Está en la página 1de 7

EPÍSTOLA DE FILIPENSES

¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL LIBRO?: El apóstol Pablo y Timoteo la escribieron


alrededor del año 60-62 d. C., mientras estaba bajo arresto domiciliario en Roma,
en espera de juicio tras apelar al emperador romano Nerón.

¿CUÁNDO FUE ESCRITO?: Aproximadamente 60-62 d.C.

¿A QUIÉN FUE ESCRITO?: A los creyentes de la ciudad de Filipos, situada al


noroeste de Grecia. Se hallaba a dieciséis millas tierra adentro de la actual ciudad
portuaria de Kavalla.

¿DE DÓNDE FUE ESCRITO?: Desde Roma, Pablo preso Timoteo lo visitaba.

¿DE QUIÉN ESTÁ COMPUESTA LA IGLESIA? Griegos y algunos judíos


desanimando creyentes

¿CUÁLES SON SUS FUERZAS Y SUS DEBILIDADES? Sus fuerzas, era la única
iglesia que apoyaba a Pablo financieramente, bien madura, un ejemplo, Pablo la
aconseja que se guarde de algunas cosas: Debilidad, el orgullo y divisiones.

¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO? La unidad, y sus complementos, y


el fruto que es el gozo.

¿CUÁL FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE


LIBRO? Una fue para agradecer, por medio de Epafrodito lo que la
iglesia mandó a Pablo por medio de Epafrodito también. Y aprovecho la
oportunidad y da unos consejos, y sobre todo toca la unidad y lo que la iglesia
significa para Pablo. Posiblemente este era el problema de los Filipenses.

AUTOR Y FECHA
La pregunta de cuándo se escribió Filipenses no puede ser separada de la
del lugar de donde fue escrita. La posición tradicional es que Filipenses, junto con
las otras epístolas de la prisión (Efesios, Colosenses, Filemón), fue escrita durante
el primer encarcelamiento de Pablo en Roma (60-62 d.C.). El entendimiento más
natural de las referencias al "pretorio" (1:13) y "...los santos...de la casa de César"
(4:22) es que Pablo escribió desde Roma, en donde el emperador vivía. Las
semejanzas entre los detalles del encarcelamiento de Pablo dados en Hechos y en
las epístolas de la prisión también argumentan que esas epístolas fueron escritas
desde Roma (p. ej. Pablo estaba cuidado por soldados, Hch 28:16; cp. 1:13, 14; se
le permitió recibir visitantes, Hch 28:30; cp. 4:18; y tuvo la oportunidad de predicar
el evangelio, Hch 28:31; cp. 1:12-14; Ef 6:18-20; Col 4:2-4).
Algunos han sostenido que Pablo escribió las epístolas de la prisión durante
su encarcelamiento de dos años en Cesarea (Hch 24:27). Pero las oportunidades
de Pablo de recibir visitantes proclamar el evangelio fueron severamente limitadas
durante ese encarcelamiento (Hch 23:35). Las epístolas de la prisión expresan la
esperanza de Pablo de un veredicto favorable (Flp 1:25; 2:24; Flm 22). No obstante,
en Cesarea, la única esperanza de Pablo de ser soltado era o sobornar a Félix (Hch
24:26), o estar de acuerdo en estar en juicio en Jerusalén ante Festo (Hch 25:9). En
las epístolas de la prisión, Pablo esperaba que la decisión en su caso fuera final (Flp
1:20-23; 2:17, 23). Eso no pudo ser verdad en Cesarea, debido a que Pablo pudo y
apeló su caso al emperador.
Otra alternativa ha sido que Pablo escribió las epístolas de la prisión desde Éfeso.
Pero en Éfeso, tal como en Cesarea, ninguna decisión final podía ser hecha en su
caso debido a su derecho de apelar al emperador. Además, Lucas estaba con Pablo
cuando escribió Colosenses (Col 4:14), pero aparentemente no estaba con el
apóstol en Éfeso. Hechos 19, el cual registra la estancia de Pablo en Éfeso. No
obstante, el argumento más fuerte en contra de que Éfeso fuera el punto de origen
para las epístolas de la prisión es que no hay evidencia de que Pablo haya sido
encarcelado en Éfeso.
A la luz de las serias dificultades que enfrentan tanto la posición de Cesarea como
la de Éfeso, no hay razón por la cual se rechace la posición tradicional de que Pablo
escribió las epístolas de la prisión, incluyendo Filipenses, desde Roma.
La creencia de Pablo de que su caso sería pronto decidido (2:23, 24) apunta a
que Filipenses haya sido escrito hacia el cierre del encarcelamiento de dos años en
Roma del apóstol (61 d.C.).

TRASFONDO HISTÓRICO DEL LIBRO


La iglesia de Filipos fue la primera en establecerse en Europa (ver Hechos
16:8-40). Filipenses es llamada en algunas ocasiones la "Epístola de la Experiencia
Cristiana," porque trata de la conducta personal más que de la teología. Su nota
predominante es el gozo de la vida cristiana.
Filipos está en Macedonia, la parte norte de lo que hoy es Grecia, fue la
primera iglesia que fundó Pablo en Europa; cerca del año 51. Los primeros
convertidos de la iglesia Pablo los contacto en el río Gangites, Hechos 16:11 al 13;
y eran Lidia, la muchacha liberada del espíritu de adivinación, el carcelero de Filipo
y su casa. Hechos 16:39,40.
Originalmente conocida como Krenides ("Las pequeñas fuentes") debido a
los numerosos manantiales que se encontraban en la cercanía, Filipos ("ciudad de
Felipe") recibió su nombre de Felipe II de Macedonia (el padre de Alejandro el
Grande). Atraído por las minas de oro que estaban cerca, Felipe conquistó la región
en el siglo cuarto a.C. En el siglo segundo a.C., Filipos se volvió parte de la provincia
romana de Macedonia.
La ciudad existió en oscuridad relativa durante los siguientes dos siglos hasta que
uno de los acontecimientos más famosos en la historia romana le trajo
reconocimiento y expansión. En el 42 a.C., las fuerzas de Antonio y Octaviano
derrotaron a las de Bruto y Casio en la Batalla de Filipos, y de esta manera
terminaron con la República Romana y dieron lugar al Imperio Romano. Después
de la batalla, Filipos se convirtió en una colonia Romana (Hch 16:12), y muchos
veteranos del ejército romano se establecieron ahí. Como una colonia, Filipos tenía
autonomía del gobierno provincial y los mismos derechos otorgados a ciudades en
Italia, incluso el uso de la ley romana. Estaba exenta de algunos impuestos, y
ciudadanía romana para sus residentes (Hch 16:21). Siendo una colonia también
era la fuente de gran orgullo cívico para los filipenses, quienes usaban el latín como
su idioma oficial, adoptaron costumbres romanas, y establecieron el gobierno de su
ciudad igual al de las ciudades italianas. Tanto Hechos como Filipenses reflejan el
estatus de Filipos como una colonia romana.
La descripción de los cristianos como ciudadanos del cielo por parte de Pablo
(3:20) era apropiada, debido a que los filipenses se jactaban de ser ciudadanos de
Roma (Hch 16:21). Los filipenses bien pudieron haber conocido a algunos de los
miembros del pretorio (1:13) y de la casa de César (4:22).
La iglesia en Filipos, la primera fundada por Pablo en Europa, se remonta al
segundo viaje misionero del apóstol (Hch 16:12-40). Evidentemente Filipos tenía
una población judía muy pequeña. Debido a que no habían suficiente hombres para
formar una sinagoga (el requisito eran diez hombres judíos que fueran cabezas de
una casa), algunas mujeres devotas se reunían afuera de la ciudad en un lugar de
oración (Hch 16:13) junto al río Gangites. Pablo les predicó el evangelio y Lidia, una
mujer mercader rica que trabajaba con bienes teñidos en púrpura (Hch 16:14), se
convirtió en creyente (16:14, 15). Es probable que la iglesia filipense inicialmente se
reunía en su hogar espacioso.
La oposición satánica a la nueva iglesia inmediatamente se levantó en la persona
de una muchacha esclava que adivinaba, poseída por un demonio, (Hch 16:16, 17).
No queriendo ni siquiera tener un testimonio que estuviera de acuerdo con ellos de
tal fuente mala, Pablo echó fuera al demonio de ella (Hch 16:18). El acto del apóstol
llenó de ira a los amos de la muchacha, quienes ya no podían vender sus servicios
como adivina (Hch 16:19). Arrastraron a Pablo y a Silas frente a los magistrados de
la ciudad (Hch 16:20) e incitaron el orgullo de los filipenses diciendo que los dos
predicadores eran una amenaza para las costumbres romanas (Hch 16:20, 21).
Como resultado, Pablo y Silas fueron azotados y encarcelados (Hch 16:22-24).
Los dos predicadores fueron milagrosamente liberados de la prisión esa noche
por un terremoto, el cual enterneció al carcelero y abrió su corazón y el de su casa
al evangelio (Hch 16:25-34). Al día siguiente los magistrados, llenos de pánico
cuando oyeron que habían azotado y encarcelado ilegalmente a dos ciudadanos
romanos, les rogaron a Pablo y a Silas que se fueran de Filipos.
Aparentemente Pablo visitó Filipos dos veces durante su tercer viaje misionero,
una vez al principio (2 Co 8:1-5), y una vez más casi al final (Hch 20:6). Alrededor
de cuatro o cinco años después de su última visita a Filipos, mientras que era un
prisionero en Roma, Pablo recibió una delegación de la iglesia filipense. Los
filipenses habían apoyado a Pablo generosamente en el pasado (4:15, 16), y
también habían contribuido abundantemente para los necesitados en Jerusalén (2
Co 8:1-4). Ahora, oyendo del encarcelamiento de Pablo, le enviaron
otra contribución (4:10), y junto con ella a Epafrodito para ministrar a las
necesidades de Pablo. Desdichadamente Epafrodito sufrió de una enfermedad casi
fatal (2:26, 27), camino de Roma, o después de que llegó. A la luz de esto, Pablo
decidió enviar a Epafrodito de regreso a Filipos (2:25, 26) y escribió la carta a los
filipenses para enviarla de regreso con él.
Pablo tenía varios propósitos al componer esta epístola. En primer lugar, quería
expresar a través de la escritura su gratitud por la ofrenda de los filipenses (4:10-
18). En segundo lugar, quería que los filipenses supieran la razón por la que él
decidió regresar a Epafrodito, para que no pensaran que su servicio a Pablo había
sido insatisfactorio (2:25, 26). En tercer lugar, él quería informarles acerca de sus
circunstancias en Roma (1:12-26). En cuarto lugar, él escribió para exhortarlos a la
unidad (2:1, 2; 4:2). Finalmente, él escribió para advertirles de los falsos maestros
(3:1-4:1).

CARACTERÍSTICAS DE FILIPENSES

 Filipenses no contiene citas del Antiguo Testamento.


 Es una carta misionera de agradecimiento en la cual el misionero informa
sobre el progreso de la obra.
 Manifiesta un estilo de vida particularmente poderoso:

o de humildad personal (2:1-4)


o de esfuerzo por llegar a la meta (3:13-14)
o de tranquilidad (4:6)
o de habilidad para hacer frente a diferentes situaciones (4:13).

 Se destaca por ser la carta de la alegría en el N.T; la palabra "alégrense",


de varias formas, se repite once veces.
 Contiene uno de los pasajes cristológicos más profundos del N.T. (2:5-11),
aunque se incluye principalmente con propósitos ilustrativos.

SITUACIÓN POLÍTICA, SOCIAL, ECONÓMICA, ESPIRITUAL

La ciudad de Filipos a la que Pablo fue en el curso de su trabajo misionero


era un lugar significativo desde varios puntos de vista. No solo era un ciudad
importante en la provincia romana de Macedonia, sino que disponía de la particular
posición de ser una colonia romana (Hechos 16:12). Esto significaba que era
considerada como un pequeño trozo de la misma Roma en el lugar. La lengua
común era el latín; la ley romana controlaba la administración local y el régimen de
impuestos, y muchos aspectos de la vida pública eran como en Roma misma, y
muchos de los oficiales tenían el mismo título que en Roma.

Filipos tenía por lo menos tres cualidades para ser importantes:


o Había en sus aledaños minas de oro y de plata que se llevaban explotando desde
tiempos de los fenicios que habían convertido a Filipos en un gran centro
comercial del mundo antiguo.
o La ciudad había sido fundada por Filipo de Macedonia, el padre de Alejandro
magno de quien había tomado su nombre, se había construido en el
emplazamiento de una ciudad antigua llamada Krenides.
o Filipos recibió la distinción de ser una colonia Romana.
COSTUMBRES:

Las mujeres en la época del Nuevo Testamento a menudo trenzaban su


cabello y lo entretejían con lentejuelas e hilos de oro que centelleaban y tintineaban
con cada movimiento de la cabeza. Un antiguo escritor, Jenofonte de Éfeso,
describió a las mujeres con el cabello trenzado de esa manera, en una procesión
para la diosa Artemisa, como eróticamente atractivas. Este no debía ser el estilo de
las mujeres cristianas.

 Vino y bebidas alcohólicas en el mundo antiguo:

El vino, la bebida fermentada más ampliamente usada en el mundo antiguo,


estaba presente en rituales religiosos, en celebraciones festivas y en la vida diaria
de la cultura Mediterránea. De hecho, era famoso en la cultura pagana. Las
libaciones de vino que comúnmente se derramaban para los dioses, y las deidades
como Dioniso (el dios del vino), tenían muchos seguidores. Sin embargo, incluso en
Israel el vino se usaba en rituales religiosos (Nm 15:7), y la viticultura (el cultivo de
uvas para hacer vino) continúa siendo una importante industria agrícola para la
nación moderna
Los sacerdotes no debían beber vino mientras ministraban en el santuario
(Lv 10:9), y las personas comunes debían evitar el vino y los productos de las uvas
en cualquier forma mientras se encontraban bajo las restricciones del voto nazareo
(Nm 6:4). No obstante, a parte de estas pocas excepciones, las referencias bíblicas
dejan en claro que el vino era parte común y diaria de la dieta regular (Gn 14:18; IS
16:20). Con todo, las Escrituras enfatizan reiteradamente la moderación y los
peligros del exceso (Pr 20:1; 23:20; Is 5:11).

 Arqueología:

Se ha comprobado que los documentos del Nuevo Testamento son precisos desde
el punto de vista histórico.
1. Los papiros de los “cocodrilos parlantes” egipcios han demostrado que los
documentos del Nuevo Testamento son registros remarcables de los tiempos de los
cuales dicen provenir escritos en el idioma de la “vida cotidiana”. Esas expresiones
de la vida corriente de la época de Pablo también han arrojado mucha luz sobre los
propios escritos del Apóstol.
2. Los descubrimientos de Sir William Ramsay y sus sucesores en Asia Menor
sirvieron para restablecer la veracidad de Lucas, el historiador y otros escritores del
Nuevo Testamento. Los tres documentos bíblicos más atacados por los críticos han
sido el Pentateuco de Moisés, Esdras / Nehemías y Lucas. Las Investigaciones de
académicos reconocidos los han confirmado de forma clara como documentos
fiables.
Existe un aluvión de evidencias que demuestran la continuidad entre los
documentos del Nuevo Testamento (por ejemplo, el Papiro Rylands incluye partes
de Juan 18:31–33 en una cara y Juan 18:37–38 en la otra) y también abundante
evidencia procedente de los escritores romanos seculares y los primeros padres de
la Iglesia.
RESUMEN DE LA CARTA A LOS FILIPENSES

 Desde la acción de gracias inicial, dos notas predominan en la epístola: gozo


que caracteriza a una fe madura y el amor de pablo a la iglesia de Filipos. Esas
notas son, sin duda, una hermosa lección de esperanza impartida por el autor en
medio de penalidades físicas y morales de su cautiverio.
 El cuerpo principal de la carta transcurre entre un prólogo lleno de
expresiones entrañables y un epilogo revelador de la generosidad de los filipenses.

El texto se desarrolla en una variada sucesión de temas y motivos de reflexión:

- 1.12-26 Pablo da testimonio de que incluso la cárcel brinda oportunidades de


anunciar el evangelio. Y reflexiona acerca de su ministerio apostólico al que seguirá
consagrado por vida o por muerte en tanto le llega la hora de partir y estar con Cristo
lo cual es muchísimo mejor, porque para pablo vivir es Cristo y el morir es ganancia.
- 1.27-2.18 Este pasaje contiene una declaración fundamental de la fe cristiana: un
himno dedicado al Hijo de Dios preexistente y eterno, a Cristo Jesús: El siendo en
forma de Dios, se hizo semejante a los hombres, se humillo a si mismo hasta la
muerte y muerte de cruz. Por su obediencia, Dios también le exalto hasta lo sumo,
para ser reconocido y adorado universalmente como Señor.
- 2.19-30 Sigue una referencia personal a Timoteo y Epafrodito, colaboradores del
apóstol. Al primero, espera enviarlo pronto a Filipos y acerca del segundo, explica
el porqué de haberlo enviado ya. Además, el también confía en estar pronto en
condiciones de visitar a los creyentes de la ciudad.
- 3.1-4.1 Hace también una enérgica llamada de atención a la presencia en Filipo
de muchos que son enemigos de la cruz de Cristo. Parece seguro que también a
macedonia habían llegado algunos maestros judaizantes que, con su insistencia en
mantener vigente la ley de Moisés y especialmente la práctica de la circuncisión,
perturbaban la fe de los cristianos de origen gentil.
- 4.2-9 La alegría de la salvación ha de ser una constante en la vida del cristiano.
Pablo exhorta a los creyentes a confiar plenamente en el Señor, que está cerca, y
a pensar y actuar de manera siempre digna de alabanza.
- 4.10-20 Insiste en manifestar su agradecimiento por la solicitud con que los
filipenses le habían atendido en diversas ocasiones, en momentos de tribulación en
los que otros parecían haberse olvidado de él.
UBICACIÓN GEOGRAFICA DE FILIPOS