Está en la página 1de 2

Aquello que no debes olvidar…

El esquema:
El esquema es una herramienta que representa una síntesis o resumen de los
conocimientos adquiridos.
Todo esquema debe contener una visión panorámica de las ideas más
importantes que se desarrollan en un texto. Eso supone una jerarquización de las
ideas que se producen a partir del análisis de un texto. Por ello, para la elaboración de
un esquema es conveniente hacer una primera lectura rápida, a fin de establecer las
ideas fundamentales, determinar si hay ideas de difícil comprensión, visualizar las
estructuras que aparecen en el texto y comprobar cuál es la superestructura del
mismo.
En una segunda lectura se determinan los temas principales del texto, así como
los temas secundarios, es decir, los que se derivan de los temas principales. Un
recurso para ello puede ser el subrayado o la toma de notas.
Durante la elaboración del esquema es conveniente tener en cuenta los
siguientes aspectos:

 Algunas informaciones son más importantes que otras.


 Unas informaciones se derivan de otras, es decir, se subordinan a éstas.
 Puede haber repetición de informaciones, pues ello es una forma de recapitular
las ideas. Sin embargo, las repeticiones pueden no parecer explícitas, de
manera que el lector debe estar atento para detectarlas.

En algunas ocasiones es necesario reordenar la información para que el


esquema sea más lógico, más fácil de comprender.

Y, a la hora de escribir un texto:


 Recuerda que el texto está dirigido a un lector virtual que no conoce el tema. Es
decir, piensa que el lector no ha leído los textos de los que partes y, mucho menos,
tiene claro cuál es tu propuesta.

 Recuerda que, por muy breve que sea, el texto debe tener una introducción, un
desarrollo y un cierre o conclusión.

 Es importante que elabores un pequeño esquema en el que estructures tus ideas:


¿Qué quieres plantear? ¿Cómo lo quieres plantear? ¿Qué quieres concluir? ¿Cuál
es la idea general y cuáles las fundamentales?

 Recuerda que ser crítico es reflexionar: pensar detenidamente una problemática,


un tema o una idea. No te detengas en lo anecdótico.

 Elabora un sistema argumentativo con un propósito de convencimiento o de


persuasión. Recuerda que un buen argumento es una razón justificada, no
afirmaciones superfluas y que para que haya un juicio crítico es importante tomar
una postura, ya sea un juicio de valor o punto de vista.
 Evita utilizar la primera persona singular para lograr un tono más formal, utiliza
la forma impersonal: se piensa, se cree… o la primera persona plural: nosotros
pensamos, nosotros creemos.

 Cuando te refieras a las ideas de otros debes especificarlo, ya sea con citas
directas o indirectas, textuales o parafraseadas. Esto es fundamental porque, si
no, estarás cometiendo un plagio.

 Tu comentario crítico debe cerrarse con un tono conclusivo. Recuerda que el


propósito es convencer al lector de que tu propuesta tiene validez, más allá de
que literalmente no lo vayas a convencer de que se incline por tu planteamiento o
que piense como tú.

 Revisa la presentación final de tu trabajo: ortografía, organización, redacción,


vocabulario.