Está en la página 1de 4

CAPÍTULO 1

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LAS MASAS.

LEY PSICOLÓGICA DE SU UNIDAD MENTAL

En su acepción corriente, el vocablo masa, representa un conjunto de


individuos de cualquier clase, sean cuales fueren su nacionalidad, profesión o
sexo, e independientemente de los motivos que los reúnen.

Las masas psicológicas son, por tanto, susceptibles de clasificación. Las


masas tienen diversas características psicológicas comunes con los individuos
aislados; otras, por el contrario, no se encuentran sino en las colectividades, la
masa psicológica es un ser provisional, compuesto por elementos
heterogéneos, las masas no acumulan la inteligencia, sino la mediocridad.

¿De qué modo se establecen estas características?

Diversas causas determinan la aparición de las especiales características de


las masas:

 La primera de ellas es que el individuo integrado en una masa adquiere,


por el mero hecho del número, un sentimiento de potencia invencible
que le permite ceder a instintos que, por sí solo, habría frenado
forzosamente.
 Una segunda causa, el contagio mental, interviene asimismo para
determinar en las masas la manifestación de características especiales
y, al mismo tiempo, su orientación.
 Una tercera causa, de mucha mayor importancia, determina en los
individuos que forman masa características especiales, que a veces son
muy opuestas a las del sujeto aislado.
CAPÍTULO 2

SENTIMIENTOS Y MORALIDAD DE LAS MASAS.

Las diversas características fáciles de observar en la mayoría de las masas


son:
1. Impulsividad, movilidad e irritabilidad de las masas.

Los diversos impulsos a los cuales obedecen las masas podrán ser, según las
excitaciones, generosos o crueles, heroicos o pusilánimes, pero siempre serán
tan imperiosos que el propio instinto de conservación se borrará ante ellos.

Las masas son extremadamente móviles por ser diversos los excitantes
susceptibles de sugestionarlas y por obedecer ellas siempre a los mismos, La
movilidad de las masas las hace muy difíciles de gobernar, sobre todo cuando
ha caído en sus manos parte de los poderes públicos, La masa no sólo es
impulsiva y móvil

2. Sugestibilidad y credulidad de las masas.

La primera sugestión formulada se impone inmediatamente, por contagio, a


todos los cerebros y establece en seguida la orientación. En los seres
sugestionados, la idea fija tiende a transformarse en acto.

No es preciso que la masa sea numerosa para que su facultad de ver


correctamente quede destruida, siendo los hechos reales sustituidos por
alucinaciones que no se relacionan con ellos. La reunión de unos cuantos
individuos constituye una masa.

3. Exageración y simplismo de los sentimientos de las masas.

En la masa, la exageración de un sentimiento está fortalecida por el hecho de


que, al propagarse muy rápidamente por sugestión y contagio, la aprobación de
la que es objeto acrecienta su fuerza de modo considerable. La simplicidad y la
exageración de los sentimientos de las masas los preservan de la duda y la
incertidumbre.

Frecuentemente, en las masas, la exageración se refiere por desgracia a


malos sentimientos, reliquia atávica de los instintos del hombre primitivo, y que
el miedo al castigo obliga a refrenar en el individuo aislado y con sentimiento de
responsabilidad.

4. Intolerancia, autoritarismo y conservadurismo de las masas.


El autoritarismo y la intolerancia son generales en todas las categorías de
masas, pero se presentan en grados muy diversos. Y aquí reaparece también
la noción fundamental de raza, dominadora de los sentimientos y los
pensamientos de los hombres. El autoritarismo y la intolerancia están
desarrollados sobre todo en las masas latinas, hasta el punto de haber
destruido aquel sentimiento de la independencia individual que tan acentuado
se halla entre los anglosajones.