Está en la página 1de 2

Delivering Happiness se centra en la vida de Hsieh como empresario y en lo que puede enseñar a los aspirantes a CEOs y empresarios sobre

la gestión

empresarial exitosa. El libro está dividido en tres secciones; "Beneficios", "Beneficios y pasión", y "Beneficios, pasión y propósito". La narrativa se

mueve cronológicamente desde la vida temprana de Hsieh y su primera incursión en el negocio hasta la venta más reciente de Zappos a Amazon.

Hsieh promueve tres lecciones principales: el marketing es mucho menos importante que el producto que está vendiendo, los empresarios más exitosos

se centran en algo que les apasiona, y la cultura de una empresa siempre será más importante que el servicio al cliente. Las lecciones se aplican

fácilmente a empresas de todos los tamaños.

Aunque el contenido está diseñado para una audiencia de negocios, cualquiera que se preocupe por la forma en que se relaciona la moral de los

empleados, el servicio al cliente y la felicidad puede disfrutar los ejemplos y el contenido biográfico. Hsieh tiene la intención de que los lectores

reexaminen su propia cultura corporativa y consideren cómo realizar cambios positivos, a largo plazo y rentables.

Lo más importante que pueden hacer los CEOs es hacer felices a sus empleados, argumenta Hsieh. Al hacer felices a sus empleados, los CEO se

alegran, porque sus empleados son tan apasionados por los productos como lo son. Los empleados infelices crean una cultura empresarial tóxica; los

empleados no solo son menos productivos, son menos rentables y están poco comprometidos con el negocio. La idea central de Hsieh es que hacer

felices a las personas que nos rodean hace que nosotros, y nuestras empresas, sean más felices.

Hsieh sugiere que la cultura de una empresa es una medida precisa de su éxito. Es más importante que el servicio al cliente. Los empleados adecuados,

que prosperan en el entorno de trabajo adecuado, brindan automáticamente a los clientes un gran servicio. Los empleados infelices tienen menos

probabilidades de hacer un esfuerzo adicional para un cliente, lo que afecta la reputación de la empresa. Una vez que un CEO cuida la cultura, el

servicio al cliente se cuida a sí mismo.

Hsieh utiliza sus propias experiencias como ejemplos de por qué la cultura de la empresa es más importante que el servicio al cliente. Recuerda que una

vez contrató a numerosos empleados, la mayoría de los cuales no encajaban bien, en lugar de pasar tiempo reclutando a un grupo de empleados más

pequeño y selecto. Una vez que cambió sus hábitos de contratación, reclutó empleados que compartían sus valores, y la cultura de la empresa se

desarrolló de forma natural. Sus empleados entusiastas y apasionados brindaron un excelente servicio al cliente, que a su vez aumentó las ganancias.

Hsieh recomienda que comercializar un producto a menudo es una pérdida de tiempo. El dinero gastado en campañas publicitarias costosas es mejor

gastado invirtiendo en un producto de calidad. Elegir estrategias de marketing sobre la inversión en productos es la razón por la cual las empresas

exitosas ven rendimientos decrecientes. Hsieh explica que un buen producto o servicio se vende solo, razón por la cual asociamos ciertos productos o

servicios de manera instantánea con ciertas compañías. Así es como una empresa construye y mantiene una marca rentable y conocida, todo sin gastar

dinero.

Hsieh sostiene que es más importante sobresalir en una cosa que ser promedio en muchas cosas. Las empresas débiles se diseminan demasiado y se

centran en demasiadas áreas. Hsieh, por otro lado, decidió que el punto de venta de Zappo sería el servicio al cliente, y él no descansaría hasta que todos

asociaran a Zappo con el mejor servicio al cliente del mundo. Como queda claro, esta estrategia le funcionó.

Las estrategias de Hsieh se reducen a una sola filosofía: encontrar algo que te apasione e invertir en él. Del mismo modo, si no te gusta algo, evitarlo. Si

amas tu negocio y lo que significa, trabajarás más duro para que tenga éxito. Si no crees en lo que estás vendiendo, pero crees que te hará rico, no

funcionará. Demasiados empresarios, cree Hsieh, no se dan cuenta de esto, razón por la cual sus negocios se estancan.

El último punto de Hsieh es que los empresarios tienen el deber de nunca dejar de aprender. Las empresas modernas siempre enfrentan nuevos desafíos,

y las empresas exitosas están preparadas para ellas. Siempre hay más que aprender y descubrir, y el desarrollo personal es una prioridad. Los empleados

deben ser alentados a aprender y desarrollarse también, ya que esto les ayuda a sentir que sus contribuciones son valoradas, y la empresa se preocupa

por ellos.

Hsieh usó a un empleado de Zappos como ejemplo. Solía tener miedo de hablar en público y exponer sus ideas, pero Zappos alentó al personal a

contribuir con sus ideas. Hsieh y su equipo la apoyaron, y ella desarrolló sus habilidades para hablar en público. Finalmente, ella representó a la

compañía en conferencias y habló en su nombre. Hsieh explica que este enfoque enriquecedor es la razón por la cual sus negocios son algunos de los

mejores en el mundo para los cuales trabajar.