Está en la página 1de 9

Cuando hablamos de métodos anticonceptivos nos referimos a algo que, en

muchas ocasiones, se desvirtúa y se confunde con otras cosas. Cuando los


utilizamos, estamos hablando de una decisión pensada, desde un punto de
vista personal, en la que una mujer o un hombre toman libremente la opción
de no querer tener descendencia o de evitar tenerla hasta que la persona
quiera. Esto es muy importante tenerlo en cuenta ya que en muchas
ocasiones, se identifican los métodos anticonceptivos con otra serie de
conceptos que no son lo que esto quiere decir. Métodos anticonceptivos no
tiene que ver ni con interrupción del embarazo, no con aborto, ni con otra
serie de terminología. De lo que estamos hablando es que una persona, sea
la que sea, de una manera consciente, toma una serie de precauciones
para evitar dejar o quedarse embarazada o evitar transmitir algún tipo de
enfermedad a través de relaciones sexualeUna vez que tenemos este
concepto claro, pasamos a otro. Actualmente existen muchos tipos de
métodos anticonceptivos, para el hombre y para la mujer, con un muy alto
grado de efectividad, que ayudan a estos a ser conscientes de
su sexualidad y de las consecuencias de la misma.
Si bien es cierto que los métodos anticonceptivos son importantes, no
menos importante es toda la información que se pueda dar a la persona de
los mismos, ya sea a través de la educación sexual o el conocimiento, la
utilización de métodos anticonceptivos, los pros y los contras, la efectividad,
etc., de estos mismos métodos. En cuanto la persona es consciente de su
sexualidad y de la información necesaria alrededor de ella, así como todos
los elementos que están a disposición de esta persona para decidir si
utilizarlos o no, estamos ante una sexualidad bien dirigida.
Es importante tener claro que los métodos anticonceptivos no son de
obligado uso. Los métodos anticonceptivos están para quien quiera
utilizarlos en los momentos que quiera hacerlo. Pero lo importante es que,
de usarlos, hay que tener el conocimiento necesario para evitar cualquier
tipo de complicación.

Los más conocidos para las mujeres y los hombres son el preservativo, la
píldora, el diu, el anillo, etc. Existen otros menos conocidos igual de
efectivos que pueden ser muy positivos para las mujeres y para los
hombres. Los hay temporales y los hay definitivos, como la vasectomía de
los hombres o la ligadura de tropas en las mujeres.
La sexualidad forma parte del ser humano desde su concepción, evolucionando a lo largo de
la vida y el entorno social condiciona este desarrollo.

Los conocimientos sobre la sexualidad y las actitudes varían según la edad, el sexo y el nivel
sociocultural. Por lo tanto surgen dudas ante concepciones negativas, informaciones y
creencias erróneas que limitan la capacidad de tomar decisiones respecto a como vivir tu
propia sexualidad.

En estos momentos la sexualidad en los adolescentes y jóvenes está mediatizada por la


televisión, cine, publicidad,... hacia el acto sexual, pero esto es sólo una parte de un todo
mucho más complejo estimulante y enriquecedor para el individuo (como la amistad, las
relaciones con otros, el sentimiento de afecto, cariño, complicidad y comprensión entre dos
personas). La sexualidad en el ser humano es bastante más que el coito y, expresiones como
abrazos, caricias, besos forman parte de la relación sexual y son tan satisfactorios como las
anteriores.

 Incitan a las relaciones sexuales en jóvenes "... No. Precisamente el conocimiento


de la conducta sexual ayuda a asumir responsabilidades y afrontar los
acontecimientos con conocimiento y madurez.

 " Eso es responsabilidad de los padres ", " ya se hace en la escuela " ... La
educación sexual es un proceso continuo en el que en cada momento recibimos
información. Se realiza formalmente en la escuela, pero también de manera informal
en la familia, grupos de amigos, medios de comunicación... Es necesario que exista
coherencia y coordinación entre los diferentes ámbitos de información para que
vosotros, los jóvenes asumáis progresivamente conductas responsables.

Entonces, la sexualidad es...

 Un derecho de los jóvenes, que debe ser satisfecho desde la familia, la comunidad y
las instituciones.

 Una responsabilidad de todos, que debe basarse en una información veraz y


objetiva y en el desarrollo de una actitud positiva y responsable, no en un conjunto de
normas sobre lo que se debe o no se debe hacer.

Favorecer el diálogo sobre sexualidad en la familia, centros educativos,...

 Un proceso de comunicación basado en el diálogo, la franqueza y el respeto mutuo.


Adaptado a cada edad y a los intereses de los jóvenes. Ayuda a conocerse, a ser
responsables y a eliminar miedos y falsedades.

 Dar respuestas sinceras a todas aquellas preguntas que realicen los jóvenes sobre
sexualidad, relativas al cuerpo, sentimientos...

 Contribuir a que acepten su cuerpo de forma positiva y que valoren la capacidad de


relación que este les brinda.
1. Mitom. Narración fabulosa e imaginaria que intenta dar una explicación no racional a
la realidad Reconocimiento de mitos comunes asociados con la sexualidad

2. La mujer nunca queda embarazada en la primera relación sexual.Mito: este es uno de


los mitos más comunes y perniciosos que lleva a los adolescentes a cometer muchos
errores. Si durante la relación sexual la mujer está fértil, puede producirse el embarazo
sin importar que sea la primera, la segunda o la última relación sexual.

3. El tener relaciones sexuales de pie impide el embarazo.Mito: este es otro mito


frecuente. La posición en que se tenga la relación sexual no afecta las posibilidades de
no embarazarse. Basta que la mujer esté en su período fértil para que la posibilidad de
embarazarse si tiene relaciones sexuales esté presente.

4. Los varones, para ser más hombres, necesitan tener muchas relaciones
sexuales.Mito: la hombría no está dada por la cantidad de veces que se ha acostado
con una mujer, ni por la cantidad de mujeres que tenga “disponible”. La hombría se
mide por la responsabilidad y respeto con que el hombre vive su sexualidad,
reconociendo en ella un valor y logrando una actitud de cuidado y valoración de ella. Un
“verdadero hombre” es quien es capaz de respetar a la mujer y respetarse a sí mismo
entendiendo la relación sexual como un acto de intimidad, amor y respeto mutuo.

5. El VIH-SIDA se contagia sólo si se tiene relaciones sexuales con homosexuales o


prostitutas.Mito: cualquier persona que sea portadora del VIH lo puede transmitir a otra
a través de la relación sexual, a través del intercambio de sangre por medio de una
jeringa que contiene sangre de un portador o portadora, a través de la placenta de la
madre portadora, etc. La posibilidad de transmitir el virus no tiene que ver ni con la
condición social, la situación económica, la orientación sexual u otro; basta que la
persona tenga alguna práctica de riesgo para que ello pueda ocurrir.

6. Es común que durante la adolescencia se acceda a “dar la prueba de amor”, por


miedo a ser abandonados por la pareja.Realidad: con frecuencia los adolescentes
declaran haber tenido relaciones sexuales porque “si no lo hacía mi pareja me dejaría”,
o bien porque los demás iban a pensar de que no era suficientemente hombre o mujer,
o porque todos en el grupo lo han hecho “y no podía quedarme atrás”.Todas estas son
ideas que lejos de permitir que los adolescentes puedan valorar y vivir su sexualidad de
forma integral, los empujan a responder a los miedos y las presiones de otros.Lo
recomendable es que ellos puedan vivir la sexualidad en la pareja dentro de un proceso
de conocimiento y comunicación mutua sobre las inquietudes, las sensaciones y
expresiones del cariño y amor que se tienen, junto con sus valores y decisiones sobre
cómo enfrentar el tema de las relaciones sexuales.
La sexualidad es una característica común de los seres vivos que se
reproducen en forma sexual, es decir, que para reproducirse
intercambian gametos. En términos biológicos implica la presencia
anatómica de los órganos reproductores de un sexo u otro y la
conducta de los organismos para la reproducción.

Por sus particulares capacidades y atributos, la sexualidad en


nuestra especie tiene, además, otros significados. Constituye todo el
conjunto de comportamientos que conciernen la satisfacción de la
necesidad y el deseo sexual e incluye, indudablemente, factores
biológicos, pero, además, culturales, sociales, psicológicos y
emocionales.

La sexualidad humana está conformada por cuatro potencialidades


que se manifiestan en diferente forma en cada individuo: género,
vínculos afectivos, erotismo y reproductividad. Estos componentes
se desarrollan a lo largo de la vida del individuo.

Todos los factores que hacen posible la producción de descendientes


se relacionan con la reproductividad. Desde el punto de vista
biológico gracias a ésta es que continúa la vida de nuestra especie
sobre el planeta.

El género se refiere a la identificación social y cultural que cada


persona tiene en función de su sexo masculino o femenino. Las
conductas reflejan esta identificación, además de las características
sexuales y el papel que cada sexo desempeña en la sociedad.
Ser hombre o mujer desde el punto de vista biológico se refiere
estrictamente a las características físicas que los distinguen, y es a lo
que llamamos “sexo”. Pero el concepto de género se construye en
una sociedad que asigna a las personas atributos psicológicos,
sociales y culturales. El género tiene que ver con el grado de
identificación que se tiene con las normas sociales y culturales que
se han asignado tanto a la masculinidad como a la feminidad.

Ninguna consideración sobre la sexualidad puede estar completa sin


incluir el plano afectivo entre los seres humanos. Todos, a lo largo de
la vida, tenemos necesidades afectivas que es importante cubrir.

El afecto es la capacidad que cada individuo tiene de sentir


emociones hacia los otros, estableciendo un vínculo afectivo. Es un
sentimiento que se construye en la mente y se manifiesta cuando
estamos con otras personas.

El erotismo, está representado por la experiencia de placer


sexual. Durante una experiencia erótica las sensaciones de placer
pueden ser variadas, además implican cambios en el funcionamiento
de los órganos, por ejemplo, aumento en el ritmo cardiaco, mayor
sudoración y enrojecimiento de la piel, la erección de órganos
sexuales, entre otros. Experimentar placer sexual es natural, es una
experiencia tanto personal como compartida.

El erotismo es un componente exclusivamente humano. Todas las


personas responden de manera particular a los estímulos que llevan
a experiencias sexuales placenteras.

En la adolescencia es natural sentir la necesidad de autosatisfacerse


realizándose caricias y estimulando, sobre todo, la zona de los
genitales, lo que se conoce como masturbación.
Tanto hombres como mujeres experimentan sueños eróticos o se
tocan, de manera consciente o inconsciente, partes de su cuerpo
para sentir placer. Durante la adolescencia, los cambios hormonales
característicos producen un despertar intenso hacia el deseo sexual.
La forma en la que una persona mira o habla a otra por la que se
siente atraído, y estar consciente de que la otra persona le agrada es
otra forma de expresión del erotismo.

El concepto de salud sexual es amplio, y no sólo se refiere a la ausencia de


enfermedades y dolencias sino a un estado de completo bienestar físico y emocional.
Muchas personas que tienen vida sexual activa y no se protegen pueden adquirir
una infección de transmisión sexual (ITS), y no saber que la han contraído, lo que tiene
como consecuencia que contagien a sus nuevas parejas y la infección se propague y se
afecte a más gente.
La mejor manera de prevenir las ITS y los embarazos no deseados, si decides tener
relaciones sexuales, es empleando los métodos de sexo seguro y sexo protegido.
Sexo seguro: Consiste en compartir caricias de todo tipo, evitando el intercambio de
fluidos corporales.
Sexo protegido: Se usan preservativos. El preservativo o condón es uno de los
métodos con mayor eficacia utilizados para evitar el embarazo y la transmisión de ITS, así
como el virus del papiloma humano y el VIH-sida.
Las ITS han proliferado enormemente porque tienen tres aliados poderosos: la
ignorancia, la vergüenza y el miedo. En este punto abordaremos las dos ITS que más
preocupan en la actualidad, ambas causadas y transmitidas por virus: el papiloma
humano y el VIH-sida.
En la actualidad ya existe vacuna para el virus del papiloma humano (VPH) que
debe aplicarse preferentemente antes del inicio de la vida sexual. No se desarrolla sólo en la
mujer, afecta también a los hombres por lo que la prevención y los cuidados deben dirigirse
a ambos sexos.
El contacto sexual representa para el virus del papiloma humano una oportunidad
excepcional de contaminar a otro huésped, y aunque en la mayor parte de esos casos el
contagio se produce a través de los órganos genitales, hay casos en que también pueden
transmitirse por medio de las mucosas de otros órganos (como la boca, el ano y el recto), e
incluso por la piel si existe alguna lesión.
En 2001, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calculó que alrededor de 630
millones de personas en todo el mundo (entre 9% y 13%) estaban infectadas con el VPH.
Para el año 2012, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus
siglas en inglés) registró 14.1 millones de nuevos casos; aproximadamente hay 6 000
muertes por este padecimiento en México, es decir, 12 mujeres mueren diariamente por
cáncer cérvico uterino en nuestro país.
La mayor parte de las personas portadoras de VPH nunca lo sabrán, pues
generalmente la infección no causa ningún síntoma, a no ser que provoque verrugas
genitales. La falta de síntomas lleva a que muchas personas puedan contagiarse sin
conciencia de ello.