Está en la página 1de 4

LUIS DAVID GAYOSSO CRUZ

INSTITUTO UNIVERSITARIO HISPANA


LICENCIATURA EN PSICOLOGIA
31 DE ENERO DEL 2019

“Trastorno disociativo de identidad”

En el siguiente ensayo se desglosara el trastorno de identidad disociativo,


con bases profesionales, basadas en el DSM-IV y DSM-V.

Al mencionar el trastorno de identidad disociativo, también llamado


comúnmente como trastorno de personalidad múltiple, es una de las
psicopatologías que más se llega a representar en la ficción.

Desde el extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde hasta el “club de la pelea” la
sociedad ha ido conociendo en base de ficción este trastorno, sin llegar a
darle una explicación médica-profesional, sino más ficción, donde presentan
al individuo que llega a padecer este trastorno como si tuviera “poderes” como
en el caso de Split.
TRASTORNO DE IDENTIDAD DISOCIATIVO EN BASE DSM-IV Y DSM-V

La característica del trastorno de identidad disociativo es la presencia de dos o más


estados de personalidad. Sin embargo, la manifestación o no de estos estados de
personalidad varía en función de la motivación psicológica, el nivel actual de estrés,
la cultura, los conflictos internos y dinámicos y la tolerancia emocional.

Puede haber períodos continuos de interrupción de la identidad en el contexto de


presiones psicosociales graves y/o prolongadas. En muchos casos de trastorno de
identidad disociativo en forma de posesión y en una pequeña proporción de casos
sin manifestación de posesión son muy evidentes las manifestaciones de las
identidades alternativas.

Cuando no se observan directamente los estados de personalidad alternativa, el


trastorno puede ser identificado por dos grupos de síntomas:

1) las alteraciones repentinas o la discontinuidad sobre el sentido del yo y el sentido


de la entidad (Criterio A).

Los síntomas del Criterio A están relacionados con las interrupciones en la


experiencia que pueden afectar a cualquiera de los aspectos del funcionamiento de
un individuo.

Los individuos con trastorno de identidad disociativo pueden referir la sensación de


que, de repente, se han convertido en observadores despersonalizados de su
"propio" discurso y acciones, y que pueden sentirse impotentes para detenerlos
(sentido del yo).

2) las amnesias disociativas recurrentes (Criterio B).

La amnesia disociativa de las personas con trastorno de identidad disociativo se


manifiesta de tres formas principales:

Como lagunas en la memoria remota de los acontecimientos vitales personales (p.


ej., períodos de la niñez o de la adolescencia, algunos eventos importantes de la
vida, como la muerte de un abuelo, casarse, dar a luz).
El trastorno de identidad disociativo parece tener un curso clínico fluctuante,
que tiende a ser crónico y recidivante. El tiempo promedio entre la aparición
del primer síntoma y el diagnóstico es 6-7 años.

El diagnóstico del trastorno de identidad disociativo debe diferenciarse de los


síntomas debidos a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad
médica (p. ej., epilepsia) Para realizar este diagnóstico es necesario basarse
en la historia clínica, los hallazgos de laboratorio y la exploración física.

Los síntomas debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia


pueden diferenciarse del trastorno de identidad disociativo por el hecho de
que la sustancia (p. ej., drogas o fármacos)0

El diagnóstico de trastorno de identidad disociativo debe prevalecer sobre el


de amnesia disociativa, fuga disociativa y trastorno de despersonalización.
Los individuos con trastorno de identidad disociativo puede diferenciarse de
los individuos en trance o con síntomas «de posesión» que serían
diagnosticados de trastorno disociativo no especificado) por el hecho de que
éstos explican que espíritus y seres ajenos han entrado en su cuerpo y
poseen el control absoluto de sus actos.

Existe controversia a la hora de establecer el diagnóstico diferencial entre el


trastorno de identidad disociativo y otros trastornos mentales, como la
esquizofrenia y otros trastornos psicóticos, el trastorno bipolar, con ciclación
rápida, los trastornos de ansiedad, los trastornos de somatización y los
trastornos de la personalidad.

Por el contrario, hay quien piensa que el trastorno de identidad disociativo se


tiende a diagnosticar exageradamente debido al interés de los medios de
comunicación por la enfermedad y la naturaleza altamente sugestionable de
estos individuos.
CONCLUSIONES

El trastorno de identidad disociativo es un Diagnostico controvertido como la


existencia de una o más identidades o personalidades en un individuo, Al
menos dos de estas personalidades deben tomar control del comportamiento
del individuo de forma rutinaria, y están asociadas también con un grado de
pérdida de memoria más allá de la falta de memoria normal.

El trastorno de identidad disociativo requiere psicoterapia, con frecuencia


facilitada por la hipnosis, esto es visible en la película “las tres caras de Eva”,
donde la protagonista sufre este trastorno y es inducida en proceso hipnótico
para conocer las personalidades.

Los síntomas pueden ir y venir de modo espontáneo, pero el trastorno no


desaparece por sí mismo. El tratamiento puede aliviar algunos síntomas
específicos pero no tiene efectos sobre el trastorno en sí mismo. El
tratamiento es largo trata de reducir y de aliviar los síntomas más que de
conseguir la interacción