Está en la página 1de 8

Interciencia

ISSN: 0378-1844
interciencia@ivic.ve
Asociación Interciencia
Venezuela

Cupul-Magaña, Fabio Germán


Guía para la determinación de las familias de ciempiés (Myriapoda: Chilopoda) de México
Interciencia, vol. 36, núm. 11, noviembre, 2011, pp. 853-859
Asociación Interciencia
Caracas, Venezuela

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=33921506011

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
GUÍA PARA LA DETERMINACIÓN DE LAS FAMILIAS DE CIEMPIÉS
(Myriapoda: Chilopoda) DE MÉXICO
Fabio Germán Cupul-Magaña

RESUMEN

El número de especies de Chilopoda (Myriapoda) conocidas revisen los órdenes, géneros y especies presentes. Para ayudar
para México es de 177. Los ciempiés son depredadores gene- al estudio y mejor conocimiento del grupo, se presenta una
ralistas que se alimentan de la mesofauna y macrofauna ed- guía gráfica apoyada con descripciones para determinar los
áficas, forman parte importante de la fauna del suelo y de la cuatro órdenes (Scutigeromorpha, Lithobiomorpha, Scolopen-
hojarasca de diversos ecosistemas, además de ser componentes dromorpha y Geophilomorpha) y 16 familias que ocurren en el
de la dieta de mamíferos terrestres y aves. A pesar de ello, el país. Este es el primer trabajo que presenta una guía completa
conocimiento sobre su diversidad y distribución en el país es para identificar las familias de ciempiés de México a partir de
incompleto; posiblemente, por la ausencia de especialistas, di- sus características morfológicas externas.
fícil acceso a la información y a la escasez de estudios que

Introducción Scutigeromorpha y Lithobio- b; Shelley, 2007), del difícil dores (no necesariamente es-
morpha, anamórficos (adicio- acceso y la dispersión de la pecialistas en el gr upo) y
Los ciempiés (Myriapoda: nan segmentos y patas duran- información original sobre las aglutine toda la información
Chilopoda) son artrópodos te el desarrollo) y ambos con especies encontradas y descri- para determinar y ubicar, por
depredadores generalistas que 15 pares de patas; Scolopen- tas para la región, general- características anatómicas ex-
se alimentan de la mesofauna dromor pha y Geophilo- mente disponible en idiomas ternas, un espécimen de ciem-
y macrofauna edáf icas, en morpha, epimórficos (no adi- diferentes al español, así piés a nivel de orden, familia,
ocasiones de pequeños verte- cionan segmentos ni patas como de la escasez de estu- género o especie. Publicacio-
brados como murciélagos durante el desarrollo), el pri- dios que revisen los órdenes, nes como la de Foddai et al.
(Lewis, 1981; Molinari et al., mero con 21 o 23 pares de géneros y especies presentes. (2002b) y la de Edgecombe y
2005), y son un componente patas y el segundo con 31 a Entre las revisiones recien- Cupul-Magaña (2008) facilitan
importante en la dieta de ma- 181 pares de patas (Lewis, tes acerca de las especies de la determinación de las fami-
míferos ter restres y aves 1981). ciempiés que ocurren en Mé- lias de Scutigeromorpha pre-
(Leopold y McCabe, 1957; Aunque el estudio de la xico, se tienen los trabajos de sentes en el país. De igual
Sanabria et al., 1995; Cantú- quilopodofauna en México se Foddai et al. (2000, 2002a) forma, para las familias de
Salazar et al., 2005). Asimis- remonta a la primera mitad sobre el orden Geophilo- Lithobiomorpha se puede uti-
mo, son parte significativa de del siglo XIX (Cupul-Magaña, morpha; Chagas-Junior (2003) lizar el texto de Foddai et al.
la fauna del suelo y de la ho- 2010b), con un número signi- sobre la familia Scolopo- (2002c) y para ciertas espe-
jarasca de diversos ecosiste- ficativo de nuevas especies cryptopidae; Shelley y Cha- cies del mismo orden, el de
mas (Lavelle et al., 1981; La- descritas durante las primeras gas-Junior (2004) sobre el Chamberlin (1943). Para iden-
velle y Kohlmann, 1984; Mo- cinco décadas del siglo XX género Arthrorhabdus Pocock, tificar familias y algunas es-
rón-Ríos y Huerta-Lwanga, (Foddai et al., 2002a; Cupul- 1891; Chagas-Junior y Shelley pecies de Scolopendromorpha
2006; Palacios-Vargas et al., Magaña, 2010b), su riqueza y (2003) sobre el género New- es útil la monografía de At-
2007). distribución es aún subestima- portia Gervais, 1847; Shelley tems (1930), así como los tra-
La diversidad de ciempiés da y pobremente conocida (2006) sobre el género Scolo- bajos de Schileyko (2002),
conocidos para México es de (Cupul-Magaña, 2010b). Esta pendra L, 1758; Edgecombe y Shelley (2002), Chagas-Junior
177 especies incluidas en cua- carencia de conocimiento de- Cupul-Magaña (2008) sobre la (2003), Chagas-Junior y She-
tro órdenes y 16 familias (Mi- tallado sobre el grupo en el familia Scutigeridae; y Bonato lley (2003) y Shelley y Cha-
nelli et al., 2006; Cupul-Ma- país, y de los miriápodos en et al. (2009) sobre Mecisto- gas-Junior (2004). La mono-
gaña, 2009, 2010a). Cada uno general, en parte puede ser cephalus guildingii Newport, grafía de Attems (1929) y las
de los órdenes se caracteriza resultado de la ausencia de 1843. publicaciones de Chamberlin
porque sus representantes tie- especialistas mexicanos hasta Actualmente no está dispo- (1943), Crabill (1959, 1961a,
nen un número de patas y hace una década (Brailovsky nible guía alguna para Méxi- 1968a, b, 1969a, b) y Foddai
desarrollo somático distintivo: et al., 1993; Scheller, 2002a, co que auxilie a los investiga- et al. (2002d) permiten deter-

PALABRAS CLAVE / Clave / Geophilomorpha / Indentificación / Lithobiomorpha / Scolopendromorpha / Scutigeromorpha /


Recibido: 07/10/2010. Modificado: 09/11/2011. Aceptado: 11/11/2011.

Fabio Germán Cupul-Magaña. tigador, UdeG, México. Direc- Guadalajara Nº 203, Delegación
Doctor en Desarrollo Sustenta- ción: Centro de Investigaciones Ixtapa, C.P. 48280, Puerto Va-
ble, Universidad de Guadalajara Costeras, Centro Universitario llarta, Jalisco, México. e-mail:
(UdeG), México. Profesor-Inves- de la Costa. Av. Universidad de fabio_cupul@yahoo.com.mx

NOV 2011, VOL. 36 Nº 11 0378-1844/11/11/853-07 $ 3.00/0 853


GUIDE FOR THE DETERMINATION OF CENTIPEDES FAMILIES (Myriapoda: Chilopoda) FROM MEXICO
Fabio Germán Cupul-Magaña
SUMMARY

The number of species of Chilopoda (Myriapoda) known to and species. To support the study and better understanding of
exist in Mexico is 177. Centipedes are generalist predators that the group, this paper provides a visual guide supported with
feed on soil mesofauna and macrofauna, are an important part descriptions of some characters from each family to determine
of soil and leaf litter fauna from different ecosystems, and are the four orders (Scutigeromorpha, Lithobiomorpha, Scolopen-
a supplement of mammals and birds diets. However, knowledge dromorpha and Geophilomorpha) and 16 families that occur
about their diversity and distribution in the country is incom- in the country. This is the first paper that presents a complete
plete, possibly due to the lack of specialists, poor access to in- identification guide from families of Mexican centipedes ac-
formation and the scarcity of studies to review orders, genera cording to their external morphology.

GUÍA PARA A DETERMINAÇÃO DE FAMÍLIAS DE CENTOPÉIAS (Myriapoda: Chilopoda) DO MÉXICO


Fabio Germán Cupul-Magaña
RESUMO

O número de espécies de Chilopoda (Myriapoda) existentes o estudo e uma melhor compreensão do grupo, este documen-
no México é de 177. Centopéias são predadores generalistas to fornece um guia visual, apoiada com as descrições de al-
que se alimentam de mesofauna do solo e macrofauna, são guns personagens de cada família, para determinar as quatro
parte importante do solo e da fauna de serapilheira em dife- ordens (Scutigeromorpha, Lithobiomorpha, Scolopendromorpha
rentes ecossistemas, e suplemento de dietas mamíferos e aves. e Geophilomorpha) e 16 famílias que ocorre no país. Este é
Entretanto, o conhecimento sobre a diversidade e distribuição o primeiro trabalho que apresenta um guia completo de iden-
no país é incompleta, possivelmente devido à falta de especia- tificação de famílias de centopéias mexicana a partir de sua
listas, falta de acesso a informações ea escassez de estudos morfologia externa.
para a revisão ordens, gêneros e espécies. Para fundamentar

minar algunas especies y fa- Métodos de manera específ ica. Las como en las de familias, la
milias de Geophilomorpha. guías deberán ser seguidas en determinación o asignación de
Finalmente, una referencia Esta guía sólo cubre a los el orden descendente indicado un espécimen a una jerarquía
básica para adentrarse al estu- órdenes y familias incluidos por las líneas que unen y se- taxonómica específica, se rea-
dio y conocimiento de las fa- en los listados de ciempiés paran las diagnosis en cada lizará al contrastar su morfo-
milias y especies de los cua- (Chilopoda) que han sido ela- figura. Se trata de guías dico- logía general o la de un atri-
tro órdenes de Chilopoda para borados para México (Foddai tómicas que operan al compa- buto específico, con la des-
México, es la obra clásica de et al., 2000, 2002a; Minelli et rar un par de descripciones cripción o con la fotográfica o
Pocock (1895-1910). al., 2006; Cupul-Magaña, con características opuestas. dibujo mostrado en la clave
El objetivo del presente tra- 2009, 2010a). Consta de cinco Cuando una familia es men- respectiva.
bajo es compilar una guía claves gráficas que incluyen cionada dentro de cada guía, Los caracteres morfológicos
gráfica de identificación (de- también breves descripciones entre paréntesis se indica el considerados para la diferen-
terminación en laboratorio para determinar, a partir de número de especies que han ciación de las dos familias de
bajo microscopio) de las fami- características morfológicas sido determinadas para ella en Scutigeromor pha fueron la
lias de ciempiés escutigero- de ejemplares adultos (por la México. La terminología utili- relación entre el ancho y el
morfos, litobiomorfos, escolo- condición anamórfica de dos zada para referirse a los ca- largo de los segmentos o an-
pendromorfos y geofilomorfos órdenes), las categorías de racteres externos taxonómicos tenómeros de las antenas. En
presentes en México, a partir orden dentro de la clase Chi- de los ciempiés es la propues- Pselliodidae los segmentos
de la comparación de sus ca- lopoda, así como de familia ta por Lewis et al. (2006) y son tan anchos como largos,
racterísticas morfológicas ex- dentro de los órdenes Scutige- Bonato et al. (2010). mientras que en Scutigeridae
ternas en ejemplares adultos. romorpha, Lithobiomorpha, La clave para categoría de son más anchos que largos y
Se espera que, además de cu- Scolopendromorpha y Geophi- orden consideró al número de más numerosos (Foddai et al.,
brir en parte la falta de cono- lomorpha. patas y de terguitos (segmen- 2002b; Edgecombe y Cupul-
cimiento sobre el grupo en el Para conformar las guías, tos del cuer po) presentes, Magaña, 2008).
país, la guía sea empleada se revisó bibliografía especia- como características para dis- Por su parte, para Lithobio-
como texto básico por princi- lizada que se cita al momento tinguir entre cada uno de los morpha se tomó en cuenta la
piantes, especialistas y no de mencionar las característi- cuatro órdenes (Lewis, 1981; presencia de espinas o cerdas
especialistas que deseen pro- cas tomadas en cuenta para Adis, 1989, 2002). Por otra en las patas caminadoras para
fundizar en su estudio. identificar un orden o familia par te, tanto en esta clave distinguir a sus dos familias.

854 NOV 2011, VOL. 36 Nº 11


Así, en Lithobiidae la mayoría cal o la combinación de pre-
de las patas están provistas de sencia de espina apical con
espinas gruesas ubicadas en patas terminales compuestas
la porción distal de cada seg- por seis segmentos (Chamber-
mento de la pata, a diferencia lin, 1915, 1942, 1943; Ver-
de Henicopidae, cuyas patas hoeff, 1934; Crabill, 1968b).
tienen cerdas delgadas y, en Para evitar confusiones con
ocasiones, las tibias poseen representantes de la clase Di-
una proyección espinosa distal plopoda o milpiés y para co-
(Foddai et al., 2002c). nocer algunos caracteres de la
Para la distinción entre las morfología exter na de los
tres familias de Scolopendro- Figura 1. Detalle de la morfología externa del ciempiés Rhysida longi- ciempiés, se incluyeron cinco
morpha se consideró el núme- pes (Newport, 1845). A: antena, F: forcípula, PC: placa cefálica, TE: Figuras en las que se obser-
ro de patas y la presencia o terguito, E: espiráculo, PT: pata terminal. van las imágenes de un ciem-
ausencia de ocelos. Los repre- piés (Figura 1), de un milpiés
sentantes de la familia Scolo- Oryidae e Himantariidae se la espina pectinada de la se- (Figura 2), la comparación
pocr yptopidae ostentan 23 discriminaron a partir de la gunda maxila fue la caracte- entre ejemplares de las clases
pares de patas, en lugar de 21 combinación de caracteres y rística que distinguió a Schen- Chilopoda y Diplopoda (Figu-
como en Cryptopidae y Sco- de su presencia o ausencia en dylidae de Linotaeniidae y ra 3), así como detalles de la
lopendridae. Asimismo, los una u otra familia. En Oryi- Geophilidae, últimas dos fa- porción ventral de la placa
ocelos están ausentes en dae se establecieron las si- milias cuya espina de la cefálica (Figura 4) y ventral
Cryptopidae y presentes en guientes combinaciones: sin maxila es simple, no pectina- del último segmento del cuer-
Scolopendridae (Schileyko, poros en los esternitos ni en da (Foddai et al., 2002d). po (Figura 5) de un ciempiés
2002; Shelley, 2002). el coxopleurón; con poros en Finalmente, la clave del or- geofilomorfo.
En la elaboración de la cla- los esternitos, ordenados en den Geophilomorpha se cerró
ve para las nueve familias de dos grupos anteriores y dos con la comparación de las Resultados y Discusión
Geophilomorpha se considera- grupos posteriores y sin poros familias Linotaeniidae y
ron caracteres morfológicos en el coxopleurón (Chamber- Geophilidae. Para discernir No existe para México al-
propios de las especies pre- lin, 1941; Bonato et al., entre las dos familias, se em- gún documento en español u
sentes en el país. De esta for- 2004). Para Himantariidae las plearon combinaciones de ca- otro idioma que incluya claves
ma, la cualidad que distinguió combinaciones propuestas fue- racteres. Para Linotaeniidae el para la determinación de los
a la familia Neogeophilidae ron: con poros en los esterni- tarsungulum de las forcípulas cuatro órdenes y las 16 fami-
del resto fue la forma de pin- tos y en el coxopleurón; sin con o sin un gran diente en lias de ciempiés presentes en
za del tarso 2 de las patas poros en los esternitos y con su base; si no lo posee, enton- el territorio; por lo que este
caminadoras y la presencia de poros en el coxopleurón; o ces el último par de patas con trabajo busca llenar el vacío
la espina accesoria hipertro- con numerosos poros en los cinco segmentos y sin espina de información al incluir las
fiada (Crabill, 1961b, 1969a). esternitos y sin poros en el apical (Chamberlin, 1915; Cra- guías para la determinación
En Eriphantidae, las forcípu- coxopleurón (Cook, 1899; bill, 1962). En Geophilidae se de los cuatro órdenes de la
las sólo están conformadas Chamberlin, 1923, 1943, 1944, tomaron en cuenta la presen- clase Chilopoda (Figura 6),
por dos segmentos: el tarsun- 1964; Crabill, 1953, 1959, cia de dientes medios en las así como las dos familias del
gulum, el cual forma bisagra 1968a, 1969b). forcípulas; pero, si éstas no orden Scutigeromorpha (Figu-
con la fusión del trocantero- Para el caso de las restantes los ostentan, entonces se de- ra 7), las dos familias del or-
prefemur, el fémur y la tibia cuatro familias de Geophilo- berá observar que el último den Lithobiomorpha (Figura
(Crabill, 1970). En Ballophili- morpha; la diferenciación en- par de patas tenga espina api- 8), las tres familias del orden
dae se tomó en cuenta la apa- tre Mecistocephalidae Scolopend romor pha
riencia clavada de los seg- con Schendylidae, Li- (Figura 9) y las nueve
mentos distales de las ante- notaeniidae y Geophi- familias del orden
nas, así como la presencia de lidae se generó a partir Geophilomorpha (Figu-
engrosamiento en los segmen- de la combinación de ra 10).
tos del último par de patas o los caracteres presentes Asimismo, se espera
patas terminales (Hoffman, en M. guildingii, el que la guía no sólo sea
1982; Foddai et al. 2002d). único representante de utilizada por especia-
Por su parte, la presencia de la familia Mecisto- listas, sino también por
antenas cortas y comprimidas cephalidae en el país: no especialistas; lo que
en los representantes de las forcípulas largas y vi- es posible por el em-
familias Oryidae e Himanta- sibles más allá de la pleo de imágenes que
riidae se tomó como caracte- parte anterior de la ca- resaltan caracteres de
rística para separarlos de las beza, de color amarillo uso taxonómico y por-
familias Mecistocephalidae, y con manchas oscu- que en la determina-
Schendylidae, Linotaeniidae y ras; cabeza y forcípu- ción de los especíme-
Geophilidae, cuyas antenas las de rojizas a negras; nes no es necesaria la
son largas y filiformes (Hoff- 49 pares de patas; y disección para obser-
man, 1982; Foddai et al. último par de patas Figura 2. Detalle de la morfología externa de un milpi-
és macho de la familia Rhinocricidae. C: cabeza, O:
var estructuras especí-
2002d). delgado y largo (Bona- ocelo, A: antena, CL: collum, G: gonópodos, OZ: ozo- ficas; sólo se requerirá
Dentro del mismo orden to et al., 2009). Por su poros, EP: epiprocto, VA: valva anal. Los números indi- de microscopio este-
Geophilomorpha, las familias parte, la presencia de can la posición del diplosegmento o segmento corporal. reoscópico o, en cier-

NOV 2011, VOL. 36 Nº 11 855


tos casos, microscopio com- cren el conocimiento de la
puesto para observar detalles diversidad de ciempiés en
de la morfología externa. México, al menos a nivel de
Cabe destacar que aunque familia. Ahora, como pará-
ya existen guías para determi- frasis a lo que Adis (1989)
nar familias de ciempiés para apuntó en su clave ilustrada
Norteamérica y la Amazonía de los Myriapoda neotropi-
(Foddai et al., 2002b, c, d; cales, el desafío que se plan-
Schileyko, 2002; Shelley, tea a los taxónomos profe-
2002) que sin problema algu- sionales, aficionados o dile-
no pueden emplearse para tantes es complementar este
determinar especímenes co- trabajo con guías que permi-
leccionados en México, esta tan la determinación de gé-
es la primera vez que se ela- neros, o hasta especies, den-
bora una guía exclusiva para tro de cada familia.
determinar todas las familias Figura 3. Comparación entre la morfología externa de un ciempiés (iz-
del orden Geophilomor pha quierda) y de un milpiés (derecha). Imagen izquierda: vista dorsal de AGRADECIMIENTOS
que ocurren en el país, ya que los terguitos (T) 1 al 7 y de los patas caminadoras (p) 2 a 6 del ciem-
en la literatura existente sólo piés Scolopendra viridis Say, 1821; nótese la presencia de un pares de El autor agradece a Lucio
se dispone de descripciones patas por segmento. Imagen derecha: vista lateral de los diplosegmentos
(DS) centrales del cuerpo y de las patas anteriorres (pa) y posteriores Bonato, Universidad de Pado-
de especies o de ciertas fami- (pp) de un milpiés de la familia Rhinocricidae; nótese los dos pares de va, Italia, por su asesoría para
lias en particular. patas por segmento corporal. la realización de la guía de
En la guía del or- familias del orden
den Geophilo- Geophilomorpha y a Ro-
morpha, se tomaron ber t “Bob” Mesibov,
varias combinacio- Queen Victoria Museum
nes de caracteres and Art Gallery, Londres,
para lograr la dife- RU, por facilitarle los di-
renciación entre las bujos de los cuatro órde-
familias Oryidae e nes de Chilopoda.
Himantariidae, así
como entre las fa- REFERENCIAS
milias Linotaenii-
dae y Geophilidae, Adis J (1989) Prancha de iden-
tificação para os miriápodos
por la dificultad de neot ropicais (A r th ropoda).
observar diferencias Amazoniana 10: 353-360.
morfológicas exter- Adis J (2002) Myriapoda: iden-
nas claras y obvias tification to classes. En Adis J
entre sus represen- Figura 4. Vista ventral de la placa cefálica de un Figura 5. Vista ventral del último seg- (Ed.) Amazonian Arachnida
tantes. De ig ual ciempiés geofilomorfo de la familia Geophilidae. mento del cuerpo de un ciempiés geofi- and Myriapoda. Pensoft. Sofía-
CX: coxosternum, F: forcípula, SM: segunda ma- lomorfo de la familia Geophilidae. PT:
forma, tanto en esta xila, A: antenas. En el margen interior de las patas terminales, CP: coxopleurón, S: Moscú. pp. 457-458.
g uía como en las forcípulas se aprecian pequeños dientes medios. esternitos. Attems C (1929) Myriapoda 1.
Geophilomorpha. Das Tie-
cuat ro restantes, rreich 52: 1-388.
sólo se incluyeron Attems C (1930) Myriapoda 2.
descripciones de ca- Scolopendromorpha. Das Tie-
racter ísticas para rreich 54: 1-308.
ejemplares adultos, Bonato L, Foddai D, Minelli A,
porque en algunos Shelley R (2004) The centi-
órdenes, como Scu- pede order Geophilomorpha in
tigeromor pha y the Hawaiian Islands (Chilopo-
da). Bishop Mus. Occas. Pap.
Lithobiomorpha, la 78: 13-32.
morfología de los Bonato L, Cupul-Magaña FG, Mi-
ejemplares inmadu- nelli A (2009) Mecistocephalus
ros o juveniles di- guildingii Newport, 1843, a
fiere de los adultos tropical centipede with amphi
al presentar un de- - Atlantic distribution (Chilo-
poda: Geophilomorpha). Zoota-
sarrollo anamórfico xa 2271: 27-42.
que puede producir Bonato L, Edgecombe GD, Lewis
confusiones al mo- JGE, Minelli A, Pereira LA,
mento de realizar el Shelley R M, Zapparoli M
conteo de segmen- (2010) A common terminology
tos o patas. for the external anatomy of
centipedes (Chilopoda). Zook-
Este t rabajo es eys 69: 17-51.
u n pr i mer paso
Brailovsky H, Betuelspacher CR,
para estimular es- Figura 6. Guía gráfica para la determinación de los órdenes de Chilopoda para México, a Zaragoza y Caballero S (1993)
tudios que involu- partir del número de segmentos y pares de patas (dibujos cortesía de Robert Mesibov). La colección entomológica. En

856 NOV 2011, VOL. 36 Nº 11


Figura 7. Guía para la determinación de familias de Scutigeromorpha para
México. Entre paréntesis se cita el número de especies presentes en el país
para cada familia.

Figura 9. Guía para la determinación de familias de Scolopendromorpha


para México. Los números en las imágenes de la familia Scolopocryp-
topidae y Scolopendridae: indican la posición de las patas en el cuerpo.
SO: sin ocelos, O: ocelos. Entre paréntesis se cita el número de especies
presentes en el país para cada familia.

Newportia Gervais, 1847, in zuela. Proc. Biol. Soc. Wash.


M e x i c o: d e s c r i p t io n of a 54: 137-142.
new troglomor phic species;
redescr ipt ion of N. sabina Chamberlin RV (1942) On ten new
Chamberlin, 1942; revival of centipedes from Mexico and
Figura 8. Guía para la determinación de familias de Lithobiomorpha N. azteca Hu mber t & Sau- Venezuela. Proc. Biol. Soc.
para México. Las espinas en la familia Lithobiidae han sido retocadas ssure, 1869; and a summary Wash. 55: 17-24.
para resaltarlas. ps: proyección espinosa distal. Entre paréntesis se cita of the fauna (Scolopend ro- Chamberlin RV (1943) On Mexican
el número de especies presentes en el país para cada familia. mor ph a: Sc olop o c r y pt opi- centipedes. Bull. Univ. Utah
dae: Newportiinae). Zootaxa 33: 1-55.
379: 1-20. Chamberlin RV (1944) Chilopods
Brailovsky H, Gómez Varela B of Chamela, Mexico. J. Zool.
(Eds.) Colecciones Biológicas 267: 283-289. Chamberlin RV (1915) New chilo- in the collections of Field Mu-
Nacionales del Instituto de pods f rom Mexico and the seum of Natural History. Field
Chagas-Junior A (2003) Revisão das West Indies. Bull. Mus. Comp. Mus. Nat. Hist. 28: 175-216.
Biología: Colecciones Zoológi-
espécies neotropicais de Scolo- Zool. 59: 493-541.
cas. Instit uto de Biología. Chamberli n RV (1964) A new
UNAM. México. pp. 67-100. pocryptopinae (Chilopoda: Sco- Chamberlin RV (1923) On chilo- American genus in the chilo-
lopendromorpha: Scolopocrypto- pods and diplopods from is- pod fam ily Hi mant ar iid ae.
Cantú-Salazar L, Hidalgo-Mihart pidae). Tesis de Maestría no pu- lands in the Gulf of California. Entomol. News 75: 66-68.
MG, López- González CA, blicada. Universidade Federal do Proc. Calif. Acad. Sci. 12: C o o k O F (189 9) T h e G e o -
González-Romero A (2005) Rio de Janeiro, May 2003. 79 pp. 389-407. ph iloidea of Flor id a Keys.
Diet and food resource use by
pygmy skunk (Spilogale pyg- Chaga s-Ju n ior A , Shel ley R M Chamberlin RV (1941) On a collec- Proc. Entomol. Soc. Wash.
maea) in the tropical dry forest (2003) The centipede genus tion of myriapods from Vene- 4: 303-312.

NOV 2011, VOL. 36 Nº 11 857


Figura 10. Guía para la determinación de familias de Geophilomorpha para México. Los di-
bujos ilustran las características mencionadas en las diagnosis. Entre paréntesis se cita el
número de especies presentes en el país para cada familia.

Crabill RE (1953) A new himanta- Dignathodontid species and morpha). Smithson. Contrib. para Jalisco y anotaciones so-
riid from the Eastern United genera (Chilopoda: Geophilo- Zool. 12: 1-9. bre los escutigeromorfos de
States (Chilopoda: Geophilo- morpha). Entomol. News 73: Crabill RE (1970) A new family of México (Chilopoda: Scutigero-
morpha: Himantariidae). Bull. 179-186. centipedes from Baja Califor- morpha: Scutigeridae). Duge-
Brooklyn Entomol. Soc. 48: Crabill RE (1968a) Concerning the nia with introductory thoughts siana 15: 17-19.
85-88. true identities of Gosiphilus Foddai D, Pereira LA, Minelli A
on ordinal revision (Chilopoda:
Crabill RE (1959) A synonymical list and Chomatobius with redes- Geophilomorpha: Eriphanti- (2000) A catalogue of the
of American Himantariidae with cription of the latter’s type dae). Proc. Entomol. Soc. geophilomorph centipedes (Chi-
a generic key and description of species (Chilopoda: Geophilo- Wash. 72: 112-118. lopoda) from Central and South
a new genus (Chilopoda: Geo- morpha: Himantariidae) Ento- America including Mexico.
philomorpha: Himantariidae). mol. News 79: 108-112. Cupul-Magaña FG (2009) Lista Amazoniana 16: 59-185.
Entomol. News 70: 117-126. nominal de especies de ciem-
Crabill RE (1968b) On the tr ue piés (Chilopoda) para México. Foddai D, Pereira LA, Minelli A
Crabill RE (1961a) A catalogue of identity of Chomatophilus with BIOCYT 2: 48-54. (2002a) Geophilomorpha. En
the Schendylinae of Nor th description of a new species Llorente-Bousquest J, Morrone
America including Mexico and with key and catalogue of Cupul-Magaña FG (2010a) Adenda JJ (Eds.) Biodiversidad, Taxo-
with a generic key and pro- all sogonid genera (Chilopoda: a la lista nominal de especies nomía y Biogeografía de Ar-
posal of a new Simoporus Geophilomorpha: Sogonidae). de ciempiés (Chilopoda) para trópodos de México: Hacia
(Chilopoda: Geophilomorpha: Proc. Entomol. Soc. Wash. 70: México. BIOCYT 3: 176-180. una Síntesis de su Conoci-
Schendylinae). Entomol. News 323-331. Cupul-Magaña FG (2010b) An an- miento, Vol. III. CONABIO-
72: 29-36. Crabill RE (1969a) Revisionar y notated list of the centipedes UNAM. México. pp. 417-427.
Crabill RE (1961b) Concerning the conspectus of Neogeophilidae (Chilopoda) in the National Foddai D, Minelli A, Würmli M,
Neogeophilidae with a propo- with thoughts on a phylogeny. Collection of Arachnids, Insti- Adis J (2002b) Scutigeromorpha.
sal of a new genus (Chilopo- Entomol. News 80: 38-43. tuto de Biología, Universidad En Adis J (Ed.) Amazonian
d a: Geoph ilomor pha: Neo - Crabill RE (1969b) Tracheotaxy Nacional Autónoma de Méxi- Arachnida and Myriapoda. Pen-
geophilidae). Entomol. News as a generic criterion in Hi- co. Insecta Mundi 0125: 1-10. soft. Sofía-Moscú. pp. 501-503.
72: 155-159. mantariidae with proposal of Edgecombe GD, Cupul-Magaña FG Foddai D, Schileyko AA, Minelli A
Crabill RE (1962) A new interpre- two new Bothriogastrine ge- (2008) Primer registro de Scu- (2002c) Lithobiomorpha. En
tation of some t roublesome nera (Chilopoda: Geophilo- tigera linceci (Wood, 1867) Adis J (Ed.) Amazonian Arach-

858 NOV 2011, VOL. 36 Nº 11


nida and Myriapoda. Pensoft. Lewis JGE, Minelli A, Shelley cal dr y forest ecosystem in Shelley RM (2002) A synopsis of
Sofía-Moscú. pp. 475-478. R M (2006) Taxonomic and western Mexico. Biodiv. Cons. the North American centipedes
Foddai D, Minelli A, Pereira LA nomenclatural notes on scolo- 16: 3703-3717. of the order Scolopendromor-
(2002d) Geophilomorpha. En pendrid centipedes (Chilopo- Pocock RI (1895-1910) Chilopoda pha (Chilopoda). Virg. Mus.
Adis J (Ed.) Amazonian Arach- da: Scolopendromorpha: Sco- and Diplopoda. Biol. Centr. Nat. Hist. Mem. 5: 1-108.
nida and Myriapoda. Pensoft. lopendridae). Zootaxa 1155: Amer. 14: 1-217.
35-40. Shelley RM (2006) A chronological
Sofía-Moscú. pp. 459-474. Sanabria B, Ortega-Rubio A, Ar-
Minelli A, Bonato L, Dioguardi R catalog of the New World spe-
Hoffman RL (1982) Chilopoda. En güelles-Méndez C (1995) Food cies of Scolopendra L., 1758
Parker SP (Ed.) Synopsis and et al. (Ed) (2006) Chilobase: a
habits of the coyote in the (Chilopoda: Scolopendromor-
Classification of Living Orga- web resource for Chilopoda
taxonomy. http://chilobase.bio. Vizcaíno desert, México. Ohio pha: Scolopendridae). Zootaxa
nisms. McGraw-Hill. Nueva J. Sci. 95: 289-291.
York, EEUU. pp. 681-688. unipd.it/ (Cons. 27/04/2010). 1253: 1-50.
Molinari J, Gutiérrez EE, de As- Scheller U (2002a) Pauropoda. In
Lavelle PM, Kohlmann B (1984) Shelley RM (2007) Taxonomy of
cenção A A, Nassar J M, Llorente-Bousquest J, Morro-
Étude quantitative de la macro ne JJ (Eds.) Biodiversidad, extant Diplopoda (Millipeds)
Arends A, Márquez RJ (2005) in the modern era: perspec-
faune du sol dans une forêt Taxonomía y Biogeografía de
Predation by Giant Centipedes, tives for future advancements
tropicale humide du Mexique Artrópodos de México: Ha-
Scolopendra gigantea, on three
(Bonanpak, Chiapas). Pedobio- cia una Síntesis de su Cono- and observations on the global
species of bats in a Venezue-
logia 27: 377-393. cimie nto, Vol . I I I. CONA- diplopod community (Arthrop-
lan cave. Carib. J. Sci. 41:
Lavelle P, Maury ME, Serrano V 340-346. BIO - U NA M. Méx ic o. p p. oda: Diplopoda). Zootaxa
(1981) Estudio cuantitativo de 429-432. 1668: 343-362.
Morón-Ríos A, Huerta-Lwanga E
la fauna del suelo de la región (2006) Soil macrofauna of two Scheller U (2002b) Symphyla. En Shelley RM, Chagas-Junior A (2004)
de Laguna Verde, Ver. En Re- succesional evergreen cloud Llorente-Bousquest J, Mor- The centipede genus Arthrorhab-
yes-Castillo P (Ed.) Estudios forest stages from the Cerro rone JJ (Eds.) Biodiversidad,
Ecológicos en el Trópico Mexi- dus Pocock, 1891, in the western
Huitepec Nature Reserve, San Taxonomía y Biogeografía de hemisphere: potential occurrence
cano. Instituto de Ecología. Cristóbal de las Casas, Chia- Artrópodos de México: Hacia
México. pp. 65-100. of A. pygmaeus (Pocock, 1895)
pas, México. Interciencia 31: una Síntesis de su Conoci-
in Belize (Scolopendromorpha:
Leopold AS, McCabe RA (1957) 611-615. miento. Vol. III. CONABIO-
Natural history of the Monte- UNAM. México. pp. 433-437. Scolopendridae: Scolopendrinae).
Palacios-Vargas JG, Castaño-Mene- West. N. Am. Nat. 64: 532-537.
zuma quail in Mexico. Condor ses G, Gómez-Anaya JA, Mar- Schileyko AA (2�����������������
002) Scolopendro-
59: 3-26. tínez-Yrizar A, Mejía-Recamier morpha. En Adis J (Ed.) Ama- Verhoeff KW (1934) Beiträge zur
Lewis JGE (1981) The Biology of BE, Martínez-Sánchez J (2007) zonian Arachnida and Myri- systematik und geographie der
Centipedes. Cambridge Universi- Litter and soil arthropods di- apoda. Pensoft. Sofia-Moscú. chilopoden. Zool. Jahrb. 66:
ty Press. Cambridge. RU. 476 pp. versity and density in a tropi- pp. 479-500. 1-112.

NOV 2011, VOL. 36 Nº 11 859