Está en la página 1de 6

Enfermedades más Frecuentes DEL BAZO

Existen una serie de enfermedades hematológicas que están relacionadas


directamente con el bazo y en las cuales la esplenectomía (extirpación del bazo),
en ocasiones, se considera como su tratamiento. Entre otras las más
importantes son:

*La inflamación del bazo suele ser un síntoma de tener alguna


enfermedad. Las causas del bazo inflamado más
frecuentes son:
 Infecciones producida por baterias o virus.
 Enfermedades del hígado.

 Cáncer.

 Enfermedades de la sangre o del metabolismo.

 Insuficiencia cardíaca.

 Dolor en la parte superior (izquierda) del abdomen.

 Pérdida del apetito.


 Hipo.

 Heridas que expulsan demasiada sangre.

 Fatiga, cansancio y debilidad.

 Anemias hemolíticas: Son una serie de enfermedades que se caracterizan


por presentar el paciente una anemia debido a una destrucción más acelerada
de lo normal de glóbulos rojos. En algunas de ellas como la Esferocitosis
hereditaria la esplenectomía es el tratamiento oportuno. En otros casos como
en la anemia hemolítica idiopática autoinmune, la esplenectomía puede
considerarse en casos de resistencia, dependencia, toxicidad o contraindicación
del tratamiento con corticoides.

 PTI o púrpura trombótica idiopática: Es una enfermedad caracterizada


por la destrucción de plaquetas por anticuerpos circulantes. Esta destrucción se
lleva a cabo en su mayor parte en el bazo. El síntoma más frecuente es la
aparición de pequeñas manchas hemorrágica en la piel (petequias). Los niveles
sanguíneos de plaquetas se hallan por debajo de 50.000 (normal entre 100.000
y 400.000). El tratamiento aceptado es la terapia con corticoides durante 6 a 8
semanas. Se indicaría la esplenectomía en casos de no respuesta a este
tratamiento.

 PTT o púrpura trombótica trombocitopénica: Es una enfermedad


adquirida que afecta a los capilares y pequeñas arteriolas que se ocluyen por
membranas hialinas. Parece que se hallan implicados mecanismos
inmunológicos. La sintomatología consiste en fiebre, hemorragias cutáneas,
anemia hemolítica, alteraciones neurológicas e insuficiencia renal. Suele
instaurarse de manera brusca y grave. El tratamiento que ha demostrado mayor
eficacia es la combinación de terapia con corticoides y/o plasmaféresis y
esplenectomía.

o Enfermedad de Hodgkin y Linfomas: En la enfermedad de Hodgkin


el bazo suele estar afectado en un 40% de los casos. Clásicamente
se realizaba una exploración quirúrgica de la cavidad abdominal
consistente en biopsia hepática, esplenectomía y biopsia de
ganglios intraabdominales de diversos territorios para estadificar
los linfomas. Hoy día, gracias a la mejoría de las pruebas de imagen
(TAC) y a de los quimioterápicos, en muchos casos ya no es
necesario. No obstante, todavía tiene su indicación en pacientes
con estadíos I y II del tipo esclerosis nodular de la enfermedad de
Hodgkin que no tengan síntomas atribuibles a la enfermedad.

 ¿Cuál es el tratamiento?
La esplenectomía vía laparoscópicaestá indicada en el tratamiento de
todo tipo de enfermedades hematológicas que requieran una
esplenectomía. Además, en caso de tratarse de un linfoma, puede
realizarse una exploración de toda la cavidad abdominal si fuera necesario
mediante técnica laparoscópica.

 ¿Qué son los quistes esplénicos e


hidatídicos?
Los tumores benignos y quistes del bazo (esplénicos) son muy
infrecuentes y, generalmente, no producen ningún tipo de síntomas,
siendo diagnosticados al realizarse alguna exploración (ecografía, TAC,
resonancia magnética, ...) por otro motivo. Lo más habitual es que se
trate de quistes simples cuyo contenido es acuoso e inofensivo.

En otras ocasiones pueden ser quistes hidatídicos (conocidos


vulgarmente como "quistes de perro") que son más peligrosos, pues
pueden romperse en la cavidad abdominal y provocar un shock
anafiláctico. Otras lesiones de aspecto quístico que pueden aparecer en el
bazo son los hemangiomas. Aunque es raro, en el bazo, al igual que en
cualquier otro órgano, pueden desarrollarse tumores benignos tipo
fibromas, adenomas, etc. o malignos tipo sarcomas, etc.

 ¿Es necesario operarlos?


Los quistes hidatídicos deben operarse siempre que presenten signos de
estar activos (no calcificados). Los quistes simples habitualmente no se
operan, sólo en casos muy raros en que son muy grandes y provocan
compresión de órganos vecinos. La extirpación del bazo (esplenectomía)
puede realizarse con seguridad por laparoscopia.

SE DA POR INFLAMACIONES.

También podría gustarte