Está en la página 1de 1

CAMINANDO CON HELENA G DE WHITE

En el interés por la vida de Elena White, veremos principios donde se desarrollo su


vida social, religiosa e intelectual. Un buen análisis de lo que fue su vida espiritual
será el tema a tratar en este documento.

La identidad del protagonista en su vida y obra no es carente de humor, es decir,


las ideas adoptadas de su seriedad se deba a las imágenes. Las fotografías en su
tiempo eran procesos lentos, largos y tediosos; la quietud por cierto tiempo daba
como resultado una queja que se manifestaba en el rostro. En cuanto a la
recreación no dejaba de lado su admiración por las montañas empinadas, los
paisajes coloridos, cabalgata a caballo, las orillas del mar… todas estas
experiencias le recordaban las maravillosas obras de Dios que su mente no
alcazaba a comprender. En sus espacios libres, descansando de sus deberes
como escritura y madre, los dedicaba a los paseos familiares, mostrándonos lo
humana que era a sus asuntos habituales.

En cuanto a su personalidad era rígida, severa e inflexible ante sus objetivos.


Amante de la reforma pro-salud aconsejaba: “No seamos extremistas. Si nos
vamos a equivocar, es preferible que lo hagamos del lado de las personas, y no
donde no podamos alcanzarlos”.

En cuanto a su educación no pudo culminarlos debido a su lesión en el rostro,


estando al borde de la muerte. Sin embargo la extraordinaria dedicación a la
lectura, acumulo en su mente, una escuela que solo Dios puede darnos – la
sabiduría.

En su matrimonio con Jaime White, no estaban alejados de los problemas- estos


se reflejaban en las responsabilidades literarias, ya que hacia parte de la gran
obra que se le había encomendado. El mensaje necesitaba de empuje y liderazgo
por parte de ambos.

En cuanto a su economía, dependían de manos ajenas, su transcurso por 1847-


1848 no fue el mejor. Escuchemos a Jaime White: “ todo lo que tenemos,
incluyendo nuestra ropa, sabanas y artículos del hogar, está en un baúl que mide
un metro, que a pesar de todo esta medio vacío, lo único que podemos hacer es
servir a Dios e ir donde el abra camino para nosotros”.