Está en la página 1de 5

ENSAYO PARA SEMINARIO DE DERECHOS HUMANOS

PROF.: DIEGO AGUIRRE


ESTUDIANTE: ANDREA PEDRONCINO
Francesco Tonucci nacido en Fano en 1940 quien es conocido por el
seudónimo "Frato", es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano. El cual
es autor de numerosos libros sobre el papel de los niños en el ecosistema
urbano y de artículos en revistas italianas y extranjeras. De este autor es la
imagen en la que me baso para comenzar mi ensayo, de aquí surge el título
“La escuela abierta a todo el mundo”.

Para ser más precisa, se hará enfoque en la inclusión y accesibilidad de todos


y todas a la educación tanto primaria como secundaria, específicamente en las
personas con discapacidad.

Pero discapacidad no solo enfocada a lo físico, sino a cualquier persona que


tenga alguna deficiencia y a causa de algunas barreras puestas por la sociedad
no logre participar de forma plena y efectiva de su educación en igualdad de
condiciones con sus compañeros.

Estamos hablando aquí de un problema que se ha tenido en cuenta ya que el


13 de Diciembre del 2006 se ha aprobado la Convención internacional sobre
los derechos de las personas con discapacidad en la Asamblea General de
Naciones Unidas; en la cual, se trabajan un variados puntos que mencionan
cómo “promover, proteger y asegurar el disfrute pleno y en condiciones de
igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas
las personas con discapacidad y promover el respeto de su dignidad
inherente”.

¿Qué clase de barreras detecto en las instituciones educativas?

Si bien no he realizado una investigación al respecto, es real y se aprecia a


simple vista entre los compañeros la preocupación en formación docente por el
hecho de que no existe una formación apuntada a la integración de las
personas con discapacidad, lo que permitiría ampliar o mejorar sus cursos por
las instituciones educativas.

Muchos muestran la inquietud, incluso la mencionan como problemática a la


idea de una situación en la cual tengan que enseñar dentro de sus diversos
grupos a algún/os estudiantes con alguna discapacidad.

Es real y cierto también que en muchas instituciones no existen los recursos,


físicos y tecnológicos a veces para ayudar en esto, y que el estudiante se
sienta lo más autónomo y libre posible de circular y estudiar allí, aunque
muchas escuelas y liceos están trabajando en ello, construyendo accesos y
buscando herramientas según las necesidades que van surgiendo. Eso es algo
en lo que aún se debe trabajar, mucho, y no sólo en las instituciones
educativas, ya que según su discapacidad, para muchos de ellos es difícil
moverse de sus hogares sin depender de otra persona que los acompañe.
El problema más grande es el que enfrentan o evaden los docentes a la hora
de dictar una clase donde incluyen o no a un estudiante con alguna
discapacidad. ¿Por qué digo evaden o no incluyen? Porque muchos con la idea
de que no tienen formación al respecto por más que tengan el estudiante en el
aula, no trabajan con él de igual manera que con el resto de los estudiantes,
elijen no enseñarles, y les quitan el derecho a la educación.

Aquí entra en discusión la ética y la moral del docente, qué tanto le importa su
profesionalización y su vocación como tal. Somos conscientes de que en
formación docente debería haber una mejor formación al respecto, donde se
nos brinden herramientas generadoras de inclusión entre los estudiantes. Pero
también deberíamos saber que la formación de un docente, no termina cuando
se recibe, siempre se tiene que ir informando y apoyando de diferentes
estudios y técnicas para tener una mejor solvencia académica, para integrar a
las nuevas generaciones, y en este caso para mejorar el curso de todos los
estudiantes por igual, moralmente debe ser así. Pero no todos los ven así, o
pueden trabajarlo así. Algunos lo ven como un obstáculo o problema, otros
como un trabajo demasiado grande el hecho de planificar o formarse para
trabajar con estudiantes con discapacidades.

Ideas integradoras

En mi opinión, para elegir la carrera docente, se debe tener en cuenta de que


cada estudiante es completamente diverso a otro, y que un estudiante con
alguna discapacidad no debería ser tomado como un problema, es un
estudiante más, que se diferencia como todos (ya que todos somos diferentes)
y que seguramente esa discapacidad, le ayudó a desarrollar otras capacidades
que probablemente el resto de los estudiantes no tenga desarrollada, y en eso
hay que trabajar, en la diversidad y en el apoyo entre los pares diferentes,
aprender de esas diferencias, desarrollar nuevas habilidades.

Motivar e impulsar dentro de la institución las reformas para nuevos accesos y


talleres donde se trabajen estos temas, y se generen las herramientas que
tanto consideran necesarias los docentes tener para trabajar con chicos con
discapacidades puede ser muy útil.

También mejorar el vocabulario puede ayudar a que el estudiante se sienta


más incluido, ya que por prejuicios o costumbre se arrastran palabras que
pueden llegar a ser hirientes a los alumnos. Y en este caso, la mejora del
vocabulario no solo se puede trabajar para la inclusión de los estudiantes
discapacitados, sino de toda la variedad que se puede llegar a tener en una
institución, se puede trabajar en la inclusión de género, etnia, edades.

Teniendo en cuenta el siguiente esquema


el cual es presentado en uno de los textos estudiados para trabajar la inclusión,
podemos decir que no solo no se debe negar la enseñanza a los estudiantes
con discapacidad ya que le estamos quitando uno de sus derechos más
importantes, sino que también debemos valorar su persona, valorar sus
capacidades más desarrolladas, y valorar las diferencias entre todos los
estudiantes.
Bibliografía utilizada:

Álvaro Carvajal Villaplana – “Sobre ética y derechos humanos” - PDF

Amparo Sanjosé Gil – “El primer tratado de Derechos Humanos del S. XXI: La
Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.” – PDF

Instituto Nacional de Derechos Humanos – “Ideas para introducir los Derechos


Humanos en el aula”