Está en la página 1de 2

EL ARTE POSMODERNO

El ser humano desde sus orígenes ha tenido la necesidad de expresarse y de comunicar


desde su “yo” y su relación con el “otro” sus vivencias, emociones, tradiciones, identidad,
ideologías y su cultura. También se tiene siempre presente que estas manifestaciones
partían de una mimesis de los elementos y naturaleza de su entono, si su contexto sufría
cambios, también dicho arte sufría cambios.
Con el paso del tiempo se empezaron a calificar y clasificar estas manifestaciones, que
hasta el día de hoy se separa con demasiada frecuencia de un arte superior, donde el
trabajo del artista ya sea pintura o escultura responden a un canon estético que implantan
las academias sumado la literatura religiosa para producir, y un arte inferior algo más
artesanal, propio de meros adornos, por decirlo de alguna forma.
Actualmente en nuestro mundo contemporáneo se ha comenzado hablar del arte
posmoderno que permite expresarse libremente, es decir, la creatividad individual es el
catalizador más importante que la acumulación de conocimientos o reglas a seguir para
un mejor trabajo artístico, poniendo en segundo plano las habilidades pictóricas, donde
lo que prima son las emociones que se despiertan en el observador. Con esto se va
perdiendo el sentido de lo técnico, la praxis, la habilidad, abriendo las puertas a un arte
más crítico y autocritico dejando de ser algo decorativo, si de pintura se habla, buscando
invitar a la reflexión del espectador desde elementos reconocibles de su día a día.
El arte ha dejado de buscar una belleza idealizada, esto ya no es importante, ahora se
busca apropiarse de los objetos e ideas de nuestro contexto y reinterpretarlas. El arte
Posmoderno trae consigo cosas buenas y malas, lo positivo es la apreciación del concepto,
como se mencionó anteriormente, más allá de lo visual con la liberación del imaginario
del artista. Sin embrago, esta narrativa nueva es muy jerarquizada y no todos pueden
evidenciar que es realmente arte, esto sería lo negativo, ya que se genera la idea colectiva
de que cualquier cosa es arte. al no estar sumergido y no pertenecer al mundillo del arte
se tiene perspectivas erróneas y la gente asume que el arte ya no tiene o lo que se hace
hoy en día no tiene valor, sin sentido y que el ser artista no demanda trabajo alguno en
sus obras y que es pura justificación.
Para un gran sector de la población el arte debe ser estético y debe dar placer y no debería
ser considerado arte aquellas muestras o instalaciones insípidas que solo se realiza por
que está de moda y con la única finalidad lucrativa y que responden a fines personales,
como dijo Donald Kuspit: “vivimos un periodo dominado por artista narcisista, que no
participa de una ideología superior, aunque pretenda hacerlo a través de ciertas
metanarrativas” apoyando esa postura. Esto evoca en la pregunta ¿esto es arte?
Desde mi punto de vista hemos caído en la idea errónea de ver el arte solo a través del
filtro de la pintura, lo clasificamos dentro de esos parámetros, lo cual nos da una respuesta
equivoca, porque el arte no solo es pintura, el arte vas mas allá, tanto que absorbe a la
pintura convirtiéndola en un fragmento más que compone una definición universal de la
vida.
El arte es lo concepto general que abarca múltiples disciplinas, y una de ellas es la pintura,
la pintura es como un hueso dentro de un cuerpo, cumple una función importante para el
mecanismo, mas no es todo el mecanismo por ende no podemos rechazar las
manifestaciones artísticas que no encajan en los paradigmas estéticos y pictóricos. Sin
embargo, esto no quita el hecho que se debe de discernir ciertos patrones para decir que
es arte.