Está en la página 1de 9

Procedimiento: Reclamación Artículo 34 Ley 18.

010
Recurrente: Banco de Crédito e Inversiones
Rut N°97.006.000-6
Apoderado: Paul Mc Donnell Huerta
Rut N°8.012.617-4
Abogado Patrocinante: Paul Mc Donnell Huerta
Rut N°8.012.617-4
Recurrido: Comisión de Mercado Financiero
Rut: N° 60.810.000-8
Representante: Joaquín Cortéz Huerta
Rut N°: N° 6.493.230-6

En lo principal, deduce recurso de reclamación en contra de resolución que indica.


Primer Otrosí, acompaña documentos, bajo el apercibimiento legal que
corresponda. Segundo Otrosí, personería. Tercer Otrosí, patrocinio y poder.

Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago

Paul Mc Donnell Huerta, abogado, rut N°8.012.617-4, en representación


convencional, según se acredita en un otrosí, del Banco de Crédito e Inversiones,
sociedad anónima bancaria, rut 97.006.000-6, ambos domiciliados en El Golf 125,
Las Condes, Santiago, a V.S. Iltma. respetuosamente digo:

Que dentro de plazo vengo en interponer recurso de reclamación del


artículo 34 de la Ley 18.010 en contra de la sanción impuesta por la Comisión para
el Mercado Financiero (“CMF”) a mi representada. La Comisión para el Mercado
Financiero está representada por su Presidente, don Joaquín Cortez Huerta,
ingeniero comercial, cédula nacional de identidad N° 6.493.230-6, ambos
domiciliados en Avda. Libertador Bernardo O'Higgins N°1449, Santiago.

Fundo el presente recurso en los antecedentes de hecho y de Derecho que


paso a exponer.

Hacemos presente desde ya, que en esta causa mi representada, en


adelante “BCI”, ha cumplido con las exigencias de la Ley 18.010 sobre
Operaciones de Crédito de Dinero y de reporte de la Superintendencia de Bancos
e Instituciones Financieras (en adelante “SBIF”), actual Comisión para el Mercado
Financiero (en adelante “CMF”), por lo que venimos en interponer el presente
recurso de reclamación.

1. Los Hechos

1.1 Por resolución administrativa N°1.569 de fecha 29 de Mayo de 2019, la ex


Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, actual Comisión para
el Mercado Financiero, resolvió tener por aprobado el informe del Sr. Fiscal
Instructor que formuló cargos a mi representada, teniendo por acreditada
infracción a la tasa máxima convencional (en adelante “TMC”) respecto de
operaciones a que hace referencia en la Resolución SBIF de Instrucción N° 3
del PS 48-2017 y en la Resolución de Instrucción SBIF N° 3 del PS 51-2017.
Mediante la resolución 1569 ya señalada, mi representada fue sancionada con
una multa ascendente a 870 Unidades de Fomento. El importe total de la

1
misma fue pagado con fecha 13 de Junio de 2019. Adjunto en un Otrosí copia
del recibo de Tesorería General de la República del pago de la multa.

1.2 Durante la etapa de descargos, y mediante presentaciones de fecha 19 de


Diciembre de 2017, y de 20 de Diciembre de 2017, mi representada hizo valer
su defensa, alegando no existir infracción legal alguna fundada en no haberse
excedido la TMC en la estipulación y en el cobro de las operaciones de crédito
de dinero materia de la resolución, además de otras consideraciones de forma
y procedimentales que no miran al fondo del asunto.

Entre otros aspectos, cabe mencionar que la Resolución objeto del presente
recurso se fundó en un procedimiento sancionatorio administrativo de la ex
SBIF que omitió las propias reglas procedimentales aplicables, contenidas en
la Resolución 439 de la SBIF, de fecha 23.9.2015.

Concretamente, la formulación de cargos del procedimiento sancionatorio en


que se fundó la resolución aquí recurrida omitió la exigencia prevista en el
Artículo 11 de la Resolución 439 de 23.9.2015 de la SBIF, esto es, la sanción
asignada por la supuesta infracción, de manera que mi representada enfrentó
el procedimiento sancionatorio sin conocer que el mismo terminaría en una
sanción, toda vez que la ex SBIF no cumplió con esa exigencia de su propio
procedimiento administrativo.

1.3 Sin perjuicio de las fallas de procedimiento señaladas, lo más relevante es que
la resolución recurrida en autos no se hizo cargo de la defensa de fondo de mi
representada, y resolvió, en definitiva, sancionarla aplicando un erróneo criterio
jurídico, como se expone al examinar el acápite relativo al Derecho en el
presente recurso.

1.4 La resolución de la SBIF, actual CMF, sancionó a mi representada por un


supuesto cobro en exceso en operaciones de tarjeta de crédito con cargo a
línea de crédito. Tales cobros excesivos son inexistentes.

En efecto, conforme a lo convenido por la empresa bancaria con su cliente en


el contrato de apertura de crédito del producto en cuestión, cada vez que un
cliente titular de una tarjeta de crédito paga en un comercio con su respectiva
tarjeta, no está desembolsando fondos propios, ya que es el banco quien paga
al comercio.

Es por ello que al término del respectivo período mensual, si el titular de la


tarjeta de crédito no la paga a su vencimiento, deberá pagar los intereses
devengados durante el período sobre la o las respectiva(s) operación(es) de
crédito de dinero. Y dichos intereses le son informados en el mismo estado de
cuentas al cliente antes de su vencimiento. Al momento de fijar dichos
intereses el banco aplicó siempre la TMC permitida..

Si el titular paga dicho crédito dentro de la fecha de vencimiento respectiva y


que consta en el estado de pago, entonces no se generan intereses de
ninguna naturaleza, pese a que el banco le ha financiado sus compras con
tarjetas de crédito durante el mes anterior.

Si el cliente titular de tarjeta de crédito no paga el importe de la facturación


mensual que consta en el respectivo estado de pago, entonces por el monto
impago, genera frutos o intereses que le han sido previamente informados al
cliente en el mismo estado de cuentas y cuyos montos no excedieron en caso

2
alguno la TMC al momento de emitir dicho estado de pago. Jamás podría el
banco fijar unos intereses tomando en consideración una TMC desconocida,
como podría ser la vigente al día siguiente a la del vencimiento del respectivo
estado de pagos..

El caso que nos ocupa se refiere entonces a clientes que en la fecha de


vencimiento del estado de pago de sus tarjetas de crédito no pagaron al banco
tales créditos, generándose entonces la obligación de pago de ese capital más
el interés devengado. De esta manera mi representada, al tenor de lo previsto
en el contrato de apertura de crédito convenido con su cliente, otorgó a los
titulares de tarjetas de crédito, operaciones de crédito de dinero que
devengaron intereses para el período de interés de 30 días respectivo,
conforme al mandato legal del artículo 11 de la Ley 18.010 sobre Operaciones
de Crédito de Dinero que, como veremos, expresamente ordena que los
intereses se devengan por períodos de interés de 30 días, y con devengo
diario de interés.

Sobre el particular, me permito hacer presente a V.S.Iltma. que el Banco


Central de Chile, en uso de la facultad que le confiere el artículo 35 de su Ley
Orgánica Constitucional, ha establecido en el Capítulo III. J.I. de su Compendio
de Normas Financieras, sobre tarjetas de pago, la regulación aplicable
respecto de los contenidos mínimos que debe cumplir el citado contrato de
apertura de crédito que celebra la empresa bancaria con su cliente, entre los
cuales cabe mencionar para efectos de este recurso, el plazo o condiciones de
vigencia del contrato; la fecha de emisión de estados de cuenta; las
modalidades y condiciones aplicables al cobro de comisiones-y, en el caso de
las Tarjetas de Crédito, al cobro de comisiones e intereses, precisando la fecha
de vencimiento de la obligación de pago para el Titular; entre otras, por lo que
la empresa bancaria que represento al convenir estas materias expresamente
en el contrato mencionado, junto con dar cumplimiento a la regulación
antedicha convino expresamente con el titular de la tarjeta las condiciones
aplicables al cobro de intereses en los términos señalados, los que se
devengan a contar del día de vencimiento del respectivo estado de cuenta,
esto es, de la obligación de pago.

1.5 Cabe hacer presente que la SBIF dictó la resolución N°1.569 el día viernes 29
de Mayo de 2019, en su último día hábil de funcionamiento antes de ser
absorbida por la actual CMF, y luego de haber pasado estas causas por tres
fiscales instructores distintos. La Resolución aplicó erróneamente la ley, y
procede sea enmendada conforme a Derecho.

1.6 Con fecha 14 de Junio de 2019 mi representada interpuso recurso de


reposición en contra de la resolución de la SBIF de 29 de Mayo de 2019 antes
singularizada, a fin de que se dejara sin efecto en todas sus partes la misma,
por abierta infracción de la norma legal expresa del artículo 11 de la Ley
18.010, y de otras disposiciones legales que examinaremos más adelante, al
no considerar que las operaciones de crédito de dinero devengan interés día a
día, desde su inicio, esto es, a contar desde la medianoche del último día del
plazo, que coincide con la fecha de vencimiento del respectivo estado de pago.

Mediante Resolución Exenta N°3.943 de fecha 4 de Julio de 2019, la Comisión


de Mercado Financiero, sucesora legal de la SBIF, rechazó en todas sus partes
el recurso de reposición de mí representada, confirmando la resolución
sancionatoria, dejando a firme la sanción impuesta por una pretendida

3
infracción al artículo 11, en relación con el artículo 6° ter ambos de la Ley
18.010, confirmando la errónea aplicación de la ley.

1.7 Sostenemos que la resolución materia del presente recurso no se ajustó a


Derecho, toda vez que no aplicó la ley, según se analizará a continuación, por
lo que esta controversia queda sometido a decisión de V.S. Iltma., quien, en
definitiva, por mandato legal, deberá zanjarla

2 El Derecho.

2.1 Mi representada explicó claramente en sus escritos de descargos ante la SBIF


y luego ante la CMF, que no ha existido infracción alguna a la Tasa Máxima
Convencional cobrada en las operaciones fiscalizadas materia del
procedimiento sancionatorio. BCI no intentó “justificar una infracción”, como
sostuvo la resolución recurrida, derechamente afirmamos que no existió
infracción legal alguna en su proceder.

2.2 El error jurídico de la SBIF consiste en que no consideró los períodos de


interés de las operaciones de crédito de dinero con tarjeta de crédito, conforme
a lo prescrito por el artículo 6° ter, en relación con el 11 de la Ley 18.010, esto
es, con períodos de interés de treinta (30) días.

Me permito transcribir el artículo 11 de la Ley 18.010, que determina la forma


de cálculo del devengo de intereses en las operaciones de crédito de dinero:
“En las obligaciones regidas por esta ley sólo pueden estipularse
intereses en dinero. Los intereses se devengan día por día. Para los
efectos de esta ley, los plazos de meses son de 30 días, y los de años, de
360 días.” (lo subrayado es nuestro).

2.3 Mi representada en nada innovó en su proceder, aplicando estrictamente la ley.


Es la ley la que ha definido períodos de interés de treinta (30) días, y la regla
de devengo diario de interés durante ese plazo.

En caso de operaciones de varios meses, cada período de interés es de treinta


(30) días, aun para los plazos de meses, y para los de años, de trescientos
sesenta días (360), como lo señala claramente el texto legal antes transcrito,
para efectos de su aplicación.

De esta forma, no ha sido el capricho de mi representada ni acto contrario a


Derecho el cobrar los estados de pago de tarjeta de crédito vencidas, con
períodos de interés de 30 días. Ello ha ocurrido en pleno apego y respeto de la
ley vigente y al contrato celebrado con el titular de la tarjeta de crédito. No hay
interpretación jurídica alguna que permita sostener que los períodos de interés
sean de 29 o de 31 días: son de 30 días por mandato legal.

2.4 El artículo 1 de la Ley 18.010 define las operaciones de crédito de dinero de la


siguiente forma: “Son operaciones de crédito de dinero aquéllas por las cuales
una de las partes entrega o se obliga a entregar una cantidad de dinero y la
otra a pagarla en un momento distinto de aquel en que se celebra la
convención.”

Las operaciones mediante las cuales se hace uso de la línea de crédito


utilizada con motivo del no pago del estado de pago de tarjeta de crédito a la
fecha de su vencimiento, constituyen operaciones de crédito de dinero, según
4
la definición legal citada, y su aplicación se encuentra expresamente regulada
en el artículo 6° ter de esa misma legislación.

En efecto, la tasa de interés máxima convencional que limita cada operación


que se origine en la utilización de una línea de crédito, depende del monto y
plazo de la línea previamente pactada que da origen al crédito, en términos
tales que el plazo de una línea corresponde al tiempo total convenido para
hacer uso de ella, y es aquélla que se encuentre vigente al momento a partir
del cual se devenguen los respectivos intereses. Tratándose de tarjetas de
crédito, la que rija a la fecha de vencimiento del estado de pago, de manera
que dicha tasa de interés así determinada corresponde a aquella que debe
considerarse para fines de determinar la legitimidad de ella, para efectos de la
aplicación de las normas sobre interés máximo convencional.

Sin embargo, la SBIF erróneamente exigió agregar un día en los reportes de


los archivos normativos al período de interés de treinta días reportado cada
mes, es decir, treinta y un días. Esa circunstancia, tal como consta de la
Resolución recurrida, le fue representada a la SBIF oportunamente; sin
embargo, la SBIF insistió con la exigencia de aplicar ese criterio erróneo,
reportando BCI conforme al mismo, y generándose un aparente, y en todo
caso, inexistente exceso de TMC en las operaciones informadas a ese
Organismo en los términos ordenados por esa institución, al considerar una
TMC de un período posterior al de la vigencia efectiva de las operaciones
informadas en el respectivo archivo a la SBIF.

De esta manera la empresa bancaria que represento debió informar estas


operaciones de crédito de dinero conforme al criterio de la SBIF, pero se
cobraron los intereses conforme a lo ordenado por el artículo 11 de la Ley
18.010, esto es hasta el día de vencimiento de los respectivos periodos y lo
pactado en los contratos respectivos sin que exista violación de la TMC en
ninguna de las operaciones cuestionadas.

Es así que mi representada cumplió con la exigencia del archivo normativo, y


reportó operaciones a 31 días de plazo, en circunstancias que no cobró de esa
forma, sino por períodos de interés de treinta (30) días, conforme ordena el
artículo 11 de la Ley 18.010 ya citado. Es por ello que aparentemente se
excedía, más no en la realidad, en la TMC cobrada.

2.5 El error de la SBIF (ahora CMF) queda de manifiesto con la sola lectura del
punto 16° de la resolución N°1.569 de fecha 29 de Mayo de 2019, recurrida en
autos:” Que como primer argumento para justificar el cobro de intereses en
exceso de TMC señala el Banco que el formato de reporte contenido en el
Archivo D52 exige agregar un día más para el inicio del devengo de interés por
línea de crédito de tarjeta de crédito.”

Agrega la Resolución recurrida en el número 17° ”Que lo señalado


precedentemente no es atendible ya que implica una interpretación que no se
condice con el texto expreso de la norma”, para luego afirmar en el número 18
que constituye el punto central de su errónea tesis jurídica, lo siguiente: ”Que
en tal sentido, efectivamente el artículo 11 de la Ley 18.010 señala que los
intereses se devengan día a día, pero, contrariamente a lo que señala el
Banco, los intereses únicamente son exigibles, -tal como dispone el artículo 49
del Código Civil- (…) sino después de la medianoche en que termine el último
día de dicho espacio de tiempo.”

5
Consta del texto transcrito que la resolución recurrida confunde dos conceptos
jurídicos nítidamente claros y definidos, por una parte, el devengo de intereses,
y, por la otra, su exigibilidad o acción de cobro de los mismos.

En efecto, mi representada no cobra interés alguno a sus clientes titulares de


tarjeta de crédito que pagan el estado de pago al vencimiento del mismo, ya
que efectivamente la exigibilidad de intereses del respectivo período de interés
(que cubre el último período de interés de 30 días) solo comienza a contar del
día siguiente a la fecha de vencimiento del respectivo estado de pago. Pero si
en la fecha de vencimiento el cliente no ha pagado la totalidad o parte del
estado de pago en cuestión, cada nuevo período de interés será de 30 y no 31
días.

No podría ser de otra forma, por tratarse de una regla general aplicable a todas
las operaciones de crédito de dinero, tanto de captación de fondos del público
como de los créditos que otorgan a los clientes. De esta manera, los bancos,
en su calidad de deudores de sus depositantes, tenedores de bonos,
acreedores de créditos, devengan igualmente interés en forma diaria, a base
de 30 días, conforme a lo que señala el mismo artículo 11 de la Ley 18.010
sobre Operaciones de Crédito de Dinero, que es concordante por lo demás,
con la disposición contemplada en el artículo 790 del Código Civil, en orden a
que los frutos civiles, esto es, los intereses, se devengan día por día. Es decir,
existe un calce obvio y exigido por el legislador entre operaciones del activo y
del pasivo, por lo que se les confiere idéntico tratamiento jurídico,, de manera
que se trata de una interpretación absolutamente errónea e inconducente
aquella que efectúa la SBIF, hoy CMF, al fundarse en la aplicación del mismo
precepto legal contenido en el artículo 11 de la Ley 18.010, que estatuye la
forma de cálculo del devengo de interés aplicable a todas las operaciones de
crédito de dinero.

2.6 Concluye finalmente la resolución reclamada en su número 20° “Que, en


consecuencia, no se visualiza error alguno en el archivo D52, sino simplemente
la interpretación que realiza BCI respecto de las normas aplicables a la materia
es equivocada, configurándose la infracción imputada.” El problema es que la
SBIF exigió agregar un día más al período de interés, que según la ley es de
30 días cada uno, y cualquier interpretación de la norma debe respetar este
plazo establecido por la ley.

Es por ello que la resolución recurrida vulneró lo dispuesto en el artículo 11 de


la Ley 18.010 sobre operaciones de crédito de dinero. Con ello, vulnera las
normas sobre interpretación de la ley contenida en los artículos 19 y siguientes
del Código Civil.

El artículo 49 del Código Civil señala lo siguiente: “Cuando se dice que un acto
debe ejecutarse en o dentro de cierto plazo, se entenderá que vale si se
ejecuta antes de la medianoche en que termina el último día del plazo; y
cuando se exige que haya transcurrido un espacio de tiempo para que nazcan
o expiren ciertos derechos, se entenderá que estos derechos no nacen o
expiran sino después de la medianoche en que termine el último día de dicho
espacio de tiempo.”

Esta disposición del Código Civil no deja sin efecto la norma del artículo 11 de
la Ley 18.010, que es norma especial que complementa al artículo 49 del
Código Civil.

6
De esta manera, en virtud del artículo 11 de la Ley 18.010, cada vez que el
banco paga una cantidad de dinero a un comercio por cuenta del
tarjetahabiente o tenedor de la tarjeta de crédito, esa operación pasa a
devengar intereses si no se paga a su vencimiento el estado de pago mensual
respectivo. Y cada período de interés será de 30 días, tantos períodos de
interés sucesivos que transcurran, hasta que el cliente pague su tarjeta de
crédito en forma íntegra.

La disposición del artículo 49 contiene la normativa que rige a los plazos que
vencen “en” o “dentro de” cierto término, debe relacionarse con la Ley 18.010
que contempla el régimen jurídico que rige a las operaciones de crédito de
dinero y las obligaciones de dinero del Código Civil, que priman sobre la norma
general invocada por la SBIF.

No vemos ninguna interpretación posible en la cual esta disposición resulte


aplicable a este caso, no hay contradicción entre ambas disposiciones, se
complementan, siendo erróneo pretender que haya períodos de interés de más
o menos de 30.

2.7 La interpretación sistemática de las disposiciones legales aparentemente en


conflicto, esto es, el artículo 11 de la Ley 18.010 sobre devengo diario de
intereses y períodos de interés de 30 días, y el artículo 49 del Código Civil,
sobre exigibilidad de los mismos, lleva a concluir que estas disposiciones son
complementarias entre sí: mientras el artículo 11 de la Ley 18.010 que define el
período de interés para las operaciones de crédito de dinero como un plazo de
treinta (30) días, y la norma de devengo de los mismo en forma diaria, la
disposición del artículo 49 del Código Civil es una norma de exigibilidad
aplicable a un plazo suspensivo, es decir, el momento a partir del cual puede
legítimamente cobrarse al deudor el importe de interés devengado.

Tal como se expuso, ha sido el Banco Central de Chile quien ha reglamentado


en el numeral 1 del Título II del Capítulo III.J.1 de su Compendio de Normas
Financieras, los contenidos mínimos que deben contener los contratos que el
emisor suscribe con los titulares de tarjetas, y al efecto exige que se
contemple, entre otras estipulaciones, aquellas relativas a la fecha de
vencimiento de la obligación de pago del titular, y las modalidades y
condiciones aplicables al cobro de comisiones e intereses, por lo que salvo que
se haya pactado alguna otra modalidad especial, no cabe duda que los
intereses se devengan a contar de la fecha de vencimiento del estado de
cuenta mensual. Esa misma fecha es la que determina la TMC vigente que se
debe tomar en cuenta para determinar si lo que se cobra excede o no el límite
legal y no aquella que comience a regir o haya sido publicada el día siguiente
al de la fecha de vencimiento.

2.8 De esta manera, se concluye que la SBIF confunde exigibilidad de la


obligación con devengo de interés. Los intereses solo se devengarán si a la
fecha de pago del estado periódico de la tarjeta de crédito no se ha extinguido
la obligación que consta en éste por el pago por parte de su titular dentro del
plazo fijado.

El devengo de intereses y su exigibilidad son dos conceptos jurídicos


totalmente diferentes, con diversos ámbitos de aplicación. En efecto, mientras
que el devengo se refiere a la fecha desde cuando un capital produce frutos, la
exigibilidad dice relación con el momento a partir del cual tales frutos pueden

7
demandarse o exigirse por parte del acreedor al deudor a través de las
acciones que la ley franquea.

Confirma aquello el Diccionario de la Real Academia de la Lengua define


“devengar” como un verbo transitivo cuyo significado es el
siguiente:”Adquirir derecho a alguna percepción o retribución por razón de
trabajo, servicio u otro título. Devengar salarios, costas, intereses.”

El mismo Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define


“exigible” como aquello que “puede o debe exigirse”. Y “exigir” contiene solo
tres acepciones, de la cual claramente la primera es la que resulta aplicable a
lo dispuesto en el artículo 49 del Código Civil, invocado por la SBIF y luego la
CMF para rechazar erróneamente la aplicación del artículo 11 de la Ley 18.010
sobre operaciones de crédito de dinero:

Del lat. exigĕre.


1. tr. Pedir imperiosamente algo a lo que se tiene derecho.
2. tr. Dicho de una cosa: Pedir, por su naturaleza o circunstancia, algún requisit
o necesario. La situación exige unaintervención urgente.
3. tr. p.us. Cobrar, percibir por autoridad pública dinero u otra cosa. Exigir los tri
butos, las rentas.

Es entonces meridianamente claro que la norma aplicable para el devengo de


los intereses en operaciones de crédito de dinero en Chile es la contenida en el
artículo 11 de la Ley 18.010, es decir, se devengan cada día. Y la norma sobre
la exigibilidad a que se refiere el artículo 49 del Código Civil solo puede
interpretarse como el derecho de pedir imperiosamente algo a lo que se tiene
derecho, es decir, accionar a contar del día siguiente al vencimiento de un
estado de pago de tarjeta de crédito, y no antes. La palabra imperio tiene una
clarísima connotación jurídica, pues la facultad de hacer cumplir lo pactado que
solamente los tribunales de justicia tienen en un Estado de Derecho.

Lo que bajo ningún respecto es jurídicamente correcto es Interpretar que


existen períodos de interés de más o menos de 30 días, que es lo que el
artículo 11 de la Ley 18.010 sobre Operaciones de Crédito ordena.

2.9 La resolución reclamada no se ajusta a Derecho, al hacer una aplicación


errónea de lo dispuesto en la ley, omitiendo lo dispuesto en el Artículo 11 de la
Ley 18.010, norma especial aplicable a las operaciones de crédito de dinero
que tienen lugar con motivo del uso de tarjetas de crédito no pagadas en la
fecha de vencimiento de las mismas, en que los períodos de interés son de 30
días, y en que los intereses se devengan en forma diaria.

BCI cobró intereses en las operaciones antedichas solo una vez vencidos los
estados de pago mensuales de los clientes, devengando interés a base de
períodos de interés de 30 días, sin perjuicio de tener que reportar las tasas de
interés en la forma errónea requerida por la SBIF.

Ninguna de las acciones de mi representada ha vulnerado normal legal alguna


aplicable, ni en la forma ni en el fondo, por lo que solo procede que V.S. Iltma.
ordene dejar sin efecto lo resuelto en la Resolución sancionatoria, fijando el
exacto sentido y alcance de las normas citadas, reconociendo que el devengo
de intereses sólo comienza en la medianoche del día de vencimiento del
estado de pago y ordenando la devolución del importe total de la multa pagada,
más reajustes e intereses que legalmente procedan a mi representada.
8
POR TANTO,

Y en mérito de lo dispuesto en el artículo 34 de la Ley 18.010,


que otorga el presente recurso de reclamación, lo dispuesto en el artículo 11 de la
Ley 18.010 sobre Operaciones de Crédito de Dinero, y demás disposiciones
legales aplicables, a V.S.Iltma. respetuosamente pido, tener por interpuesto
recurso de reclamación en contra de la resolución de la Comisión de Mercado
Financiero, signada con el N°1.569 de 2019, ya individualizada en este escrito,
que aplicó a mi representada una sanción de 870 Unidades de Fomento, admitirlo
a tramitación, acogerlo y dejar sin efecto en todas sus partes dicha resolución,
ordenando se reintegre el importe total de la multa ya pagada, más reajustes e
intereses que conforme a la ley procedan, todo ello con costas.

Primer Otrosí, a V.S. Iltma. respetuosamente pido, tener por acompañados bajo
el apercibimiento legal que corresponda, los siguientes documentos: (i) resolución
N°1.569 de 29 de Mayo de 2019, emanada del Fiscal Instructor de la SBIF, en que
formuló cargos a mi representada; (ii) recibo de pago de multa a la SBIF por parte
de Banco de Crédito e Inversiones; (iii) Procedimiento Administrativo
Sancionatorio contenido en la Resolución 439 de 23 de Septiembre de 2015
emanado de la SBIF, en donde consta expresamente la exigencia de que la
resolución de la SBIF que formule cargos indique la sanción a aplicar a la entidad
fiscalizada; y (iv) resolución N°3.943 de fecha 4 de Julio de 2019 de la Comisión
de Mercado Financiero sucesora legal de la Superintendencia de Bancos e
Instituciones Financieras, que rechazó el recurso de reposición interpuesto por mi
representada en contra de la resolución N°1.569 de 29 de Mayo de 2019 emanada
de la Superintendencia antes señalada.

Segundo Otrosí. A V.S. Iltma. respetuosamente pido tener presente que vengo
en acompañar certificado emitido con firma electrónica avanzada del notario
público subrogante don Oscar Peluchonneau Cádiz, notaría Mozó Aguilar, del Acta
No 617, por el Directorio del Banco de Crédito e Inversiones, llevada a escritura
pública el 14 de junio de 2017, en la cual consta mi personería para obrar como
mandatario judicial del referido Banco.

Tercer Otrosí, A V.S. Iltma. respetuosamente pido tener presente que en mi


calidad de abogado habilitado para el ejercicio de la profesión, asumo
personalmente el patrocinio y poder de la presente causa, sin perjuicio de poder
delegar poder en otros abogados durante la tramitación de la misma.

Firmado
Paul digitalmente por
Reginald Paul Reginald Mc
Donnell Huerta
Mc Donnell Fecha:
Huerta 2019.07.19
12:55:09 -04'00'