Está en la página 1de 29

PROFE.

JAMES SCIOTE (Orcid ID: 0000-0002-9592-9538)

DR. ROMAIN NICOT (Orcid ID: 0000-0001-7391-2121)

tipo de artículo : Artículo original

hábitos parafuncionales orales o disfuncionales preoperatorios están asociados con los trastornos
temporomandibulares después de la cirugía ortognática.

Un estudio de cohorte observacional.


Aceptado el artículo

Los hábitos orales afectan TMD después de la cirugía ortognática

Fanny Bruguiere 1, James J. Sciote 2, Thomas Roland-Billecart 1, Gwénaël Raoul 3,


François Machuron 4, Joël Ferri 3, Romain Nicot 3

1 Univ. Lille, Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial, CHU de Lille, F-59000 Lille, Francia

2 Departamento de Ortodoncia, Universidad de Temple, Filadelfia, PA, EE.UU..

3 Univ. Lille, Departamento de cirugía oral y maxilofacial, CHU Lille, INSERM U 1008, Controlled Drug Delivery Systems

y biomateriales, F-59000 Lille, Francia

4 Univ. Lille, Lille CHU, EA 2694 - santé publique: épidémiologie et qualité des

soins, F-59000, Lille, Francia

Autor correspondiente: romain.nicot@gmail.com

Comité de Ética de aprobaciones para el Estudio:

Temple University IRB: Certificado 13438

Universidad de Lille CPP (Comité para la Protección Personal): CPP12 / 44

Este artículo ha sido aceptado para su publicación y sometido a revisión por pares lleno, pero no ha pasado por el proceso de

corrección de estilo, composición, paginación y corrección de pruebas, lo que puede dar lugar a diferencias entre esta versión y la

versión del registro. Por favor citar este artículo como doi: 10.1111 / joor.12749

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
revelaciones:

Este trabajo es apoyado por el Instituto Nacional de Dental y Craneofacial la investigación a través de una subvención al Dr. Sciote;
Influencias hereditarios musculoesqueléticos en maloclusión - R21DE022427.

RESUMEN:

Antecedentes: temporomandibular trastornos (TMDS) son frecuentes y desactivación, y por lo tanto,

evitando que es un importante problema de salud. La combinación de tratamientos ortodóncicos y quirúrgicos

para maloclusiones se ha demostrado que afectan a la salud de la articulación temporomandibular (ATM). Sin embargo,
Aceptado el artículo

publicaciones sobre los factores de riesgo que predicen los resultados negativos de la ATM después ortognática

cirugía son escasas.

Objetivo: Presentar estudio de cohorte prospectivo se llevó a cabo para identificar una asociación

entre los hábitos preoperatorios disfuncionales / parafuncionales orales y presencia de TMD

síntomas después de la cirugía ortognática.

Método: Se incluyeron 237 pacientes sometidos a la ortodoncia y tratamiento quirúrgico para

maloclusiones asociadas con deformidades dento-facial dentro del Departamento de Cirugía Oral y

La cirugía maxilofacial de la Universidad de Lille. Su parafuncional y disfuncional orales

hábitos se registraron a través de la exploración clínica junto con la presencia de síntomas de TTM

antes y después de la cirugía. De acuerdo con los Criterios de Diagnóstico de Investigación para

Trastornos temporomandibulares (RDC / TMD) de clasificación, los síntomas de TTM estudiadas fueron

mialgia, artralgia, desplazamiento del disco con o sin reducción.

Resultados: El análisis multivariado reveló asociaciones significativas entre el bruxismo (odds ratio

[OR] 3,17 [1,066; 9,432]), interposición lingual (OR 4.241 [1.351; 13.313]), así como primaria

deglución (OR 3,54 [1,225; 10,234]) y la presencia de síntomas postoperatorios de mialgia.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
Además, se observó una asociación significativa entre la presencia de cualquier disfuncional

hábito oral y el desplazamiento del disco postoperatoria con reducción (o 4.611 [1.249; 17.021]).

Conclusión: El bruxismo y los hábitos orales disfuncionales mostraron ser factores de riesgo para

presencia de síntomas de ATM también después del tratamiento combinado de ortodoncia y quirúrgico.

El tratamiento de estos hábitos antes de la cirugía ortognática debería ayudar a prevenir el TTM.
Aceptado el artículo

PALABRAS CLAVE: Trastornos de la articulación temporomandibular, bruxismo del sueño, maloclusión,

La cirugía ortognática, Salud Oral

FONDO:

trastorno temporomandibular (TMD) es un término colectivo que abarca numerosos

problemas clínicos con los músculos de la masticación, la articulación temporomandibular (ATM), y

estructuras asociadas 1. Ha sido visto como un proceso complejo y multidimensional

la participación de diversos factores psicosociales y ambientales que pueden contribuir a su

patogenesia 2. Las revisiones recientes de Al-Moraissai y col., 2017 están indicando que dentofacial

deformidades podría ser un factor de riesgo para la aparición de TMD (incluyendo artralgia, disco

desplazamiento, clic articulaciones, dolor miofascial, la desviación en la apertura, molienda, dolor de cabeza, conjunta

crepitación, sensibilidad palpación muscular y el dolor a la palpación de las ATM) 3-6. Más

deformidades frecuentes asociados con TTM son mordida cruzada posterior o pérdida de soporte posterior

3-5,7 y la mordida abierta anterior 7. Mientras que las maloclusiones leves pueden ser corregidos mediante ortodoncia

tratamiento por sí solo, otras implican importantes distorsiones anatómicas de las mandíbulas y requieren

combinado tratamiento ortodóncico y quirúrgico. En tales casos, una relación de la mandíbula es satisfactoria

logrado moviendo quirúrgicamente el maxilar superior y / o la mandíbula en una posición planificada de antemano.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
El impacto de los tratamientos mencionados en la ATM sigue siendo controvertido. mientras que los estudios

muestran que el tratamiento de ortodoncia solo no empeora y, de hecho, es beneficioso para TMJ-

dolor relacionado 3,8,9, resultados en cuanto a la evolución de los TTM después de la cirugía ortognática se mantienen

polémico. Ciertos investigadores han creído que la cirugía ortognática tiene un efecto positivo

efecto sobre TMD preexistente 10-12. En contraste, un estudio anterior informó resultados contradictorios

en su población, en el que TMDS preexistentes empeoraron después de la cirugía ortognática 13.

Sobre la base de dos recientes revisiones sistemáticas y meta-análisis de 2017, en su 1527 pacientes
Aceptado el artículo

en 12 estudios diferentes se incluyeron mejoras significativas en TMDS preexistentes después de

se muestra la cirugía ortognática. Sin embargo, estas revisiones sistemáticas también mostraron que una

proporción significativa de los pacientes informó empeoramiento de su condición y cierta

pacientes asintomáticos desarrollaron nueva aparición de los síntomas de TTM después del tratamiento quirúrgico 6,14.

¿Cómo podemos predecir y, por tanto, evitar que tales resultados?

En su revisión exhaustiva, Valladares-Neto et al. (2013) estudiaron los factores predictivos que

influir en la aparición de TMD después de la osteotomía mandibular 15. factores predictivos que

empeorado los síntomas de TTM fueron el sexo femenino, Clase II y deformidades mordida abierta. Para nuestro

conocimiento, ningún estudio ha investigado la influencia de la disfuncional y parafuncional orales

hábitos de salud en la ATM después de la cirugía ortognática cuando estos hábitos son comúnmente reportados en

pacientes con deformidades dentofaciales y se conocen factores de riesgo para el TMD de la general

población. De hecho, los hábitos parafuncionales como el bruxismo y el pulgar o el pezón y chupar

disfunciones tales como la incompetencia labial, empuje de la lengua, la deglución disfuncional, y

respiración por la boca excesiva son frecuentes en pacientes con maloclusiones 16,17. Éstas eran

demostrado ser factores de riesgo para la recaída después del tratamiento ortodóncico-quirúrgico 18. Por otra parte, una

asociación también existe entre el bruxismo y doloroso TMD en la población general 19,20.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
De acuerdo con ello, nuestro objetivo principal en este estudio de cohorte prospectivo fue identificar una asociación

entre los hábitos orales parafuncionales y disfuncionales y la presencia de síntomas de TTM

después de la cirugía ortognática. El objetivo secundario fue evaluar la asociación

entre estos hábitos orales y la presencia de síntomas de TTM en pacientes con dentofacial

deformidades antes de la cirugía ortognática.


Aceptado el artículo

MATERIALES Y MÉTODOS:

Este estudio de cohorte prospectivo se llevó a cabo en el Departamento de Cirugía Oral y

La cirugía maxilofacial de la Universidad de Lille, en Francia. El protocolo de investigación fue validado

por el Comité de Ética independiente francesa y la junta de revisión institucional de la

Universidad de Temple. Todos los pacientes procuraron su consentimiento escrito.

Los pacientes que se sometieron a tratamiento ortodóncico y quirúrgico para maloclusiones asociadas

se incluyeron con deformidades dentofaciales a partir de febrero de 2013 a abril de 2015. La edad, el sexo, la cara

biometría, hábitos orales parafuncionales y disfuncionales, así como los síntomas de la ATM eran

registrado durante el examen preoperatorio por un solo practicante (RN). síntomas de la ATM

se evaluaron 1 año después del tratamiento quirúrgico. Todos los pacientes con un neurológica o sistémica

estado, con trastornos en el desarrollo de la ATM que podrían influir en los TTM, o para quienes

información sobre los hábitos orales parafuncionales y disfuncionales o síntomas de la ATM eran

disponible fueron excluidos del estudio.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
El análisis cefalométrico

datos cefalométricos se evaluaron y se clasificaron de acuerdo con el análisis Delaire 21.

Esto nos permitió determinar con precisión el morfotipo craneofacial exacta de cada paciente.

Los pacientes se clasificaron en uno de los seis grupos morfológicos craneofaciales que incluían una

variación de sagital maloclusión mandíbula esquelético, ya sea de Clase II o Clase III, y una variación de

verticales relación abierta oclusal del esqueleto mordida, mordida profunda, o mordedura normal. anterior facial

asimetría se identificó mediante la medición de la desviación de la línea media dental mandibular, y


Aceptado el artículo

asimetría se consideró cuando la desviación era ≥2 mm.

hábitos orales disfuncionales y parafuncionales

Antiguos o actuales hábitos orales parafuncionales y disfuncionales se registraron durante

la entrevista preoperatoria. Se pidió a los pacientes para responder a preguntas acerca de la modificados

RDC / TMD Cuadernillo La Behavior Checklist oral (por ejemplo, durante el día, no se muerde los dedos,

uñas o cutículas?) 22. Las preguntas seleccionadas se muestran en la figura 2. Una disfuncional

hábito oral se define como la desviación constitucional de una función oral normal, tal como la deglución,

hablar y respirar. rehabilitación funcional estricta es necesaria para corregir estos hábitos 18.

hábitos orales disfuncionales evaluados en nuestro estudio fueron labial empuje la incompetencia, la lengua,

deglución disfuncional, y la respiración boca excesiva. Por otro lado, parafuncional

hábitos orales son gestos orales, completamente separado de funciones que impliquen la zona oral.

Ohrbach y Michelotti 23 parafunciones describir como oral, masticatoria y comportamientos faciales que

no sirven a ningún propósito funcional. Este término amplio puede incluir un anfitrión entero de acciones

y hábitos que pueden ser detenidas sin rehabilitación. Se analizaron las siguientes

parafunciones en el presente estudio: el bruxismo, onicofagia, y el pezón y el pulgar

succión. El bruxismo es el hábito bucal parafuncional más estudiados y más frecuentemente observada.

Lobbezoo et al. 24,25 se define como una actividad mandíbula-muscular repetitivo caracterizado por apretar

o molienda de los dientes y / o mediante arriostramiento o de empuje de la mandíbula. De acuerdo a lo internacional

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
consenso 24,25, bruxismo se diagnostica basándose en el autoinforme y el examen clínico.

En consecuencia, el examen de polisomnografía no se realizó en este estudio. Cuando

hábitos orales parafuncionales y disfuncionales persistieron después de la operación, rehabilitación oral era

propuesto sistemáticamente.

estado de TMD
Aceptado el artículo

estado de TMD se clasificó, siguiendo los criterios diagnósticos de investigación para temporomandibular

trastornos (RDC / TMD) 26,27 en cuatro síntomas: dolor miofascial con o sin bucal limitada

abertura (mialgia), artralgia, desplazamiento del disco con reducción (DDR), y el disco

desplazamiento con reducción con bloqueo intermitente (DDWR). El dolor miofascial es un curso

dolor de origen muscular que se ve afectada por el movimiento de la mandíbula, la función, o parafunciones y Can

ser replicado con la palpación de los músculos de la masticación. El dolor miofascial con la boca limitada

apertura se caracteriza por la aparición del dolor cuando se abre la boca. Artralgia

es un dolor continuo proveniente de las articulaciones que se ve afectada por el movimiento de la mandíbula, la función, o parafunciones

Y se replica con la prueba de provocación de la ATM. desplazamiento del disco se diagnostica con la

presencia de ruido de la ATM (s) con movimiento de la mandíbula o función en los últimos 30 días o haciendo clic,

hacer estallar, y / o romperse ruido durante la apertura y cierre de la boca en al menos uno de los tres

repeticiones de movimientos de la mandíbula. desplazamiento del disco con bloqueo intermitente es detectado por

palpación cuando el disco está en una posición anterior con respecto a la cabeza del cóndilo y el disco

no reduce la apertura de la boca. Estos síntomas se evaluaron durante el

examen preoperatorio y 1 año después del tratamiento quirúrgico.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
análisis estadístico

Se utilizaron análisis estadísticos multivariantes para determinar la presencia o aparición de

síntomas de ATM antes y después de un tratamiento de ortodoncia quirúrgica para cada parafuncional y

hábito disfuncional. Los análisis se ajustaron por edad, sexo, y el perfil cefalométrico.

Las variables cuantitativas se describieron mediante media y la desviación estándar o mediana y

intercuartil valores de rango (IQR). La normalidad de las distribuciones se verificó con la ayuda de

gráficos y la prueba de Shapiro-Wilk. Las variables cualitativas se describen utilizando frecuencias


Aceptado el artículo

y porcentajes. Con un tamaño de muestra suficiente, la relación entre los eventos adversos

y PARA / disfunciones fue apreciado utilizando regresiones logísticas. Estos análisis fueron

ajustado por edad, género, y morfotipo craneofacial (plano sagital, plano vertical, y

asimetría facial). El umbral de significación fue de 0,05. Los análisis se realizaron utilizando

el software SAS (versión 9.4; SAS Institute, Cary NC, EE.UU.).

RESULTADOS:

Desde febrero 2013 hasta abril 2015, 237 pacientes fueron reclutados en este estudio; de estos,

19 pacientes fueron excluidos debido a la falta de información sobre los hábitos orofaciales o pérdida

Seguir. síntomas de TTM postoperatorias se registraron en 171 pacientes. La Figura 1 presenta una

gráfico que describe la selección de pacientes fluir. Características descriptivas de la población de estudio son

resumen en la Tabla 1.

En total, 89,9% de los pacientes mostró presencia preoperatoria de parafunciones orofaciales o

disfunciones. El grupo disfunción incluido 164 (75,2%) pacientes con al menos una

disfuncional hábito oral: deglución disfuncional (33,5%), respiración oral (53,2%), labial

incompetencia (50,0%), o empuje de la lengua (33,0%). El grupo incluía 116 parafunciones

(53,2%) pacientes que tenían al menos un hábito bucal parafuncional: bruxismo (23,4%), morderse las uñas

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
(13,3%), o el pulgar (23,4%) o el pezón chupar (8,3%) (Tabla 2). Con respecto a la ATM, 64

(29,3%) pacientes tuvieron al menos un síntoma TMD antes de la cirugía (mialgia [14,7%], artralgia

[12,8%], DDR [22,9%], DDWR [1,8%]), frente a 50 (29,2%) pacientes después de la cirugía (mialgia

[11,1%], artralgia [15,2%], DDR [17,5%], DDWR [4,1%]).

Relación entre los hábitos orofaciales y mialgia postoperatoria


Aceptado el artículo

En el análisis multivariante, se encontró una relación significativa entre la mialgia postoperatorio

y bruxismo (p = 0,0381), la deglución disfuncional (p = 0,0196), así como empuje de la lengua

(P = 0,0133) (Tabla 3).

Relación entre los hábitos orofaciales y DDR postoperatoria

Se encontró una asociación significativa entre la presencia de cualquier hábito bucal disfuncional

y la presencia de DDR (p = 0,02) (Tabla 4).

Relación entre los hábitos orofaciales y mialgia preoperatoria

Después de ajustar por posibles factores de confusión demográficos y cefalométricas mediante el uso de logística

regresión, se encontró una asociación significativa entre mialgia preoperatoria y el bruxismo

(P = 0,0195) (Tabla 5).

Relación entre los hábitos orofaciales y empeoramiento de los síntomas de TTM

En general, 30 pacientes mostraron la presencia de al menos un síntoma nuevo después de TMD

cirugía. Sin embargo, no se encontró una asociación significativa entre la presencia de orofacial

disfunción o parafunciones y la aparición de al menos un síntoma TMD después de la cirugía.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
DISCUSIÓN:

Según Jean Delaire, el logro de la alineación dental perfecta por sí sola no es la

único criterio para determinar el éxito de una cirugía ortognática. Una cirugía exitosa

también debe proporcionar buenos resultados estéticos con daño tisular TMJ limitado 28 y mantenimiento

vías respiratorias de funcionales 29,30.

Osteotomía sagital bilateral mandibular (OSMB) puede afectar a la ATM y los músculos masticatorios.
Aceptado el artículo

Por lo tanto, los cirujanos que realizan osteotomía mandibular tienen que ser extremadamente cuidadoso y el uso

diferentes estrategias quirúrgicas (por ejemplo, realizar el reemplazo cóndilo manualmente) a fin de garantizar

óptima salud de la ATM postoperatorio. Los investigadores anteriores han evaluado diversos métodos

tales como despertar durante la cirugía para comprobar la posición condilar 31 o perioperatoria rígido

la fijación cóndilo 32. A pesar de tales estudios y las precauciones, los malos resultados de la ATM son con frecuencia

reportado después de la osteotomía mandibular. La línea más reciente de la investigación involucra

la búsqueda de factores de riesgo que pueden predecir la aparición de los síntomas de TTM después de la cirugía,

y los factores predictivos conocidos son el sexo femenino, Clase II y mordida abierta deformidades, y

osteosíntesis rígida 15,28. Nuestro estudio de cohorte reveló nuevos factores de influencia: disfuncional

hábitos de higiene bucal y el bruxismo.

Entre todos los hábitos parafuncionales estudiados, sólo el bruxismo se asoció con pre y

post-operatorio TMD. Antes de la cirugía, los pacientes con bruxismo tuvieron la oportunidad de 2,7 veces

a sufrir de TMD, mientras que después de la cirugía, este valor aumentó a 3,17. Lobbezoo et al. 24

bruxismo del sueño se define como la actividad de los músculos masticatorios durante el sueño, que se caracteriza por rítmico

(Fásica) o (tónica) la actividad muscular no rítmico, y bruxismo despierto como los músculos masticatorios

actividad durante la vigilia, caracterizado por contacto de los dientes repetitiva o sostenida. En nuestro

estudio, agrupamos el sueño y el bruxismo despierta en un solo grupo (bruxismo). Más conocidos

métodos para diagnosticar el bruxismo son polisomnografía, electromiografía, y el uso de

cuestionarios. La polisomnografía y la electromiografía se han considerado como el más

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
efectiva (estándar de oro) los métodos de diagnóstico, pero tienden a aumentar los gastos de estudio

exorbitantemente, y el uso de estos métodos para el diagnóstico puede ser difícil con muestras grandes

33. Como resultado, varios autores utilizan cuestionarios como una herramienta de diagnóstico accesible para

bruxismo. De hecho, los cuestionarios se pueden utilizar fácilmente en grandes muestras de estudio, que en gran medida

análisis SIDA y la evaluación estadística de los resultados del estudio, así 20. Lobbezzo et al. 24

confirmó que la evaluación de la percepción subjetiva de bruxismo del sueño o despierto sigue siendo el

herramienta principal en la investigación y la práctica clínica bruxismo, siempre y cuando la auto-informes se mejora a
Aceptado el artículo

mejorar la fiabilidad y validez en comparación con las medidas instrumentales. En nuestro estudio, hemos utilizado

libre presentación de informes durante el examen preoperatorio para evaluar el bruxismo. Basado en esto

consenso internacional publicada en 2018 24, bruxismo no debe ser considerada como una

confusión, sino como un comportamiento que puede ser clasificado como inofensivo, un factor de riesgo, o una protección

factor para la implicación clínica. En los pacientes con deformidades dentofaciales, bruxismo como un comportamiento

se clasifica como un factor de riesgo para la aparición de TMD antes y después de la cirugía ortognática.

Esta conclusión puede explicarse por el hecho de que el uso repetitivo de los músculos masticatorios

durante el bruxismo ejerce fuerzas que dañan los tejidos en la ATM. Por otro lado, el impacto de

bruxismo en TMD postoperatoria podría explicarse por la reducida capacidad de adaptación de masticatorio

músculos después de la intervención quirúrgica.

Entre las cuatro disfunciones analizados en el presente estudio, dos eran significativamente

asociada con mialgia postoperatorio: deglución disfuncional y empuje de la lengua.

Los pacientes que se presentan con la deglución disfuncional antes de la cirugía ortognática tenían un 3,5 veces

probabilidad de desarrollar síntomas mialgia 1 año después de la cirugía, mientras que los que presentan

empuje de la lengua antes de la cirugía ortognática tuvo la oportunidad de 4,2 veces de mialgia en desarrollo

síntomas 1 año después de la cirugía. Por otro lado, la presencia de al menos uno de los cuatro

hábitos disfuncionales orofaciales se asoció significativamente con DDR, lo que significa que

pacientes que tenían al menos un hábito disfuncional antes del tratamiento tuvieron la oportunidad de 4,6 veces

desarrollar reducibles el desplazamiento disco 1 año después de la cirugía. El análisis estadístico fue

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
lleva a cabo teniendo en cuenta los factores de confusión primarios (sexo, género, craneofaciales

morfotipo, y biometría facial). Las disfunciones evaluados se pueden separar en dos

grupos: mientras que respirar por la boca y la incompetencia labial son en su mayoría resultado de la nariz

obstrucción, empuje de la lengua y la deglución disfuncional resultado de una disfunción global del

el complejo hyo-lingual 28. Además, la incompetencia labial puede resultar de intromisión nasal

o de deformidades mordida abierta; en tales casos, las limitaciones anatómicas asociadas inhiben

cierre la boca. En nuestro estudio, las disfunciones que afectan TMD fueron los resultantes de
Aceptado el artículo

disfunción del complejo hyo-lingual. Este hallazgo podría explicarse por el fuerte impacto

de estas disfunciones en músculos de la masticación, que ejercen fuerzas que dañan los tejidos de la articulación temporomandibular.

La asociación entre los hábitos orales disfuncionales y deformidades dentofaciales es complejo

16,17,33, y es difícil de aclarar si la disfunción causó la deformidad o viceversa.

Sin embargo, está claro que las deformidades y disfunciones son colectivamente responsables de la

equilibrio maxilofacial. La cirugía ortognática cambia este equilibrio mediante la corrección de la cara

estructura osea; Esto ejerce fuerzas que alteran en el complejo de hyo-lingual. sin embargo, el

presencia de disfunciones orales obstaculizaría la adaptación exacta de este complejo y puede conducir

a la recaída. También puede explicar la necesidad de que las fuerzas más fuertes para adaptar el complejo hyo-lingual

para lograr el nuevo equilibrio deseado maxilofacial, lo que daña la articulación temporomandibular.

En una revisión sistemática realizada en 2010, Lobbezoo et al. 20 se indica que la mayor parte

investigaciones sobre la relación entre el bruxismo y TMD carecen de especificidad. Sin embargo,

casi todos los estudios sobre la percepción subjetiva de bruxismo o clínica había informado de una asociación positiva

entre el bruxismo y TMD. Desde entonces, varios se han realizado mejoras en el diagnóstico

por la generalización del uso de los criterios de diagnóstico para los trastornos temporomandibulares

(DC / TMD) para evaluar TMD y por validación de cuestionarios tales como el Comportamiento Oral

Lista de verificación para evaluar los hábitos orales.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
Nuestros resultados fueron similares a los resultados observados en la población general en la asociación

entre el bruxismo despierto y TMD. De hecho, Michelotti et al. 34 encontrado una asociación positiva

entre el bruxismo despierto y mialgia, así como el desplazamiento del disco; aquí, el bruxismo era

evaluó mediante cuestionarios del folleto RDC / TMD (Oral lista de verificación de comportamiento). Huang et

Alabama. 35 encontrado una asociación positiva de “apretar”, que es similar al bruxismo despierto, con

“Mialgia solamente” y “mialgia con artralgia” grupos; Por otra parte, similar a nuestros hallazgos, sin

asociación se observó entre “artralgia solamente” y apretar. En 2017, Berger et al. 36


Aceptado el artículo

estudiado la asociación entre sueño / vigilia / bruxismo mezclado y TMD y encontrado un positivo

asociación entre el bruxismo despierto y TMD en pacientes masculinos. Por otro lado, mezclado

bruxismo se asoció con TTM en todos los pacientes. Esta evaluación es muy similar a los hallazgos

de nuestro estudio ya que incluía el sueño y el bruxismo despierto. Sin embargo, ninguna asociación era

identificada entre el bruxismo del sueño y TMD.

De hecho, los resultados respecto bruxismo del sueño siguen siendo controvertidos. Mientras Berger et al. encontrado

asociación entre bruxismo del sueño y TMD, Fernandes et al. 37 encontrado una relación entre la semana

dormir el bruxismo y TMD. Además, Coutinho et al. 38 encontró que los estudiantes con el sueño

bruxismo tenía unas 5,28 veces mayor probabilidad de desarrollar TMD. Es de destacar que esta fuerte

asociación es marcadamente diferente de los hallazgos de los estudios iniciales sobre el bruxismo del sueño, lo que podría

atribuirse al alto nivel de estrés y la ansiedad se observa en la población de

estudiantes no graduados. Sin embargo, la asociación positiva reportados por Coutinho et al. es

similar a la asociación positiva observó en nuestro estudio. Esto indica que los síntomas de TTM puede

evolucionar durante toda la vida y puede empeorar durante momentos de estrés, tales como exámenes, como se observa por

Coutinho et al., O después de la cirugía, como en nuestro estudio. Sin embargo, la comparación con nuestros resultados pueden

no ser completamente exactos, ya que agrupamos bruxismo del sueño y despertar juntos. Hasta la fecha,

ningún estudio ha evaluado la asociación con el bruxismo en los pacientes que presentan dentofacial

deformidades o el papel de bruxismo como un factor de riesgo para el TMD postoperatoria.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
Por otro lado, no se observó asociación significativa entre TMD pre- o post-operatorio

y los hábitos parafuncionales (aparte de bruxismo). Al igual que en nuestros hallazgos, Michelotti et al. 34

no encontró ninguna asociación significativa entre morderse las uñas y TMD. Del mismo modo, Van der Meulen et

Alabama. 39 encontrado ninguna asociación significativa entre los hábitos parafuncionales y TMD; utilizaron el

Lista de comprobación Comportamientos Oral para evaluar parafunciones. En contraste, Fernandes et al. 37 informó de una

asociación significativa entre parafunciones (clavo / pluma / lápiz / labio / mejilla morder, descansando uno de

la cabeza en la mano de uno, y la goma de mascar) y TMD; Por otra parte, la asociación tenía mayor
Aceptado el artículo

probabilidades si estos hábitos se asociaron con bruxismo despierto. La diferencia entre los resultados de

este estudio y los de nuestro estudio podrían explicarse por la diferencia en la elección de la

parafunciones evaluados como no evaluamos la posición para dormir o la goma de mascar. En

Además, Fernandes et al. incluyó sólo mujeres en su estudio, mientras que nuestra población de estudio tenía

los pacientes de ambos sexos.

En cuanto a disfunciones, lengua deglución de confianza y disfuncional resultó ser una

factor de riesgo para mialgia postoperatoria y la presencia de cualquier disfunción fue un factor de riesgo para

DDR después de la cirugía. Pocos estudios que evaluaron la asociación entre las disfunciones orales

y TMD también han reportado resultados similares 40,41. de Cortese et al. 40 estudio reveló un positivo

asociación entre estas disfunciones y ruido conjunta de clic. En 2005, el Castillo et al. 41

reportado una asociación positiva entre la deglución atípica y TMD pero no encontró

asociación entre la respiración boca y TMD. Sin embargo, los estudios antes mencionados

carecer de especificidad y los resultados no pueden ser comparados con precisión con la nuestra porque el estudio

población está constituida por los niños y los criterios RDC / TMD no se utilizaron para evaluar los TTM. A

nuestro conocimiento, ningún estudio ha evaluado parafunciones o disfunciones como factores de riesgo para

TMD postoperatorio.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
El presente estudio tiene varias ventajas, incluyendo el hecho de que se trata de un estudio prospectivo

estudio de cohorte con una amplia muestra de pacientes y una innovadora línea de investigación. Adicionalmente,

análisis estadístico se realizó teniendo en cuenta identificado factores de confusión 28,42.

Sin embargo, nuestro estudio tiene ciertas limitaciones, tales como la presencia de un bajo número de pacientes

en cada grupo. Aunque la muestra total del estudio era relativamente grande (237 pacientes), el

números en grupos parafunciones y disfunción individuales eran relativamente bajos, por lo tanto

debilitar el poder estadístico del estudio. Sin embargo, análisis multivariante se


Aceptado el artículo

llevado a cabo con éxito a pesar de estos números bajos. Por otra parte, no tuvo en cuenta el estrés

y la depresión como factores de confusión. Campi et al. 43 demostrado que la presencia de

la depresión contribuye significativamente al aumento de la sensibilidad al dolor en las mujeres que sufren de

TMD. De La Torre Canales et al. 44 encontrado una alta prevalencia de somatización y depresión

en pacientes con TTM. Estas dimensiones psicológicas deberían haberse tenido en cuenta en

nuestro estudio utilizando el eje II de la RDC / TMD. Además, el bruxismo despierto no se separó

de bruxismo del sueño. Teniendo en cuenta la más reciente consenso internacional 24,25, tendría

sido interesante evaluar por separado el impacto del sueño y el bruxismo despierta en

TMD postoperatorio. Por último, el TMD / ATM evolucionar y sanar durante un largo periodo de tiempo después de

cirugía ortognática, y por lo tanto, habría sido interesante evaluar el impacto de las

bruxismo y disfunciones en TMD en el largo plazo o sobre la resorción condilar 45.

Conclusión:

Bruxismo y disfuncionales hábitos orales mostraron ser factores de riesgo para la presencia de TMD

síntomas también después de combinar el tratamiento ortodóncico y quirúrgico. El tratamiento de tales hábitos

antes de la cirugía ortognática debe ayudar a prevenir resultados adversos para la salud TMD. Sin embargo,

Los resultados de este estudio transversal deben ser confirmados en prospectivo aleatorizado

Pruebas controladas.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
Los autores reportan ningún conflicto de intereses.

REFERENCIAS:

1. McNeill C. Gestión de los trastornos temporomandibulares: Conceptos y controversias. El Journal


of Prosthetic Dentistry. 1997; 77 (5): 510-522.

2. Maixner W, Diatchenko L, Dubner R, et al. El dolor orofacial evaluación prospectiva y Estudio de Evaluación de Riesgo
- El Estudio Oppera. El Journal of Pain. 2011; 12 (11): T4-T11.e2.
Aceptado el artículo

3. Egermark I, T Magnusson, Carlsson GE. A 20 años de seguimiento de los signos y síntomas de trastornos
temporomandibulares y maloclusiones en sujetos con y sin tratamiento de ortodoncia en la infancia. Orthod ángulo. 2003; 73 (2):
109-115.

4. Miller JR, Burgess JA, Critchlow CW. Asociación entre retrognatia mandibular y trastornos de la ATM en las
mujeres adultas. J Dent Salud Pública. 2004; 64 (3): 157-163.

5. Thilander B, Rubio G, Pena L, de Mayorga C. La prevalencia de la disfunción temporomandibular y su


asociación con la maloclusión en niños y adolescentes: un estudio epidemiológico relacionado con etapas especificadas
de desarrollo dental. Orthod ángulo.
2002; 72 (2): 146-154.

6. Al-Moraissi EA, Pérez D, E. Ellis pacientes Do con maloclusión tienen una mayor prevalencia de trastornos
temporomandibulares que los controles, tanto antes como después de la cirugía ortognática? Una revisión sistemática y
meta-análisis. J Craniomaxillofac Surg.
2017; 45 (10): 1716-1723.

7. Nebbe B, el mayor PW, Prasad NG. Adolescente morfología craneofacial femenina asociada con avanzado
desplazamiento ATM disco bilateral. Eur J Orthod. 1998; 20 (6): 701-
712.

8. Mohlin BO, Derweduwen K, R Pilley, Kingdon A, Shaw WC, Kenealy P. La maloclusión y el trastorno
temporomandibular: una comparación de los adolescentes con moderada a severa disfunción con los que no tienen signos y
síntomas del trastorno temporomandibular y su posterior desarrollo a 30 años de edad . Orthod ángulo. 2004; 74 (3): 319-327.

9. Henrikson T, Nilner M, Kurol J. Signos de trastornos temporomandibulares en niñas que reciben tratamiento de
ortodoncia. Una comparación prospectivo y longitudinal con no tratados maloclusiones de clase II y los sujetos oclusión
normal. Eur J Orthod. 2000; 22 (3): 271-281.

10. Westermark A, Shayeghi F, disfunción Thor A. temporomandibular en 1.516 pacientes antes y después de la
cirugía ortognática. Int J adultos Orthodon Orthognath Surg.
2001; 16 (2): 145-151.

11. De Clercq CA, Abeloos JS, Mommaerts MI, Neyt LF. Los síntomas de la articulación temporomandibular en una
población de la cirugía ortognática. J Craniomaxillofac Surg. 1995; 23 (3): 195-
199.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
12. Abrahamsson C, Henrikson T, Nilner M, Sunzel B, Bondemark L, Ekberg CE. TMD antes y después de la corrección
de las deformidades dentofaciales mediante un tratamiento de ortodoncia y ortognática. Int J Oral Maxillofac Surg. 2013; 42 (6):
752-758.

13. Wolford LM, Reiche-Fischel O, Mehra P. Los cambios en disfunción de la articulación temporomandibular
después de la cirugía ortognática. J Oral Maxillofac Surg. 2003; 61 (6): 655-660; discusión 661. doi: 10.1053 /
joms.2003.50131

14. Al-Moraissi EA, Wolford LM, Pérez D, Laskin DM, Ellis E. ¿La cirugía ortognática causa o cura temporomandibulares
Trastornos? Una revisión sistemática y meta-análisis. J Oral Maxillofac Surg. 2017; 75 (9): 1835-1847.

15. Valladares-Neto J, Cevidanes LH, Rocha WC, Almeida G de A, Paiva JB de, respuesta RinoNeto J. TMJ a la
Aceptado el artículo

cirugía de avance mandibular: una visión general de los factores de riesgo.


Revista de Ciencia Aplicada oral. 2014; 22 (1): 2-14.

dieciséis. Kurabeishi H, Tatsuo R, Makoto N, Kazunori F. Relación entre presión de la lengua y la morfología maxilofacial en
niños japoneses en base a la clasificación esquelético.
Journal of Rehabilitation Oral. De julio de 2018.

17. Shikata N, Ueda HM, Kato M, et al. Asociación entre la obstrucción respiratoria nasal y la posición de la mandíbula
vertical. Journal of Rehabilitation Oral. 2004; 31 (10): 957-
962.

18. Ferri J. recidivas et degradaciones de résultats en chirurgie orthognathique. Revue de Stomatologie, Cirugía
Máxilo-de faciale et de Cirugía Orale. 2014; 115 (4): 250-260.

19. Blanco Aguilera A, Gonzalez Lopez L, Blanco Aguilera E, et al. Relación entre el bruxismo del sueño auto-reporte y el
dolor en pacientes con trastornos temporomandibulares. Journal of Rehabilitation Oral. 2014; 41 (8): 564-572.

20. Manfredini D, Lobbezoo F. Relación entre el bruxismo y los trastornos temporomandibulares: una revisión
sistemática de la literatura 1998-2008. La cirugía oral, Medicina Oral, Patología Oral, Oral Radiology, y Endodoncia. 2010; 109
(6): e26-e50.

21. Delaire J, Schendel SA, Tulasne JF. Un análisis craneofacial arquitectónico y estructural: un nuevo análisis
cefalométrico lateral. Oral Surg Oral Pathol Oral Med.
1981; 52 (3): 226-238.

22. Ohrbach R, MR Markiewicz, McCall Jr WD. Estado de vigilia comportamientos parafuncionales orales: especificidad
y validez según la evaluación de la electromiografía. European Journal of Sciences oral. 2008; 116 (5): 438-444.

23. Ohrbach R, Michelotti A. El papel del estrés en la etiología de parafunciones Oral y dolor miofascial. Clínicas de
cirugía oral y maxilofacial de América del Norte. 2018; 30 (3): 369-
379.

24. Lobbezoo F, Ahlberg J, Raphael KG, et al. consenso internacional sobre la evaluación de bruxismo: Informe de
un trabajo en progreso. Journal of Rehabilitation Oral. junio
2018.

25. Lobbezoo F, Ahlberg J, Glaros AG, et al. El bruxismo definido y graduada: una

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
consenso internacional. Journal of Rehabilitation Oral. 2013; 40 (1): 2-4.

26. Dworkin SF, criterios diagnósticos LeResche L. Investigación para los trastornos temporomandibulares: revisión, los
criterios, los exámenes y las especificaciones, la crítica. J Craniomandib Disord.
1992; 6 (4): 301-355.

27. Reiter S, Goldsmith C, Emodi-Perlman A, Friedman-Rubin P, Winocur E. trastornos de los músculos masticatorios
criterios de diagnóstico: la Academia Americana de Dolor Orofacial frente a los criterios de diagnóstico de investigación /
trastornos temporomandibulares (RDC / TMD): trastornos de los músculos masticatorios: RDC / TMD CONTRA EL AAOP. Journal
of Rehabilitation Oral.
2012; 39 (12): 941-947.

28. Nicot R, Vieira AR, Raoul G, et al. ENPP1 y ESR1 genotipos influyen en el desarrollo de trastornos
Aceptado el artículo

temporomandibulares y la respuesta al tratamiento quirúrgico de las deformidades dentofaciales. Revista de Cirugía


Cranio-maxilofacial. 2016; 44 (9): 1226-1237.

29. Kitahara T, Hoshino Y, Maruyama K, E, Takahashi I. Los cambios en el espacio faríngeo de la vía aérea y la posición del
hueso hioides después de la cirugía retroceso mandibular para esquelético deformidad mandíbula Clase III en las mujeres
japonesas. American Journal of Orthodontics y Ortopedia dentofacial. 2010; 138 (6): 708.e1-708.e10.

30. Gjørup H, Athanasiou AE. Soft-tejido y cambios de perfil dentoesqueléticas asociados con osteotomía retroceso
mandibular. American Journal of Orthodontics y Ortopedia dentofacial. 1991; 100 (4): 312-323.

31. Politi M, Toro C, Costa F, Polini F, Robiony M. intraoperatoria despertar del paciente durante la cirugía ortognática: un
método para prevenir la Condylar hundimiento. Diario de cirugía oral y maxilofacial. 2007; 65 (1): 109-114.

32. Luhr HG. La importancia de la posición condilar mediante la fijación rígida en la cirugía ortognática. Clin Plast
Surg. 1989; 16 (1): 147-156.

33. Mizuno R, Yamada K, Murakami M, Kaede K, Masuda Relación Y. entre la morfología craneofacial frontal y el
equilibrio horizontal de las fuerzas de labio de cierre durante fruncir los labios.
Journal of Rehabilitation Oral. 2014; 41 (9): 659-666.

34. Michelotti A, Cioffi I, Festa P, Scala G, Farella M. parafunciones orales como factores de riesgo para subgrupos de
diagnóstico TMD. Journal of Rehabilitation Oral. 2010; 37 (3): 157-162.

35. Huang GJ, LeResche L, Critchlow CW, Martin MD, Drangsholt MT. Los factores de riesgo para subgrupos de
diagnóstico de los trastornos temporomandibulares (TTM) dolorosas. Journal of Dental Research. 2002; 81 (4): 284-288.

36. Berger M, Szalewski L, Szkutnik J, Ginszt M, Ginszt A. asociación diferente entre manifestaciones específicas de
bruxismo y dolor trastorno temporomandibular. Neurologia i Neurochirurgia Polska. 2017; 51 (1): 7-11.

37. Fernandes G, Franco-Micheloni AL, Siqueira JTT, et al. parafunciones se asocian de forma acumulativa a los
trastornos temporomandibulares dolorosos en adolescentes. Brazilian Oral Research. 2016; 30 (1).

38. Nogueira Coutinho E, Pereira Rodrigues dos Santos K, Henrique Barros Ferreira E,

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
Grailea Silva Pinto R, Sánchez M. de Oliveira Asociación entre el bruxismo del sueño auto-reporte y el trastorno
temporomandibular en los estudiantes universitarios de Brasil. CRANIO®.
De julio de 2,018: 1-8.

39. van der Meulen MJ, Lobbezoo F, Aartman IHA, Naeije M. Validez de la Oral Lista de verificación de comportamientos:
correlaciones entre las puntuaciones de la OBC y la intensidad del dolor facial. Journal of Rehabilitation Oral. 2014; 41 (2): 115-121.

40. SG Cortese, Biondi AM. [Relación entre disfunciones y hábitos parafuncionales orales y trastornos
temporomandibulares en niños y adolescentes]. Arch Argent Pediatr.
2009; 107 (2): 134-138.

41. Castelo PM, Gaviao MBD, Pereira LJ, Bonjardim LR. Relación entre parafuncional orales / hábitos de succión
Aceptado el artículo

nutritiva y disfunción de la articulación temporomandibular en la dentición primaria. International Journal of Pediatric


Dentistry. 2005; 15 (1): 29-36.

42. Constant M, Nicot R, Vieira AR, Raoul G, Sciote JJ, la variación de geometría Ferri J. condilar se asocia con
la variante de ENPP1 en una población de pacientes con deformidades dento-facial. Revista de Cirugía
Cranio-maxilofacial. 2017; 45 (6): 826-830.

43. Campi LB, Jordani PC, Tenan NS, Camparis CM, Gonçalves DAG. trastornos dolorosos temporomandibulares y
la sensibilización central: implicaciones para la gestión de un estudio piloto. Revista Internacional de cirugía oral y
maxilofacial. 2017; 46 (1): 104-110.

44. De La Torre Canales G, Câmara-MB Souza, Muñoz Lora VRM, et al. Prevalencia de deterioro psicosocial en
pacientes con trastorno temporomandibular: una revisión sistemática.
Journal of Rehabilitation Oral. De julio de 2018.

45. Ferri J, Nicot R, Maes JM, Raoul G, resorciones Lauwers L. condilares y tratamiento de ortodoncia quirúrgica:
Estado del arte. Ortodoncia internacional. 2016; 14 (4): 503-
527.

TABLAS Y FIGURAS:

Tabla 1. Descripción de la población

Tabla 2. Descripción de la repartición de los hábitos orales parafuncionales y disfuncionales en nuestra

la población antes de la cirugía ortognática

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
Tabla 3. Impacto de los hábitos orales parafuncionales y disfuncionales en mialgia después ortognática

cirugía

Tabla 4. Impacto de los hábitos orales parafuncionales y disfuncionales en el desplazamiento del disco con

reducción después de la cirugía ortognática


Aceptado el artículo

Tabla 5. Impacto de los hábitos orales parafuncionales y disfuncionales en mialgia antes

cirugía ortognática

Figura 1. Diagrama de flujo del estudio

Figura 2. Cuestionario para evaluar parafunciones y disfunciones. Desde la Lista de Comportamiento oral.

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
TABLA 1. Descripción de la muestra

Características de la población de análisis N = 218

Edad - media ± desviación estándar (YO) 25,3 ± 10,5

De 14 a 68 años de edad

Las hembras - n (%) 143 (65.6)


Aceptado el artículo

características biométricas

Sagital - n (%)

clase I 1 (0,5)

clase II 148 (69.8)

Clase III 63 (29.7)

Vertical - n (%)

mordedura normal 80 (37.6)

mordida abierta 86 (40.4)

mordida profunda 47 (22.1)

Asimetría - n (%)

sin asimetría 72 (33.8)

asimetría menor 69 (32.4)

La asimetría> 2mm 72 (32)

Leyenda

YO años

N: número de observación

mi: media

DS: desviación estándar

n (%): número de observación (porcentaje)

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
TABLA 2. DESCRIPCIÓN DE LA reparto de hábitos orales disfuncionales y parafuncional en nuestra población ANTES
ORTOGNÁTICA

hábitos orales disfuncionales y parafuncionales N = 218

Parafunciones - n (%) 116 (53.2)

El bruxismo 51 (23.4)

La onicofagia 29 (13.3)

chuparse el dedo 51 (23.4)


Aceptado el artículo

succión del pezón 18 (8.3)

Disfunción - n (%) 164 (75.2)

deglución disfuncional 73 (33.5)

La excesiva respiración boca 116 (53.2)

incompetencia labial 109 (50.0)

empuje de la lengua 72 (33.0)

Leyenda:

N: número de observación

n (%): número de observación (porcentaje)

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
TABLA 3. Impacto de parafuncional y hábitos disfuncionales Mialgia DESPUÉS ORTOGNÁTICA
ceptado el artículo
Sin ajustar OR (95%
Mialgia + mialgia - Sin ajustar p OR ajustada (95% p ajustada
CI) CI)
N = 19 N = 152

Parafunciones - n (%)

El bruxismo 8 (42.1) 29 (19.1) 3,08 (1,14; 8,36) 0,027 3,17 (1,06; 9,43) 0.04

La onicofagia 0 (0,00) 21 (13.8) <0,001 (<0,001;> 999) 0.96 - -

chuparse el dedo 4 (21.1) 37 (24,34) 0,83 (0,26; 2,65) 0.75 0,63 (0,18; 2,15 0.46

succión del pezón 0 (0,00) 12 (7.9) <0,001 (<0,001;> 999) 0.97 - -

Pezón y la succión del pulgar 4 (21.1) 47 (30.9) 0,57 (0,18; 1,79) 0,46 (0,14; 1,54) 0.21

Disfunciones - n (%) 17 (89.5) 108 (71.1) 3,46 (0,77; 15,62) 0.11 4,16 (0,86; 20,05) 0.07

deglución disfuncional 10 (52,63) 46 (30.3) 2,56 (0,98; 6,72) 0.56 3,54 (1,22; 10,23) 0.02

La excesiva respiración boca 7 (36.8) 79 (52) 0,54 (0,20; 1,44) 0.22 0,69 (0,24; 2,02) 0.50

incompetencia labial 8 (42.1) 71 (46.7) 0,83 (0,32; 2,18) 0.70 0,76 (0,26; 2,21) 0.61

empuje de la lengua 11 (57.9) 45 (29.6) 3,27 (1,23; 8,69) 0,017 4,24 (1,35; 13,31) 0.01

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
Leyenda:
ceptado el artículo
- muy pocos trabajadores para realizar el análisis multivariante

N: número de observación

n (%): número de observación (porcentaje)

Negrita Estadísticamente significante

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
TABLA 4. Impacto de parafuncional y hábitos disfuncionales DISPLACMENT DISCO CON REDUCCIÓN DE DESPUÉS ORTOGNÁTICA
ceptado el artículo

DDR + DDR -
Sin ajustar OR (95% p ajustada
Sin ajustar p OR ajustada (95%
CI) CI)
50 168

Parafunciones - n (%)

El bruxismo 8 (26.7) 29 (20.6) 1,41 (0,54; 3,48) 0,46 1,48 (0,56; 0,96) 0.43

La onicofagia 4 (13.3) 17 (12.1) 1,12 (0,35; 3,61) 0,85 1,03 (0,31; 3,48) 0.96

chuparse el dedo 10 (33.3) 31 (22) 1,77 (0,75; 4,18) 0,19 1,49 (0,59; 3,73) 0.39

succión del pezón 1 (3,3) 11 (7.8) 0,41 (0,05; 3,28) 0,41 0,43 (0,05; 3,56) 0.43

Pezón y la succión del pulgar 11 (36.7) 40 (28.4) 1,34 (0,60; 2,98) 1,17 (0,50; 2,74) 0,72

Disfunciones - n (%) 27 (90) 98 (69.5) 3,95 (1,14; 13,72) 0.31 4,61 (1,25; 17,02) 0.02

deglución disfuncional 13 (43.3) 43 (30.5) 1,74 (0,78; 3,90) 0,18 2,08 (0,87; 4,94) 0.10

La excesiva respiración boca 15 (50) 71 (50.3) 0,99 (0,45; 2,17) 0,97 0,85 (0,35; 2,04) 0,72

incompetencia labial 15 (50) 64 (45,39) 1,20 (0,55; 2,65) 0,65 1,22 (0,51; 2,96) 0.65

empuje de la lengua 13 (43.3) 43 (30.5) 1,74 (0,78; 3,90) 0,18 2,10 (0,846; 5,21) 0.11

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
Leyenda:
ceptado el artículo
- muy pocos trabajadores para realizar el análisis multivariante

N: número de observación

n (%): número de observación (porcentaje)

Negrita : statistycally significativa

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
TABLA 5. IMPACTO DE parafuncional y hábitos disfuncionales Mialgia ANTES ORTOGNÁTICA
ceptado el artículo
Sin ajustar OR (95% OR ajustada (95%
Mialgia + mialgia - sin ajustar p p ajustada
CI) CI)
N = 32 N = 186

Parafunciones - n (%)

El bruxismo 14 (43.7) 37 (19.9) 3,13 (1,43; 6,87) 0,004 2,74 (1,18; 6,39) 0,019

La onicofagia 3 (9,4) 26 (14.0) 0,64 (0,18; 2,24) 0.48 0,77 (0,21; 2,85) 0.70

chuparse el dedo 6 (18.7) 45 (24.2) 0,72 (0,28; 1,87) 0.50 0,67 (0,25; 1,81) 0.70

succión del pezón 2 (6.25) 16 (8.60) 0,71 (0,155; 3,240) 0.66 0,61 (0,13; 2,91) 0.53

Pezón y la succión del pulgar 8 (25.0) 57 (30.6) 0,70 (0,30; 1,61) 0,62 (0,26; 1,50) 0.29

Disfunciones - n (%) 25 (78.1) 139 (74.7) 1,21 (0,49; 2,97) 0.68 1,03 (0,39; 2,70) 0.95

deglución disfuncional 13 (40.6) 60 (32,26) 1,44 (0,67; 3,10) 0.35 1,43 (0,62; 3,32) 0.40

La excesiva respiración boca 14 (43.7) 102 (54.8) 0,64 (0,3; 1,36) 0.25 0,67 (0,29; 1,55) 0.35

incompetencia labial 18 (56,25) 91 (48,92) 1,34 (0,63; 2,86) 0.44 1,10 (0,48; 2,53) 0.83

empuje de la lengua 15 (46.9) 57 (30.6) 2 (0,93; 4,27) 0,075 1,76 (0,72; 4,30) 0.22

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
Leyenda:
ceptado el artículo
N: número de observación

n (%): número de observación (porcentaje)

Negrita : statistycally significativa

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.
Aceptado el artículo

Este artículo está protegido por derechos de autor. Todos los derechos reservados.