Está en la página 1de 4

Buscar en el sitio

Buscar en el sitio

Qué es Torá
Primeros pasos

Tu Guía de Judaísmo
Comenzando
Investigando
Analizándose
Relatando
Estudiando
Conectándose
Festejando
Profundizando
Ascendiendo
Torá
Impacto Hebreo
Parashat Semanal
Energía de los meses
Notas destacadas
HALEL

Comenzando
Investigando
Analizándose
Relatando
Estudiando
Conectándose
Festejando
Profundizando
Ascendiendo

Energía de los meses


La energía del mes de Tamuz
La energia del mes de Tamuz/Cancer

El valor de la caída 2
Comprendiendo la presencia del mal en el mundo Extraído y adaptado de «El
calendario cabalístico del mes de Tamuz» de Ben Itzjak.
Aquel que alcanzó en su vida alguna cima o logro realmente importante y esencial,
conoce la diferencia abismal que existe entre el acto de llegar y el acto de permanecer en
el máximo nivel. Se podría afirmar que se trata con certeza de dos sabidurías distintas,
dos artes separados: alcanzar el objetivo, la cima, el propósito y además lograr
permanecer en las alturas.

No nos engañemos: no es fácil llegar a la cima, aunque mucho más difícil y complejo es
mantener el nivel de excelencia.

Y el mismo relato bíblico no deja lugar a dudas. Israel sale de Egipto, atraviesa el
desierto, llega hasta el Monte Sinaí y recibe la Torá.
No obstante, precisamente el tiempo de máxima elevación se transforma de un momento
a otro en la caída más violenta, en la pérdida más feroz, en el descenso espiritual más
intenso posible.
En su punto de máximo nivel, Israel construye el becerro de oro.
En el lenguaje maravilloso de los sabios: la novia traiciona al novio estando aún bajo el
palio nupcial.

Y cualquier persona despierta sentirá que un interrogante lo acosa y lo carcome por


dentro: ¿el mismo pueblo que salió de Egipto es el que en pocos días construyó un
becerro para idolatrar? ¿La misma gente que vio con sus propios ojos cómo las diez
plagas golpeaban a Egipto y cómo el mar se abría, llegó a tramar semejante traición a
Moisés y al Creador?. Increíble, incomprensible. Inclusive doloroso. ¿Puede acaso un
pueblo tener tan corta memoria?

Intentemos comprender.

¿Para qué crea D-os el mal? ¿Por qué es tan necesario que además acompañe al
hombre en su paso por la vida?

El gran cabalista Rabí Jaim Moshé Luzzatto, lo explica con absoluta claridad en varias de
sus obras clásicas –Derej Hashem, Daat Tevunot-. Intentaremos resumir sus conceptos
en pocas líneas.

El hombre fue creado y puesto en este mundo para ser beneficiado, ya que la esencia
divina es el Bien absoluto. Por lo tanto, se le otorga el libre albedrío y se lo coloca en un
escenario en el cual la persona puede ser recompensada por sus actos. Sin embargo, si
el hombre no tuviese ningún obstáculo, si ninguna fuerza se le opusiese, entonces más
que una recompensa recibiría un obsequio, lo cual, y tal como lo expresan los sabios
místicos, sería como comer del «pan de la vergüenza». ¿Por qué? Pues tal regalo
avergonzaría profundamente a la persona tal como el necesitado se avergüenza de
observar a los ojos de su benefactor. Además, todo aquello que recibimos por obsequio
nos llega desde afuera, del mundo exterior, y jamás llegamos realmente qa convertirlo en
parte de nuestro ser. Un regalo siempre lleva el nombre de aquel que nos lo obsequió,
mientras que lo que ganamos y obtenemos con nuestro propio esfuerzo nos pertenece
de modo esencial. Por estas razones, explica el cabalista, el Mal viene a cumplir un papel
vital: permitir el trabajo del hombre, que, al superarlo, recibe una recompensa divina
como producto de su propio esfuerzo, y como resultado de la correcta utilización de su
libre albedrío.
EL Maharal de Praga, ese gigante espiritual, explica en varios pasajes de su magnífica
obra que el Mal Instinto -representante de las fuerzas espirituales negativas- ataca al
hombre precisamente cuando este supera la mediocridad y sobresale. Todo el tiempo
que el individuo se mantiene dentro de niveles más comunes, más mediocres, entonces
el Mal Instinto simplemente no se preocupa de él y lo deja hacer y actuar libremente. Mas
cuando la persona crece, se supera y comienza a trabajar en aras de minimizar la
presencia del Mal en el mundo, entonces el Mal Insitinto lo ataca con toda su fuerza.

Esta es la razón -explica el Maharal- por la cual Israel, en su punto de máxima elevación
espiritual, se inclina a la construcción del becerro de oro.

La profunda explicación del sabio de Praga también nos sirve para entender por qué
tantos hombres al llegar cimas importantes en sus vidas, se corrompen y desvían.

Uno de los sabios pensadores más brillantes de la historia de Israel, Rabeinu Tzadok
Hacohen, se ocupa en varias partes de su obra de revalorizar precisamente la caída y el
descenso de la persona. Este gigante espiritual nos revela que el camino natural de la
persona es ascender, alcanzar un determinado punto, una cima individual, para después
descender nuevamente y comenzar la tarea de ascenso buscando y aspirando nuevos
logros. ¿acaso esto significa que necesariamente la persona deberá caer en su camino
ascendente? ?Y la respuesta del cabalista es positiva, y mucho más aún: el ascenso
posterior es directamente proporcional a la profundidad de la caída precedente.

En nuestro modo superficial de entender la realidad, categorizamos el ascenso como


positivo, y al descenso y a la caída como negativos. Lo bueno -el ascenso-se detiene e
interrumpe, para dar lugar a lo malo y decadente -el descenso y la caída. No obstante, y
tal como lo enseña el sabio, el ascenso y la caída pueden entenderse también de un
modo más profundo como dos elementos necesarios de un proceso de crecimiento y
desarrollo espiritual.

El Mal constituye un elemento esencial en la historia de la humanidad, y es el elemento


divino que permite al hombre trabajar y superarse, Es cierto, el Mal provoca la caída del
hombre, mas el descenso posibilita a la persona profundizar en el acto de vivir, alcanzar
mayores niveles de comprensión y fortificar su persona para los tiempos venideros.

Debemos cambiar nuestra concepción acerca del Mal hasta poder afirmar sin titubeos
que el Mal es un bien que no entendemos.

A un nivel superficial no lo entendemos, mas cuando profundizamos, cuando estudiamos,


cuando reflexionamos, rápidamente descubrimos que una vida sin grietas ni quebrantos
sería un paso monótono por el tiempo, una vida sin trabajo, sin superación, una vida
regalada y carente de sentido.

Ben Itzjak
Libros relacionados
Calendario Cabalístico. Junio (Tamuz)

Kabalá y Misticismo

Textos relacionados
El valor de la caída 1

Deje su comentario

Nombre *
Correo electrónico *

Comentario
Su email no se publica. Campos requeridos *
Publicar

Proyecto Identidad
Contáctenos
Donaciones
Librería

© Grupo Tora Argentina 2000-19. Todos los derechos reservados.

Suscríbase a las Novedades

Ingrese su Email

Suscríbase
Top