Está en la página 1de 8

¿Qué es el Encadenamiento?

Es una secuencia de estímulos discriminativos (E ) y respuestas (R) en que cada


respuesta excepto la última produce un estímulos discriminativos para la
siguiente respuesta, y en que la última respuesta es seguida por un reforzador.

Factores que influyen en la eficacia del encadenamiento conductual.


(Explique).

 Hacer un análisis de la tarea: identificar los componentes de la


secuencia final Hay que dividir la cadena conductual que se quiere
desarrollar en componentes individuales que preserven el orden
apropiado de la secuencia. El análisis de la tarea consiste en fragmentarla
en pasos o elementos de respuesta más pequeños para facilitar el
entrenamiento.

Ejemplos de análisis de tareas para enseñar estrategias complejas


incluyen habilidades de mantenimiento de un apartamento, cuidado
durante la menstruación, jugar al tenis , la ejecución de la ofensiva desde
la retaguardia en un equipo joven de fútbol y técnicas para caminar con
seguridad como peatones.

la selección de los pasos o componentes del encadenamiento es algo


subjetiva. Los componentes deberían ser lo suficientemente simples
como para que se aprendieran sin mucha dificultad. Si queremos enseñar
a niños con trastornos severos del desarrollo a lavarse los dientes, sería
un error considerar la tarea en términos de los tres grandes pasos: poner
la pasta de dientes en el cepillo, cepillar y enjuagar. Para que dominaran
la cadena, habría que descomponer cada paso en secuencias aún más
pequeñas.

 Considerar estrategias para el uso independiente de señales por


parte de los aprendices
Son muchas las personas que emplean por si mismas señales para
guiarse en el aprendizaje de cadenas conductuales. Los aprendices que
dominan la lecto-escritura se beneficiarán de poner por escrito el análisis
de la tarea para ayudarse en la consecución correcta de los elementos en
cadenas conductuales. Si no saben leer, una serie de dibujos podría
guiarles a lo largo de la secuencia.

Por ejemplo, Thierman y Martin (1989) prepararon un álbum de dibujos-


señales para guiar a adultos con trastornos severos del desarrollo a
completar cadenas conductuales que mejoraran la calidad de sus tareas
domésticas. Enseñaron a los participantes a mirar los dibujos en el paso
apropiado, llevarlo a cabo, y poner una pegatina de auto-seguimiento para
indicar que ese componente ya había sido completado. La estrategia
resultó muy adecuada para esta población. Otra técnica que implica guiar
mediante señales la finalización de cadenas conductuales consiste en
recitar auto-instrucciones. Se ha entrenado a personas con trastornos del
desarrollo a repetirse auto-instrucciones para completar correctamente
algunas tareas de formación profesional , problemas matemáticos y
distribuir cartas en buzones.

 Considerar llevar a cabo un ensayo previo de modelado: En algunas


ocasiones, como ocurre con personas con trastornos del desarrollo o
niños, es aconsejable servir de modelo para la secuencia completa
mientras se describe verbalmente la actuación en cada paso. Por
supuesto, si sólo se dispone de una muestra de la tarea de entrenamiento,
habrá que volver a desmontarla después de la escenificación del modelo,
para que los espectadores la lleven a cabo, o entrenar a los participantes
con otras muestras alternativas de la tarea.

 Empezar el entrenamiento de la cadena conductual: Los aprendices


reciben un requisito inicial para empezar a trabajar y para completar los
pasos de la tarea. Con qué paso o pasos se debe empezar dependerá de
la técnica seleccionada: presentación total de la tarea, encadenamiento
hacia atrás o encadenamiento hacia delante. Si los aprendices dejan de
responder o parecen distraídos en algún paso, proporcionaremos señales
que marquen el ritmo: «¿qué viene ahora?» o «sigue». Si los aprendices
responden inadecuadamente o no responden en ningún paso dentro de
un periodo de tiempo razonable, habría que continuar con una corrección
del error, mediante las instrucciones necesarias o guía física para
ayudarles a realizar el paso correctamente. Después de haber corregido
el error, se avanza al paso siguiente.

 Considerar un uso amplio de reforzadores sociales y otros


reforzadores: A veces un reforzador natural que sigue a la complexión
de una cadena será suficiente para mantenerla. Cuando se enseñan
cadenas conductuales a personas con trastornos del desarrollo o niños,
no obstante, es aconsejable premiar inmediatamente la realización
correcta de cada paso durante los primeros ensayos del entrenamiento.

Además, se recomienda proporcionar un reforzador, muchas veces


comestible, contingente a la realización satisfactoria del último paso de la
cadena. A medida que los participantes adquieren mayor destreza en la
realización de los pasos, podemos ir eliminado gradualmente los elogios
y otros reforzadores.

 Reducir lo antes posible la ayuda adicional en los pasos individuales:


Dependiendo de los detalles del análisis de la tarea, es posible que
tengamos que proporcionar algunas instrucciones adicionales o
asistencia física para corregir inicialmente los errores. No obstante, habrá
que desvanecer cuanto antes esta ayuda complementaria en ensayos
sucesivos. Es importante no ayudar tanto que se cree una dependencia
en los alumnos. Esto es, hay que tener cuidado para no acabar reforzando
a los clientes por cometer errores o a esperar para recibir asistencia en
puntos concretos de la actividad.
¿Qué es La extinción?

El procedimiento de extinción parte del principio teórico de que cualquier


conducta que aparezca con cierta periodicidad, lo hace porque está siendo
reforzada o premiada de algún modo.

Consiste por tanto, en establecer las condiciones necesarias para que esos
reforzadores dejen de estar presentes cada vez que aparezca la conducta
desadaptada.

Factores que influyen en la eficacia de la extinción (explique)

1.- El control de los reforzadores de la conducta que se quiere reducir:

Los reforzadores presentados por otros o por el entorno físico pueden


menoscabar los esfuerzos aplicados en la extinción, pero lamentablemente, es
difícil convencer de esto a quienes no están familiarizados con los principios del
refuerzo positivo y de la extinción.

2.- Extinción de una conducta combinada con el reforzamiento positivo de


una conducta alternativa

• La extinción es más efectiva cuando se combina con reforzamiento


positivo de alguna conducta alternativa .

• Así, no sólo se ignoraron las conductas de dolor (extinción), sino que se


reforzaron positivamente las conductas alternativas (hacer ejercicio, hacer
las tareas domésticas, etc.).

• Posiblemente, la combinación de los dos procedimientos hizo decrecer la


frecuencia de conductas no deseables más rápidamente (y posiblemente
hasta un nivel más bajo) de lo que se habría conseguido sólo con el
procedimiento de extinción.

• Es posible, no obstante, empezar con pequeños intervalos de conductas


deseables e incrementarlos gradualmente hasta llegar a intervalos más
largos y más manejables.

• Es importante que el incremento en el requisito sea gradual, de otra forma


la conducta desagradable no desaparecerá rápidamente. Además, se
debe prestar atención para no presentar el refuerzo inmediatamente
después del cese de la conducta, porque esto reforzaría la conducta,
incrementándola en lugar de reducirla.
• Durante la aplicación de la extinción, también es importante asegurarse
de que los refuerzos que se retiran son los que realmente estaban
manteniendo el comportamiento inadecuado. Equivocarse al hacer esto,
no satisfaría técnicamente la definición de extinción, y la conducta no
deseada no desaparecería,

• A veces se critica la extinción con el argumento de que es cruel privar a


las personas de atención social durante un momento de necesidad. Esta
crítica supone que una persona que llora, gimotea o muestra otros gestos
similares, que por lo general llaman la atención, lo hace en momentos de
necesidad y en algunos casos, podría estar en lo cierto.

3. El ámbito en que se lleva a cabo la extinción

• es importante considerar el ámbito en que se va a llevar a cabo la


extinción para: minimizar la influencia de reforzadores alternativos de la
conducta no deseada que se quiere extinguir y maximizar las opciones de
que los modificadores de conducta persistan en el programa.

4. Instrucciones: el uso de reglas

• Aunque no es necesario que una persona sea capaz de hablar o de


entender la extinción, es probable que sí ayude a acelerar el decremento
de la conducta si se le ha explicado desde el principio

5.-La extinción puede ser más rápida tras un reforzamiento continuo

• Cuando un comportamiento se ha reforzado siempre y luego deja de


recibir refuerzo la conducta se extingue con bastante rapidez. Cuando un
refuerzo intermitente ha mantenido una conducta, es probable que esta
se extinga más lentamente aunque este es un fenómeno complejo y
depende en parte de cómo se mida la conducta durante la extinción.

6.- Una conducta que se intenta extinguir puede ponerse peor antes
de desaparecer

• Hay conductas que durante la extinción se incrementan llamativamente


antes de empe- zar a desaparecer. En este caso, las cosas se ponen peor
antes de mejorar. Se denomina pico o explosión de la extinción al
incremento en la respuesta que a veces se produce durante la extinción.

7.- La extinción puede producir agresiones que interfieran con el


programa

• Es importante minimizar la agresión no sólo por no deseable, sino porque


podría conducir a la interrupción temprana del tratamiento, lo cual
conllevaría como efectos secundarios no ya reforzar una actividad
improcedente mediante un programa intermitente, sino reforzar además
la agresión.

8. Una conducta extinguida podría reaparecer tras una demora

• Otra dificultad es que una conducta que ha desaparecido completamente


durante la extinción puede reaparecer si surge la ocasión transcurrido el
tiempo.

¿Qué es el autocontrol?

Es una habilidad susceptible de aprendizaje, que engloba cualquier conducta


controlada exclusivamente por variables autogeneradas (físicas, sociales o
cognitivas) que trata de alterar la probabilidad de ocurrencia de otra conducta
cuyas consecuencias pueden resultar, sobre todo a largo plazo, aversivas para
el individuo.

Por ejemplo, un sujeto obeso deja de comprar pastelitos en el supermercado


(conducta controlada); un sujeto que gasta demasiado se impone una ruta por la
que no pasa por el Centro Comercial donde compra (conducta controladora).

¿Qué es la autorregulación?

Es la habilidad de una persona para controlar su comportamiento, se desarrolla


con el tiempo, e involucra muchos aspectos del desarrollo social, emocional y
cognitivo

La autorregulación puede también ser considerada como la integración exitosa


de la emoción y la percepción que da como resultado un comportamiento
apropiado.

¿Qué es la Desobediencia?

Es la negativa a emprender una orden exigida por otra persona en un


determinado tiempo, sea en relación a hacer o no hacer algo.

¿Qué es el Negativismo?

Niños que manifiestan oposición activa pero no agresiva. Esta es una forma de
llamar la atención. Son niños que aprendieron que negándose a obedecer evitan
tareas que no les agradan, y siendo perseverantes en etas actitudes negativitas
triunfan sobre el adulto. En la medida que lo consigue, su actitud de oposición
se refuerza y el problema se intensifica.
¿Qué es la Rabietas?

Son reacciones con las que algunos niños manifiestan su enfado ante una
situación o en la interacción con algún adulto, como padres, tíos, abuelos

¿Qué son los Celos infantiles?

Los celos infantiles son un sentimiento natural que surge en el niño cuando se
siente desplazado. Consisten en sentir odio y rechazo hacia personas a las que
se quiere mucho.

Causas. Síntomas y manifestaciones de los celos infantiles

CÓMO SE MANIFIESTAN LOS CELOS INFANTILES

La manifestación de los celos infantiles puede ser directa o indirecta, hacia las figuras de apego
y hacia el motivo de los celos (hermanos, primos, padres,…). De manera directa, las conductas
que aparecen son agresiones físicas, tipo mordiscos, empujones, manotazos,… o de forma
indirecta y más sutil, comportándose conscientemente de manera molesta para los padres,
desobedeciendo, actuando mal, gritando, haciendo ruido…, todo esto genera en los padres un
acercamiento hacia ellos, prestándoles atención, y aunque esa atención sea originada por algo
negativo, a los niños no les preocupa, ellos han recibido lo que buscaban, que los padres
estuvieran ahí, pendientes.

Causas más frecuentes:

 El nacimiento de un hermano: El recién nacido requiere una serie de cuidados y


atenciones que hace perder al mayor, parte de la que se le dedicaba a él. La conducta
de la madre hacia los hijos cambia durante y después del embarazo (puede aparecer
impaciente, facilidad de enfado… ) El niño hace responsable de los cambios que ve en
su madre al bebé.
 El momento evolutivo del hijo: Si aparece un hermano cuando el anterior está en la fase
de apego a la madre y requiere aún muchos cuidados, es probable que reaccione con
un comportamiento celoso, demandando más atención.
 Los favoritismos y preferencias de los padres: Los padres manifiestan preferencias por
uno de los hijos, lo que crea celos en los otros. Muchas veces los padres no son
conscientes de ello, pero son muchas las diferencias que hacen entre los hijos, entre
otras
 Los privilegios que se otorgan a los hijos según el lugar que ocupan en la familia
 La preferencia de los padres hacia un nuevo hijo de sexo diferente.
 Los favoritismos por las características distintivas de los hermanos.
 La excesiva dependencia afectiva o necesidad de uno de los padres por parte del
niño: Normalmente de la madre, lo que desencadena celos hacia el otro progenitor por
considerarle rival.
 El sentimiento de inseguridad y de inadaptación: El niño inseguro frecuentemente
envidia a los demás. Estos sentimientos suelen ser el resultado de situaciones de ridículo
en la infancia, de sentirse rechazado o bien criticado de forma severa.
 El nivel de sensibilidad de los niños: Ante la misma situación o acontecimiento, unos
responden de forma alarmante y sin embargo otros apenas presentan reacción alguna.

La persistencia de los celos, puede conducir a un desarrollo anómalo de la personalidad,


apareciendo síntomas muy diversos, como:

 Agresividad incontrolada
 Inseguridad
 Desconfianza
 Envidia
 Pérdida de autoestima.
 Humillación y vergüenza.
 Dificultades para la adaptación social.

El niño tímido. Principales manifestaciones de la conducta tímida.

1-Déficit o carencia de conductas interactivas: El niño tiene problemas para


relacionarse con sus iguales o los adultos: No participa ni pregunta en clase, le
cuesta iniciar conversaciones con otros niños o tomar la iniciativa en cualquier
actividad. Se muestra reservado y distante. Pueden también estar presentes una
pasividad excesiva, aislamiento, baja asertividad, escasa capacidad de
expresión emocional, inseguridad, lentitud y sumisión al grupo. En definitiva
presentan un escaso repertorio en habilidades sociales.

2-Conductas de temor, miedo o ansiedad: Suelen estar presentes las


conductas de ansiedad (anticipatorias de la situación o en la propia situación),
temores y miedos irracionales en el sentido de tener que expresar una opinión o
efectuar algún acto en presencia de sus iguales o adultos (en clase: p.e. leer en
alto, responder a preguntas o resolver en la pizarra algún problema).
Acompañando a los temores se produce la activación psicofisiológica (ansiedad)
que se manifiesta con temblores, rubor, tartamudeo, dolores estomacales, etc...
Lo peor es la falta de autocontrol que puede experimentar el niño ante estos
episodios lo que le puede llevar a evitar activamente situaciones concretas.

3-Problemas relativos a su auto-estima: El niño tímido es un niño que sufre y


eso le puede llevar a problemas afectivos, de baja auto-estima y una tendencia
a subestimarse e incluso a desarrollar ciertos sentimientos de inferioridad
acompañados de indefensión, ocasionalmente depresión, hipersensibilidad,
culpabilidad, atribuciones inexactas, ideas irracionales, etc... Es también
probable que haya episodios de "rompimiento emocional" que se manifiesten en
forma de llantos en momentos puntuales o también (según el niño) de conductas
disruptivas en su entorno más próximo. Finalmente, también pueden darse
quejas psicosomáticas (dolores de estomago, mareos, dolor de cabeza, etc.., en
algunas ocasiones para evitar las situaciones temidas: colegio, etc...).