Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

Nombre: Sandra Altagracia

Apellido: Guevara Lara

Matricula: 15-4957

Tarea: II

Profesor: Luis Daniel Vidal Gonzales

Materia: Historia Dominicana II

Universidad: UAPA
Estudiar los hechos históricos referidos a la Anexión y la Guerra
Restauradora.
La Guerra de la Restauración fue una guerra llevada a cabo en Santo
Domingo desde 1863 hasta 1865 entre los dominicanos y España, que el
conservadurismo dominicano había invitado de nuevo a tomar posesión del
país 17 años después de la Guerra de Independencia contra la República de
Haití y 42 años después de que los habitantes de la parte oriental se
declararan independientes de España. El conflicto terminó con una victoria
dominicana debido a la retirada de las tropas españolas tras las Cortes
ordenar su repliegue, debido a que los costes de la guerra eran muy altos y
no necesitaban el territorio.
En 1861, el general Pedro Santana había arrebatado la presidencia a
Buenaventura Báez, quien había quebrado la Tesorería de la Nación con
grandes ganancias para sí mismo. Frente a una crisis económica, así como la
posibilidad de un nuevo ataque de Haití, Santana pidió a España que
retomara el control de su antigua posesión bajo la categoría de provincia, con
tan solo 17 años de independencia. Al principio, la monarquía española
estaba preocupada, pero con los Estados Unidos ocupados con su propia
guerra civil e incapaces de imponer la Doctrina Monroe, consideraba que
había una oportunidad para reafirmar el control en América Latina. El 18 de
marzo de 1861, se anunció la anexión, y Santana se convirtió en gobernador
general de la recién creada jurisdicción.
Sin embargo, este acto no fue bien recibido por todos. El 2 de mayo, el
general José Contreras lideró una fallida rebelión, y Francisco del Rosario
Sánchez encabezó una invasión desde Haití (cuyo gobierno, aunque
oficialmente neutral, le preocupaba que España afianzase su poder en la
zona), pero fue capturado y ejecutado el 4 de julio de 1861. Eventualmente
Santana renunciaría a su cargo en enero de 1862 tras sostener diferencias con
las autoridades españolas en Cuba que limitaron su poder y que destituyeron
a sus amistades para colocar a peninsulares en los cargos de poder; la reina
Isabel II le confirió el marquesado de las Carreras como compensación por
sus servicios al Reino.
Busca en la web un resumen del libro “Guerra de Restauración” de Juan
Bosch y analiza los factores más importantes considerados en este libro.
Después de meses de “lobismo”, Pedro Santana y un círculo muy reducido
de sus funcionarios echaron a andar el proyecto de la anexión del país a
España, que no era otra cosa que la destrucción del Estado nacional creado
en 1844 y la conversión del país en una extensión del Estado español.
La Anexión se produce el 18 de marzo de 1861. La única manifestación de
oposición que recibió tan deleznable acción se presentó de manera
espontánea en San Francisco de Macorís, el 23 de marzo, cinco días después
de haber sido proclamada la disolución del Estado dominicano en la capital
del país. Habrá que esperar hasta el 2 de mayo, 40 días después, para que se
produzca la primera manifestación organizada y armada. El escenario de esta
protesta fue Moca, donde se proclamó la independencia. Este movimiento
duró apenas algunas horas porque en la noche los anexionistas recuperaron
la comandancia de Moca e hicieron presos a los líderes de la protesta, que
estaban encabezados por el coronel José Contreras.
Se sabe que Matías Ramón Mella había planeado un levantamiento para
evitar la anexión, “pero fue expulsado del país a pesar de lo cual trató de
impedir que la plaza de Puerto Plata aceptara el traspaso del país a España;
y Francisco del Rosario Sánchez había comenzado a organizar la resistencia
a los planes hateros desde que había recibido en su lugar de exilio —la isla
de Santomas— la noticia de que estaba en marcha un plan para hacer de la
República una provincia de España” (obra citada, dc). Sánchez entró por
Haití. Sin embargo, los anexionistas no se quedaron de brazos cruzados. El
capitán general de Cuba le ordenó al almirante Ruvalcaba dirigirse a Santo
Domingo y desde aquí ir con una escuadra naval y en compañía de Pedro
Santana a Puerto Príncipe, capital de Haití, “para exigirle al gobierno
haitiano retirar su apoyo a las fuerzas que dirigía Sánchez”, acompañada de
una indemnización de 25 mil pesos. La suerte de Sánchez y su gente quedó
sellada con lo logrado por Ruvalcaba. Sánchez fue fusilado con algunos de
sus compañeros de lucha el 4 de julio de 1861.
Con la muerte de Sánchez y sus compañeros se impuso una paz que duró un
año y siete meses, tiempo durante el cual no se produjo ninguna reacción
contra la anexión. Decimos un año y siete meses porque a partir de febrero
de 1863 se iniciaron lo que Bosch llama “una ola de agitación armada” que
se extendería hasta el 16 de agosto glorioso.

También podría gustarte