
salud. Más importante aún, la promoción de la salud exige una acción coordinada de todos los
interesados: por los gobiernos, por la salud y otros sectores sociales y económicos, por
organizaciones no gubernamentales y voluntarias, por las autoridades locales, la industria y los
medios de comunicación. Las personas en todos los ámbitos de la vida están involucradas como
individuos, familias y comunidades. Los grupos profesionales y sociales y el personal de salud
tienen la gran responsabilidad de mediar entre los diferentes intereses de la sociedad en la
búsqueda de la salud.

Las estrategias y programas de promoción de la salud deberían adaptarse a las necesidades y


posibilidades locales de cada país y región para tener en cuenta los diferentes sistemas sociales,
culturales y económicos.

Acción de promoción de la salud significa:

Construya una política pública saludable

La promoción de la salud va más allá de la asistencia médica. Pone la salud en la agenda de los
responsables de la formulación de políticas en todos los sectores y en todos los niveles,
ordenándoles que sean conscientes de las consecuencias para la salud de sus decisiones y acepten
sus responsabilidades en materia de salud.

La política de promoción de la salud combina enfoques diversos pero complementarios que


incluyen legislación, medidas fiscales, impuestos y cambio organizacional. Es una acción
coordinada que conduce a políticas de salud, ingresos y sociales que fomentan una mayor
equidad. La acción conjunta contribuye a garantizar bienes y servicios más sanos y seguros,
servicios públicos más saludables y entornos más limpios y agradables.
La política de promoción de la salud requiere la identificación de obstáculos para la adopción de
políticas públicas saludables en sectores no relacionados con la salud, y formas de eliminarlos. El
objetivo debe ser hacer que la elección más saludable sea la opción más fácil para los responsables
de las políticas también.

Crear entornos de apoyo

Nuestras sociedades son complejas e interrelacionadas. La salud no se puede separar de otros


objetivos. Los vínculos inextricables entre las personas y su entorno constituyen la base de un
enfoque socio ecológico de la salud. El principio rector general para el mundo, las naciones, las
regiones y las comunidades por igual es la necesidad de alentar el mantenimiento recíproco:
cuidarse unos a otros, a nuestras comunidades y a nuestro entorno natural. La conservación de los
recursos naturales en todo el mundo debe enfatizarse como una responsabilidad global.

Los cambios en los patrones de vida, trabajo y ocio tienen un impacto significativo en la salud. El
trabajo y el ocio deberían ser una fuente de salud para las personas. La forma en que la sociedad
organiza el trabajo debería ayudar a crear una sociedad saludable. La promoción de la salud
genera condiciones de vida y de trabajo que son seguras, estimulantes, satisfactorias y agradables.

La evaluación sistemática del impacto en la salud de un entorno rápidamente cambiante,


particularmente en áreas de tecnología, trabajo, producción de energía y urbanización, es esencial
y debe ser seguida de acciones para asegurar un beneficio positivo para la salud del público. La
protección de los entornos naturales y construidos y la conservación de los recursos naturales
deben abordarse en cualquier estrategia de promoción de la salud.

Fortalecer las acciones comunitarias

La promoción de la salud funciona a través de una acción comunitaria concreta y efectiva al


establecer prioridades, tomar decisiones, planificar estrategias e implementarlas para lograr una
mejor salud. En el corazón de este proceso está el empoderamiento de las comunidades: su
propiedad y control de sus propios esfuerzos y destinos.

El desarrollo comunitario se basa en recursos humanos y materiales existentes en la comunidad


para mejorar la autoayuda y el apoyo social, y para desarrollar sistemas flexibles para fortalecer la
participación pública y la dirección de asuntos de salud. Esto requiere un acceso completo y
continuo a la información, oportunidades de aprendizaje para la salud, así como apoyo financiero.

Desarrollar habilidades personales

La promoción de la salud apoya el desarrollo personal y social a través del suministro de


información, la educación para la salud y la mejora de las habilidades para la vida. Al hacerlo,
aumenta las opciones disponibles para que las personas ejerzan un mayor control sobre su propia
salud y sobre sus entornos, y para tomar decisiones conducentes a la salud.

Permitir que las personas aprendan, a lo largo de la vida, a prepararse para todas sus etapas y
hacer frente a enfermedades crónicas y lesiones es esencial. Esto tiene que ser facilitado en la
escuela, el hogar, el trabajo y la comunidad. Se requiere acción a través de organismos educativos,
profesionales, comerciales y voluntarios, y dentro de las propias instituciones.

Reorientar los servicios de salud

La responsabilidad de la promoción de la salud en los servicios de salud se comparte entre las


personas, los grupos comunitarios, los profesionales de la salud, las instituciones de servicios de
salud y los gobiernos.

Deben trabajar juntos hacia un sistema de atención de la salud que contribuya a la búsqueda de la
salud. El papel del sector de la salud debe moverse cada vez más en una dirección de promoción
de la salud, más allá de su responsabilidad de proporcionar servicios clínicos y curativos. Los
servicios de salud deben abarcar un mandato ampliado que sea sensible y respete las necesidades
culturales. Este mandato debe apoyar las necesidades de las personas y las comunidades para una
vida más sana y abrir canales entre el sector de la salud y los componentes sociales, políticos,
económicos y ambientales más amplios.

La reorientación de los servicios de salud también requiere una mayor atención a la investigación
en salud, así como a los cambios en la educación y capacitación profesional. Esto debe conducir a
un cambio de actitud y organización de los servicios de salud que se centre en las necesidades
totales del individuo como una persona completa.

Avanzando hacia el futuro

La salud es creada y vivida por las personas dentro de los entornos de su vida cotidiana; donde
aprenden, trabajan, juegan y aman. La salud se crea cuidando de uno mismo y de los demás, al
poder tomar decisiones y controlar las circunstancias de la vida, y al garantizar que la sociedad en
la que se vive crea condiciones que permitan la salud de todos sus miembros.

El cuidado, el holismo y la ecología son cuestiones esenciales en el desarrollo de estrategias para la


promoción de la salud. Por lo tanto, los involucrados deben tomar como un principio rector que,
en cada fase de planificación, implementación y evaluación de las actividades de promoción de la
salud, las mujeres y los hombres deben convertirse en socios iguales.
Compromiso con la promoción de la salud

Los participantes en esta Conferencia se comprometen:

 avanzar hacia la arena de políticas públicas saludables y abogar por un compromiso político
claro con la salud y la equidad en todos los sectores;
 contrarrestar las presiones hacia los productos dañinos, el agotamiento de los recursos, las
condiciones de vida y ambientes insalubres y la mala nutrición; y centrar la atención en
cuestiones de salud pública, como la contaminación, los riesgos laborales, la vivienda y los
asentamientos;
 para responder a la brecha de salud dentro y entre las sociedades, y para hacer frente a las
inequidades en salud producidas por las reglas y prácticas de estas sociedades;
 reconocer a las personas como el principal recurso de salud; para apoyarlos y permitirles a
ellos, a sus familias y amigos mantenerse sanos a través de medios financieros y de otro
tipo, y aceptar a la comunidad como la voz esencial en materia de salud, condiciones de vida
y bienestar;
 reorientar los servicios de salud y sus recursos hacia la promoción de la salud; y compartir
el poder con otros sectores, otras disciplinas y, lo más importante, con las personas mismas;
 reconocer la salud y su mantenimiento como una importante inversión y desafío social; y
abordar el problema ecológico general de nuestras formas de vida.
 La Conferencia insta a todos los interesados a unirse a ellos en su compromiso con una
fuerte alianza de salud pública.

Llamado a la acción internacional

La Conferencia hace un llamamiento a la Organización Mundial de la Salud y otras


organizaciones internacionales para que promuevan la promoción de la salud en todos los
foros apropiados y para ayudar a los países a establecer estrategias y programas para la
promoción de la salud.

La Conferencia está firmemente convencida de que si personas de todos los ámbitos,


organizaciones no gubernamentales y voluntarias, gobiernos, la Organización Mundial de la
Salud y todos los demás organismos interesados se unen para introducir estrategias de
promoción de la salud, en línea con los valores morales y sociales que conforman la En base
a esta CARTA, Salud para Todos en el año 2000 se convertirá en realidad.

CARTA ADOPTADA EN UNA CONFERENCIA INTERNACIONAL SOBRE PROMOCIÓN DE LA


SALUD * El movimiento hacia una nueva salud pública, del 17 al 21 de noviembre de 1986
en Ottawa, Ontario, Canadá.

* Copatrocinado por la Asociación Canadiense de Salud Pública, Salud y Bienestar de Canadá


y la Organización Mundial de la Salud.