Está en la página 1de 111

GUÍA DE ESTUDIO PARA EL LIBRO DE HEBREOS 

PREGUNTAS 

Capítulo Uno 

1. Proporciona tres ocasiones en que Dios “habló a nuestros antepasados en


otras épocas por medio de los profetas”.

2. ¿Por medio de quién nos ha hablado Dios en “estos días finales”?

3. ¿Quién ha sido designado “heredero de todo”?

4. ¿Por medio de quién hizo Dios el universo?

5. ¿Qué fuerza sostiene al universo?

6. ¿De qué forma ha llegado Cristo a ser “superior a los ángeles”?

7. Hebreos 1:5 dice: “Tú eres mi hijo; hoy mismo te he engendrado”. ¿Cuándo
es el “hoy mismo” en que Cristo fue engendrado como el Hijo de Dios?

8. ¿Qué nos dice el término “primer engendrado”?

9. ¿Qué tipo de cetro sostiene el Señor Cristo Jesús?

10. ¿Por qué ha ungido Dios a Cristo con “el aceite de alegría exaltándolo por
encima de sus compañeros”?

11. ¿Quién afirmó la tierra y creó los cielos?

12. Explica la expresión, “todos ellos se desgastarán como un vestido”.

13. ¿Dónde está sentado Cristo hoy?

14. ¿Qué es lo que Cristo está esperando con ansiedad?

15. ¿Qué importantísimo cambio del singular al plural ocurre entre el versículo
dos y el catorce del Capítulo Uno?

16. ¿Cuál es el papel de los ángeles bajo el pacto nuevo?


Capítulo Dos 

1. Después de leer el versículo uno del Capítulo Dos y manteniendo en mente


el versículo dos del Capítulo Uno, ¿a quién le está escribiendo el autor de
Hebreos?

2. ¿Qué exhortación se encuentra en el versículo uno del Capítulo Dos?

3. ¿En qué ocasiones, según el Antiguo Testamento, habló Dios a través de


“ángeles”?

4. ¿De qué maneras puede un Cristiano “descuidar” su salvación?

5. ¿De qué se nos advierte escapar?

6. ¿Qué nos anunció Cristo?

7. ¿Cómo ratificó Dios Su Palabra bajo el pacto antiguo?

8. ¿Cómo ratifica Dios Su Palabra bajo el pacto nuevo?

9. ¿A quién se le ha dado dominio sobre el mundo venidero?

10. ¿A qué Escritura se está refiriendo el autor de Hebreos en el versículo


seis?

11. ¿Por qué Dios piensa en el hombre, y por qué lo toma en cuenta?

12. ¿Quién ha sido coronado con gloria y honra por el Señor Dios?

13. ¿A quién se le ha dado dominio sobre las obras de las manos de Dios?

14. ¿Qué parte de la creación de Dios no ha sido puesta bajo el dominio del
hombre por la Palabra de Dios?

15. ¿A quién o a qué debe de estar sujeto el Cristiano?

16. ¿Por qué el Señor Jesús fue hecho un poco menor que los ángeles?

17. ¿Quién es “aquel” en el versículo diez?

18. ¿Qué le convenía a Dios Padre?

19. ¿Cómo fue perfeccionado Cristo?

20. ¿Por qué Cristo no se avergüenza de llamarnos “hermanos”?


21. ¿Quién proclama el nombre de Dios en medio de la congregación?

22. ¿Por qué fue necesario que Cristo se volviera de carne y hueso?

23. ¿Cuál es el temor que mantiene a la humanidad sometida en la


esclavitud?

24. ¿Con quién escogió Cristo asociarse, a quién escogió parecerse?

25. ¿Por qué vino Cristo a la tierra como hombre?

26. ¿Cómo pudo Jesús “expiar los pecados del pueblo”?

27. ¿Por qué puede Jesús “socorrer a los que son tentados”?

Capítulo Tres 

1. ¿Qué tipo de hermanos debemos de ser?

2. ¿Cuál es nuestro “llamamiento celestial”?

3. ¿Quién “nombró” a Cristo?

4. ¿De qué maneras demostró Cristo Su fidelidad a Dios Padre?

5. ¿Por qué es que Cristo ha sido “estimado digno de mayor honor que
Moisés”?

6. ¿De qué manera mostró Moisés su fidelidad al Señor?

7. ¿Cómo es que Moisés fue “testimonio de lo que Dios diría en el futuro”?

8. ¿Qué debemos de mantener si deseamos ser la “casa” de Cristo?

9. ¿Cuál es la “esperanza” que debemos de mantener hasta el final?

10. ¿De quién es la voz que debemos de estar escuchando hoy en día?

11. ¿Qué es lo que no debe de hacer el Cristiano?

12. ¿De qué manera puede un Cristiano “endurecer” su corazón?

13. ¿De qué maneras tentaron a Dios los “antepasados”?

14. ¿Por qué se enojó Dios con Israel?

15. ¿Cuál fue el juramento que Dios pronunció en Su enojo?


16. ¿Qué es el “reposo” de Dios?

17. ¿De qué condición debemos de tener cuidado los Cristianos?

18. ¿Quién debe de animar a quién cada día?

19. ¿Cuál es el fin de animarnos unos a otros?

20. Da un ejemplo de cómo un santo puede ser engañado por el “engaño del
pecado”.

21. ¿Qué debemos de hacer para tener parte con Cristo?

22. Lee el Salmo 95:7,8; Éxodo 17:1-7: Números 20:1-3; Deuteronomio 6:16.

23. Lee Hebreos 3:16 en otra versión para aclarar el significado.

24. ¿Con quiénes estuvo enojado Dios durante cuarenta años?

25. ¿A quiénes les juró Dios que jamás entrarían en Su reposo?

Capítulo Cuatro 

1. ¿Qué es el “reposo” de Dios?

2. ¿De qué manera puede un creyente en Cristo parecer quedarse atrás del
reposo de Dios?

3. ¿Cuál fue la “buena noticia” que les fue anunciada a los Israelitas cuando
estaban vagando por el desierto?

4. ¿Qué sucede si seguimos presionando hacia adelante en la fe en el


Señor?

5. ¿Qué es verdad de la persona que ha entrado en el reposo de Dios?

6. ¿Cuándo dejó Dios de trabajar?

7. ¿Adónde está esforzándose por entrar el creyente en Cristo?

8. ¿Por qué el creyente debe de “esforzarse” para poder entrar en el reposo


de Dios?

9. ¿Por qué son tan importantes la creencia y la obediencia?

10. ¿Qué es lo que la Palabra de Dios está creando?


11. ¿Por qué la Palabra de Dios penetra y divide cada parte de nuestra
personalidad, incluyendo nuestros huesos? ¿Por qué juzga los pensamientos
y las intenciones del corazón?

12. ¿A qué “profesión” (confesión) debemos de aferrarnos?

13. ¿Dónde está nuestro “gran sumo sacerdote”?

14. ¿Cómo puede ser verdad que Cristo comprenda todas nuestras
debilidades?

15. ¿De qué manera debemos de acercarnos al trono de Dios Todopoderoso,


al trono de la gracia?

16. ¿Cuáles son los dos dones Divinos que necesitamos continuamente
debido a nuestras debilidades?

Capítulo Cinco 

1. ¿Cuáles son las dos ofrendas que un sumo sacerdote hace a Dios en
representación de su pueblo?

2. ¿Por qué un sumo sacerdote puede ser bondadoso e indulgente hacia la


gente?

3. Ya que el sumo sacerdote tiene los mismos problemas que todos los
demás, ¿qué debe de hacer?

4. Bajo el pacto antiguo, ¿quién podía ser sacerdote?

5. ¿Quién nombró a Cristo nuestro sumo sacerdote?

6. ¿Con qué personaje del Antiguo Testamento asocia Dios a Cristo?

7. ¿Qué fue lo que Cristo suplicó con “fuerte clamor y lágrimas”?

8. ¿Por qué el Padre escucha a Su Hijo Amado?

9. ¿Por qué medio aprendió Cristo, a pesar de ser el Hijo de Dios, la


obediencia al Padre?

10. ¿Para quienes es Cristo el Autor de la salvación eterna?

11. ¿Según qué orden sacerdotal fue Cristo nombrado sumo sacerdote?
12. ¿Por qué el autor no podía explicarles a los Cristianos Hebreos con
respecto a la orden sacerdotal de Melquisedec?

13. ¿Con respecto a qué estaban siendo regañados los Cristianos Hebreos
en los versículos once y doce?

14. ¿Qué es verdad de un creyente que todavía no puede digerir ningún


alimento a excepción de leche?

15. ¿Cuál es la meta de tener completa madurez espiritual?

Capítulo Seis 

1. ¿Cuál es la primera enseñanza “elemental” mencionada?

2. ¿La segunda enseñanza?

3. ¿La tercera enseñanza?

4. ¿La cuarta enseñanza?

5. ¿La quinta enseñanza?

6. ¿Cómo llama el autor de Hebreos a estas cinco enseñanzas?

7. ¿Qué es lo que el autor de Hebreos nos pide que hagamos con las cinco
enseñanzas elementales?

8. Comenzando con el versículo cuatro, ¿qué aspectos de la salvación ya


habían pasado los Hebreos?

9. ¿Qué es imposible si las personas con tal experiencia espiritual cayeran?

10. ¿Cuáles son las dos cosas que tales personas le hacen a Cristo cuando
se apartan de Él?

11. ¿Qué tipo de tierra recibe bendición de Dios?

12. ¿Qué es cierto de la tierra que produce espinos y cardos?

13. ¿Cuáles son algunas de las cosas que “atañen a la salvación”?

14. ¿Qué era lo que a Dios no se le olvidaba con respecto a los Cristianos
Hebreos?

15. ¿Cómo podemos asegurarnos de la esperanza de nuestra salvación?


16. ¿Por quién juró Dios cuando hizo Su promesa a Abraham con respecto a
los descendientes de Abraham?

17. ¿Qué rasgo distintivo de carácter tuvo que ejercer Abraham para poder
heredar las promesas que Dios le había dado?

18. ¿Por qué confirmó Dios su promesa con un juramento?

19. ¿Cuáles son las dos realidades “inmutables” que nos dan un “estímulo”
poderoso?

20. ¿Cuál es la “esperanza” del peregrinaje Cristiano?

21. ¿Dónde está anclada nuestra alma?

22. ¿Quién hizo un lugar para nosotros detrás de la cortina santa?

Capítulo Siete 

1. Lee Génesis 14:18-20; Salmo 110:4.

2. ¿Qué es lo que Melquisedec representa?

3. ¿De qué forma en particular es que Melquisedec tiene “semejanza del Hijo
de Dios”?

4. ¿Cuáles son las tres maneras en que Melquisedec es mostrado superior a


Abraham?

5. ¿De qué manera nos muestra el autor de Hebreos que Cristo y Su


salvación son superiores a la Ley de Moisés y al sacerdocio Levítico?

6. Si hay un cambio en el sacerdocio, ¿qué otra cosa cambia


necesariamente?

7. ¿Qué otra cosa es diferente sobre Jesús?

8. ¿Cuál es el poder del sacerdocio de Cristo?

9. ¿Por qué el Señor ha puesto a un lado el sacerdocio Levítico y la Ley de


Moisés?

10. ¿Por qué fue necesario introducir una esperanza mejor?


11. ¿Qué acto especial de Dios confirmaba y garantizaba que la salvación a
través de Cristo era un “pacto superior”?

12. ¿Por qué puede Cristo “salvar por completo” a quienes se acercan a Dios
a través de Él?

13. ¿De qué maneras es Cristo especialmente apto para ser nuestro sumo
sacerdote?

14. Lee el versículo veintiocho en otra versión para tener una mayor claridad.
La idea aquí tiene que ver con que la Ley de Moisés nombraba a hombres
débiles como sacerdotes, pero el juramento de Dios, que llegó después de la
Ley, ha perfeccionado al Hijo de Dios como un sacerdote que continuará por
siempre.

Capítulo Ocho 

1. ¿Qué es lo que se ha venido diciendo hasta este momento?

2. ¿Qué es verdad de todo sumo sacerdote?

3. ¿Qué sería verdad de Jesús si estuviera viviendo sobre la tierra como un


hombre ordinario?

4. ¿Qué era el Tabernáculo de la Congregación que construyó Moisés?

5. ¿Qué es verdad del servicio sacerdotal del Señor Jesús?

6. ¿Qué es verdad de las promesas Divinas que son las bases del pacto
nuevo?

7. ¿Por qué hizo Dios un pacto nuevo?

8. ¿En dónde yacía el problema del primer pacto?

9. ¿Con quién hace Dios el pacto nuevo?

10. Si el pacto nuevo, que es el pacto Cristiano, fue hecho con la casa de
Israel y con la casa de Judá, ¿cómo podemos los Gentiles volvernos
Cristianos?

11. ¿Por qué se alejó Dios de los Judíos?

12. Menciona algunos de los puntos del pacto nuevo.


13. ¿Qué le ha sucedido al pacto antiguo de Moisés?

Capítulo Nueve 

1. ¿Qué tenía el primer pacto?

2. ¿Qué mobiliario tenía la primera parte (el Lugar Santo) del Tabernáculo de
la Congregación?

3. ¿Qué mobiliario había tras la cortina, en el Lugar Santísimo?

4. ¿Qué artículos había dentro del Arca del Pacto?

5. ¿Qué cubría con su sombra el lugar del propiciatorio, formando como una
tapa sobre el Arca del Pacto?

6. ¿Dónde entraban continuamente los sacerdotes de Israel para celebrar el


culto?

7. ¿En dónde entraba el sumo sacerdote una sola vez al año?

8. ¿Qué es lo que el Sumo Sacerdote siempre lleva consigo al Lugar


Santísimo?

9. ¿Qué nos dice el hecho de que la cortina podía ser abierta sólo una vez al
año?

10. ¿Qué aspecto de la personalidad del Judío que estaba celebrando el culto
no podía ser hecho perfecto por las ofrendas y los sacrificios que se ofrecían
bajo la Ley de Moisés?

11. ¿En qué consistían los estatutos y las ceremonias Levíticas?

12. ¿Hasta cuándo debían mantener estos estatutos Levíticos?

13. ¿A qué tabernáculo entró Cristo como Sumo Sacerdote?

14. ¿Qué sangre llevó Cristo?

15. ¿A qué área del Tabernáculo en el Cielo entró Cristo?

16. ¿Qué tipo de redención obtuvo Cristo por nosotros?

17. ¿Qué lograron la sangre de machos cabríos y de toros, y las cenizas de


una novilla?
18. ¿Cómo se ofreció Cristo a Sí mismo?

19. ¿Qué es lo que la sangre de Cristo purifica?

20. ¿De qué es mediador Cristo?

21. ¿Qué recibirán aquellos que son llamados al pacto nuevo si mantienen
firme su confianza en Cristo?

22. ¿De qué nos liberó Cristo al morir?

23. ¿Qué se debe de constatar antes de que un testamento adquiera validez?

24. ¿Qué era necesario para que el pacto antiguo entrara en vigor?

25. ¿Qué fue lo que Moisés hizo después de promulgar todos los
mandamientos de la ley a todo el pueblo?

26. ¿Qué más roció Moisés con la sangre?

27. ¿Qué exigía la Ley de Moisés?

28. ¿Qué es lo que no puede suceder sin el derramamiento de sangre?

29. Las copias de las realidades celestiales fueron purificadas por sangre
animal, ¿qué se usó para purificar las realidades mismas?

30. ¿En qué tabernáculo es Cristo el Sumo Sacerdote?

31. ¿Ante quién se presenta Cristo en favor nuestro?

32. ¿Cuántas veces debe de ser sacrificado Cristo en la cruz?

33. ¿Qué le llega a toda persona después de morir?

34. Lee el versículo veintiocho en otra traducción para que te quede más
claro.

Capítulo Diez 

1. ¿Qué es la Ley de Moisés?

2. ¿Qué no puede hacer la Ley de Moisés?

3. ¿Cómo sabemos que los que adoraban no se volvían perfectos?


4. ¿Qué es lo que la sangre de los toros y de los machos cabríos nunca
puede hacer?

5. ¿Qué fue lo que Cristo ofreció en lugar de sacrificios y holocaustos por el


pecado?

6. ¿Cuál es el significado de la profecía, “Aquí me tienes: He venido a hacer


tu voluntad”?

7. ¿Qué ha logrado la voluntad de Dios?

8. ¿Por qué tenían los sacerdotes de Israel que seguir sus obligaciones
religiosas, ofreciendo los mismos sacrificios por el pecado?

9. ¿Adónde fue Jesús después de ofrecer Su cuerpo como un sacrificio


perfecto por el pecado?

10. ¿Qué es lo que Jesús ha estado esperando desde ese día hasta ahora?

11. ¿Qué es lo que Cristo ha logrado ofreciendo Su cuerpo sobre la cruz del
Calvario?

12. ¿Quién más nos dio testimonio, hablando a través de los Profetas de
Israel?

13. Bajo el pacto nuevo, ¿dónde están escritas las leyes de Dios?

14. ¿Qué es lo que Dios hará con nuestros pecados y con nuestras
maldades?

15. ¿Por qué ya no hace falta otro sacrificio para el pecado?

16. ¿Por qué tenemos plena libertad para entrar en la Presencia de Dios a
través de la oración?

17. ¿Qué cortina colgaba ante la Presencia de Dios?

18. Ya que tenemos perdón de nuestros pecados por la sangre de Cristo, y ya


que Él es un sacerdote eterno que está intercediendo por nosotros ante el
trono de Dios Todopoderoso, entonces, ¿qué debemos de hacer nosotros?

19. ¿Qué será verdad de nosotros si continuamos pecando deliberadamente


después de que hayamos recibido el conocimiento de la verdad?

20. ¿Qué está enfrentando la persona que vive obstinadamente en pecado


después de haber escuchado el Evangelio de Cristo?
21. Bajo el pacto antiguo, ¿qué le pasaba a cualquier individuo que rechazara
la Ley de Moisés?

22. El castigo del individuo que rechaza el Evangelio de Cristo, ¿será mayor o
menor que en el caso del pacto antiguo?

23. ¿Qué es lo que el hombre está haciendo cuando recibe a Cristo y luego
regresa hacia el mundo?

24. ¿De quién es la venganza?

25. ¿A quién juzgará el Señor?

26. ¿Cómo será para un Cristiano caer en las manos de Dios, después de
haber recibido al Señor Jesús y luego haberlo pisoteado?

27. ¿Qué les había sucedido anteriormente a estos santos Judíos a quienes
la advertencia del Libro de Hebreos está siendo dirigido?

28. ¿Por qué fue posible que estos creyentes Judíos pudieran aceptar tanta
pérdida?

29. ¿Qué estaban en peligro de hacer los Cristianos Judíos?

30. ¿Qué sería verdad si demostraran su confianza en el Señor presionando


hasta el reposo de Dios?

31. ¿Qué aspecto del carácter necesitaban los Cristianos Hebreos?

32. ¿Qué tan pronto aparecerá el Señor Jesús?

33. ¿Cómo deben de vivir los justos?


34. ¿Cómo podemos definir la palabra​ fe?

35. ¿Cuál es la actitud de Dios hacia el creyente que se vuelve atrás, esto es,
que no continúa presionando hacia adelante en fe gozosa?

36. ¿Qué nos sucederá a nosotros si, habiendo comenzado nuestro


peregrinaje Cristiano, volvemos para atrás hacia Egipto, hacia el mundo?

37. ¿Qué es lo que algunos de los Cristianos Judíos estaban haciendo?

38. ¿Qué lograremos si seguimos viviendo por fe en Cristo?


Capítulo Once 

1. ¿Qué es la fe?

2. ¿Qué obtuvieron los hombres santificados de épocas pasadas por la fe?

3. ¿Cómo podemos nosotros entender que las cosas visibles del universo
fueron formadas por la Palabra invisible de Dios?

4. ¿Por qué el sacrificio de Abel fue mejor que el de Caín?

5. Debido a la fe de Abel, ¿qué tipo de hombre consideró Dios que fue Abel?

6. ¿Qué aspecto de la personalidad de Enoc hizo que fuera sacado de este


mundo hacia la Presencia de Dios?

7. ¿Cómo complacían a Dios las personas del Antiguo Testamento?

8. ¿Cuáles son los dos hechos que el individuo debe de creer para acercarse
a Dios?

9. Dios consideró a Noé como un hombre justo. Debido a la justicia de Noé, el


Señor le advirtió del diluvio que vendría. ¿Qué sentimiento hizo que Noé
construyera un arca cuando no había ninguna evidencia visible de que se
aproximaba un diluvio?

10. ¿Cuáles son las tres cosas que Noé logró como resultado de obedecer en
la construcción del Arca?

11. ¿Qué aspectos de la fe tuvo que demostrar Abraham cuando salió de Ur


de los Caldeos y comenzó su viaje, sin saber a dónde iba?

12. ¿Cómo condujo su vida Abraham en Canaán?

13. ¿Qué es lo que Abraham estaba buscando?

14. Abraham y Sara eran de edad avanzada. ¿Cómo pudieron concebir a


Isaac?

15. ¿Hasta qué grado ha cumplido Dios Su promesa a Abraham y a Sara?

16. ¿Qué es lo que el versículo trece nos enseña sobre la fe?

17. ¿Por qué es verdad que el hombre o la mujer de fe no se siente como en


su casa en el mundo actual?
18. ¿Qué le sucederá al individuo que recibe a Cristo pero que sigue
volteando hacia las cosas del mundo del que ha emigrado?

19. ¿Qué podemos hacer para estar seguros de que Dios no se avergüence
de llamarse nuestro Dios?

20. ¿Qué es lo que Dios ha preparado para la gente que está anhelando y
buscando un mundo celestial?

21. ¿Qué tipo de fe se necesitó para ofrecer a Isaac?

22. ¿Qué simboliza el ofrecimiento de Isaac?

23. ¿Qué fue lo que Abraham creyó que Dios haría para guardar Su promesa
con respecto a Isaac?

24. ¿Qué tipo de fe usó Isaac para bendecir a Jacob y a Esaú?

25. ¿Qué tipo de fe usó Jacob cuando bendijo a los hijos de José?

26. ¿Qué tipo de fe usó José cuando dio instrucciones acerca de sus restos
mortales?

27. ¿Qué tipo de fe demostraron los papás de Moisés?

28. ¿Qué tipo de fe mostró Moisés cuando renunció a ser llamado el hijo de la
hija del Faraón?

29. ¿Qué es lo que Moisés consideró cuando tomó su decisión?

30. ¿Qué es lo que el versículo veintisiete nos enseña sobre la fe?

31. ¿Qué es lo que el versículo veintiocho nos enseña sobre la fe?

32. ¿Qué es lo que el versículo veintinueve nos enseña sobre la fe?

33. ¿Qué papel tuvo la fe en la caída de las murallas de Jericó?

34. ¿Qué tipo de fe demostró Rajab?

35. ¿Qué era verdad sobre la fe de muchos santos y profetas?

36. ¿Cómo es que la fe que puede vencer al mundo, la fe que nos lleva a
nuestra herencia, al reposo de Dios, ha sido demostrada en la vida de las
personas?

37. ¿Qué fue lo que obtuvieron estos santos por su fidelidad durante sus
pruebas tremendas?
38. ¿Qué es lo que tales guerreros de la fe no habían recibido?

39. ¿Por qué ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa?

Capítulo Doce 

1. ¿Quiénes forman la multitud tan grande de testigos que está rodeando a


cada Cristiano hoy en día?

2. ¿Qué debemos de hacer en vista del hecho de que tales personas están
siendo testigos de lo que hacemos hoy?

3. ¿En quién debemos de fijar la mirada?

4. ¿Cuál es el significado de la expresión, “Fijemos la mirada en Jesús, el


iniciador (líder) y perfeccionador (culminador) de nuestra fe”?

5. ¿Qué ayudó a Jesús a soportar la cruz, menospreciando la vergüenza que


ella ocasionaba?

6. ¿En dónde está el Señor Jesús ahora?

7. ¿Qué fue lo que Jesús soportó de los pecadores?

8. Conforme pensamos en los problemas que el Señor mismo experimentó,


¿qué podemos evitar?

9. ¿Cómo habían sido diferentes los Cristianos Judíos comparados con


algunos de los héroes de la fe del Capítulo Once?

10. ¿Cuáles son las palabras de aliento que los Cristianos Hebreos habían
olvidado?

11. ¿Cómo debe el Cristiano de considerar la disciplina?

12. ¿Cómo nos trata Dios?

13. ¿Qué es verdad de nosotros si no experimentamos disciplina Divina?

14. ¿Cuál debe de ser nuestra actitud hacia el Padre de los espíritus?

15. ¿Por qué nos disciplina Dios?

16. ¿Qué es verdad de la disciplina cuando es aplicada?

17. ¿Qué produce la disciplina Divina?


18. ¿Qué debemos de hacer cuando nos sintamos débiles y desalentados?

19. ¿Qué debemos de buscar?

20. ¿Qué será verdad si no buscamos una vida de santidad?

21. ¿De qué debemos de asegurarnos?

22. ¿De qué más debemos de asegurarnos?

23. ¿De qué es ejemplo Esaú?

24. ¿Qué fue lo que Esaú no pudo lograr?

25. ¿Qué espectáculo increíble y aterrador está siendo descrito en los


versículos 18 al 21?

26. ¿Qué es lo que Dios estaba revelando en el Monte Sinaí?

27. ¿A qué se ha acercado el creyente en Cristo?

28. ¿De qué nos habla la sangre de Abel?

29. ¿De qué nos habla la sangre de Jesús?

30. De acuerdo con el versículo 25, ¿hay mayor peligro para el amonestado
bajo el pacto nuevo o bajo el pacto antiguo?

31. La voz de Dios conmovió la tierra en el Monte Sinaí. ¿Qué más ha


prometido Dios hacer?

32. ¿Qué significa la frase “una vez más”?

33. Ya que estamos recibiendo un reino inconmovible, ¿qué debemos de


hacer?

34. ¿Qué es verdad de nuestro Dios?

Capítulo Trece 

1. ¿Qué actitud debe de reinar entre los miembros del cuerpo de Cristo?

2. ¿Qué es lo que algunas personas hospitalarias habían hecho sin haberse


dado cuenta?

3. ¿Qué actitud debemos de tomar hacia los presos y hacia quienes están
siendo maltratados por el bien del Reino de Dios?
4. ¿Cuál debe de ser nuestra actitud hacia el matrimonio?

5. ¿Qué les sucederá a los adúlteros y a los que cometan inmoralidades


sexuales?

6. ¿De qué debemos de mantenernos libres?

7. ¿Por qué podemos estar contentos con nuestras circunstancias actuales?

8. ¿Qué podemos decir con toda confianza?

9. ¿Qué actitud debemos de tomar hacia nuestros dirigentes quienes nos han
comunicado la Palabra de Dios?

10. ¿Qué es verdad sobre Cristo?

11. ¿Acaso debe el santo Cristiano de destinar mucho de su tiempo


considerando qué tipos de alimentos debe de comer?

12. ¿Cuál es el significado de los versículos 10 al 13?

13. ¿Qué es lo que cada santo Cristiano debe de estar buscando?

14. ¿Qué tipo de sacrificio debemos de estar ofreciendo?

15. ¿Qué debemos de seguir haciendo?

16. ¿Por qué debemos de obedecer a los dirigentes de las iglesias?

17. El autor de Hebreos sentía que tenía una conciencia tranquila y que
estaba portándose honradamente. ¿Qué es lo que él les estaba pidiendo?

18. ¿Cuál es la oración del autor para los santos Judíos?

19. ¿Cómo se refiere el autor de Hebreos a Dios Padre?

20. ¿Qué hace único al pacto nuevo?

21. ¿Qué hace único al gran Pastor de las ovejas?

22. ¿Cuál es la oración del autor para los Cristianos Judíos?

23. ¿Qué es lo que el autor les ruega a los santos que hagan?

24. ¿Quién había sido recientemente puesto en libertad?

25. ¿Cuál fue el regalo final que el autor mandó a los santos Judíos?
RESPUESTAS 

Capítulo Uno. 

1. Proporciona tres ocasiones en que Dios “habló a nuestros antepasados en


otras épocas por medio de los profetas”.

A Israel a través del Profeta Isaías

A Israel a través del Profeta Jeremías

A Israel a través del Profeta Ezequiel

2. ¿Por medio de quién nos ha hablado Dios en “estos días finales”?

Mediante Su Hijo, Cristo.

3. ¿Quién ha sido designado “heredero de todo”?

Cristo.

4. ¿Por medio de quién hizo Dios el universo?

Por medio de Cristo-Él es el resplandor de la Gloria de Dios y la fiel imagen


de la Persona de Dios.

5. ¿Qué fuerza sostiene al universo?

Cristo sostiene al universo con Su Palabra poderosa.

6. ¿De qué forma ha llegado Cristo a ser “superior a los ángeles”?

● Él ha sido nombrado “Hijo” de Dios.


● Los ángeles de Dios deben de adorarlo.
● El Padre lo ha llamado “Dios”.
● Su trono permanecerá por los siglos de los siglos.
● La justicia es el cetro de Su Reino.
● Dios lo ha ungido con aceite de alegría, exaltándolo por encima de sus
compañeros.
● Él afirmó la tierra.
● Los cielos son la obra de Sus manos.
● Algún día, Él desechará los cielos y la tierra como vestido desgastado;
pero Él permanecerá por siempre.
● Se ha sentado a la derecha de Dios hasta que Dios ponga a todos Sus
enemigos por estrado de Sus pies.
● Él es la imagen del Padre.

Cristo es todo Dios y todo hombre. Él nos purificó de nuestros pecados y


luego se sentó a la derecha de Dios Todopoderoso. Cristo es Dios y Su trono
es eterno. Cristo no es sólo un viento, o un espíritu, o una llama de fuego. Él
tiene sustancia. Él es el Hijo de Dios Todopoderoso y reina como el Hijo de
Dios Todopoderoso. Nada de esto es verdad de ningún ángel.

7. Hebreos 1:5 dice: “Tú eres mi hijo; hoy mismo te he engendrado”. ¿Cuándo
es el “hoy mismo” en que Cristo fue engendrado como el Hijo de Dios?

Ese día consistió de tres partes: cuando nació de María (Lucas 1:35); cuando
fue bautizado en agua (Lucas 3:22); y cuando resucitó de entre los muertos
(Romanos 1:4).

8. ¿Qué nos dice el término “primer engendrado”?

Que más hijos serán engendrados del Padre y que Cristo tendrá
preeminencia entre ellos.

9. ¿Qué tipo de cetro sostiene el Señor Cristo Jesús?

El cetro que sostiene, la vara de autoridad de Cristo, es el de la legitimidad,


de la rectitud, de la justicia, y de la imparcialidad.

10. ¿Por qué ha ungido Dios a Cristo con “el aceite de alegría exaltándolo por
encima de sus compañeros”?

Porque Él ha amado la justicia y ha odiado la perversidad.

11. ¿Quién afirmó la tierra y creó los cielos?

Cristo es el que creó todas las cosas. Él afirmó la tierra y creó el cielo con sus
estrellas.

Cuando Cristo haya terminado de usar la tierra y los cielos, se deshará de


ellos como “ropa sucia”. Él mismo es eterno. Él permanecerá nuevo y
brillante. Si tú estás en Él, también tú serás nuevo y brillante por toda la
eternidad.

12. Explica la expresión, “todos ellos se desgastarán como un vestido”.


La tierra y los cielos están deteriorándose (envejeciendo). La cantidad de
energía disponible para el uso del hombre está disminuyendo. Los científicos
dicen que no hay energía nueva que se esté agregando al universo físico. El
universo se está “desgastando”.

13. ¿Dónde está sentado Cristo hoy?

A la derecha del Padre.

14. ¿Qué es lo que Cristo está esperando con ansiedad?

Que Sus enemigos sean estrado de sus pies.

Conforme presionamos en Cristo cada día, el Padre, trabajando a través del


Espíritu Santo, trae a todo enemigo de Cristo en nosotros bajo los pies de
Cristo. Conforme el Espíritu de Dios echa fuera al enemigo nosotros entramos
a nuestra herencia, al “reposo de Dios”. Cuando Dios haya terminado de
quitar al enemigo de Su Iglesia, Dios, a través de la Iglesia, eliminará a todo
enemigo que se encuentre tanto en el cielo como en la tierra.

15. ¿Qué importantísimo cambio del singular al plural ocurre entre el versículo
dos y el catorce del Capítulo Uno?

De “Heredero” a “herederos” de la salvación.

16. ¿Cuál es el papel de los ángeles bajo el pacto nuevo?

Los ángeles son espíritus enviados para ayudar a los que han de heredar la
salvación.

Capítulo Dos. 

1. Después de leer el versículo uno del Capítulo Dos y manteniendo en mente


el versículo dos del Capítulo Uno, ¿a quién le está escribiendo el autor de
Hebreos?

A las personas Judías que conocen el Evangelio de Cristo.

2. ¿Qué exhortación se encuentra en el versículo uno del Capítulo Dos?

Que debemos de prestar más atención a lo que hemos oído sobre Cristo,
teniendo cuidado de nunca perder el rumbo.
3. ¿En qué ocasiones, según el Antiguo Testamento, habló Dios a través de
“ángeles”?

Bajo el pacto antiguo la Palabra de Dios frecuentemente era anunciada por


ángeles: a Abraham, a Lot y a su familia, a Moisés y a Israel en el desierto, a
Josué, a Gedeón, a David, y a Daniel. Si ese mensaje era desobedecido,
como en el caso de las instrucciones dadas por el ángel a la familia de Lot, el
castigo era inmediato.

4. ¿De qué maneras puede un Cristiano “descuidar” su salvación?

Si no ora, si no lee y medita sobre la Palabra, si no se reúne con otros


discípulos para alabar al Señor, y si no resiste al diablo.

También puede descuidar su salvación haciendo concesiones para complacer


a la gente mundana, no buscando la voluntad del Señor cada día, no
poniendo a Cristo por delante de todo, no mezclando la fe con las Palabras
de las Escrituras, estando tan ocupado con comprar, vender, casarse, dar en
casamiento, plantar, cosechar, construir, y hacer mucho dinero que ya no hay
tiempo de sobra para atender el crecimiento de Cristo dentro de nosotros, no
presionando en el Espíritu, no dando lo mejor de nuestra vida y de nuestra
personalidad a Cristo.

5. ¿De qué se nos advierte escapar?

De la destrucción (Hebreos 3:11, 13, 17, 19; 4:1, 11; 6:8; 10:27, 39; 12:17,
25).

6. ¿Qué nos anunció Cristo?

“Una salvación tan grande”: la venida del Reino de Dios; ser salvos en el
Reino de Dios; nacer de nuevo en el Reino de Dios; llegar a la madurez en el
Reino de Dios.

7. ¿Cómo ratificó Dios Su Palabra bajo el pacto antiguo?

Con señales, prodigios, y diversos milagros.

8. ¿Cómo ratifica Dios Su Palabra bajo el pacto nuevo?

Con señales, prodigios, y diversos milagros. Si no hay alguna evidencia del


poder de Dios en nuestras predicaciones y en nuestras enseñanzas entonces
no estamos presentando el Reino de Dios, ya que el Reino de Dios no es en
palabra sino en poder.
9. ¿A quién se le ha dado dominio sobre el mundo venidero?

Al hombre representado por Cristo y Sus santos.

10. ¿A qué Escritura se está refiriendo el autor de Hebreos en el versículo


seis?

Al Salmo 8:4.

Me pregunto: “¿Qué es el hombre, para que en él pienses? ¿Qué es el ser


humano, para que lo tomes en cuenta?” (Salmo 8:4-NVI)

11. ¿Por qué Dios piensa en el hombre, y por qué lo toma en cuenta?

Las personas que han recibido al Señor Cristo Jesús son la imagen de Dios,
hijos de Dios, hermanos de Cristo, herederos de Dios, las criaturas redimidas
por la sangre del Cordero, la Esposa del Cordero, el Templo de Dios, los
jueces de los cielos y de la tierra, el ejército del Señor, los herederos de todas
las cosas, aquellos que serán sentados sobre el trono de Cristo. Dios ha
hecho al hombre un poco menor a los ángeles poniéndolo en un cuerpo
animal, un cuerpo sujeto a la muerte. Sin embargo, en la resurrección, las
personas serán inmortales como los ángeles y serán los hijos de Dios en un
sentido mucho mayor de lo que es verdad ahora.

12. ¿Quién ha sido coronado con gloria y honra por el Señor Dios?

El hombre.

13. ¿A quién se le ha dado dominio sobre las obras de las manos de Dios?

Al hombre.

14. ¿Qué parte de la creación de Dios no ha sido puesta bajo el dominio del
hombre por la Palabra de Dios?

Ninguna parte (ver Hebreos 2:8).

¡Todo lo sometiste a su dominio! Si Dios puso bajo él todas las cosas,


entonces no hay nada que no le esté sujeto. Ahora bien, es cierto que todavía
no vemos que todo le esté sujeto. (Hebreos 2:8-NVI)

15. ¿A quién o a qué debe de estar sujeto el Cristiano?

El santo Cristiano debe de estar sujeto​ sólo​ a Dios a través de Cristo.


Ninguna criatura o cosa debe de tener dominio sobre un miembro del Cuerpo
de Cristo. La mayoría de nuestras experiencias Cristianas nos están tratando
de liberar del dominio de criaturas, cosas, y circunstancias.

Dios ha sometido todas las cosas bajo el dominio del hombre. Dios no ha
dejado nada que no esté sujeto bajo el dominio del hombre.

Sin embargo, en este momento, todas las cosas no están sujetas al hombre.
Pero Dios llama a las circunstancias que no son como si lo fueran. Dios crea
en una visión eterna. Todas las cosas han sido terminadas a los ojos de Dios.
Ahora nosotros estamos en el proceso de terminarlas.

Dios puede ver el final desde el comienzo. Hemos sido predestinados, de


acuerdo con el previo conocimiento de Dios, a ser en la imagen de Cristo. Sin
embargo, nunca debemos de tomar una actitud de pasividad o de
inevitabilidad. De todos modos debemos de tomar decisiones santas si
hemos de obtener nuestra herencia.

16. ¿Por qué el Señor Jesús fue hecho un poco menor que los ángeles?

Para que pudiera tener la experiencia de la muerte, probando la muerte por


toda persona. Jesús tuvo que tener la experiencia del dolor que nosotros
padecemos para que Él pudiera convertirse en el autor de nuestra salvación y
nuestro Hermano mayor.

Todavía no vemos a toda la creación bajo la autoridad y el poder del hombre.

Sí podemos ver a Jesús como la representación del Hombre, del Hombre que
Dios tiene en mente.

Él fue hecho un poco menor a los ángeles durante Sus treinta y tres años en
la tierra. Al ser un poco menor a los ángeles por un tiempo, fue sujeto a la
muerte física, como todos los hombres.

El mismo Jesús que estaba dispuesto a pasar por la experiencia de la muerte


a favor de toda la gente ahora ha sido coronado con gloria y honra. El Señor
ya ha recibido la gloria y la honra asignada a la humanidad.

Ahora Jesús posee toda la autoridad y el poder en el Cielo.

Ahora Jesús posee toda la autoridad y el poder en la tierra.

Ahora Jesús posee toda la autoridad y el poder sobre todas las criaturas en el
Cielo, en el Infierno, aquellos que están muertos, aquellos que están vivos, y
aquellos que todavía no nacen.
Cristo ha sido coronado con gloria y honra. Siempre se mueve en majestad y
autoridad.

Cristo ha sido coronado con honra en que todos los ejércitos de los Cielos lo
alaban, al igual que la Iglesia en el Cielo y en la tierra.

Nosotros estamos presionando hacia lo que Cristo ya es. Cristo es lo que el


Señor Dios tuvo en mente cuando dijo, “Hagamos al hombre a nuestra
imagen y semejanza”.

Cristo es nuestro ejemplo en todo. Más que eso, Él está siendo formado en
nosotros, Él es nuestra vida. Así como es Él, así somos nosotros en el
mundo. Su Vida nos está llenando y conformando a Su imagen. Él es
magnificado en nosotros. Para el santo Cristiano vivir​ es​ Cristo y morir es
ganancia.

17. ¿Quién es “Aquel” en el versículo diez?

Dios Padre.

18. ¿Qué le convenía a Dios Padre?

Llevar a mucho hijos a la gloria y honra asignada al hombre.

19. ¿Cómo fue perfeccionado Cristo?

Mediante el sufrimiento.

20. ¿Por qué Cristo no se avergüenza de llamarnos “hermanos”?

Porque Aquel que nos santifica (que nos hace un grupo separado ante Dios),
y nosotros que somos santificados, somos todos de un mismo Padre.

Nosotros somos los hermanos menores de Cristo. Somos más pequeños, no


tan maduros, pero somos Sus hermanos.

No tengan miedo-les dijo Jesús-. Vayan a decirles a mis hermanos que se


dirijan a Galilea, y allí me verán. (Mateo 28:10-NVI)

Suéltame, porque todavía no he vuelto al Padre. Ve más bien a mis hermanos


y diles: “Vuelvo a mi Padre, que es Padre de ustedes; a mi Dios, que es Dios
de ustedes”. (Juan 20:17-NVI)
Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser
transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito
entre muchos hermanos. (Romanos 8:29-NVI)

21. ¿Quién proclama el nombre de Dios en medio de la congregación?

Cristo. Cuando cantamos himnos para Dios y lo alabamos, Cristo canta con
nosotros, Sus hermanos. Conforme todos cantamos alabanzas hay
santificación en el corazón de Dios.

Proclamaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te


alabaré. (Salmo 22:22-NVI)

El Señor ha escondido su rostro del pueblo de Jacob, pero yo esperaré en él,


pues en él tengo puesta mi esperanza. Aquí me tienen, con los hijos que el
Señor me ha dado. Somos en Israel señales y presagios del Señor
todopoderoso, que habita en el monte Sión. (Isaías 8:17,18-NVI)

Cristo confía en el Padre, y nosotros, quienes Dios ha dado a Cristo, también


ponemos nuestra confianza en el Padre.

22. ¿Por qué fue necesario que Cristo se volviera de carne y hueso?

Para que a través de la muerte Él pudiera anular la autoridad del que posee la
autoridad y el dominio de la muerte, es decir, del diablo.

23. ¿Cuál es el temor que mantiene a la humanidad sometida en la


esclavitud?

El temor a la muerte mantiene a la humanidad esclavizada. Pero ahora el


santo ya no teme a la muerte porque Cristo tiene las llaves del Infierno y de la
muerte. Algún día saldremos de la tumba y nos veremos unos a otros
nuevamente, y viviremos por toda la eternidad.

24. ¿Con quién escogió Cristo asociarse, a quién escogió parecerse?

A los descendientes de Abraham.

25. ¿Por qué vino Cristo a la tierra como hombre?

Cristo escogió ser hecho como Sus hermanos para que pudiera ser un Sumo
Sacerdote fiel y misericordioso en la Presencia de Dios.

26. ¿Cómo pudo Jesús “expiar los pecados del pueblo”?


Él pagó el precio por nuestros pecados ofreciendo Su propio cuerpo y Su
propia sangre sobre la cruz. Esto era posible sólo volviéndose un ser
humano.

27. ¿Por qué puede Jesús “socorrer a los que son tentados”?

Debido a que Cristo mismo fue probado severamente en las cosas que sufrió
sobre la tierra Él puede llegar al auxilio de cada uno de nosotros cuando
estamos pasando por periodos de prueba y de sufrimiento. Cristo fue probado
y pasó por sufrimientos así como nosotros somos probados y pasamos por
sufrimientos. Cristo conoce nuestro dolor. Por esto Él puede ayudarnos y
hacer intercesión por nosotros ante el trono de Su Padre en el Cielo.

Capítulo Tres. 

1. ¿Qué tipo de hermanos debemos de ser?

Debemos de ser hermanos santificados. Somos santificados por la sangre de


Jesús. No debemos de estar viviendo en la lujuria de la carne, ni en la lujuria
de los ojos, ni en el orgullo por la vida. Debemos de estar caminando en
justicia, santidad, y obediencia delante Dios.

Santidad​ significa limpieza y pureza ante los ojos de Dios en cuanto a que
estamos haciendo, diciendo, y pensando las cosas que son aceptables al
Espíritu de Dios. Santidad significa que pertenecemos especialmente al
Señor, no al mundo, no a la lujuria del mundo, y no a espíritus perversos e
impíos.

En el sentido más alto,​ santidad​ es la Presencia de Dios por medio de Cristo.

2. ¿Cuál es nuestro “llamamiento celestial”?

El ser hijos de Dios, herederos de la salvación, hermanos de Cristo. Estamos


juntos compartiendo un llamamiento que nos ha llegado desde lo alto del
Cielo. Somos llamados a ser partícipes de la Persona, de la imagen, y de la
Gloria de Dios Todopoderoso. Debemos de dedicar nuestros días a pensar
en, y a considerar a, Cristo ya que Él es tanto el Apóstol como el Sumo
Sacerdote de la fe que estamos considerando con nuestra boca. Debemos de
poner nuestra mente en Cristo y mantenerla ahí el mayor tiempo posible.

3. ¿Quién “nombró” a Cristo?


Dios Padre.

4. ¿De qué maneras demostró Cristo Su fidelidad a Dios Padre?

Siempre haciendo, diciendo, y pensando aquellas cosas que le complacían al


Padre; sufriendo injustamente abusos; soportando Él mismo los pecados del
mundo; negándose a Sí para que siempre pudiera mostrar en Sí mismo la
Persona y la voluntad del Padre.

Cristo fue fiel al Padre quien le asignó un papel y un trabajo.

Moisés fue fiel en la casa de Dios haciendo todo lo que el Señor le instruyó
hacer.

Seamos también fieles en aquello que el Señor espera y requiere de


nosotros. ¿Conocemos la voluntad de Dios para nosotros personalmente?

5. ¿Por qué es que Cristo ha sido “estimado digno de mayor honor que
Moisés”?

Porque Moisés fue fiel en toda la casa de Dios, pero Cristo construyó la casa
y es dueño de la casa.

Cristo recibe más gloria que Moisés debido a que el constructor de una casa
recibe mayor honor que la casa misma. Toda casa sobre la tierra fue
construida por alguien, pero Cristo construyó​ todo​ lo que vemos con nuestros
ojos y lo que tocamos con nuestras manos.

6. ¿De qué manera mostró Moisés su fidelidad al Señor?

Dando a Israel testimonio fiel de todo mandamiento que Dios le dio, sin tomar
la gloria para sí mismo. Haciendo siempre lo que Dios le decía que hiciera.

Luego extendió la tienda de campaña sobre el santuario, y encima de ésa


puso el toldo, tal y como el Señor se lo mandó. (Éxodo 40:19-NVI)

Moisés hizo todo tal como el Señor se lo ordenó. (Números 17:11-NVI)

7. ¿Cómo es que Moisés fue “testimonio de lo que Dios diría en el futuro”?

Todas las cosas que el Señor introdujo a través de Moisés, incluyendo la Ley,
el sacerdocio y los sacrificios, las fiestas solemnes del Libro de Levíticos, y el
Tabernáculo de la Congregación dan testimonio de la Persona y de la obra
del Señor Cristo crucificado y resucitado. Además, Moisés profetizó sobre la
venida de Cristo.
Por eso levantaré entre sus hermanos un profeta como tú; pondré mis
palabras en su boca, y él les dirá todo lo que yo le mande. (Deuteronomio
18:18-NVI)

Moisés fue parte del testimonio de las Escrituras del Antiguo Testamento.
Este testimonio se aplica hoy a nosotros directamente. Las cosas y los
eventos del Antiguo Testamento son una descripción física, un ejemplo, una
sombra, una ilustración, una representación en el mundo material de lo que
es verdad hoy en día. Los eventos, las circunstancias, y las palabras del
Antiguo Testamento han ocurrido para nuestro beneficio, ya que estamos
viviendo en la hora en que todo llegará a realizarse.

Todo eso les sucedió para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia
nuestra, pues a nosotros nos ha llegado el fin de los tiempos. (1 Corintios
10:11-NVI)

Los profetas, que anunciaron la gracia reservada para ustedes, estudiaron y


observaron esta salvación. Querían descubrir a qué tiempo y a cuáles
circunstancias se refería el Espíritu de Cristo, que estaba en ellos, cuando
testificó de antemano acerca de los sufrimientos de Cristo y de la gloria que
vendría después de éstos. A ellos [los Profetas Hebreos] se les reveló que no
se estaban sirviendo a sí mismos [los Israelitas físicos], sino que les servían a
ustedes [los Cristianos-Judíos y Gentiles]. Hablaban de las cosas que ahora
les han anunciado los que les predicaron el evangelio por medio del Espíritu
Santo enviado del cielo. Aun los mismos ángeles anhelan contemplar esas
cosas. (1 Pedro 1:10-12-NVI)

¿Hemos meditado en el viaje que hizo Israel de Egipto a Canaán?

¿Hemos estudiado los Tabernáculos de la Congregación?

¿Hemos considerado las siete fiestas solemnes del Señor que se encuentran
en el Capítulo veintitrés de Levíticos?

Hasta los días de la creación son una representación de la redención que hay
en Cristo en cuanto a que comenzamos en una personalidad de caos y
terminamos en el reposo de Dios, habiendo sido creados en la imagen de
Cristo.
El Libro de Hebreos nos proporciona muchos ejemplos de cómo debemos de
aplicar las Escrituras del Antiguo Testamento a nuestras vidas como
Cristianos.

No debemos de ser descuidados con nuestra salvación. Debemos de estar


constantemente y diligentemente leyendo y meditando tanto en el Antiguo
Testamento como en el Nuevo Testamento para que el Espíritu Santo pueda
guiarnos a través de nuestro peregrinaje Cristiano.

8. ¿Qué debemos de mantener si deseamos ser la “casa” de Cristo?

Debemos de mantener hasta el final nuestra confianza, nuestra audacia,


nuestro alardeo, nuestro regocijo en la esperanza que nos enorgullece.

9. ¿Cuál es la “esperanza” que debemos de mantener hasta el final?

Que Dios puede llevarnos a la gloria y que lo hará.

Nosotros tenemos una esperanza. Nuestra esperanza es que el Señor Cristo


Jesús regresará por nosotros y que estaremos con él para siempre. Nuestra
esperanza es que volveremos a reunirnos con nuestros seres queridos.
Nuestra esperanza es que el Reino de Dios vendrá a la tierra. Nuestra
esperanza es que seremos resucitados de entre los muertos durante Su
gloriosa aparición y nuestro cuerpo será redimido con una “casa” maravillosa
del Cielo. Nuestra esperanza es que reinaremos con Jesús sobre las
naciones de la tierra en un estado de gloria.

Debemos de mantener firme esta esperanza, proclamándola con audacia,


alardeando en el Señor sobre el poder y la fidelidad de Cristo cuando el
enemigo nos dice que Jesús no puede hacer lo que ha prometido.

Muchas personas comienzan la carrera Cristiana pero no todas la terminan.


Debemos de mantenernos firmes hasta el final.

10. ¿De quién es la voz que debemos de estar escuchando hoy en día?

Del Espíritu Santo.

Una iglesia Cristiana comienza en el fuego del Espíritu de Dios, escuchando


la voz del Espíritu de Dios. Después, si no tiene cuidado, comienza a confiar
en su propia habilidad para llevar a cabo los programas que el Espíritu
comenzó.
Nunca debemos de hacer eso. Debemos de mantenernos tan humildemente
dependientes del Espíritu de Dios para cada detalle como lo estuvimos
cuando comenzamos.

¡Qué difícil es para los humanos esperar la voz del Espíritu de Dios! ¡Cómo
preferimos mucho más tomar el control del programa y hacerlo funcionar!

El único éxito que se tiene en el Reino de Dios es cuando hombres y mujeres


fieles finalmente llegan a darse cuenta que nada puede lograrse en el Reino a
excepción de con la sabiduría y el poder del Espíritu Santo.

Trabajando en el Espíritu de Dios nos lleva tanto a la fructificación como al


dominio. El Espíritu nunca falla. Él nos consuela, nos habilita para dar
testimonio, y muestra la imagen de Cristo dentro de nosotros. Aprendamos a
orar, a vivir, y a trabajar en el ministerio en el Espíritu, siempre en el Espíritu,
y sólo en el Espíritu.

¿Qué es lo que el Espíritu Santo de Dios nos está diciendo a cada uno de
nosotros​ ahora​?

… Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el corazón, como en Meribá,


como aquel día en Masá, en el desierto, cuando sus antepasados me
tentaron, cuando me pusieron a prueba, a pesar de haber visto mis obras.
Cuarenta años estuve enojado con aquella generación, y dije: “Son un pueblo
mal encaminado que no reconoce mis senderos”. Así que, en mi enojo, hice
este juramento: “Jamás entrarán en mi reposo”. (Salmo 95:7-11-NVI)

11. ¿Qué es lo que no debe de hacer el Cristiano?

No debe de endurecer su corazón como sucedió con Israel en el desierto. No


debe de provocar la ira de Dios murmurando, quejándose, y regresando a los
caminos sucios e infructíferos del mundo.

12. ¿De qué manera puede un Cristiano “endurecer” su corazón?

No permitiendo que el Espíritu Santo lo guíe hacia la madurez espiritual de


acuerdo a lo que está escrito en las Escrituras.

13. ¿De qué maneras tentaron a Dios los “antepasados”?

Quejándose de su bienestar durante los cuarenta años del peregrinaje en el


desierto; lloriqueando con temor e incredulidad con respecto a los gigantes de
la tierra de Canaán; rebelándose en contra del liderazgo de Moisés y de
Aarón.

14. ¿Por qué se enojó Dios con Israel?

Porque Dios los liberó y los alimentó con milagro tras milagro y, sin embargo,
no se permitieron a sí mismos creer que Dios podía ayudarlos o que quería
hacerlo. Ellos gritaban y se quejaban en cada prueba nueva.

Los Israelitas eran perversos y siempre se desviaban en sus corazones. Se


rehusaron a confiar en Dios para ser alimentados aunque maná bajó todos
los días durante cuarenta años.

Se rehusaron a confiar en Dios para recibir agua, aunque por lo menos en


dos ocasiones Dios sacó agua de una roca.

Pero, lo peor de todo, es que no quisieron presionar adelante hacia la tierra


prometida. Se rehusaron a razonar que si Dios destruyó a Egipto y que si
Dios separó las aguas del Mar Rojo entonces Dios les ayudaría contra los
Cananeos.

Los Israelitas se rehusaron a aprender de los ejemplos que Dios les había
dado y prefirieron mejor murmurar, quejarse, encontrarle fallas a Dios, y no
creer en Él. Ellos escogieron tener miedo en lugar de tener fe en Dios.

A quienes sean tímidos y temerosos no se les permitirá la entrada a la nueva


Jerusalén. La fe y el temor no pueden habitar al mismo tiempo en nuestros
corazones.

15. ¿Cuál fue el juramento que Dios pronunció en Su enojo?

“Jamás entrarán en mi reposo.”

Sí es posible que Dios se enoje. Dios le tiene amor a Sus criaturas. También
puede sentir enojo, como hemos aprendido del diluvio de Noé, de Sodoma y
Gomorra, de la tierra que se abrió debajo de Coré, Datán, y Abirán, y de las
bendiciones y maldiciones que el Señor le enseñó a Israel (Deuteronomio,
Capítulo Veintiocho).

Uno de los errores más destructivos de nuestros días es el énfasis excesivo


en el amor de Dios. El amor y la misericordia de Dios pueden verse en una
perspectiva verdadera sólo cuando se ven contra el telón de fondo de Su ira
candente.
Aquellos que dicen que Dios sólo es capaz de amor no conocen las
Escrituras ni al Señor. Dios estaba​ enojado​ por la perversidad de los
Israelitas. No querían aprender. En cada vuelta del camino querían apedrear
a Moisés y a Aarón por alguna u otra razón.

Dios es capaz de tomar decisiones. Dios puede ser provocado. Si Dios trata
con tu corazón para que seas salvo, o que seas bautizado por inmersión en
agua, o que hables en lenguas, o que profetices, o que hagas algo o digas
algo, y tú continuas retrasándolo por incredulidad o por desobediencia, Dios
se enojará. Él no te ayudará a entrar en tu herencia como lo haría si hubieras
estado dispuesto y sido obediente. Vivirás en una resequedad espiritual. El
primer plan de Dios, y el que Él considera mejor para tu vida, quizá nunca se
llegue a realizar.

Israel fue enviado nuevamente al desierto. Esaú cambió de parecer sobre su


primogenitura, ¡pero era demasiado tarde! ¡Demasiado tarde! ¡Qué terribles
son las palabras​ demasiado tarde!​

¿Llegará a ser cierto de ti y de mí que algún día las puertas de la gloria se


cierren en nuestras narices y hasta entonces comprendamos que hemos
decidido servir a Dios demasiado tarde?

Es bueno temerle a Dios y también temerle a las consecuencias de


desobedecer Su amor.

Vamos a razonar esto: si Dios nos ha dado a Su Hijo único, si Dios ha


permitido que Su Hijo sea escupido y asesinado por hombres para nuestra
salvación, ¿acaso no debemos de correr hacia esa salvación?

¿No crees que debamos de dar nuestra vida para ocuparnos de esa
salvación?

¿No debemos de creer que Dios nos ayudará en todos los aspectos de
nuestra vida ya que ha dado a Su Hijo para nosotros?

¿Se enojará Dios si tomamos a la ligera las cosas de Cristo y no buscamos la


voluntad de Dios diligentemente?

Razonar esto de esta manera tiene sentido, es sabio, y es agradable a Dios.

16. ¿Qué es el “reposo” de Dios?

Es la tierra prometida, la herencia del Cristiano.


En el versículo once, la expresión se usa, “Jamás entrarán en mi reposo”.
¿Qué es el​ reposo​ de Dios?

El Libro de Hebreos es una exhortación a los discípulos Cristianos para que


entren en el reposo de Dios. ¿Cuál es la meta de la disciplina Cristiana?

¿Cuál es la “meta” hacia la que Pablo estaba presionando?

El reposo de Dios no es un reposo como el dormir. El reposo de Dios tiene


que ver con el entendimiento de nuestra herencia en Cristo. Es el lugar en
donde arribamos a todo lo que Dios ha hablado con respecto a nosotros.

Todavía no hemos entrado completamente a ese reposo, pero estamos


trabajando en ello si es que somos santos Cristianos dirigidos por el Espíritu
de Dios.

17. ¿De qué condición debemos de tener cuidado los Cristianos?

De tener un corazón pecaminoso e incrédulo que nos haga apartarnos del


Señor.

Cuando no estamos presionando hacia el reposo de Dios entonces estamos


alejándonos de Él. Hoy en día, las presiones que tenemos de nuestra carne,
del mundo, y de Satanás son tan grandes que no podemos permanecer
inmóviles en el muelle. O salimos a navegar hacia el océano de la voluntad y
el poder de Dios, o nos oxidamos y cubrimos de moho hasta llegar a ser un
casco sin valor alguno.

El requerimiento para el éxito en el discipulado Cristiano es la fe en Dios. No


es la habilidad personal sino la fe en Dios. Un corazón que no tiene fe en Dios
es un corazón perverso. La fe, como se define en el Libro de Hebreos, es un
entendimiento firme de la Palabra y de la Vida de Cristo para poder hacer la
voluntad de Dios, que es entrar en nuestra herencia.

Dos partes importantes de la fe verdadera son la obediencia y la valentía.


Dios nos dará un espíritu de obediencia y de valentía si se lo pedimos.

18. ¿Quién debe de animar a quién cada día?

Todo Cristiano debe de animar a otros Cristianos cada día.

19. ¿Cuál es el fin de animarnos unos a otros?

No permitir que ninguno se endurezca por el engaño del pecado. Ser un


seguidor fiel de Cristo, un extraño y peregrino sobre la tierra.
20. Da un ejemplo de cómo un santo puede ser engañado por el “engaño del
pecado”.

Ananías y Safira (Hechos 5:1,2).

21. ¿Qué debemos de hacer para tener parte con Cristo?

Debemos de “retener firme hasta el fin la confianza que tuvimos al principio”,


y “no endurecer el corazón como sucedió en la rebelión”.

22. Lee el Salmo 95:7,8; Éxodo 17:1-7: Números 20:1-3; Deuteronomio 6:16.

Porque él es nuestro Dios y nosotros somos el pueblo de su prado; ¡somos


un rebaño bajo su cuidado! S ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el
corazón, como en Meribá, como aquel día en Masá, en el desierto, (Salmo
95:7,8-NVI)

Toda la comunidad israelita partió del desierto de Sin por etapas, según lo
había ordenado el Señor. Acamparon en Refidín, pero no había allí agua para
que bebieran, así que altercaron con Moisés.-Danos agua para beber-le
exigieron.-¿Por qué pelean conmigo?-se defendió Moisés-. ¿Por qué
provocan al Señor? Pero los israelitas estaban sedientos, y murmuraron
contra Moisés.-¿Para qué nos sacaste de Egipto?-reclamaban-. ¿Sólo para
matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestro ganado? Clamó
entonces Moisés al Señor, y le dijo:-¿Qué voy a hacer con este pueblo? ¡Sólo
falta que me maten a pedradas!-Adelántate al pueblo-le aconsejó el Señor-y
llévate contigo a algunos ancianos de Israel, pero lleva también la vara con
que golpeaste el Nilo. Ponte en marcha, que yo estaré esperándote junto a la
roca que está en Horeb. Aséstale un golpe a la roca, y de ella brotará agua
para que beba el pueblo. Así lo hizo Moisés, a la vista de los ancianos de
Israel. Además, a ese lugar lo llamó Masá, y también Meribá, porque los
israelitas habían altercado con él y provocado al Señor al decir: “¿Está o no
está el Señor entre nosotros?”. (Éxodo 17:1-7-NVI)

Toda la comunidad israelita llegó al desierto de Zin el mes primero, y acampó


en Cades. Fue allí donde Miriam murió y fue sepultada. Como hubo una gran
escasez de agua, los israelitas se amotinaron contra Moisés y Aarón, y le
reclamaron a Moisés: “¡Ojalá el Señor nos hubiera dejado morir junto con
nuestros hermanos!” (Números 20:1-3-NVI)
No pongas a prueba al Señor tu Dios, como lo hiciste en Masá.
(Deuteronomio 6:16-NVI)

23. Lee Hebreos 3:16 en otra versión para aclarar el significado.

Ahora bien, ¿quiénes fueron los que oyeron y se rebelaron? ¿No fueron
acaso todos los que salieron de Egipto guiados por Moisés? (Hebreos
3:16-NVI)

24. ¿Con quiénes estuvo enojado Dios durante cuarenta años?

“Con los que pecaron”, cuyos cuerpos se dejaron en el desierto.

25. ¿A quiénes les juró Dios que jamás entrarían en Su reposo?

A quienes desobedecieron por no creer en la promesa del Señor.

Hay una relación estrecha entre la fe en Dios y el comportamiento de rectitud


y de santidad. Demostramos lo que creemos por nuestro comportamiento.
Los Israelitas no creyeron en Dios. Se quejaron en contra de Dios y lo
probaron continuamente para ver si Él los cuidaría.

La verdadera fe Cristiana sigue a Dios en confianza, gozo, y valentía. Israel


escogió no creer que Dios llevaría a las diversas tribus con seguridad y gozo
a la tierra donde abundaba leche y miel.

Bajo el pacto nuevo, la fe que nos salva no es una declaración correcta de


una verdad teológica. Más bien, la fe que nos salva es el entendimiento diario
de la Vida de Cristo, de tal manera que podemos vencer a Satanás, al espíritu
del mundo, y a nuestra propia lujuria pecaminosa y voluntad propia.

El entendimiento diario del Espíritu de vida en sí es la salvación. El propósito


de la verdad teológica, de la doctrina, es guiarnos a Cristo. Solamente
conforme la doctrina nos guía hacia la Persona de Cristo es que es efectiva,
esto es, en cuanto a vida eterna se refiere.

El autor de Hebreos se estaba dirigiendo a discípulos Cristianos con


experiencia que habían escuchado a los Apóstoles del Señor, que habían
sido testigos de los milagros del poder de la unción del primer siglo, y quienes
habían aceptado con alegría que sus bienes fueran confiscados.

Estos Cristianos Judíos fueron expuestos públicamente al insulto y a la


persecución. Ellos habían sido perseguidos vigorosamente por el bien del
Reino de Dios (ver Hebreos 10:32-34).
Ya habían llegado así de lejos en el Señor. Ahora estaban siendo exhortados
a continuar en la fe, presionando hacia adelante a la vida vivida totalmente en
el reposo de Dios, esto es, totalmente dedicada a la Presencia y a la voluntad
del Señor. Los ojos de su fe estaban siendo levantados para contemplar un
nivel mayor de madurez en Cristo de la que habían obtenido hasta ese punto.

Aparentemente, al ver el texto completo del Libro de Hebreos, por lo menos


parte de su problema tenía que ver con vencer el comportamiento
pecaminoso.

Hebreos 5:12-14 nos da una clave en cuanto a la poca fe que caracterizaba a


los Cristianos Hebreos.

En realidad, a estas alturas ya deberían ser maestros, y sin embargo


necesitan que alguien vuelva a enseñarles las verdades más elementales de
la palabra de Dios. Dicho de otro modo, necesitan leche en vez de alimento
sólido. El que sólo se alimenta de leche es inexperto en el mensaje de
justicia; es como un niño de pecho. En cambio, el alimento sólido es para los
adultos, para los que tienen la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo
malo, pues han ejercitado su facultad de percepción espiritual. (Hebreos
5:12-14-NVI)

Los Cristianos Hebreos eran bebés espirituales, aun cuando habían visto los
milagros del Evangelio y aun cuando habían sufrido persecución. Ellos eran
bebés porque eran “inexpertos en el mensaje de justicia”. Ellos eran salvos.
Eran candidatos para el Cielo. Pero no estaban creciendo en la
importantísima habilidad de distinguir entre el bien y el mal.

Sin la habilidad para distinguir entre el bien y el mal, y sin la fuerza espiritual
para escoger el bien y resistir y rechazar al mal, es imposible que el creyente
entre en el reposo de Dios. El reposo de Dios, la herencia, la tierra prometida,
está ocupada ahora por los enemigos perversos de Dios. Estos enemigos
pueden ser echados sólo por los santos que se han vuelto expertos en el
mensaje de justicia.

Así podemos comprender que el autor de Hebreos está exhortando a cada


creyente en Cristo a “despojarse del lastre que le estorba, en especial del
pecado que le asedia” y a que “corra con perseverancia la carrera que tiene
por delante”.
Capítulo Cuatro. 

1. ¿Qué es el “reposo” de Dios?

La vida vivida en la plenitud de Cristo.

2. ¿De qué manera puede un creyente en Cristo parecer quedarse atrás del
reposo de Dios?

Permitiendo que alguna parte de su personalidad sea dominada por el


pecado o por él mismo en lugar de por Cristo.

3. ¿Cuál fue la “buena noticia” que les fue anunciada a los Israelitas cuando
estaban vagando por el desierto?

Que iban a ser llevados a una tierra donde había manantiales de agua,
suficiente lluvia, abundancia de minerales, y una tierra fértil para pastorear y
cosechar.

4. ¿Qué sucede si seguimos presionando hacia adelante en la fe en el


Señor?

Entramos en el reposo de Dios.

El pensamiento aquí parece ser que todo el que escoge creer y obedecer a
Dios sin murmuraciones ni quejas entrará a Su reposo, a Su herencia. A los
Israelitas no se les permitió entrar a Canaán en su primer acercamiento
porque no le creyeron a Dios, aun cuando Dios había planeado desde la
creación del mundo que ellos entraran a Canaán.

Los Judíos en el desierto no mezclaron la fe con el mensaje que escucharon.


Aun en esos días se requería de fe para complacer a Dios.

Nosotros los que creemos sí entramos en el reposo prometido. La palabra


importante es creer. Aquellos que no quieren creer, nunca entrarán en el
reposo de Dios.

Entrar en el reposo de Dios involucra:

● Llegar a comprender lo que Dios ha declarado como cierto con


respecto a nosotros.
● Creer que lo que Dios ha declarado sucederá.
● Cooperar paso a paso con el Espíritu Santo para lograr lo que Dios ha
declarado como un hecho.

Debemos de leer las Escrituras para encontrar lo que Dios ha declarado que
es verdad de nuestra relación con Él y lo que Él está haciendo con nosotros a
través de Cristo. Debemos de poner nuestra mente y nuestro corazón en
creer que lo que Dios ha declarado Él puede hacerlo y que lo hará. Debemos
de mostrar nuestra fe en la fidelidad de Dios obedeciendo al Espíritu Santo en
todas las áreas de nuestra vida en todo tiempo.

Los Israelitas sabían que Dios los había sacado de Egipto y que había
prometido llevarlos a una tierra donde abundaba la leche y la miel. Sin
embargo, tan pronto como tuvieron sed o hambre, o que estuvieron
desalentados, pusieron poco o ningún esfuerzo en creer lo que Dios les había
prometido que podía hacer y que estaba dispuesto a hacer. Ellos dudaron de
la bondad, de la veracidad, y del poder de Dios. Como resultado, ellos se
quejaron, murmuraron, lloraron atemorizados, y se rebelaron en contra de
Moisés y de Aarón.

Debemos de ejercer estos tres aspectos de la fe:

● Fe basada en el conocimiento de lo que Dios ha declarado en las


Escrituras.
● Fe en que Dios es todopoderoso y digno de confianza. Dios puede
guardar su parte del contrato y además lo hará.
● Fe que presiona vigorosamente cada día a que el Espíritu Santo
gobierne nuestras obras, palabras, y pensamientos.
En los versículos del tres al nueve, el Espíritu Santo nos da tres
conceptos que tienen que ver con poder entrar en el reposo de Dios:
● La creación de Dios, desde la separación de la luz de la oscuridad
hasta el descenso de la nueva Jerusalén, quedó terminado en la mente
de Dios antes de que los eventos descritos en Génesis Capítulo Uno
siquiera existieran.
● El día Sábado Judío.
● La tierra prometida.

Consideremos uno por uno cada uno de los tres conceptos. Si no creemos en
ellos y si no los adoptamos, aplicando la fe, no entraremos en el reposo de
Dios. No lograremos obtener la plenitud de la herencia que Dios ha preparado
para cada creyente en Cristo.
Primero, considera esta declaración: “su trabajo quedó terminado con la
creación del mundo”.

Entendemos del versículo tres que todo el trabajo de Dios quedó terminado
en la mente de Dios, en la realidad espiritual, antes de que Dios dijera:
“Hágase la luz”. Nosotros que estamos aprisionados en la realidad física
estamos atados por el tiempo. Dios contempla algún hecho como que ha sido
terminado mucho antes (a veces hasta miles de años antes) de que nosotros
los humanos lleguemos al tiempo de su llegada física y sustancial.

“Su trabajo quedó terminado con la creación del mundo.” El hecho de que
Dios tuviera preestablecida toda obra, de que sabía por adelantado lo que iba
a hacer, de que todo estaba predestinado, y de que Dios es soberano, se
muestra en diversas declaraciones y ejemplos que se encuentran a través de
las Escrituras.

Desde el llamado de Abraham para salir de Ur de los Caldeos, hasta el


establecimiento del último santo en la nueva Jerusalén, la soberanía de Dios
se demuestra claramente.

¿Acaso esto significa que sin importar lo que cualquiera haga, aquellos que
serán salvos serán salvos y aquellos que serán destruidos serán destruidos?

Las Escrituras no enseñan esto. Todo ser humano sobre la tierra determina
su destino eterno por su comportamiento y por las decisiones que toma. La
gracia, la salvación, y el Reino de Dios no son edictos. Son oportunidades.
¿Cómo pueden ser conciliados estos dos conceptos?

Quizá no puedan ser conciliados en el mundo material. Pero ambos


conceptos-que Dios es soberano en el universo, que Sus obras ya han sido
terminadas y que ahora están siendo formadas para que nosotros podamos
verlas, y también que todo individuo debe de escoger aceptar la voluntad de
Dios en Cristo para su vida o rechazar la voluntad de Dios para su vida-son
enseñados a través de todas las Escrituras y son una realidad y una verdad
en el reino espiritual.

El saber que Dios ya ha terminado todas las cosas tiene un efecto muy
práctico para el vencedor. Tal conocimiento le da un descanso del esfuerzo
que lo atormenta en cuanto a sus propios temores y sentimientos de deber y
obligación, y le ayuda a reconfortarse en los brazos de Dios y a permitirle a
Cristo que construya el Reino de Dios.
El concepto de la predestinación y de saber todo por adelantado significa que
Dios sabe lo que está haciendo y que en Su Reino Él tiene un lugar especial
para cada creyente.

El hecho de que Dios sabe lo que está haciendo nos da reposo.


Descansamos en la seguridad de saber que el mundo y que nuestra vida
personal no están fuera de control sino que están siendo dirigidas por la
sabiduría y el poder perfecto de Dios y de acuerdo a un plan maestro.

El hecho de que Dios tiene un lugar especial para cada uno de nosotros en
Su Reino significa que debemos de dejar de intentar de forzar nuestra
voluntad, de dirigir nuestro destino, de dejar de esforzarnos por construir
nuestro propio reino, y mejor dedicar nuestros días a buscar la voluntad de
Cristo para nuestras vidas. Entramos en el reposo de Dios cuando le
entregamos a Cristo lo que nos queda de vida y permitimos que Dios haga lo
que tiene planeado para nosotros.

Pero, nos preguntamos, ¿es posible que un creyente se desvíe de lo que


Dios ha determinado?

Tenemos nuestra respuesta en el pasaje que estamos leyendo. Israel se


rehusó a creer y a obedecer a Dios. Como resultado, Dios no le permitió a la
gente que entrara en la tierra prometida a pesar de haberles prometido a ellos
esa tierra. Dios suspendió Su promesa a esa generación, así como se
retractó de lo que había dicho con respecto a Elí, el sacerdote (1 Samuel
2:30).

Las Escrituras nos ordenan que nos esforcemos para asegurarnos de ser
llamados y de ser elegidos (2 Pedro 1:10).

Es importante darnos cuenta que estamos entrando en el “reposo de Dios”.


Dios está buscando un templo viviente para Sí mismo, para su propio placer y
para cumplir Sus propias metas. Nosotros podemos ser parte de ese reposo
sólo conforme dejamos a un lado nuestros intentos de vivir nuestra vida de
nuestra propia manera y conforme presentemos nuestro cuerpo como
sacrificio vivo, buscando Su voluntad. Dios está descansando, habiendo
puesto en movimiento Su plan eterno. Nosotros debemos de entrar en ese
reposo, el reposo de Dios.

El primer concepto que tiene que ver con que podamos entrar en el reposo de
Dios es que Dios tiene un propósito y un plan específicos que ya han sido
terminados en la mente y en la visión de Dios.
El segundo concepto que tiene que ver con que podamos entrar en el reposo
de Dios tiene que ver con el día Sábado de los Judíos.

¿Qué es lo que el día Sábado, el séptimo día de la semana, nos enseña


sobre el reposo de Dios?

Para encontrar la respuesta a esta pregunta, vayamos a Isaías, Capítulo 58,


versículos trece y catorce. Estos versículos eran verdad para el Judío un día a
la semana. El Cristiano guarda este Sábado, este reposo Divino, las
veinticuatro horas de cada día de los siete días de la semana.

“Si dejas de profanar el sábado, y no haces negocios en mi día santo; si


llamas al sábado “delicia”, y al día santo del Señor, “honorable”; si te
abstienes de profanarlo, y lo honras no haciendo negocios ni profiriendo
palabras inútiles, entonces hallarás tu gozo en el Señor; sobre las cumbres de
la tierra te haré cabalgar, y haré que te deleites en la herencia de tu padre
Jacob.” El Señor mismo lo ha dicho. (Isaías 58:13,14-NVI)

Esta es la manera en que el santo Cristiano debe de vivir todo el tiempo.


Debemos de dejar de buscar nuestras propias delicias. Debemos de sentir
delicia en buscar y en hacer la voluntad del Señor. Debemos de siempre
honrar a Dios, no siguiendo nuestros propios caminos, no encontrando
nuestros propios placeres, no hablando nuestras propias palabras.

Si guardamos este Sábado, que es el reposo en la voluntad de Dios,


entonces Dios nos hará cabalgar “sobre las cumbres de la tierra”. Él nos
deleitará “en la herencia de nuestro padre Jacob”.

Jacob fue grandemente bendecido por el Señor en todos los aspectos y fue
guardado en los días de hambre. Si vivimos en el Sábado de reposo de Dios,
si moramos en Cristo, en el centro de la voluntad de Dios, entonces
participaremos de las cosas buenas de la tierra. Seremos llevados a la
fructificación, al dominio, a la honra, a la gloria, así como lo fue Jacob.
Seremos liberados en la hora del hambre (ver el Salmo 37).

Si en cualquier momento estamos siguiendo nuestro propio camino en lugar


de buscar la voluntad de Cristo, entonces estamos quedándonos cortos del
reposo de Dios. Jesús siempre hizo las obras del Padre y habló conforme el
Padre le daba las palabras. Siempre debemos de hacer lo que Cristo nos esté
guiando a hacer y debemos de hablar conforme el Señor nos esté dirigiendo.
La mayoría de nosotros somos imperfectos para morar en Cristo en todo
momento en cuanto a lo que hacemos y decimos. Pero esta es la meta hacia
la que debemos de estar presionando (Juan 6:57).

Para entrar en el reposo de Dios, debemos de comprender que la creación de


Dios, desde Adán y Eva hasta la Esposa del Cordero, fue terminada desde la
creación del mundo.

Para entrar en el reposo de Dios, debemos de dar nuestra vida a Cristo para
que nuestro peregrinaje sobre la tierra se vuelva un larguísimo día Sábado
durante el cual pensemos los pensamientos de Dios, hablemos las palabras
de Dios, y mostremos en nosotros mismos la muerte y la resurrección del
Señor Cristo Jesús. El reposo del Sábado del Cristiano es la Vida de Cristo
vivida en, y a través de, nosotros.

El tercer aspecto de entrar en el reposo de Dios tiene que ver con la tierra
prometida. Satanás y sus espíritus poseen hoy aquello que por asignación
Divina les corresponde a Cristo y a Sus santos. Las naciones de la tierra, y la
tierra misma, son una parte importante de nuestra herencia. La única manera
en que Satanás será echado de nuestra tierra prometida, de nuestra
herencia, es mediante la guerra. Satanás es de la opinión que,
aparentemente, él tiene el derecho sobre la tierra y su gente.

Para entrar en el reposo de Dios, en la plenitud de nuestra herencia en Cristo,


debemos de convertirnos en guerreros para poder echar fuera a Satanás. En
este momento, un enemigo espiritual está morando en nuestra tierra, en
nuestra herencia. Los Capítulos tres y cuatro de Hebreos nos presentan la
tierra de Canaán, la tierra prometida, como un tipo de reposo de Dios.

¿Qué es lo que la tierra prometida nos enseña con respecto a entrar en el


reposo de Dios?

El ejemplo de la tierra prometida nos enseña que debemos de destruir al


diablo en dondequiera que se encuentre atrincherado o metido en las cosas
buenas que Dios le ha dado a los santos. No debemos de cesar de echar al
diablo de nuestra herencia, con el poder de Dios, hasta que la memoria del
diablo, del pecado y de la rebelión hayan sido destruidos de la creación.

No podemos tener reposo en nuestra herencia hasta que el enemigo de Dios


haya sido echado de él

Entramos en nuestra tierra prometida, en el reposo de Dios, un paso a la vez.


El Señor tu Dios expulsará a las naciones que te salgan al paso, pero lo hará
poco a poco. No las eliminarás a todas de una sola vez, para que los
animales salvajes no se multipliquen ni invadan tu territorio. El Señor tu Dios
entregará a esas naciones en tus manos, y las llenará de gran confusión
hasta destruirlas. (Deuteronomio 7:22,23-NVI)

Todas las cosas fueron terminadas desde la creación del mundo. Por esto no
debemos de salir apresuradamente intentando salvarnos, o intentar construir
el Reino de Dios de acuerdo a nuestro propio plan. Pero sí debemos de
esperar constantemente en Dios para saber lo que Él quiere que
hagamos-momento a momento.

A veces Dios debe de detenernos hasta que podamos entender qué es lo que
Él desea. El primer aspecto para entrar en el reposo de Dios es darte cuenta
hasta lo más profundo de tu ser que Dios tiene un plan propio. La guerra
espiritual siempre es dirigida por el Señor Cristo Jesús obrando a través de
Su Iglesia. La guerra es peleada de acuerdo al tiempo, a las estrategias, y a
las tácticas que vienen de Dios Padre, de quien es el Reino que se va a
establecer. Cada batalla es ganada por la sabiduría y el poder del Espíritu
Santo.

Lo que se discute en los versículos siete y ocho del Capítulo tres de Hebreos
es que si la posesión de Canaán, la tierra prometida, fuera el verdadero
reposo de Dios, entonces David en el Libro de Salmos-cientos de años
después de que Israel entró a Canaán-no hubiera hablado sobre “aquel día”.

Fíjate en la manera profunda y la emoción con que el Espíritu Santo guía al


autor del Libro de Hebreos para interpretar y aplicar las Escrituras del Antiguo
Testamento. La ciencia que estudia la interpretación de las Escrituras se
llama​hermenéutica.​ Podemos aprender mucho de la disciplina de la
hermenéutica observando cómo los autores del Nuevo Testamento utilizaron
pasajes del Antiguo Testamento.

El Libro de Hebreos es una exhortación a la gente Cristiana para que entre en


el “reposo de Dios”. Sabemos por consiguiente que “queda todavía un reposo
especial para el pueblo de Dios” según el versículo nueve. Reiteramos que el
reposo de Dios es estar morando en el centro de la voluntad de Dios en
Cristo.

5. ¿Qué es verdad de la persona que ha entrado en el reposo de Dios?


“Descansa también de sus obras, así como Dios descansó de las suyas.”

La palabra​ desobediencia​, en el versículo once, puede ser traducido como


“incredulidad” u “obstinación”. Esto también se aplica en Hebreos 3:18, donde
la traducción puede leerse como: “sino a los que fueron incrédulos” o “sino a
los que fueron obstinados”.

Por esto comprendemos que el tipo de creencia y de fe que obtienen las


promesas de Dios son la creencia y la fe que son expresadas con alegre
obediencia​ y​ voluntad​ en realmente hacer lo que el Espíritu Santo está
poniendo en tu corazón.

Comemos “lo bueno de la tierra” cuando estamos dispuestos y cuando somos


obedientes.

¿Qué fue lo que Dios creó antes de dejar de trabajar?

● Un plan perfecto y completo de redención en Cristo, incluyendo el plan


y el propósito específico para nuestra vida, completado desde la
creación del mundo.
● Un plan de reposo, para nosotros, de nuestros problemas y de nuestras
tribulaciones cuando perezcamos o cuando aparezca Cristo-el que
llegue primero.
● Un lugar en donde morar completamente en Cristo, en donde podamos
servirle en lo que Le plazca en todo momento, siendo obedientes a la
voluntad de Dios.
● La destrucción de los enemigos de Dios dentro de nosotros y alrededor
de nosotros.
● La conformidad perfecta y completa a la imagen exacta del Señor
Cristo Jesús en nuestro espíritu, en nuestra alma, y en nuestro cuerpo.
● La habilidad para que puedan morar en nosotros la plenitud del Padre y
la plenitud del Hijo a través de la plenitud del Espíritu Santo.
● La habilidad para poder poseer la plenitud de la fructificación y del
dominio prometido a Cristo y a quienes son coherederos con Él.

6. ¿Cuándo dejó Dios de trabajar?

Cuando hubo hecho un trabajo perfecto en cada una de las áreas de logros
antes mencionadas, y en todas las demás partes y los demás aspectos del
universo físico, de la era del Reinado de los mil años, y del reinado de Cristo
en el cielo nuevo y en la tierra nueva.
7. ¿Adónde está esforzándose por entrar el creyente en Cristo?

A dos aspectos del reposo de Dios: a la cesación de su lucha para procurar


su propia supervivencia, para complacer a Dios, y para lograr algo de valor y
de permanencia; y a lograr las siete partes de la herencia que hemos descrito
anteriormente.

El santo victorioso aprende a entrar y a reposar en la sabiduría y en el poder


creativo de Dios para que las increíbles habilidades del Espíritu Santo de Dios
puedan lograr todas las partes de la herencia que Dios le ha asignado.

Una de las herramientas que el Espíritu Santo nos ha dado para que
podamos fluir y descansar en Su poder y en Su sabiduría es hablar en
lenguas. El hablar en lenguas es lo que Dios ha dado para mantenernos en
contacto continuo con la vida sobrenatural del Espíritu Santo.

Fíjate cómo el Espíritu de Cristo explica todo en el siguiente pasaje de Isaías.

Pues bien, Dios hablará a este pueblo con labios burlones y lenguas
extrañas, pueblo al que dijo: “Éste es el lugar de descaso; que descanse el
fatigado”; y también, “Éste es el lugar de reposo”. ¡Pero no quisieron
escuchar! (Isaías 28:11,12-NVI)

Así es el reposo de Dios, la recompensa que se da a quienes no son


descuidados con su salvación sino que presionan con toda su atención y
diligencia cada día de sus vidas hacia la voluntad inmediata de Dios. Esto lo
hacen, en la alegría y en la comodidad de la sabiduría y de la fuerza de Cristo
impartida a ellos a través del Espíritu Santo de Dios.

8. ¿Por qué el creyente debe de “esforzarse” para poder entrar en el reposo


de Dios?

Porque la lujuria de nuestra carne, nuestra voluntad propia, nuestros temores


y mentes divididas, nuestras boberías, el espíritu del mundo, Satanás y sus
demonios, y el hecho de que el reino espiritual es invisible mientras que los
objetos que desea nuestra alma son visibles-todos se combinan para
persuadirnos de que no debemos de confiar en Dios, que no nos llevará ni
podrá llevarnos a la justicia, a la paz, ni al gozo.

Por esto debemos de seguir orando, seguir estudiando las Escrituras, seguir
mezclando la fe con las promesas de Dios, seguir obedeciendo al Espíritu
Santo, seguir entregando nuestros caminos al Señor para que podamos
seguir al Espíritu Santo al lugar de justicia, de paz, y de gozo en el Señor
Cristo Jesús.

La sabiduría y el poder del Espíritu Santo siempre están listos para ayudar a
todo creyente a que entre en ese lugar de paz y de confianza. Nuestro trabajo
es seguir entregando cada uno de nuestros actos, cada una de nuestras
palabras, y cada uno de nuestros pensamientos a Jesús para que Él se
pueda convertir en el centro de todo lo que somos y todo lo que hacemos.

El reposo en el centro del Ser y de la voluntad de Cristo es el único lugar de


justicia, paz, y gozo sobre la tierra, bajo la tierra, en los Cielos, sobre los
Cielos, y en cualquier otro lugar en que podamos estar en la creación de
Dios.

Dios Todopoderoso nos ha dado todas las cosas en Cristo. ¿Estamos lo


suficientemente decididos para buscar y obtener toda la herencia?

¿Toda la bendición?

¿O estamos quedándonos cortos del reposo de Dios?

Todas las riquezas del universo de Dios le han sido dadas al hombre como su
herencia. El mundo es la creación de Dios. Cristo es el concepto que Dios
tiene de lo que el hombre debe de ser. El que seamos hechos uno en Dios, y
Dios en nosotros, es una garantía de que verdaderamente viviremos para
siempre, poseyendo dentro de nosotros mismos el poder de una vida que es
eterna e indestructible.

9. ¿Por qué son tan importantes la creencia y la obediencia?

Porque la creencia y la obediencia de nuestra parte son necesarias si vamos


a:

● Confiar en Dios para nuestras necesidades materiales.


● Confiar en Dios para nuestras necesidades espirituales y nuestros
placeres, conforme adoramos a Dios a través de Cristo, y conforme
resistimos y rechazamos adorar a Satanás y al pecado.
● Confiar en Dios por lo que vamos a lograr en la vida, creyendo que si
hacemos fielmente Su voluntad cada día daremos buen fruto y lo que
nos ha sido asignado lograr en este mundo será logrado.

10. ¿Qué es lo que la Palabra de Dios está creando?


La Palabra de Dios está creando al hombre en la imagen de Dios y le está
dando dominio en Cristo sobre todas las obras de las manos de Dios.

11. ¿Por qué la Palabra de Dios penetra y divide cada parte de nuestra
personalidad, incluyendo nuestros huesos? ¿Por qué juzga los pensamientos
y las intenciones del corazón?

Para que no quede​ nada​ restante en nosotros que no esté en la imagen de


Cristo; para que no quede nada en nosotros que se rebele en contra del
gobierno de Dios sobre la creación; para que no quede nada en nosotros que
ponga en peligro nuestra seguridad en Cristo y nos lleve a la destrucción,
como en el caso de Adán y Eva.

12. ¿A qué “profesión” (confesión) debemos de aferrarnos?

Que Cristo murió por nuestros pecados y que resucitó de entre los muertos
por la Gloria del Padre. Que hemos muerto en y con Cristo. Que hemos
resucitado en y con Cristo. Que Cristo es nuestra vida. Que Cristo vendrá
nuevamente para revelar al mundo que nuestra vida verdaderamente está
“escondida en Cristo con Dios”.

13. ¿Dónde está nuestro “gran sumo sacerdote”?

A la derecha del Padre.

14. ¿Cómo puede ser verdad que Cristo comprenda todas nuestras
debilidades?

Porque Él ha sido “tentado en todo de la misma manera que nosotros,


aunque sin pecado”.

Nos da consuelo y somos fortalecidos cuando nos damos cuenta de que


Cristo en realidad fue un ser humano-​es​ un ser humano. En los días de Su
experiencia como una persona de carne y hueso Él sufrió mucho. Los tipos
de dolores y de cargas que a nosotros los humanos nos agobian fueron
experimentados por Cristo.

A Él no se le permitió participar en muchas de las comodidades y


satisfacciones de la vida sobre la tierra. Los derechos y los privilegios de una
persona común y corriente le fueron negados debido a la terrible
responsabilidad que Él tenía.

Cristo está hoy a la derecha del Padre. Él se familiarizó con las diversas
maneras en que somos lastimados, destrozados, agobiados, aturdidos,
fatigados, desesperados, aterrorizados, y esperanzados. Él está “afligido por
nuestras enfermedades”.

15. ¿De qué manera debemos de acercarnos al trono de Dios Todopoderoso,


al trono de la gracia?

Confiadamente.

16. ¿Cuáles son los dos dones Divinos que necesitamos continuamente
debido a nuestras debilidades?

Misericordia,​ para que Dios no trate con nosotros de acuerdo a lo que


merecemos sino que perdone nuestros pecados y defectos;​ capacitación
Divida​, para que no sigamos cometiendo los mismos errores, mas que
podamos crecer en la habilidad para reconocer el pecado y resistirlo.

Capítulo Cinco. 

1. ¿Cuáles son las dos ofrendas que un sumo sacerdote hace a Dios en
representación de su pueblo?

Dones y sacrificios por los pecados.

2. ¿Por qué un sumo sacerdote puede ser bondadoso e indulgente hacia la


gente?

Porque él mismo está teniendo los mismos problemas.

3. Ya que el sumo sacerdote tiene los mismos problemas que todos los
demás, ¿qué debe de hacer?

Debe de ofrecer sacrificios por sus propios pecados.

4. Bajo el pacto antiguo, ¿quién podía ser sacerdote?

Aarón y sus descendientes.

5. ¿Quién nombró a Cristo nuestro sumo sacerdote?

Dios Padre al decir, “Tú eres mi hijo; hoy mismo te he engendrado”.

6. ¿Con qué personaje del Antiguo Testamento asocia Dios a Cristo?

Con Melquisedec.
7. ¿Qué fue lo que Cristo suplicó con “fuerte clamor y lágrimas”?

Ser salvado de la muerte.

8. ¿Por qué el Padre escucha a Su Hijo Amado?

Por la reverente sumisión que Jesús tiene hacia el Padre.

9. ¿Por qué medio aprendió Cristo, a pesar de ser el Hijo de Dios, la


obediencia al Padre?

Mediante el sufrimiento.

10. ¿Para quienes es Cristo el Autor de la salvación eterna?

Para todos los que le obedecen.

11. ¿Según qué orden sacerdotal fue Cristo nombrado sumo sacerdote?

Según la orden de Melquisedec.

12. ¿Por qué el autor no podía explicarles a los Cristianos Hebreos con
respecto a la orden sacerdotal de Melquisedec?

Porque lo que les entraba por un oído les salía por el otro.

13. ¿Con respecto a qué estaban siendo regañados los Cristianos Hebreos
en los versículos once y doce?

Por estar sordos, por no poder enseñar a otros, y por necesitar leche en lugar
de “alimento sólido”.

14. ¿Qué es verdad de un creyente que todavía no puede digerir ningún


alimento a excepción de leche?

No está familiarizado en la justicia que recibimos como parte del pacto nuevo,
la justicia que puede distinguir entre el bien y el mal, y adoptar lo bueno y
resistir lo malo.

15. ¿Cuál es la meta de tener completa madurez espiritual?

Llevar a nuestros sentidos a través de la instrucción, del ejercicio, y de la


costumbre al lugar en donde podemos reconocer tanto el bien como el mal.

La habilidad para distinguir el bien del mal es el poder de juicio.

El bebé espiritual no puede diferenciar lo que está bien de lo que está mal. Le
falta juicio. A los Cristianos Judíos les faltaba la habilidad para distinguir la
santidad del pecado, para reconocer lo que es aceptable al Señor y lo que no
es aceptable al Señor.

El crecimiento en Cristo, en la gracia Divina, significa que nos estamos


haciendo más fuertes y más sabios en nuestra habilidad para comprender y
reconocer qué es del Señor y qué es de Satanás. Muchas de las personas de
Dios son llevadas cautivas al antojo del diablo porque no entienden la
diferencia entre las obras de Dios y las obras de Satanás.

El santo, el vencedor, por ejercicio continuo en los hábitos justos y en la


santidad del comportamiento, puede cada vez más reconocer tanto al Señor
como a Satanás. Resiste a Satanás y camina por las sendas justas y de
santidad del Señor Jesús.

El bebé espiritual debe de ser alimentado leche. El santo, el vencedor, debe


de ser alimentado el alimento sólido de la Palabra de Dios. Sólo a los
soldados de Dios, a Sus santos, se les da del “maná escondido”. Ellos están
activos en la batalla contra el pecado, ellos hacen la voluntad de Dios. Por
esto Dios los nutre continuamente para que puedan marchar de victoria en
victoria en el nombre de Jesús.

Quizá todos los errores doctrinales que han confundido a los creyentes en
Cristo tienen como su meta la prevención del comportamiento justo, santo, y
obediente.

Las iglesias Cristianas han reaccionado fuertemente en contra de cualquier


doctrina que disminuye la Divinidad de Cristo.

Mientras tanto, otro error peligroso, la sustitución de una creencia o práctica


en lugar de una personalidad transformada, no siempre se le da la atención
necesaria.

Un error de nuestros días que está por todas partes es el concepto de que
Jesús “lo ha hecho todo”, queriendo decir que nuestra parte es confiar en “la
obra terminada de Cristo”. Mientras que la idea de que Jesús ha logrado y
terminado todos los aspectos de la redención le da la gloria merecida al Hijo
de Dios, no podría ser más destructiva en sus efectos prácticos en la
personalidad humana.

La redención humana sucede sólo conforme la gente coopera con el Espíritu


Santo en la obra de santificación y de consagración. La carrera de la justicia
debe de correrse, y es más agotadora que cualquier otra carrera que tiene
que correr el cuerpo humano.

El verdadero discipulado Cristiano es una presión constante hacia adelante,


una guerra en contra de la carne y de Satanás, una fe militante que tiene
éxito en conquistar a Satanás, a la naturaleza pecaminosa, y al mundo.
Todas las recompensas se las lleva el que logre vencer, el que pueda
conquistar, el que finalmente logre la victoria en cada circunstancia.

El Señor Jesús venció y ahora debemos nosotros, a través de Él, vencer a


todo lo que podría mantenernos fuera de poseer completamente nuestra
herencia. Cualquier enseñanza diferente a esta guiará al estudiante hacia la
destrucción.

Capítulo Seis. 

1. ¿Cuál es la primera enseñanza “elemental” mencionada?

El arrepentimiento de las obras que conducen a la muerte y fe en Dios.

2. ¿La segunda enseñanza?

La instrucción sobre bautismos.

3. ¿La tercera enseñanza?

La imposición de manos.

4. ¿La cuarta enseñanza?

La resurrección de los muertos.

5. ¿La quinta enseñanza?

El juicio eterno.

6. ¿Cómo llama el autor de Hebreos a estas cinco enseñanzas?

Los fundamentos, los principios básicos, de la enseñanza de Cristo.

7. ¿Qué es lo que el autor de Hebreos nos pide que hagamos con las cinco
enseñanzas elementales?

Dejarlas atrás y que avancemos hacia la madurez, hacia la perfección.


El autor quiere decir que debemos de dejarlas y seguir adelante con nuestra
discusión de la salvación Cristiana.

Sin embargo, a la luz de las declaraciones en los Capítulos del Dos al Cinco,
también es verdad que debemos, en un sentido práctico, de presionar más
adelante de ellas y buscar entrar en el reposo de Dios.

8. Comenzando con el versículo cuatro, ¿qué aspectos de la salvación ya


habían pasado los Hebreos?

Ya habían sido iluminados.

Ya habían saboreado el don celestial.

Ya habían tenido parte en el Espíritu Santo.

Ya habían experimentado la buena palabra de Dios y los poderes del mundo


venidero.

9. ¿Qué es imposible si las personas con tal experiencia espiritual cayeran?

La renovación de su arrepentimiento.

10. ¿Cuáles son las dos cosas que tales personas le hacen a Cristo cuando
se apartan de Él?

Lo vuelven a crucificar y lo exponen a la vergüenza pública.

Numerosos maestros evangélicos han intentado probar que una vez que una
persona ha hecho una creencia genuina en Jesús que nunca puede ser
quitado de la gracia de Dios. Su postura está basada en un concepto de la
gracia como que es una acción soberana de Dios sin estar relacionada a la
respuesta que el hombre le da.

La premisa de que la redención es un acto abstracto Divino que no depende


de la respuesta humana es uno de los errores más sutiles y más mortal que
ha corrompido el pensamiento Cristiano. La redención Divina, desde el
comienzo hasta su término, es una oportunidad. El creyente puede escoger
seguir la revelación continua de la gracia de Dios o puede, después de haber
comenzado, ignorar y descuidar los retos y las exigencias que se le
presenten.

El andar Cristiano es un​ camino de fe​, una​ senda de justicia​. Cuando un


creyente deja de presionar hacia adelante en la fe está en peligro de volver a
caer en la muerte espiritual. Satanás nunca cesa de intentar engañar al
Cristiano para alejarlo del camino de la luz.

El creyente que, después de repetidas advertencias del Señor, no comienza a


mostrar el fruto de la justicia, será cortado de la Vid, cortado de Cristo.

La tesis del Libro de Hebreos es que seremos partícipes de Cristo con la


condición de que presionemos hacia adelante hacia la tierra prometida, hacia
el reposo de Dios, hacia la plenitud de nuestra herencia en Cristo. Hebreos
fue dirigido a discípulos con experiencia que ahora estaban perdiendo su
fervor.

La expresión “es imposible que renueven su arrepentimiento aquellos que


han sido una vez iluminados” debe de ser interpretado tomando en cuenta
todo el Libro de Hebreos. Aparentemente, estos Cristianos con experiencia
comenzaban a ser descuidados con su salvación y no estaban presionando
hacia el reposo de Dios, hacia la perfección de la salvación que es la meta de
la madurez.

Las fuerzas espirituales que gobiernan la tierra son tan poderosas, las
corrientes son tan fuertes y rápidas, que el no presionar hacia adelante es ser
arrastrado hacia atrás. El santo con experiencia que pierde el calor de su
fervor, lento pero seguro, perderá terreno. Satanás trabaja lentamente e
incesantemente. Antes de que pase mucho tiempo, el creyente que alguna
vez fue un profeta de Dios ahora está viviendo en la carne. Su vida espiritual
se le está muriendo.

Si en esta condición él pudiese volver a encender su amor por Jesús es


cuestionable. Hemos sabido de un hombre en esta condición. Lo que en un
tiempo fue un Cristiano vibrante ahora era el armazón de un hombre, enfermo
y aterrado al pensar que había echado a perder su día de gracia por sus
pecados. Nuestro consejo para él fue que se sentara en la iglesia cada vez
que las puertas de ésta estuvieran abiertas y que tuviera la esperanza de que
Dios le tendría misericordia y le daría la gracia para arrepentirse y para orar.

Nuestra relación con el Cordero de Dios es como la de una Esposa con su


Esposo. Quizá nos tropecemos algunas veces, en cuyo caso el Señor nos
levantará para que podamos continuar nuestro viaje hacia Su palacio. Pero si
recaemos, rechazando Su amor, quizá llegue el día en que Él pierda interés
en nosotros.
Conocemos sobre la parábola del hijo pródigo y la bendición que ésta ha sido
para innumerables pecadores quienes han regresado en sí y han regresado a
la casa del Padre.

También sabemos de un Israel sin fe que pecó hasta que ya no hubo remedio
y perdieron la Gloria que había sido de ellos. Dos mil quinientos años
después todavía están tratando de retener el control de su tierra y de su santa
ciudad.

Si somos descuidados con nuestra salvación no escaparemos del castigo y


de una pérdida severa de herencia-¡si no es que de algo peor!

11. ¿Qué tipo de tierra recibe bendición de Dios?

La que bebe la lluvia que con frecuencia cae sobre ella, y produce una buena
cosecha para los que la cultivan.

12. ¿Qué es cierto de la tierra que produce espinos y cardos?

Es rechazada. Es maldecida. Acabará por ser quemada.

13. ¿Cuáles son algunas de las cosas que “atañen a la salvación”?

El amor, el gozo, la paz, la paciencia, la gentileza, la bondad, la fe, la


humildad, la templanza, y la presión diaria hacia adelante en el Espíritu hacia
la plenitud de la herencia que hay en Cristo.

Si estas “cosas” no pertenecen a nuestra experiencia Cristiana, entonces la


salvación no está ocurriendo. La fe aparte de tales obras de justicia está
muerta.

14. ¿Qué era lo que a Dios no se le olvidaba con respecto a los Cristianos
Hebreos?

Las obras y el amor que habían mostrado sirviendo a los santos.

Evidentemente, estos santos Judíos eran hospitalarios hacia los ministerios


que viajaban, y estaban haciendo todo lo que podían hacer para asistir a los
Cristianos con necesidades.

15. ¿Cómo podemos asegurarnos de la esperanza de nuestra salvación?

Siendo diligentes en la obra del Reino de Dios, siguiendo e imitando a los


creyentes quienes a través de la fe y de la paciencia se están convirtiendo en
herederos de las promesas de Dios que hay en Cristo.
Observa que debemos de mostrar empeño hasta la realización de nuestra
esperanza. Nosotros heredamos el reposo de Dios, la tierra prometida, sólo
conforme respondemos a la salvación de Dios con fe y paciencia. La
salvación no es una acción Divina arbitraria; sino que es una oportunidad
para recuperar lo que fue perdido en el Edén. Dios nos ha dado a Jesús para
echar fuera de nuestra herencia a Satanás. Jesús nos ayuda y nos guía en
cada detalle. Pero debemos de obedecerlo en cada momento o cesará el
proceso.

La oración no es simplemente pedirle a Dios lo que deseamos. La oración es


la manera en que entramos al programa de la redención, buscando la
voluntad del Señor, y recibiendo la fuerza y la dirección para que Su voluntad
se haga en nuestras vidas.

16. ¿Por quién juró Dios cuando hizo Su promesa a Abraham con respecto a
los descendientes de Abraham?

Por Sí mismo porque no hay nadie superior por quien jurar.

17. ¿Qué rasgo distintivo de carácter tuvo que ejercer Abraham para poder
heredar las promesas que Dios le había dado?

Paciencia.

18. ¿Por qué confirmó Dios su promesa con un juramento?

Porque quería demostrar claramente a los herederos de la promesa que su


propósito es inmutable.

19. ¿Cuáles son las dos realidades “inmutables” que nos dan un “estímulo”
poderoso?

La promesa de Dios más el juramento que confirma la promesa.

20. ¿Cuál es la “esperanza” del peregrinaje Cristiano?

Que su alma sea preservada (Hebreos 10:39) y que herede la plenitud de la


bendición prometida a los descendientes de Abraham.

21. ¿Dónde está anclada nuestra alma?

En el Lugar más Santo detrás de la cortina, estando firme y segura por


nuestra esperanza.

22. ¿Quién hizo un lugar para nosotros detrás de la cortina santa?


El Señor Jesús, nuestro eterno Sumo Sacerdote según la orden de
Melquisedec.

Capítulo Siete. 

1. Lee Génesis 14:18-20; Salmo 110:4.

Y Melquisedec, rey de Salén y sacerdote del Dios altísimo, le ofreció pan y


vino. Luego bendijo a Abram con estas palabras: “¡Que el Dios altísimo,
creador del cielo y de la tierra, bendiga a Abram! ¡Bendito sea el Dios
altísimo, que entregó en tus manos a tus enemigos!” Entonces Abram le dio el
diezmo de todo. (Génesis 14:18-20-NVI)

El Señor ha jurado y no cambiará de parecer: “Tú eres sacerdote para


siempre, según el orden de Melquisedec”. (Salmo 110:4-NVI)

2. ¿Qué es lo que Melquisedec representa?

Melquisedec representa la justicia y la paz, recordándonos del Reino de Dios,


que es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

3. ¿De qué forma en particular es que Melquisedec tiene “semejanza del Hijo
de Dios”?

En que “no tiene comienzo ni fin”.

4. ¿Cuáles son las tres maneras en que Melquisedec es mostrado superior a


Abraham?

Recibió diezmos de Abraham. Bendijo a Abraham. Es eterno.

5. ¿De qué manera nos muestra el autor de Hebreos que Cristo y Su


salvación son superiores a la Ley de Moisés y al sacerdocio Levítico?

Por el hecho de que Cristo fue hecho sacerdote según la orden de


Melquisedec, y Melquisedec es superior a Abraham. Luego entonces, si
Melquisedec es superior a Abraham, y Abraham fue el antepasado de Leví,
quien fue el antepasado de Aarón, entonces Cristo y Su salvación son
superiores a Aarón y al sacerdocio Levítico.

Leví, todavía presente en el cuerpo de Abraham, pagó diezmos a


Melquisedec cuando Abraham le pagó los diezmos. Ya que Aarón, el Sumo
Sacerdote, es descendiente de Leví, entonces Aarón también pagó diezmos a
Melquisedec, por así decirlo.

Por esto, comprendemos que el sacerdocio Levítico no era perfecto. Si


hubiera sido perfecto, no hubiera habido la necesidad de instalar a un
sacerdote de otra orden, de una orden superior, la orden de Melquisedec.

6. Si hay un cambio en el sacerdocio, ¿qué otra cosa cambia


necesariamente?

La ley relacionada con el sacerdocio.

7. ¿Qué otra cosa es diferente sobre Jesús?

Él procedía de la tribu de Judá en lugar de la tribu de Leví. Nunca


anteriormente había servido a Israel un sacerdote de la tribu de Judá. Moisés
no indicó que un miembro de Judá podía servir en el Tabernáculo de la
Congregación.

8. ¿Cuál es el poder del sacerdocio de Cristo?

El poder de una vida indestructible.

9. ¿Por qué el Señor ha puesto a un lado el sacerdocio Levítico y la Ley de


Moisés?

Por inútil e ineficaz.

10. ¿Por qué fue necesario introducir una esperanza mejor?

Porque la Ley no podía perfeccionar nada.

11. ¿Qué acto especial de Dios confirmaba y garantizaba que la salvación a


través de Cristo era un “pacto superior”?

El juramento que Dios hizo en el que Jesús es sacerdote para siempre,


poniendo a Jesús por encima de Aarón y del sacerdocio Levítico.

12. ¿Por qué puede Cristo “salvar por completo” a quienes se acercan a Dios
a través de Él?

Porque a diferencia del sacerdocio Levítico que está sujeto a la muerte, Cristo
posee vida eterna y puede seguir intercediendo por ellos. Él tiene un
sacerdocio permanente.
13. ¿De qué maneras es Cristo especialmente apto para ser nuestro sumo
sacerdote?

Él es santo, irreprochable, puro, apartado de los pecados, y exaltado sobre


los cielos.

14. Lee el versículo veintiocho en otra versión para tener una mayor claridad.
La idea aquí tiene que ver con que la Ley de Moisés nombraba a hombres
débiles como sacerdotes, pero el juramento de Dios, que llegó después de la
Ley, ha perfeccionado al Hijo de Dios como un sacerdote que continuará por
siempre.

De hecho, la ley designa como sumos sacerdotes a hombres débiles; pero el


juramento, posterior a la ley, designa al Hijo, quien ha sido hecho perfecto
para siempre. (Hebreos 7:28-NVI)

Capítulo Ocho. 

1. ¿Qué es lo que se ha venido diciendo hasta este momento?

Que tenemos un sumo sacerdote que se sentó a la derecha del trono de la


Majestad en el Cielo, que sirve en el verdadero tabernáculo levantado por el
Señor-el Tabernáculo en el Cielo.

2. ¿Qué es verdad de todo sumo sacerdote?

Se le nombra para presentar ofrendas y sacrificios.

3. ¿Qué sería verdad de Jesús si estuviera viviendo sobre la tierra como un


hombre ordinario?

No sería sacerdote ya que no desciende de Leví.

4. ¿Qué era el Tabernáculo de la Congregación que construyó Moisés?

Una copia, un bosquejo, una sombra de las cosas que están en el Cielo.

5. ¿Qué es verdad del servicio sacerdotal del Señor Jesús?

Es superior al sacerdocio Levítico así como el pacto nuevo es superior al


antiguo.

6. ¿Qué es verdad de las promesas Divinas que son las bases del pacto
nuevo?
Son mejores que las promesas del pacto antiguo.

7. ¿Por qué hizo Dios un pacto nuevo?

Porque el primer pacto no logró el objetivo de Dios, que es hacer que el


hombre practique la justicia, que ame la misericordia, y que se humille ante
Dios (Miqueas 6:8).

8. ¿En dónde yacía el problema del primer pacto?

En la gente. Dios encontró fallas con la gente, no con Su Ley.

9. ¿Con quién hace Dios el pacto nuevo?

Con la casa de Israel y con la casa de Judá.

10. Si el pacto nuevo, que es el pacto Cristiano, fue hecho con la casa de
Israel y con la casa de Judá, ¿cómo podemos los Gentiles volvernos
Cristianos?

Volviéndonos parte de Israel y parte de Judá a través de la sangre de la cruz


(ver Efesios 2:11-15).

Es de suma importancia que tanto los Judíos como los Gentiles lleguen a
comprender que el Cristianismo es primeramente una salvación Judía; y
después una salvación Gentil. Los Gentiles vienen a la fiesta Judía como
invitados.

El daño que se ha hecho al Reino de Dios por la usurpación que han hecho
los Gentiles de la salvación Judía no puede ser sobrestimado. El pretexto que
“los Judíos asesinaron a Jesús” no es base para robarle a los Judíos su
salvación. De hecho, no fueron los Judíos sino Satanás dentro de los líderes
Judíos quien crucificó a Jesús. Es el mismo Satanás que obra en los líderes
Gentiles cuando persiguen a los Judíos.

El Cristianismo es el “pan de los niños”. El pacto nuevo​ nunca​ puede ser


hecho con un Gentil, sólo con Israel y con Judá.

11. ¿Por qué se alejó Dios de los Judíos?

Porque no fueron fieles a su pacto.

12. Menciona algunos de los puntos del pacto nuevo.

● Dios pondrá Sus leyes en nuestra mente.


● Dios escribirá Sus leyes en nuestro corazón.
● Dios será nuestro Dios y nosotros seremos Su pueblo.
● Todos conoceremos al Señor.
● Dios perdonará nuestras iniquidades y nunca más se acordará de
nuestros pecados.

Cuando comparamos el entendimiento moderno de la salvación Cristiana con


los cinco aspectos mencionados anteriormente nos preguntamos si los
predicadores y los maestros han leído las Escrituras.

En nuestro día, el concepto de la salvación Cristiana es que Cristo vino para


perdonar nuestros pecados para que cuando fallezcamos podamos ir al Cielo.

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo
el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” ha sido cambiado
por: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que
todo el que cree en él no se vaya al Infierno cuando se muera sino que se
vaya al Cielo para vivir eternamente en una mansión de oro”.

Nuestros esfuerzos evangélicos son dirigidos hacia animar a las personas


para que acepten el perdón de sus pecados para que puedan escapar del
Infierno y hacer del Cielo su morada eterna. Se agrega a este malentendido la
idea de que el Evangelio es dirigido principalmente hacia los Gentiles. Con
esto podemos observar qué lejos de las Escrituras nos hemos desviado.

El propósito del pacto nuevo, el cual está dirigido a la casa de Israel y a la


casa de Judá, no es el de trasladar a la gente de la tierra al Cielo ni de darles
alguna provisión para su muerte.

La meta de Dios es la de tener hijos que sean en Su imagen, que estén llenos
de Su Presencia, que porten el fruto de Su imagen dondequiera que ellos
estén, y que gobiernen todas las obras de Sus manos. Además, Dios tiene la
intención de tener a naciones de gente salva que sean gobernadas por Sus
hijos. Israel, el elegido de Dios, Su Iglesia, Su Esposa, está formada de los
hijos primogénitos de Dios. Por​ Israel​ nos estamos refiriendo a todos aquellos
que son parte de Cristo.

El primer pacto no produjo la justicia que Dios siempre busca en Su familia. El


pacto nuevo se ha hecho para que Israel sea la personificación de la ley
moral eterna de Dios.

Podemos notar que todos los pactos que Dios hace con el hombre tienen
como propósito el de crear a personas que hagan justicia, que amen la
misericordia, y que se humillen ante Dios. Pero en cada ocasión, Satanás
cambia el pacto para que haya alguna otra meta, así como en el caso de los
Judíos preocupándose de si deben de encender una luz, o de los Católicos
repitiendo el Padre Nuestro como penitencia, o de los Protestantes que
abandonan todo intento de rectitud y confían en su versión de la “gracia” para
que los lleve al Cielo.

¿Por qué está Satanás tan resuelto en que los elegidos de Dios no se
comporten con rectitud y con justicia? Es porque Satanás considera al mundo
como de su pertenencia y él quiere que la gente piense, que hable, y que
actúe como él lo hace. Es tan sencillo como eso.

En nuestros días, hay un movimiento nuevo de Dios. Se llama “el mensaje de


justicia”. Es Dios ordenando a Sus elegidos que dejen sus excusas
doctrinales, que se arrepientan, y que comiencen a guardar los
mandamientos de Cristo.

Las únicas personas que realmente aman a Cristo son aquellas que guardan
Sus mandamientos. Las únicas personas que podrán pararse ante Él serán
aquellas que guardan Sus mandamientos.

El hecho de que bajo el pacto nuevo Dios es misericordioso con nosotros y ya


no recuerda nuestras iniquidades no significa que el perdón sea el aspecto
principal del pacto nuevo. Más bien, el perdón es el medio que Dios utiliza
para hacer posible que opere el pacto, que es escribir la ley moral eterna en
el corazón y en la mente de cada uno de Sus elegidos.

En ningún caso, el pacto nuevo se hace con un Gentil a excepción de que el


Gentil se vuelva parte de Israel a través del matrimonio con Cristo. En ningún
caso, el propósito del pacto nuevo es hacer posible nuestra residencia eterna
en el Cielo. En ningún caso, el propósito del pacto nuevo es el de prevenir
nuestra residencia en el Infierno, a excepción de conforme el pacto cambia
nuestro comportamiento de aquello que es pecaminoso a aquello que es
recto y santo.

La gente que no es recta y justa es del Infierno y pertenece en el Infierno. La


gente recta y justa es de Dios y pertenece con Dios. No es el propósito del
pacto nuevo alterar esta verdad eterna.

13. ¿Qué le ha sucedido al pacto antiguo de Moisés?

Es obsoleto y está por desaparecer.


Capítulo Nueve. 

1. ¿Qué tenía el primer pacto?

Normas para el culto y un santuario terrenal.

2. ¿Qué mobiliario tenía la primera parte (el Lugar Santo) del Tabernáculo de
la Congregación?

El candelabro y la mesa con los panes de la proposición.

3. ¿Qué mobiliario había tras la cortina, en el Lugar Santísimo?

El altar de oro para el incienso y el Arca del Pacto cubierto por el


Propiciatorio.

No hemos encontrado que eruditos de la Biblia estén de acuerdo en porqué el


autor de Hebreos pone el altar de oro para el incienso detrás de la cortina en
el Lugar Santísimo. Las Escrituras del Antiguo Testamento, al igual que todo
estudiante del Tabernáculo de la Congregación que hemos estudiado, pone la
Mesa de los Panes Sagrados, el Candelabro y el Altar para el Incienso en el
Lugar Santo, y el Arca del Pacto cubierto por el Propiciatorio en el Lugar
Santísimo. No hemos encontrado una excepción a esto.

Sabemos por la Ley que el sumo sacerdote tenía que preparar las brasas y
quemar el incienso sobre el Altar del Incienso dos veces al día, sin embargo,
nosotros entendemos que el sumo sacerdote entraba tras la cortina sólo una
vez al año-en el Día del Perdón.

Hebreos 9:4 no dice que el Altar del Incienso estuviera tras la cortina sino que
un altar de oro para el incienso, esto es, un sartén sosteniendo carbón sobre
el cual el incienso santo era vaciado para llenar de perfume el Lugar
Santísimo.

Y sin embargo, el autor de Hebreos no menciona que el Altar de Incienso


permaneciera en el Lugar Santo-una omisión peculiar, desde el punto de vista
de un estudiante del Tabernáculo de la Congregación.

Quizá sea verdad, como algunos han sugerido, que el autor de Hebreos sólo
estaba pensando en el Día del Perdón.

Esto no es poco probable ya que sabemos que se estaba preparando para


decirnos cómo el sacrificio de Cristo es una expiación superior para nuestros
pecados. En el Día del Perdón, el sumo sacerdote sí llevaba un incensario al
Lugar Santísimo y quemaba incienso en Presencia de Dios (Levíticos 16:12).
Pero el verdadero Altar de Incienso seguramente permanecía en el Lugar
Santo.

En el Día del Perdón, la quema de incienso se efectuaba dentro del Lugar


Santísimo mientras que los demás días del año el incienso se quemaba
afuera de la cortina, en el Lugar Santo.

Durante el Día del Perdón, el Lugar Santo era llevado dentro del Lugar
Santísimo, por así decirlo, y se volvía uno con el Lugar Santísimo. Quizá esta
sea la razón por la que el autor de Hebreos pone la quema del incienso en el
Lugar Santísimo en lugar de en el Lugar Santo, el área acostumbrada para la
quema del incienso durante todo el año. Él sólo estaba pensando en el Día
del Perdón y de cómo la expiación hecha por Cristo es superior a la expiación
que se hacía por la sangre de animales.

De cualquier manera, el Altar de Incienso estaba antes de la cortina y estaba


muy relacionada con el Lugar Santísimo, aunque permanecía en el Lugar
Santo-la primera parte del Tabernáculo.

Conforme avanzamos más allá de Pentecostés, más allá del Candelabro,


llegamos al Altar de Incienso. El Altar de Incienso expresa la muerte a la vida
de nuestro ser conforme caemos en adoración y entregamos completamente
nuestra personalidad al Señor.

La verdadera Iglesia del Señor Jesús, actualmente encontrada en diversas


denominaciones, debe de llegar hoy al Altar de Incienso. Cuando el Señor
“mate” el pecado, la mundanería, y la voluntad propia de Su Prometida,
volviéndola totalmente dependiente de Él, la cortina santa se abrirá y la
Presencia de Dios, el Día del Señor, vendrá a la tierra.

Algunas erudiciones mantienen que debido a que el Arca del Pacto y el


Propiciatorio que lo cubría fueron quitados del Tabernáculo por los hijos
pecadores de Elí, es que el sacerdocio que ministró después de ese tiempo
movió el Altar de Incienso del Lugar Santo al Lugar Santísimo para que el
Lugar Santísimo no estuviera vació durante la celebración del Día del Perdón.

4. ¿Qué artículos había dentro del Arca del Pacto?

Una urna de oro que contenía maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las
tablas del Pacto-los Diez Mandamientos.
La urna de oro que contenía maná simboliza el cuerpo y la sangre de Cristo
que comemos y bebemos conforme obtenemos fuerza y sabiduría del Señor
cada día. La vara de Aarón que reverdeció representa la vida eterna de
resurrección por la cual Cristo es nuestro sumo sacerdote y en la que
nosotros debemos de vivir. Las dos tablas de piedra, que son los Diez
Mandamientos, hablan sobre la ley moral eterna de Dios que está siendo
grabada en nuestras mentes y en nuestros corazones.

El maná representa que el santo victorioso ha aprendido a vivir por cada


palabra que procede de la boca de Dios.

La vara que retoñó se encuentra en cada santo conquistador. Habla sobre la


vida eterna obrando en el sacerdocio que ha sido escogido de Dios. Hay
muchos imitadores en nuestro día, muchos que podrían ser verdaderos
dirigentes religiosos, muchos rebeldes en contra del verdadero sacerdocio
real. Pero en la hora de la prueba, la vida de Dios saldrá en el sacerdocio que
Él ha elegido y los que fingen serán arrasados.

Las tablas de piedra también deben de ser formadas en la personalidad del


conquistador. Dios juzga y se va a la guerra en justicia, y sólo en justicia.
Hasta que la ley moral eterna de Dios haya sido formada en nosotros no
podemos servir a Dios como debemos en la lucha por el bien y contra el mal.
La moralidad debe de ser cincelada como en piedra en nosotros para que
nunca cambie, aunque nuestra aplicación de ella hacia otros sea suavizada
por la “carne” de la compasión y del entendimiento.

5. ¿Qué cubría con su sombra el lugar del propiciatorio, formando como una
tapa sobre el Arca del Pacto?

Los Querubines de la Gloria.

6. ¿Dónde entraban continuamente los sacerdotes de Israel para celebrar el


culto?

En la “primera parte del Tabernáculo”, esto es, en el Lugar Santo, en la


primera habitación del Tabernáculo de la Congregación.

7. ¿En dónde entraba el sumo sacerdote una sola vez al año?

En el Lugar Santísimo, en la segunda y última habitación del Tabernáculo.

El Día del Perdón, así como las ofrendas por los pecados y por las ofensas
del pueblo de Israel, proveía una cobertura Divina y satisfacción por los
pecados cometidos por ignorancia-pecados que la gente cometió sin
intención.

No había en el pacto antiguo, ni lo hay bajo el pacto nuevo, provisión por los
pecados cometidos premeditadamente, intencionalmente, con plena voluntad,
y presuntuosamente.

8. ¿Qué es lo que el Sumo Sacerdote siempre lleva consigo al Lugar


Santísimo?

Sangre.

9. ¿Qué nos dice el hecho de que la cortina podía ser abierta sólo una vez al
año?

Que la entrada al Lugar Santísimo, a la Presencia de Dios, no había sido


revelada o no estaba disponible mientras que el Tabernáculo de la
Congregación todavía estuviera en funcionamiento; mientras que el
sacerdocio levítico todavía fuera el agente autorizado de las bendiciones de
Dios y de las maldiciones de Dios.

10. ¿Qué aspecto de la personalidad del Judío que estaba celebrando el culto
no podía ser hecho perfecto por las ofrendas y los sacrificios que se ofrecían
bajo la Ley de Moisés?

Su conciencia.

11. ¿En qué consistían los estatutos y las ceremonias Levíticas?

En alimentos, bebidas, diversas ceremonias de purificación, y otras


regulaciones para el cuerpo físico.

12. ¿Hasta cuándo debían mantener estos estatutos Levíticos?

Hasta el tiempo señalado de reformar todo, de poner las cosas en orden.

Debían de ser ejercidos hasta que Cristo viniera, el Sumo Sacerdote de las
cosas buenas que Dios ha prometido.

Entonces, ¿cuál es el propósito de la ley? Fue añadida por causa de las


transgresiones hasta que viniera la descendencia a la cual hizo la promesa.
La ley se promulgó por medio de ángeles, por conducto de un mediador.
(Gálatas 3:19-NVI)

13. ¿A qué tabernáculo entró Cristo como Sumo Sacerdote?


Al Tabernáculo en el Cielo, al tabernáculo que no es de esta creación física
actual.

14. ¿Qué sangre llevó Cristo?

La Suya.

15. ¿A qué área del Tabernáculo en el Cielo entró Cristo?

Al Lugar Santísimo, esto es, detrás de la cortina.

16. ¿Qué tipo de redención obtuvo Cristo por nosotros?

Redención eterna.

17. ¿Qué lograron la sangre de machos cabríos y de toros, y las cenizas de


una novilla?

Santificaron la personalidad exterior del que celebraba el culto.

18. ¿Cómo se ofreció Cristo a Sí mismo?

Como el Cordero de Pascua sin mancha ante Dios, por medio del Espíritu
eterno de Dios.

19. ¿Qué es lo que la sangre de Cristo purifica?

Nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte.

Las “obras que conducen a la muerte”, o las obras muertas, a que se refiere
aquí tiene que ver con los estatutos y las regulaciones, incluyendo los
sacrificios de sangre y las regulaciones con respecto al alimento, a la bebida,
a diversas ceremonias de purificación, y a las otras instrucciones con
respecto al comportamiento del cuerpo.

Aparentemente el contraste está entre los estatutos Levíticos y el Dios “vivo”.


Sin embargo, quizá también se preste a la idea de que las obras del pecado
son purgadas de nuestra conciencia. Si ponemos ambos juntos, tenemos la
idea de que el pecado en nosotros nos está llevando a la muerte espiritual
debido a la contaminación de nuestra conciencia ya que no podemos
observar todos los mandamientos de la ley.

Ya que nuestra conciencia ha sido liberada de la carga de la culpa, ahora


somos libres en nuestra mente para servir a Dios aparte de los estatutos de la
ley.
20. ¿De qué es mediador Cristo?

De un pacto nuevo.

21. ¿Qué recibirán aquellos que son llamados al pacto nuevo si mantienen
firme su confianza en Cristo?

Una herencia eterna (a diferencia de la naturaleza temporal del pacto


antiguo).

22. ¿De qué nos liberó Cristo al morir?

De los pecados cometidos bajo el primer pacto.

23. ¿Qué se debe de constatar antes de que un testamento adquiera validez?

La muerte del testador.

24. ¿Qué era necesario para que el pacto antiguo entrara en vigor?

El derramamiento de sangre.

25. ¿Qué fue lo que Moisés hizo después de promulgar todos los
mandamientos de la ley a todo el pueblo?

Roció el libro de la Ley y a todo el pueblo con sangre y agua, diciéndoles que
esta era la sangre del pacto que Dios les había mandado cumplir.

26. ¿Qué más roció Moisés con la sangre?

Todos los objetos que se usaban en el culto relacionados con el Tabernáculo


de la Congregación.

27. ¿Qué exigía la Ley de Moisés?

Que casi todo fuera rociado y purificado con la sangre de animales.

28. ¿Qué es lo que no puede suceder sin el derramamiento de sangre?

El perdón de pecados.

29. Las copias de las realidades celestiales fueron purificadas por sangre
animal, ¿qué se usó para purificar las realidades mismas?

La sangre de Cristo.

30. ¿En qué tabernáculo es Cristo el Sumo Sacerdote?

En el Tabernáculo del Cielo.


31. ¿Ante quién se presenta Cristo en favor nuestro?

Ante la Presencia, el Rostro, de Dios Todopoderoso.

32. ¿Cuántas veces debe de ser sacrificado Cristo en la cruz?

Una sola vez.

Si el sacrificio de Cristo no fuera perfecto, Él hubiera tenido que sufrir y morir


muchas veces desde la creación del mundo. Ahora Cristo ha venido como
una ofrenda por los pecados con el propósito de quitar el pecado del
mundo-no sólo de perdonarlo sino de eliminarlo. La sangre de machos
cabríos y de toros no podía quitar el pecado, sólo podía aplacar la ira de Dios
hasta que se hiciera el siguiente sacrificio.

Fíjate en el versículo veintiséis, la expresión: “al final de los tiempos”


literalmente, el fin del mundo. Si el Apóstol habló hace dos mil años sobre el
final de los tiempos, el fin del mundo, la hora en que estamos viviendo ahora
seguramente tiene que ser el final del fin.

33. ¿Qué le llega a toda persona después de morir?

El juicio.

34. Lee el versículo veintiocho en otra traducción para que te quede más
claro.

También Cristo fue ofrecido en sacrificio una sola vez para quitar los pecados
de muchos; y aparecerá por segunda vez, ya no para cargar con pecado
alguno, sino para traer salvación a quienes lo esperan. (Hebreos 9:28-NVI)

Cuando el Señor venga por segunda vez, traerá Consigo la redención de


nuestros cuerpos. Esta es la salvación prometida, la restauración de todo lo
que fue perdido en el Edén.

La redención de nuestro cuerpo señalará la eliminación de toda injusticia de


nuestra personalidad. Toda injusticia, toda falta de santidad, y toda
desobediencia partirá. Por toda la eternidad podremos servir al Padre en
pureza absoluta de personalidad y comportamiento. Seremos llenos de vida
eterna. Seremos coronados con vida eterna, con la Vida de Dios, así
podremos hacer cumplir las leyes del Reino de Dios en dondequiera que
estemos. Esta es la herencia eterna de los hijos de Dios, del sacerdocio real.
La salvación es liberación del pecado La liberación completa del pecado le
será dada a quienes estén buscando el regreso de Cristo. Cuando
comparamos este pensamiento con los escritos de Pablo, especialmente en
los Capítulos Seis y Ocho del Libro de Romanos, comprendemos que no
debemos de solo esperar tener liberación del pecado cuando el Señor
aparezca. Hay algunas acciones que debemos de tomar ahora si vamos a ser
elegibles para tal liberación cuando el Señor regrese.

En este momento, debemos de trabajar en la resolución de nuestra propia


salvación, de nuestra propia liberación del pecado. Esto lo hacemos viviendo
como un discípulo; principalmente confesando nuestros pecados y
renunciando a ellos con todas nuestras fuerzas. Después de eso debemos de
resistir al diablo. Tenemos una lucha diaria en contra del diablo quien busca
destruir nuestra vida eterna, nuestra nueva naturaleza que ha vuelto a nacer.

Si no vivimos como un discípulo, si no presentamos nuestro cuerpo como


sacrificio vivo, si no tomamos nuestra cruz y seguimos a Jesús, si no
obedecemos los mandamientos de Cristo y de Sus Apóstoles que
encontramos en el Nuevo Testamento, si no confesamos y renunciamos a
nuestros pecados, si no continuamos en la lucha diaria en contra de Satanás,
entonces no estaremos preparados para el acto final de la redención.
Habremos matado nuestra salvación por descuido. Esto es lo que el Libro de
Hebreos está enfatizando.

Que ningún creyente sea engañado con respecto a la necesidad de un


discipulado genuino. Este es el Dios verdadero y la vida eterna. Quienes
guardan Sus mandamientos son los que aman a Cristo y son de Cristo. Hay
muchos apóstoles falsos en el mundo de hoy que enseñan lo contrario, y se
están dirigiendo hacia la destrucción junto con sus seguidores.

La trompeta está sonando hoy en Sión. ¿Puedes escucharla?

Capítulo Diez. 

1. ¿Qué es la Ley de Moisés?

Es sólo una sombra de la salvación eterna que Dios ha provisto en Cristo.


La Ley Judía era una sombra de la salvación que es en Cristo. Ahora
poseemos en Cristo la sustancia de lo que fue dado como sombra bajo
Moisés.

2. ¿Qué no puede hacer la Ley de Moisés?

Nunca puede, mediante los sacrificios animales de año tras año, hacer
perfectas a las personas que están tratando de acercarse a Dios a través de
los sacrificios.

Los sacrificios por el pecado y por las ofensas, las cenizas de una novilla, los
toros y los machos cabríos en el Día del Perdón nunca pueden hacer
perfectos a quienes intentan satisfacer y complacer a Dios por estos medios.

Para ser perfectos, en el sentido que se enfatiza aquí, debemos de poder vivir
sin desagradar a Dios-siendo libres de todo pecado y de toda rebelión en
contra de Dios.

Lo que se deduce es que la sangre de Cristo​ sí​ puede hacernos perfectos.

La necesidad que tenemos de que la sangre lave nuestros pecados nos


demuestra que Dios es diferente a nosotros. Si nosotros fuéramos Dios,
nosotros no necesitaríamos del derramamiento de sangre para estar
satisfechos. La sangre de los toros y de los machos cabríos que fluía
anteriormente eran miles de galones cada año para poder satisfacer la justicia
de Dios. Con esto podemos entender que Dios no es del todo como nosotros,
aunque Cristo vivió como un hombre entre nosotros.

3. ¿Cómo sabemos que los que adoraban no se volvían perfectos?

Por el hecho de que los sacrificios se hacían una y otra vez. Esto era verdad
aun del gran Día del Perdón.

Si la sangre de toros y de machos cabríos tuviera el poder y la autoridad para


quitar el pecado, no hubiera sido necesario seguir sacrificando animales. Los
que rendían culto ya no se habrían sentido culpables de pecado ya que el
pecado habría desaparecido.

La sangre de animales se ofrecía año tras año, demostrando que la sangre


de animales no posee el poder de quitarnos el pecado.

4. ¿Qué es lo que la sangre de los toros y de los machos cabríos nunca


puede hacer?
Nunca puede​ quitar​ los pecados.

Es imposible que la sangre de animales nos quite los pecados. Sólo la sangre
de Cristo posee la autoridad y el poder para perdonar nuestros pecados,
puede quitar nuestra tendencia hacia el pecado, y puede reparar en nuestras
vidas “todos” los daños hechos por nuestros pecados.​ Sí​ podemos vencer al
pecado y al diablo a través de la sangre del Cordero.

Además, conforme tomamos de la sangre de Cristo recibimos dentro de


nosotros la Vida de Cristo para que podamos vivir victoriosamente momento
por momento por Su vida Divina que está dentro de nosotros.

La sangre de toros y de machos cabríos hacía una propiciación por el


pecado, en el sentido de obtener perdón Divino. La diferencia en la
propiciación hecha por Cristo es que el pecado no sólo es perdonado sino
que también eliminado. Conforme seguimos al Señor en el programa de la
redención, el pecado y la voluntad propia son destruidos de nuestras
personalidades. Lo último, la eliminación completa sucederá cuando Cristo
regrese si es que hemos puesto los fundamentos desde hoy.

5. ¿Qué fue lo que Cristo ofreció en lugar de sacrificios y holocaustos por el


pecado?

Un cuerpo físico.

Cuando Cristo planeó venir al mundo Él dijo (a través de David) que Dios ya
no deseaba sacrificios ni holocaustos:

A ti no te complacen sacrificios ni ofrendas, pero me has hecho obediente; tú


no has pedido holocaustos ni sacrificios por el pecado. Por eso dije: “Aquí me
tienes-como el libro dice de mí-. Me agrada, Dios mío, hacer tu voluntad; tu
ley la llevo dentro de mí.” (Salmo 40:6-8-NVI)

María dio a luz al cuerpo que Cristo debía de ofrecer ante Dios como un
sacrificio por los pecados. Nosotros los Cristianos debemos de ofrecer
nuestro cuerpo ante Dios como una ofrenda de consagración, lo cual es
nuestro servicio Divino razonable.

Dios no estaba siendo complacido con los holocaustos y los sacrificios por el
pecado. Las personas estaban ofreciendo sus animales pero no lo estaban
haciendo de corazón. Era un trabajo que los fastidiaba. Su sacrificio no era
una oportunidad para acercarse con alegría hacia Dios.
Y exclaman: “¡Qué hastío!” Y me tratan con desdén-dice el Señor
Todopoderoso. ¿Y creen que voy a aceptar de sus manos los animales
lesionados, cojos o enfermos que ustedes me traen como sacrificio?-dice el
Señor. (Malaquías 1:13-NVI)

Pero Cristo vino para hacer la voluntad de Dios.

6. ¿Cuál es el significado de la profecía, “Aquí me tienes: He venido a hacer


tu voluntad”?

Que la voluntad de Dios no se estaba cumpliendo bajo el pacto antiguo.


Ahora Cristo está haciendo a un lado el pacto antiguo y está estableciendo el
segundo pacto para que la voluntad de Dios se efectúe.

7. ¿Qué ha logrado la voluntad de Dios?

La voluntad de Dios nos ha santificado (nos ha separado como santos para el


Señor) por el sacrificio del cuerpo de Cristo una vez y por todas.

Es la voluntad de Dios que la casa de Israel y la casa de Judá sean una clase
separada de santos para el Señor; que los elegidos de Dios sean en la
imagen moral de Cristo, buscando eternamente el comportamiento de
rectitud, de santidad en pensamiento y acción, y de obediencia estricta al
Padre.

8. ¿Por qué tenían los sacerdotes de Israel que seguir sus obligaciones
religiosas, ofreciendo los mismos sacrificios por el pecado?

Porque los sacrificios no podían quitar los pecados; por esto, la gente no
podía acercarse a Dios por sí mismos.

9. ¿Adónde fue Jesús después de ofrecer Su cuerpo como un sacrificio


perfecto por el pecado?

A Su lugar establecido a la derecha de Dios.

10. ¿Qué es lo que Jesús ha estado esperando desde ese día hasta ahora?

Que sus enemigos sean puestos por estrado de Sus pies.

11. ¿Qué es lo que Cristo ha logrado ofreciendo Su cuerpo sobre la cruz del
Calvario?

Ha hecho perfectos para siempre a los que está santificando-aquellos que


están siendo separados como santos ante Dios. Ya que los ha hecho
perfectos para siempre, ahora Cristo está esperando en la Presencia de Dios
para que Sus enemigos (y los de sus santos) sean puestos por estrado de
Sus pies.

El juicio de Satanás terminó sobre la cruz. El pecado ya no existe. El


siguiente acto Divino será quitar la presencia del pecado de la creación.

¿Acaso el versículo catorce significa que no importa lo que hagamos ya que


hemos sido perdonados de todos modos?

No. Esto sería contrario a los escritos de los Apóstoles en el Nuevo


Testamento.

¿Acaso el versículo catorce significa que ya no somos capaces de pecar?

No. Esto sería contrario a los escritos de los Apóstoles en el Nuevo


Testamento y a nuestra propia experiencia.

Todos, en muchas ocasiones, caemos cortos de la Gloria de Dios

El versículo catorce del Capítulo Diez de Hebreos significa que si seguimos


presionando hacia adelante en la voluntad de Dios, valiéndonos de la Palabra
de Dios, del cuerpo y de la sangre de Cristo, y del poder del Espíritu Santo,
entonces la sangre de Cristo continuará haciéndonos una senda para entrar
con audacia ante la Presencia del Padre para que podamos obtener
misericordia y encontrar la gracia que nos puede ayudar en tiempos difíciles.

Hebreos 10:14 se explica en 1 Juan 1:7-9:

Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos
con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado. (1
Juan 1:7-NVI)

Si vivimos cada día en la luz de la voluntad de Dios para nosotros, así como
el Padre mora en la luz y es la Luz, tenemos comunión con el Padre, y la
sangre de Cristo Su Hijo nos limpia de todo pecado.

Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y


no tenemos la verdad. (1 Juan 1:8-NVI)

Si un creyente Cristiano afirmara que no tiene pecado se está engañando a sí


mismo. Está caminando en decepción. La verdad no se encuentra en él.
Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará
y nos limpiará de toda maldad. (1 Juan 1:9-NVI)

En tanto estemos haciendo la voluntad de Dios, la sangre de Cristo


continuará limpiándonos. En tanto continuemos arrepintiéndonos y
caminando en Cristo, la sangre continuará limpiándonos de todo pecado.

En el momento en que el Espíritu Santo nos señale algún pecado en nuestras


acciones, en nuestro lenguaje, en nuestros pensamientos, debemos de
confesar específicamente y claramente ese pecado a Dios. Debemos de
arrepentirnos de él y alejarnos de él con toda nuestra determinación,
pidiéndole al Señor que nos dé valor para vencerlo.

En el momento en que nos arrepentimos y confesamos el pecado, Dios Padre


ejerce Su fidelidad y Su justicia en perdonarnos el pecado y limpiarnos de
toda maldad.

El Apóstol Juan nos escribió que no debíamos de pecar. Cuando pecamos


tenemos un Abogado ante el Padre, que es Cristo el Justo. Él es el sacrificio
propiciatorio por nuestros pecados.

Hebreos 10:14 dice que con un solo sacrificio Cristo ha hecho perfectos para
siempre a los que está santificando para el Señor.

En tanto que estemos siendo santificados para el Señor, la sangre de Cristo


nos presenta en justicia ante el Trono de Dios en los Cielos. Por esto,
marchemos hacia adelante en la luz de la voluntad de Dios, confesando
nuestros pecados a Dios cuando el Espíritu Santo nos advierta de ellos.
Arrepintámonos de nuestros pecados, recibamos con gratitud el perdón y la
purificación, y oremos para recibir gracia y fortaleza Divinas para que no
volvamos a cometer los mismos pecados.

El sentimiento de culpa por nuestros pecados no debe de ser tema a tratar


con nosotros. Nuestra conciencia debe de estar perfecta ante
Dios-completamente libre de condenación. Tal conciencia perfecta, tal libertad
de la condenación debe de ser verdad de nosotros desde el momento en que
recibimos a Cristo y hasta la eternidad. Con un solo sacrificio, Jesús nos ha
hecho perfectos para siempre.

La perfección que existe en ya no sentir culpabilidad depende de que


continuemos en el programa de la santificación. El Espíritu Santo trabaja con
nosotros diariamente, ayudándonos a lavar nuestras vestiduras para que
permanezcamos sin mancha. El Señor Jesús, habiéndonos aceptado en
nuestro pecado, se ha hecho responsable de nuestra purificación. El Señor
Jesús nos castiga y disciplina frecuentemente para que podamos participar
de Su santidad.

Si en cualquier momento nos alejamos de la Presencia del Señor, dejando de


morar en Él momento a momento, todo el programa de la redención es
puesto en peligro. Dios comienza a juzgarnos con el propósito de salvarnos
de la destrucción que cae sobre los impíos.

La teología evangélica ha errado, en muchas instancias, en la descripción


precisa del programa de redención. En la teología evangélica el programa ha
cambiado de tener una interacción diaria con el Espíritu Santo en el proceso
de purificación y de transformación a tener una adherencia estática en la
creencia de los hechos de la redención, como si por creer en la existencia de
una redención fuera equivalente a recibir la obra de la redención.

Es como si uno se sentara en Egipto y creyera que algún día se despertará


para encontrarse en la tierra donde abunda la leche y la miel ya que Dios le
ha prometido darle la tierra de Canaán. No hay ninguna residencia temporal
en el desierto. No hay ninguna batalla que pelear para entrar en la tierra. La
posesión de la tierra ocurre debido a la “gracia”-a un tipo de magia que ocurre
conforme profesamos creer en lo que Dios ha dicho.

Las enseñanzas evangélicas modernas frecuentemente presentan una


aprobación mental de hechos espirituales en lugar de una interacción diaria
con Dios.

Este es el error en el pensamiento evangélico contemporáneo. El creyente se


queda con la idea de que sin importar cómo se comporte en el mundo él
gobernará en gloria con Jesús cuando Él aparezca. Este es el “fuego extraño”
que ha destruido el testimonio Cristiano.

Hoy, en los Estados Unidos, hay un clamor por la conducta de rectitud. El


clamor viene hasta de algunos de los miembros de nuestro gobierno. Pero las
iglesias que predican la gracia incondicional están socavando los cimientos
de aquellos miembros del gobierno que les gustaría hacer un esfuerzo para
restaurar los valores morales a nuestra nación.

La Gran Comisión es decirles a las naciones que guarden los mandamientos


de Cristo, no el asegurarles que si “hacen una decisión por Cristo” ya no
tendrán que guardar los mandamientos de Cristo y que con seguridad se irán
al Cielo para vivir en una mansión cuando mueran.

La tendencia evangélica contemporánea hacia la confianza en la “seguridad


eterna” se disfraza como una aceptable seguridad Divina de la salvación.
Claro que​ sí​ hay una seguridad Divina verdadera para el peregrino cansado
que está ansioso por complacer a Dios. Pero el equivalente moderno de la
comodidad bíblica de la seguridad eterna es la creencia que sin importar cuan
lejos del Señor nos desviemos, Él nos elevará en el Día de Cristo y
gobernaremos con Él. Esta es una visión falsa y ha destruido el testimonio de
las iglesias Cristianas.

Es hora de una restauración del verdadero entendimiento de la redención. El


remanente santificado de Dios, Sus elegidos, comprenderán esto y adoptarán
la verdad. La falsedad, que es atractiva para la mente engañada, será
descartada por los santos de Dios conforme el regreso del Señor se acerque.

La verdadera gracia de Dios, la gracia en la que estamos parados y que algún


día nos presentará sin faltas ante el trono del Padre en los Cielos, nos guía y
nos habilita conforme cambiamos del primer hombre, que es Adán, hacia el
Hombre nuevo, que es Cristo.

12. ¿Quién más nos dio testimonio, hablando a través de los Profetas de
Israel?

El Espíritu Santo.

Éste es el pacto que después de aquel tiempo haré con el pueblo de


Israel-afirma el Señor-: Pondré mi ley en su mente, y la escribiré en su
corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Ya no tendrá nadie que
enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: “¡Conoce al Señor!”, porque
todos, desde el más pequeño hasta el más grande, me conocerán-afirma el
Señor-. Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus
pecados. (Jeremías 31:33,34-NVI)

13. Bajo el pacto nuevo, ¿dónde están escritas las leyes de Dios?

En nuestra mente y en nuestro corazón.

14. ¿Qué es lo que Dios hará con nuestros pecados y con nuestras
maldades?

Nunca más se acordará de ellos.


15. ¿Por qué ya no hace falta otro sacrificio para el pecado?

Porque todos los pecados del creyente, pasados, presentes, y futuros han
sido perdonados por el sacrificio del cuerpo de Cristo.

El propósito del pacto nuevo es que la gente de Dios pueda vivir sin pecado.
Fíjate en los pasos para hacer esto posible:

El Señor Jesús cedió Su cuerpo sobre la cruz como un sacrificio perfecto para
el pecado.

El Espíritu Santo pone la ley de Dios en nuestro corazón.

El Espíritu Santo escribe la ley de Dios en nuestra mente.

Dios ya nunca se acuerda de nuestros pecados ni de nuestras maldades.

Como Dios ya no se acuerda de nuestros pecados ni de nuestras maldades,


ya no hay necesidad de ofrecer un sacrificio.

Si pensamos que el pacto nuevo sirve sólo para perdonar nuestros pecados
entonces estamos poniendo al pacto nuevo al mismo nivel con el pacto
antiguo. La diferencia en los pactos es que bajo el pacto nuevo nuestros
pecados son​ eliminadosd ​ e nosotros. Esto se hace posible por la formación de
Cristo (quien es la ley eterna de Dios hecha carne) en nuestra personalidad.
Conforme Cristo es formado en nosotros es que podemos vencer el pecado y
la maldad, mientras tanto la sangre expiatoria nos mantiene sin condenación
ya que estamos aprendiendo a obtener la victoria sobre nuestro enemigo, que
es toda fuerza que busca prevenir que guardemos los mandamientos de Dios.

Las promesas de Dios son para el que sale vencedor, para aquel que, por la
Presencia de Cristo, obtiene la ventaja sobre el mundo, sobre la lujuria de la
carne, y sobre su voluntad propia y egocentrismo. El que pueda vencer esto a
través de Cristo heredará todas las promesas de Dios.

Las promesas no están dirigidas para quienes, después de haber hecho una
profesión de fe en Cristo, continúan viviendo de acuerdo a su naturaleza
pecaminosa. La esperanza de poder continuar viviendo en la naturaleza
pecaminosa y después heredar las promesas de Dios es el mayor engaño de
nuestro tiempo. Es un malentendido del pacto nuevo y de lo que significa vivir
por fe.

16. ¿Por qué tenemos plena libertad para entrar en la Presencia de Dios a
través de la oración?
Debido a la obra del perdón y de la reconciliación efectuada a través de la
sangre de Cristo.

17. ¿Qué cortina colgaba ante la Presencia de Dios?

El cuerpo de Cristo.

18. Ya que tenemos perdón de nuestros pecados por la sangre de Cristo, y ya


que Él es un sacerdote eterno que está intercediendo por nosotros ante el
trono de Dios Todopoderoso, entonces, ¿qué debemos de hacer nosotros?

Debemos de acercarnos a Dios:

● Con un corazón sincero.


● Con la plena seguridad que da la fe.
● Con la sangre de Cristo rociada sobre nuestro corazón, purificándonos
de una conciencia culpable.
● Teniendo un cuerpo lavado con agua pura (quizá refiriéndose al
bautismo en agua).
● Manteniendo firme la esperanza que profesamos, porque eternamente
fiel es el que hizo la promesa.
● Considerándonos los unos a los otros, a fin de estimular al amor y a las
buenas obras.
● No dejando de congregarnos y animándonos unos a otros, y con mayor
razón ahora que vemos que el día del Señor se acerca.

19. ¿Qué será verdad de nosotros si continuamos pecando deliberadamente


después de que hayamos recibido el conocimiento de la verdad?

Ya no se hará ningún sacrificio nuevo que se encargue de nuestros pecados


adicionales.

Bajo ambos pactos, el sacrificio por el pecado era, y sigue siendo, por los
pecados de ignorancia-los pecados que alcanzan a las personas quienes
tiene el deseo de complacer a Dios pero cuyas carnes son débiles. El espíritu
está dispuesto, pero la carne es débil.

Que les dijera a los israelitas: “Cuando alguien viole inadvertidamente


cualquiera de los mandamientos del Señor, e incurra en algo que esté
prohibido, se procederá de la siguiente manera: (Levítico 4:2-NVI).

El Israelita que pecara a propósito y obstinadamente debía de ser eliminado


de su comunidad.
El sacerdote hará propiciación, y la persona que pecó será perdonada. Una
sola ley se aplicará para todo el que peque inadvertidamente, tanto para el
israelita como para el extranjero residente. Pero el que peque
deliberadamente, sea nativo o extranjero, ofende al Señor. Tal persona será
eliminada de la comunidad, y cargará con su culpa, por haber despreciado la
palabra del Señor y quebrantado su mandamiento. (Números 15:28-31-NVI)

20. ¿Qué está enfrentando la persona que vive obstinadamente en pecado


después de haber escuchado el Evangelio de Cristo?

Una terrible expectativa de juicio y el fuego ardiente que ha de devorar a


aquellos que, al despreciar Sus mandamientos, se han hecho a sí mismos los
enemigos de Dios.

21. Bajo el pacto antiguo, ¿qué le pasaba a cualquier individuo que rechazara
la Ley de Moisés?

Moría irremediablemente por el testimonio de dos o tres testigos.

22. El castigo del individuo que rechaza el Evangelio de Cristo, ¿será mayor o
menor que en el caso del pacto antiguo?

Será mayor el castigo.

Debemos de mantener en mente que la advertencia concerniendo el pecado


intencional no está siendo dirigido hacia el individuo que nunca ha escuchado
el Evangelio o que no es un creyente. La advertencia es para aquellos
Cristianos que en algún tiempo habían sido discípulos fervientes y que ahora
estaban descuidando su salvación. Esta es la tesis del Libro de Hebreos.

23. ¿Qué es lo que el hombre está haciendo cuando recibe a Cristo y luego
regresa hacia el mundo?

● Está pisoteando al Hijo de Dios.


● Está profanando la sangre del pacto por la cual fue santificado.
● Está insultando al Espíritu de la gracia.

Es requisito de aquellos que han recibido a Cristo que presionen hacia


adelante a la posesión completa de todo lo Dios les ha dado bajo el pacto
nuevo.

El castigo por descuidar el avance hacia la tierra prometida es un castigo


severo y terrible.
¡Qué diferente es el concepto de presionar hacia adelante comparado con el
“evangelio” que se presenta en nuestros días que complace a la gente!

24. ¿De quién es la venganza?

Del Señor.

25. ¿A quién juzgará el Señor?

A Su pueblo.

26. ¿Cómo será para un Cristiano caer en las manos de Dios, después de
haber recibido al Señor Jesús y luego haberlo pisoteado?

¡Será terrible! ¡Espantoso! ¡Horrible!

27. ¿Qué les había sucedido anteriormente a estos santos Judíos a quienes
la advertencia del Libro de Hebreos está siendo dirigido?

Después de haber recibido a Cristo, sostuvieron una dura lucha y soportaron


mucho sufrimiento. Algunas veces se vieron expuestos públicamente al
insulto y a la persecución; otras veces se solidarizaron con los que eran
tratados de igual manera. También se compadecieron de los encarcelados, y
aceptaron con alegría la confiscación de sus bienes.

28. ¿Por qué fue posible que estos creyentes Judíos pudieran aceptar tanta
pérdida?

Porque ellos sabían en sus corazones que tenían un patrimonio mejor y más
permanente en Cristo.

29. ¿Qué estaban en peligro de hacer los Cristianos Judíos?

De hacer a un lado su audacia y su confianza en Cristo.

Parece que estaban regresando a la forma de ser del mundo y no tenían


cuidado de reunirse con creyentes fervientes.

Habían aceptado las enseñanzas elementales del pacto nuevo pero no


estaban aprovechándose del crecimiento posible en la rectitud que ahora les
era disponible por la sangre de Jesús y del Espíritu Santo. Ellos eran como
Israel en el desierto: satisfechos con estar acampando, sin presionar hacia el
reposo de Dios.

Aunque habían enfrentado con valentía la persecución, seguían siendo bebés


y no podían distinguir entre la rectitud y la falta de justicia. Por esto, el escritor
de Hebreos no podía alimentarlos con el alimento sólido de la Palabra de
Dios.

30. ¿Qué sería verdad si demostraran su confianza en el Señor presionando


hasta el reposo de Dios?

Serían grandemente recompensados.

31. ¿Qué aspecto del carácter necesitaban los Cristianos Hebreos?

Resistencia paciente.

Nosotros recibimos lo que Dios nos ha prometido​ después​ de que hayamos


hecho Su voluntad. El concepto de esperar pacientemente debe de ser
verdad durante todo nuestro discipulado. Quizá Dios nos prometa muchas
cosas: salud, un mejor trabajo, un ministerio específico, o un hijo.

Sin embargo, no sabemos lo que se encuentra entre este momento y el


cumplimiento de esa promesa. Nuestra tarea es seguir haciendo, lo mejor que
podamos, la voluntad de Dios, sabiendo que lo que Dios ha dicho Él lo hará.
Dios es fiel. La respuesta quizá no llegue por muchos años. Pero​ llegará.​ Dios
es fiel.

Cometemos un error cuando intentamos forzar la respuesta o cuando


intentamos imaginarnos cómo será cumplida la promesa. Es mejor dejar que
Dios cumpla Su Palabra en Su tiempo y a Su manera. Dios habla en
parábolas. Muchas veces, el cumplimiento es diferente de lo que habíamos
supuesto.

32. ¿Qué tan pronto aparecerá el Señor Jesús?

En muy poco tiempo.

Desde el primer siglo se nos ha dicho que Jesús regresará pronto. Y sin
embargo, han pasado dos mil años. Dos mil años son como dos días a los
ojos de Dios. También es verdad que el Señor Jesús ha seguido viniendo a la
tierra en las lluvias postreras y en las lluvias venideras, esto es, en diversos
avivamientos y revelaciones de Su propósito.

Su último regreso en las nubes de gloria representará la plenitud de Su


venida, una plenitud que será el clímax de una reunión creciendo en
revelación.

Por siempre ha sido el destino de los creyentes mundanos, los “Lots” que
escogen vivir en las cosas del mundo, perderse de la aparición actual del
Señor. Mientras que lo buscan a lo lejos, se pierden de lo que Él está
haciendo hoy, y frecuentemente se refieren a las manifestaciones actuales
como que son del diablo.

Pero los que son fieles, como Ana y Simeón, siempre están viendo la venida
del Señor que está sucediendo ahora. Son éstos los fieles que estarán
preparados para la venida triunfante de Cristo al mundo en el Día del Señor.
Pero los “Lots” seguirán en su ceguera, siempre siendo arrebatados de la
destrucción por las oraciones de sus parientes más fieles.

33. ¿Cómo deben de vivir los justos?

Por la fe en las promesas de Dios.

“El justo vivirá por la fe” es una expresión del Antiguo Testamento que se
encuentra repetida tres veces en el Nuevo Testamento. Esta declaración no
significa que seamos salvos por asentir con los hechos de la redención. Esta
declaración significa que los justos viven en todo tiempo en humildad ante
Dios, confiando en Él para la conducta de sus vidas en lugar de en su propia
sabiduría y en sus propias fuerzas.

El justo vivirá por la fe se está refiriendo a un estilo de vida, no a la creencia


en una declaración de fe de una organización Cristiana, ni en la creencia en
una “obra terminada por Cristo”.

34. ¿Cómo podemos definir la palabra​ fe​?

Confianza en la propiciación, en el cargo sacerdotal, y en la obra de Cristo;


obediencia diaria al Señor resultando en crecimiento en la conducta de
santidad; anticipación gozosa de la herencia gloriosa que vendrá.

35. ¿Cuál es la actitud de Dios hacia el creyente que se vuelve atrás, esto es,
que no continúa presionando hacia adelante en fe gozosa?

Ese individuo no es del agrado de Dios.

36. ¿Qué nos sucederá a nosotros si, habiendo comenzado nuestro


peregrinaje Cristiano, volvemos para atrás hacia Egipto, hacia el mundo?

Nos perderemos. En el día de la resurrección no podremos vestirnos con


vestiduras sin mancha. En lugar de eso, si somos salvos, la mayoría de
nuestra personalidad será quemada por el fuego del juicio. No habrá fruto que
le quede, sólo una personalidad corrupta y pecaminosa, que no puede entrar
en el Reino de Dios.
Si a final de cuentas somos salvos en el Reino, salvos al pasar por el fuego
del juicio, entonces seremos espíritus desnudos.

37. ¿Qué es lo que algunos de los Cristianos Judíos estaban haciendo?

Estaban​ descuidando​ su salvación al no presionar hacia la madurez espiritual


que hay en Cristo.

38. ¿Qué lograremos si seguimos viviendo por fe en Cristo?

Preservaremos nuestra vida (nuestra alma).

Fíjate de lo anterior, que la salvación de nuestra alma es un programa en que


debemos de participar. Es una presión hacia adelante en contra de los
obstáculos-obstáculos que quizá nos hagan alejarnos de la batalla si es que
no tenemos suficiente fe para seguir luchando.

Observa también, en el siguiente capítulo, que siempre ha sido verdad que


los justos han vivido por fe. Cuando nos enseña el significado de la expresión,
“El justo vivirá por la fe”, el autor del Libro de Hebreos comienza con Abel-la
segunda persona nacida sobre la tierra.

Como hemos mencionado, “el justo vivirá por la fe” es una declaración del
Antiguo Testamento (Habacuc 2:4). Significa que el individuo justo y recto
vive confiando en el Señor para cada uno de sus pensamientos, de sus
palabras, y de sus obras. Los impíos son aquellos que confían en sí mismos.
Estos son orgullosos y piensan que no necesitan al Señor. Dios no está en
todos sus pensamientos.

Hoy en día, quizá debido a la interpretación moderna de la enseñanza de los


Reformadores Protestantes, “el justo vivirá por la fe” quiere decir que no
tenemos que servir al Señor. La única obligación del Cristiano es asentir con
los hechos de una teología. El intento de vivir con rectitud son “obras”, y las
obras de justicia y de santidad no deben de permitir la contaminación de la fe
pura por la cual, supuestamente, somos salvos.

Esto no es lo que esa frase significa. El justo vivirá por la fe significa


precisamente eso-los justos deberán de conducir sus vidas sobre la tierra
confiando plenamente en la sabiduría, en el poder, y en el amor de Dios. Ellos
no son parte del espíritu de esta época en la que se enseña que el hombre es
un dios y que debe de confiar en su “divinidad interna” para que le ayude a
lograr seguridad, placer, fructificación, y todos los demás aspectos de logro
personal.
Observa cuidadosamente que en la definición de la “fe”, que se encuentra en
el Capítulo Once del Libro de Hebreos,​asentimiento de una doctrina no es
mencionado.​ Pero en cambio, la fe que se demuestra aquí es la fe de
obras-obras que proceden de la obediencia a la voluntad revelada de Dios.

Capítulo Once. 

1. ¿Qué es la fe?

La garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.

2. ¿Qué obtuvieron los hombres santificados de épocas pasadas por la fe?

Un buen reporte-aprobación de Dios y de los hombres.

3. ¿Cómo podemos nosotros entender que las cosas visibles del universo
fueron formadas por la Palabra invisible de Dios?

Por la fe.

4. ¿Por qué el sacrificio de Abel fue mejor que el de Caín?

Porque el sacrificio de Abel fue ofrecido con una actitud de fe.

5. Debido a la fe de Abel, ¿qué tipo de hombre consideró Dios que fue Abel?

Un hombre justo.

Observa en el versículo cuatro que la fe productora de justicia de Abel habla


todavía a la gente de hoy. Todo ser humano que ha sido un testimonio fiel del
Señor lo ha sido por la fe. Los testigos del Señor presentan un testimonio
eterno. Abel, Abraham, Moisés, Josué, Elías, y Eliseo todavía hoy están
guiando a la gente de rectitud. El testimonio de individuos justos llenos de fe
tiene un poder eterno para guiar a la gente hacia el Dios del Cielo.

6. ¿Qué aspecto de la personalidad de Enoc hizo que fuera sacado de este


mundo hacia la Presencia de Dios?

La fe.

Enoc “anduvo con Dios”.

Y como anduvo fielmente con Dios, un día desapareció porque Dios se lo


llevó. (Génesis 5:24-NVI)
Nosotros creemos que andar con Dios en esos días era lo mismo que andar
con Dios en estos días. Hebreos 11:5 no está diciendo que Enoc tenía fe de
que sería trasladado y por esto Dios se lo llevó. Pero sí es verdad que el
andar continuo de Enoc con Dios era tan agradable a Dios que Dios lo sacó
de la tierra.

El andar con Dios es estar consciente de la Presencia de Dios todo el día; es


tomar a Dios en cuenta para todas las decisiones; es buscar la ayuda de Dios
para todo problema. Dios debe de estar en todos nuestros pensamientos, y
nosotros debemos de orar sin cesar.

Nosotros no comenzamos nuestro discipulado con este tipo de fortaleza. Pero


si tenemos un corazón para Dios, después de que hayan pasado varios años,
descubrimos que podemos llenar nuestros pensamientos con Dios todo el
día. Entonces​andamos​ con Dios.

La fe verdadera nos lleva a un andar perfecto con Dios. La fe falsa es un


intento de sacarle algo a Dios haciéndonos a nosotros mismos creer una cosa
u otra. Esperamos usar a Dios como la fuente de algún poder mágico.

Dios es más hábil en jugar juegos que nosotros. Si buscamos utilizar a Dios o
manipularlo para nuestros propios fines, descubriremos que nos hemos vuelto
tan estériles y tan secos como un desierto.

La gente de hoy en día está tratando de usar a Dios para sus propios
propósitos. Ellos esperan descubrir fórmulas espirituales que les ayuden a
vivir mejores vidas. Los hombres se han vuelto amadores de sí mismos.

Los santos verdaderos pueden ver a través del error contemporáneo. Ellos
prefieren mejor poner su mano en la mano de Dios como lo hace un hijo
amoroso. Ellos aprenden a confiar en su Padre. Conforme ellos caminan con
Él, la fe en Su bondad Le complace. Éstos son los herederos del Reino que
Dios ha prometido a quienes lo aman.

7. ¿Cómo complacían a Dios las personas del Antiguo Testamento?

Por la fe. No existe otra manera de complacer a Dios.

8. ¿Cuáles son los dos hechos que el individuo debe de creer para acercarse
a Dios?

Que Dios existe y que Dios recompensa a quienes Lo buscan.


En muchas ocasiones, Dios aplaza la esperanza del justo e insiste que se
mantenga en prisiones que no le son agradables.

El justo continúa creyendo que Dios existe y que Dios le recompensará la


paciencia que ha tenido en Sus escuelas y en Sus prisiones. La fe se aferra a
la verdad de que Dios sabe lo que nos está pasando y que nos está llevando
hacia el gozo.

Por esto podemos ver que nuestra fe es nuestra declaración con respecto al
carácter de Dios-ya sea que Dios es bueno y fiel o que tiene malas
intenciones para nosotros. Este fue el tema que Satanás sacó en el principio.

Satanás bien que comprende que Dios existe, pero Satanás no tiene fe en
que Dios recompensará a quienes Lo buscan fervientemente. Satanás duda
de la bondad y de la fidelidad del carácter de Dios y trata de engañarnos para
que tengamos la misma actitud.

9. Dios consideró a Noé como un hombre justo. Debido a la justicia de Noé, el


Señor le advirtió del diluvio que vendría. ¿Qué sentimiento hizo que Noé
construyera un arca cuando no había ninguna evidencia visible de que se
aproximaba un diluvio?

Temor-un temor que resultó de su fe en que Dios haría exactamente lo que


dijo que haría.

Dios le ha advertido a Sus iglesias de hoy en día sobre las consecuencias de


vivir de acuerdo con las lujurias de la carne. Los creyentes demuestran su
incredulidad insistiendo que estas advertencias deben de ser ignoradas,
creyendo que de alguna manera la Palabra de Dios no será cumplida en sus
vidas. Ellos no comprenden lo que significa vivir por la fe.

10. ¿Cuáles son las tres cosas que Noé logró como resultado de obedecer en
la construcción del Arca?

● Noé salvó a su familia.


● Él condenó al mundo.
● Él llegó a ser heredero de la justicia que viene sólo por la fe en Dios.

En este caso, la fe en la Palabra de Dios con respecto al futuro hizo que Noé,
quien comprensiblemente estaba ansioso por el bienestar de su familia,
construyera un arca. Es muy probable que al hacerlo Noé se expuso a la
burla de sus vecinos agresivos.
El temor de Noé era como la ansiedad de una persona que ha sido notificada
de una calamidad que está a punto de suceder. Tal individuo no se va a
quedar parado sin hacer nada. Se va a poner inmediatamente a tomar los
pasos necesarios para asegurar la seguridad de sí y de sus seres queridos.

La persona que no cree en la advertencia que se le ha dado no temerá. Si en


realidad cree, y luego no toma ninguna acción, es un tonto perezoso que
llevará a la ruina a sí y a sus seres queridos.

Noé se movió con el temor de un hombre que ve que vienen las dificultades y
que se moviliza para evitarlas. Tal acción requiere de valentía si la gente a su
alrededor no comprende que el peligro se acerca.

El amor que Noé le tenía a Dios, su creencia en lo que Dios le dijo que
vendría, y sus acciones en proporcionar el tipo de seguridad para sí y para su
familia que Dios le dijo que eran necesarios, nos dio una definición bíblica del
tipo de fe que nos salvará.

Todo testigo de Dios que ha vivido o que vivirá ocasiona que una de dos
cosas le suceda a cada individuo que ve y que escucha su testimonio: el
individuo es salvado de la ira de Dios o el individuo es condenado. El
testimonio verdadero y lleno del Espíritu siempre salvará al justo y al
obediente, y siempre le hará frente a la injusticia y a la desobediencia como
juicio Divino sobre ellos.

La verdadera justicia que Dios espera nunca ha sido producida por obras.
Desde los días de Abel, la justicia ha llegado por la fe. Por​ fe​ se quiere decir
que es la calidad en un individuo que lo lleva a pasar los días de su vida en
confianza humilde en la voluntad de Dios y en Sus provisiones en lugar de
pasarlos en egoísmo orgulloso y confiando en la fuerza y la sabiduría
humana.

11. ¿Qué aspectos de la fe tuvo que demostrar Abraham cuando salió de Ur


de los Caldeos y comenzó su viaje, sin saber a dónde iba?

Obediencia, confianza en la bondad y en la fidelidad de Dios, y valentía.

Abraham fue dirigido por el Señor para que dejara Ur de los Caldeos y que
fuera a la tierra de Canaán-la tierra que su semilla más tarde recibiría por
herencia. Abraham no sabía a dónde iba, pero Dios sí lo sabía. Dios lo estaba
dirigiendo hacia un buen lugar.
Así mismo es con nosotros. Somos llamados a dejar el mundo e ir con Dios a
una situación que no comprendemos. Tengamos fe en que es un buen lugar,
en que es una cosa buena que Dios está haciendo para nosotros y con
nosotros. Será una área que después recibiremos como herencia.

12. ¿Cómo condujo su vida Abraham en Canaán?

Vivió como extraño en un país extranjero.

Aunque Abraham era extremadamente rico él prefirió vivir en tiendas, así


como sus compañeros de herencia, Isaac y Jacob.

Todo discípulo Cristiano debe de vivir en este mundo actual como un extraño
en un país extranjero. Si lo hace, sin intentar volverse rico en las cosas del
mundo, heredará el mundo cuando venga el Señor. Los confines del mundo y
sus naciones son la herencia de Cristo y de Sus coherederos.

Pídeme, y como herencia te entregaré las naciones; ¡tuyos serán los confines
de la tierra! (Salmo 2:8-NVI)

Jesús puso el ejemplo para todos Sus hermanos viviendo sobre la tierra como
un extranjero, no siendo parte del sistema del mundo actual. Ahora Él es
Señor de todo. Nosotros también seremos coherederos con Él si sufrimos con
Él.

Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con


Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su
gloria. (Romanos 8:17-NVI)

13. ¿Qué es lo que Abraham estaba buscando?

La ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios Todopoderoso es el Arquitecto


y Constructor.

Sólo hay una ciudad en la creación que tiene cimientos eternos y cuyo
Arquitecto y Constructor es Dios. Esa ciudad es la ciudad santa, la nueva
Jerusalén. La base de la nueva Jerusalén es Cristo, la Roca.

Dios ha diseñado Su ciudad y Él la está construyendo. Todas las demás


ciudades han sido diseñadas por los hombres y están cimentadas sobre la
tierra, la cual a su vez está cimentada sobre los mares y los ríos (Salmo 24).

¿Cómo supo Abraham sobre la nueva Jerusalén?


Abraham era un profeta. Dios debió de haberle enseñado la ciudad en una
visión.

14. Abraham y Sara eran de edad avanzada. ¿Cómo pudieron concebir a


Isaac?

Ellos tenían fe en la verdad y en el poder de la promesa del Señor.

15. ¿Hasta qué grado ha cumplido Dios Su promesa a Abraham y a Sara?

Más allá de cualquier sueño fantástico que pudiera soñar cualquier hombre o
mujer.

16. ¿Qué es lo que el versículo trece nos enseña sobre la fe?

Que frecuentemente debemos de esperar un largo tiempo antes de recibir la


plenitud de lo que Dios nos ha prometido.

La fe verdadera adopta la promesa de Dios y después espera pacientemente


su cumplimiento.

17. ¿Por qué es verdad que el hombre o la mujer de fe no se siente como en


su casa en el mundo actual?

Porque la vida, el lenguaje, y el pensamiento del santo señalan hacia una


época más santa que vendrá. La visión del Reino de Dios, aunque tenga una
consecuencia directa en lo que hagamos y digamos ahora, es una visión del
futuro.

El santo demuestra que no está como en su casa en el mundo, que está


buscando y esperando una patria que le pertenecerá.

El individuo de fe es un buscador de Dios en todo tiempo y en todo asunto. La


persona que no está viviendo por fe está a gusto en el mundo actual, y
encuentra su seguridad, su placer, y sus logros en las cosas y en las
relaciones del mundo actual.

La fe tiene que ver con la búsqueda de Dios.

18. ¿Qué le sucederá al individuo que recibe a Cristo pero que sigue
volteando hacia las cosas del mundo del que ha emigrado?

Tendrá la oportunidad de regresar al mundo.

19. ¿Qué podemos hacer para estar seguros de que Dios no se avergüence
de llamarse nuestro Dios?
Podemos seguir anhelando y buscando un mundo que es mejor que en el que
estamos viviendo-un mundo celestial.

20. ¿Qué es lo que Dios ha preparado para la gente que está anhelando y
buscando un mundo celestial?

Una ciudad.

21. ¿Qué tipo de fe se necesitó para ofrecer a Isaac?

La fe de obediencia, confianza, y esperanza absoluta.

Observa que la fe de Hebreos, Capítulo Once, no es la fe de adhesión a una


declaración de fe hacia una organización Cristiana. El término​ fe
frecuentemente se usa para indicar una serie de creencias: la fe Cristiana; la
fe Hindú; la fe Musulmana; la declaración de fe de los Bautistas.

Las declaraciones Cristianas de fe quizá puedan tener puntos como los


siguientes: “Yo creo en el nacimiento virginal; yo creo en la resurrección de
los muertos”. Mucho énfasis se pone en la adhesión a tales puntos de
creencia. Sin embargo, estas creencias no son la fe que nos salva.

La fe que nos salva se describe en Hebreos, Capítulo Once y es la fe de


obediencia, confianza, y esperanza absoluta.

22. ¿Qué simboliza el ofrecimiento de Isaac?

La consagración completa del santo para el Señor.

El santo debe de morir al amor del mundo, al amor del pecado, y al amor de
sí mismo. La tercera muerte, la muerte al amor de sí mismo, a su voluntad
propia, y a su egocentrismo, es la más difícil de soportar.

El ofrecimiento de Isaac representa la tercera muerte, la muerte a uno mismo.


El alma de Abraham, todas sus esperanzas y sus sueños, estaba arraigada
en Isaac. Sacrificar a Isaac era como ponerse a sí mismo sobre el alta de
Dios.

El vencedor debe de morir al mundo, al pecado, y a sí mismo. Dios


frecuentemente usa el sufrimiento y varias formas de prisiones para matar
nuestra voluntad propia y nuestro egocentrismo. La tercera muerte es
excesivamente dolorosa pero es la única ruta hacia la plenitud de la
fructificación y del dominio.
Al matar a Isaac (lo cual hizo en su corazón), Abraham estaba cediendo su
esperanza terrenal de la realización de la promesa de Dios. Así que es
verdad que siempre debemos de estar listos para regresarle a Dios aquello
que Él nos ha prometido. Aferrarnos a la promesa de Dios es prevenir su
cumplimiento.

Debemos de poner nuestra esperanza de alegría más allá de la tumba. Es la


decisión de Dios si desea o no darnos nuestros deseos en el mundo actual.
Nuestros tesoros deben de estar sólidamente establecidos en el Cielo o
fracasaremos en nuestra búsqueda de Dios. El Cristianismo verdadero es la
esperanza de una alegría futura.

23. ¿Qué fue lo que Abraham creyó que Dios haría para guardar Su promesa
con respecto a Isaac?

Que lo resucitaría de los muertos.

24. ¿Qué tipo de fe usó Isaac para bendecir a Jacob y a Esaú?

Del tipo que surge de una visión profética.

25. ¿Qué tipo de fe usó Jacob cuando bendijo a los hijos de José?

Del tipo que surge de una visión profética.

26. ¿Qué tipo de fe usó José cuando dio instrucciones acerca de sus restos
mortales?

Fe en que el destino de Israel excedería por mucho en gloria cualquier cosa


que la tierra de Egipto jamás experimentaría.

27. ¿Qué tipo de fe demostraron los papás de Moisés?

El valor para comportarse en santidad, aunque significara arriesgar sus vidas.

Ellos podían ver que Moisés era un bebé precioso y no estaban dispuestos a
obedecer una ley que destruiría un regalo de Dios.

La valentía es una parte importante de la fe.

28. ¿Qué tipo de fe mostró Moisés cuando renunció a ser llamado el hijo de la
hija del Faraón?

La fe que rechaza los placeres pecaminosos del mundo, escogiendo en su


lugar sufrir las aflicciones y los maltratos junto con el verdadero pueblo de
Dios.
29. ¿Qué es lo que Moisés consideró cuando tomó su decisión?

Consideró que el oprobio por causa del Mesías era una mayor riqueza que
los tesoros de Egipto. La recompensa que será dada en el futuro a quienes
busquen y sirvan al Señor Dios mientras todavía estén viviendo en el mundo
es, en sobremanera de mayor valor que cualquier cosa que el mundo actual
puede ofrecer.

Cómo es que Moisés sabía de Cristo no lo comprendemos, así como tampoco


entendemos como es que Abraham sabía sobre la ciudad que tiene cimientos
sólidos. Pablo declara que Cristo siguió a Israel por el desierto.

Y tomaron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que


los acompañaba, y la roca era Cristo. (1 Corintios 10:4-NVI)

Es nuestro punto de vista que el​ Yahweh​ de los hijos de Israel, el “Yo soy”,
era Cristo. El Señor Jesús era el Señor del Antiguo Testamento tanto como es
el Señor del Nuevo Testamento.

30. ¿Qué es lo que el versículo veintisiete nos enseña sobre la fe?

Que recibimos la guía, el valor, y la fuerza para seguir actuando en la fe


cuando nos mantenemos firmes como si estuviéramos viendo al Invisible
Jesús.

Moisés se había metido en dificultades por tratar de ayudar a un compañero


Israelita. Así es verdad también que el justo pasa de un problema a otro
conforme busca la justicia en este mundo. Pero, así como fue verdad con
Moisés, los incidentes en la vida del justo lo llevan por lo menos a la tierra
prometida.

Observa nuevamente que la fe doctrinal no es la fe del capítulo once de


Hebreos, la fe por la que viven los justos. Moisés “salió de Egipto” por fe. La
fe se revela en acciones que proceden de la obediencia a Dios.

31. ¿Qué es lo que el versículo veintiocho nos enseña sobre la fe?

Que debemos de actuar en obediencia a lo que Dios nos dice que hagamos.

Rociar sangre animal sobre el marco de nuestras puertas no tiene sentido en


el mundo físico. Pero Dios ordenó que se hiciera, y el resultado fue protección
en el día de la calamidad.
Dios nos ordena que hagamos muchas cosas que no tienen sentido en el
mundo físico. El bautismo en agua es un ejemplo. Sin embargo, esa
obediencia a Dios nos llevará a la salvación en el Día de la Ira.

32. ¿Qué es lo que el versículo veintinueve nos enseña sobre la fe?

Que la fe nos libera del poder del enemigo cuando hacemos lo que Dios nos
dice que hagamos.

Para entrar a las aguas del Mar Rojo se necesitó de valor, especialmente de
las mamás con bebés y para los Israelitas que no sabían nadar. Pero ese
terrible obstáculo se separó frente a sus ojos.

Muchas veces, el Cristiano se enfrenta a problemas terribles. Conforme él


avanza en la fe, obedeciendo al Señor con lo mejor de sus conocimientos, las
aguas se partirán frente a él. Esta es la experiencia normal en la vida del
Cristiano.

33. ¿Qué papel tuvo la fe en la caída de las murallas de Jericó?

La fe incitó una obediencia para hacer exactamente lo que Dios ordenó


(aunque la orden parecía poco práctica) con el resultado de que sucedió un
milagro y el enemigo fue vencido.

34. ¿Qué tipo de fe demostró Rajab?

La respuesta en el corazón de una persona que escucha sobre las obras de


Dios y razona que tal Dios es el único Poder que puede dar libertad y
seguridad.

35. ¿Qué era verdad sobre la fe de muchos santos y profetas?

Gedeón obedeció al ángel del Señor, aunque no tenía mucha fe en sus


propias habilidades. Debido a su obediencia, se obtuvo una victoria. La fe de
Gedeón fue de obediencia al Señor y confianza en el Señor.

Barac, al escuchar la palabra de la profetisa Débora, obedeció la Palabra del


Señor, y se obtuvo una victoria sobre el ejército de Jabín. La experiencia de
Sansón nos enseña que la fe y la separación de este mundo están
entrelazados.

El Señor le otorgó a Jefté que fuera el líder de los Galaaditas y que venciera a
los Amonitas. El sacrificio de su única hija para poder honrar su tonta
promesa al Señor, fue una cruz que Jefté cargó durante los pocos años que
le quedaron de su vida. El verdadero hombre o mujer de fe siempre carga con
su cruz, y todo en su vida es tocado por esa cruz. La cruz personal del
creyente es un aspecto importante de la vida de fe.

David, el escogido y ungido del Señor, demostró que una persona elevada al
nivel más alto de autoridad y de honor sí puede dedicar sus días a la
búsqueda de la Presencia y de la voluntad del Señor. David es un excelente
ejemplo del significado del versículo, “el justo vivirá por la fe”.

Vivir por la fe significa que nuestras necesidades, nuestras palabras, y


nuestros pensamientos siempre son sometidos a Dios para Su aprobación,
para Su dirección, y para Su ayuda en lograrlos. Vivir por la fe es lo opuesto
de vivir por el orgullo y la voluntad propia.

Samuel, el hijo ofrecido al Señor por una madre que anteriormente había sido
estéril, representa la dependencia en el Espíritu de Dios-una parte importante
de la vida vivida por la fe.

Samuel fue el último profeta que Israel toleró como un líder político. Los
Judíos querían a un rey que pudieran ver, y no a un profeta que les diera las
instrucciones de un Dios invisible. Al rechazar el liderazgo de los profetas,
Israel estaba rechazando el liderazgo de Dios mismo. Al rechazar a Samuel,
Israel estaba rechazando aquello que surge de la oración y de la dependencia
en el Señor.

Cada uno de los profetas representa la vida de fe. Jeremías estaba peleado
contra su propia nación. La fe de Jeremías se mantuvo firme en contra del
pecado, y en contra del alma pecadora y del comportamiento pecaminoso de
los príncipes de Israel. El rey de Babilonia mató a los príncipes de Judá pero
dejó a Jeremías con vida.

Los profetas de Israel fueron rechazados y perseguidos considerablemente.


El hombre de fe, que vive una vida de rectitud, quizá se dé cuenta de que es
rechazado y odiado. El rechazo y el odio de parte de otras personas son
aspectos de la vida de fe, la fe verdadera que nos lleva al reposo de Dios.

36. ¿Cómo es que la fe que puede vencer al mundo, la fe que nos lleva a
nuestra herencia, al reposo de Dios, ha sido demostrada en la vida de las
personas?

● Conquistando reinos, como lo hizo David.


● Haciendo actos de rectitud y justicia, como José al huir de la esposa de
Potifar.
● Alcanzando lo prometido, como Abraham y Sara.
● Cerrando las bocas de los leones, como fue verdad de Daniel.
● Apagando la furia de las llamas, como los tres hombre Hebreos.
● Escapando del filo de la espada, como fue verdad de la Reina Ester y
de Mardoqueo.
● Sacando fuerzas de las flaquezas, le pasó a Elías quien fue alimentado
por un ángel. Sara recibió fuerza para dar a luz a Isaac.
● Mostrándose valientes en la guerra, como en el caso de Sansón.
● Poniendo en fuga a ejércitos extranjeros, como ocurrió con Gedeón.
● Cuando mujeres por la resurrección recobraron a sus muertos, como en
el incidente de Elías con la viuda de Sarepta.
● Escogiendo el camino del Señor aunque significara soportar torturas,
debido a su esperanza de obtener una mejor resurrección. Los santos
de todos los tiempos han tenido su esperanza en una mejor
resurrección.
● Sufriendo burlas, azotes, cadenas, y cárceles, ser apedreados, ser
aserrados por la mitad, ser tentados, ser asesinados a filo de espada,
como les sucede a quienes declaran un testimonio verdadero de Dios.
● Los elegidos del Señor anduvieron fugitivos de aquí para allá en pieles
de oveja y de cabra, pasando necesidades, aflicciones, maltratos,
buscando refugio en desiertos, montañas, cuevas, y cavernas, que es
la experiencia que anticipan quienes representan a Dios en el mundo
perverso actual.

Podemos comprender de las declaraciones anteriores que la verdadera vida


de fe frecuentemente significa peligro, problemas, y dolor en el mundo. La fe
en Dios, la fe que puede vencer al mundo, nos ayuda a escoger la voluntad y
el camino de Dios sin importar las consecuencias a nosotros, y a entrar
victoriosamente en la Presencia de Cristo.

37. ¿Qué fue lo que obtuvieron estos santos por su fidelidad durante sus
pruebas tremendas?

Un testimonio favorable; la aprobación de Dios.

El santo verdadero se pone a sí mismo del lado de Dios. Éste proclama y


hace la voluntad de Dios. Es un adversario a toda la gente, incluyéndose a sí
mismo.

El gran error de nuestros días es la suposición de que Dios está de nuestro


lado sin importar lo que hagamos. Dios siempre está de Su propio lado. Él
está con nosotros sólo conforme nosotros estamos cumpliendo Sus deseos.
La salvación viene de Dios y es para complacer a Dios. Nosotros somos
bendecidos sólo conforme recibimos y obedecemos la salvación del Señor.

Somos hecho aptos para el Reino de Dios, merecedores de Su Reino, por


sufrimiento. El sufrimiento nos enseña obediencia, humildad, fe, y paciencia.
Sólo después de mucho sufrimiento es que comenzamos a estar
presentables ante el Palacio en los Cielos.

La raza de Adán es un grupo de criaturas caídas, rebeldes, ingobernables y


hechas de lodo. Se es de esperar que pasaremos por muchas
inconveniencias conforme buscamos elevarnos del lodo, de estar en medio
de quienes han aceptado el lodo como su ambiente normal y deseable, y
conforme encontramos nuestro lugar entre las estrellas de Dios.

El verdadero hombre o mujer de Dios tiene un deseo supremo: ser aprobado


de Dios.

38. ¿Qué es lo que tales guerreros de la fe no habían recibido?

La promesa, la ciudad que tiene cimientos sólidos, el reposo de Dios, la


herencia, la tierra prometida.

39. ¿Por qué ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa?

Porque Dios nos ha preparado algo mejor. Ellos no pueden ser hechos
perfectos sin nosotros.

Una de las confusiones principales en el pensamiento Cristiano se debe al


malentendido de la meta de la redención Divina. Lo que tradicionalmente
conocemos como la meta de la salvación es vivir eternamente en el Cielo.
Vivir eternamente en el Cielo​ no​ es la meta de la salvación según las
Escrituras.

Los patriarcas murieron en la fe, esperando algún día poder entrar en la


ciudad que tiene cimientos sólidos. La ciudad que tiene cimientos sólidos es
la nueva Jerusalén. En este momento, la nueva Jerusalén está siendo
construida en el Cielo conforme los espíritus de la gente justa y recta están
siendo hechos perfectos.

Cuando las primicias de la Iglesia, de la nueva Jerusalén, hayan sido


perfeccionadas al estándar del Señor, el Señor regresará a la tierra, trayendo
a Sus primicias Consigo. El Señor Jesús será coronado Rey de todos los
reyes en la ciudad terrenal de Jerusalén. Él y Sus príncipes gobernarán la
tierra durante la Era del Reinado de los mil años.

Hacia el final del Reinado de los mil años la Prometida, en su integridad, la


iglesia, la nueva Jerusalén, habrá sido hecha perfecta. Entonces la Esposa
completa del Cordero descenderá del Cielo para permanecer por siempre en
la tierra nueva.

Con esto, podemos ver claramente que vivir en el Cielo no es la meta. El


Cielo no es la ciudad con cimientos sólidos. La nueva Jerusalén es la ciudad
que tiene cimientos sólidos. Sabemos que esto es verdad ya que los
patriarcas no han visto el cumplimiento de la promesa de Dios.

Si vivir en el Cielo fuera la meta, entonces los patriarcas que ahora están en
el Cielo, hubieran obtenido la meta. Pero vivir en el Cielo no es la meta de la
salvación. Por esto, los héroes de la fe siguen esperando la herencia.

Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de


ellos vio el cumplimiento de la promesa. (Hebreos 11:39-NVI)

Los patriarcas están ahora en el Cielo. Si el Cielo fuera la meta, ellos ya


hubieran recibido la promesa.

Pero ellos, al igual que nosotros, están esperando la perfección. La


perfección que ellos están esperando es la Esposa del Cordero
perfeccionada.

La meta de la redención Divina no es vivir eternamente en el Cielo, sino que


es la perfección en Cristo. La Prometida está siendo hecha perfecta para que
sea una Esposa del Cordero perfecta y una luz perfecta para las naciones
salvas de la tierra.

Capítulo Doce. 

1. ¿Quiénes forman la multitud tan grande de testigos que está rodeando a


cada Cristiano hoy en día?

Las personas nombradas en el Capítulo Once y aquellos que son similares a


ellos, además de quienes han seguido su ejemplo desde el día en que se
escribió el Libro de Hebreos.
2. ¿Qué debemos de hacer en vista del hecho de que tales personas están
siendo testigos de lo que hacemos hoy?

Debemos de hacer a un lado​ todo​ lo que de alguna manera evite nuestro


andar en Cristo. Debemos de hacer a un lado el pecado que tan fácilmente
nos envuelve. Debemos de correr con perseverancia paciente la carrera que
se nos ha puesto correr.

Los patriarcas nos han ayudado grandemente por la sinceridad y la diligencia


con la que sirvieron al Señor. El Reino de Dios ha llegado más cerca de ser
completado porque ellos se han sacrificado a sí mismos para hacer la
voluntad del Señor. Nosotros somos testigos de su fe y somos guiados por su
ejemplo.

Ahora nos toca a nosotros. Nosotros hemos ganado gracias a sus oraciones,
a su obediencia, y a su ejemplo, y ahora ellos ganarán si nosotros oramos, si
obedecemos a Dios, y si llevamos a cabo el aspecto del Reino de Dios que
nos ha sido asignado a nosotros. Ellos nos están observando.

Ellos están sacando provecho de lo que están observando como testigos.


Ellos están maravillándose de la sabiduría y de la bondad de Dios.

Hace muchísimo tiempo atrás surgió en el Cielo una duda en cuanto al


Carácter de Dios. En lugar de responder inmediatamente, Dios puso en
marcha un plan a tiempo largo (según nuestros estándares) diseñado para
producir a una esposa para el Cordero, a un templo para Dios, y a jueces, a
sacerdotes, y a gobernantes de las naciones. Además del resultado de Sus
obras, Dios está hablando a través de la Iglesia a los personajes del Cielo con
respecto a Su Carácter y a Su voluntad.

El fin de todo esto es que la sabiduría de Dios, en toda su diversidad, se dé a


conocer ahora, por medio de la iglesia, a los poderes y autoridades en las
regiones celestiales. (Efesios 3:10-NVI)

Dios pudo haber hablado directamente a los gobernantes y a los poderes


exaltados en el reino espiritual. En lugar de eso, Dios decidió que de criaturas
de polvo surgiera Su Palabra-una ironía maestra.

No sólo está surgiendo la Palabra de Dios, la revelación de Su Reino, a


través del polvo de la tierra, sino que también está siendo refinada en
nosotros; probada en nosotros. No es suficiente que creamos que Dios es fiel;
Su fidelidad se prueba en nosotros a través de las pruebas difíciles. La
Palabra de Dios es refinada en vasijas de lodo.

Las palabras del Señor son puras, son como la plata refinada, siete veces
purificada en el crisol. (Salmo 12:6-NVI)

El Carácter de Dios es probado en nosotros conforme soportamos pruebas


difíciles. Usando nuestro peregrinaje por valles tenebrosos como ejemplo,
Dios está demostrando a los personajes en los cielos la fidelidad y la bondad
de Su Carácter al igual que Su ira en contra de aquellos, ángeles y hombres,
que se rebelan en contra de Su amor.

Dios le habla a los cielos usando las bocas del polvo.

Escuchen, cielos, y hablaré; oye, tierra, las palabras de mi boca.


(Deuteronomio 32:1)

Nosotros siempre estamos rodeados de una nube de testigos. Los espíritus


perversos al igual que los espíritus justos, angelicales y humanos, estudian
cuidadosamente lo que Dios revela a través de la gente. Dios se retiró más
allá de los cielos y concibió Su Reino en cada detalle. Ahora el Reino está
siendo revelado, una parte pequeña a la vez. Nadie puede saber los
personajes y los tiempos del Reino, ni siquiera el Señor Jesús, hasta que el
Padre esté listo.

… pero el sentarse a mi derecha o izquierda no me corresponde concederlo.


Eso ya lo ha decidido mi Padre. (Mateo 20:23-NVI)

Pero en cuanto al día y a la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el


cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre. (Marcos 13:32-NVI)

Pero tú, oh Dios, estás sobre los cielos, ¡tu gloria cubre toda la tierra! (Salmo
57:5-NVI)

3. ¿En quién debemos de fijar la mirada?

En Cristo.

4. ¿Cuál es el significado de la expresión, “Fijemos la mirada en Jesús, el


iniciador (líder) y perfeccionador (culminador) de nuestra fe”?
Que el Señor Jesús perfeccionará la fe que Él está desarrollando en nuestro
corazón y en nuestra mente. Nuestra fe es probada por fuego Divino hasta
que sea pura y perfecta.

5. ¿Qué ayudó a Jesús a soportar la cruz, menospreciando la vergüenza que


ella ocasionaba?

El gozo que le esperaba.

A veces, es difícil para nosotros soportar nuestra cruz personal. Si vamos a


seguir exitosamente a Jesús durante toda nuestra vida entonces debemos de
tener ante nosotros una esperanza de alegría. Esa esperanza debe de estar
anclada más allá de la tumba, esto es, debemos de estar dispuestos a ir por
la vida y nunca experimentar el cumplimiento de tener gozo en el mundo
actual. Sin embargo, es bueno tener la esperanza de que se cumplirá cuando
todavía estemos en el mundo.

Pero de una cosa estoy seguro: he de ver la bondad del Señor en esta tierra
de los vivientes. (Salmo 27:13-NVI)

Si el andar Cristiano va a ser soportable entonces debemos de tener una


esperanza de gozo. Podemos encontrar esa esperanza sólo pasando mucho
tiempo ante el Señor, caminando con Él cada día, así como lo hizo Enoc. El
Señor comparte Sus secretos con nosotros y no deben de ser divulgados a
otras personas.

Jesús soportó la cruz porque pasó mucho tiempo a solas con Dios en oración.
El gozo que Dios tenía para Él no fue realizado en este mundo, pero ahora
Jesús posee todas las cosas. Nosotros debemos de orar por gozo. No
podemos soportar los rigores de la obediencia paciente y portadora de la cruz
al menos que continuamente estemos encontrando gozo en la Presencia del
Señor.

Las personas que creen que no es necesario seguir al Señor con tal
intensidad, ni que sea necesario soportar la cruz de lo que se nos niega,
miran al discípulo con desprecio. El discípulo, debido a su voluntad para sufrir
con el Señor, mira con indiferencia el reproche que cae sobre de él. El santo
verdadero menosprecia el reproche de la cruz debido a la visión de gozo que
mantiene.

6. ¿En dónde está el Señor Jesús ahora?


Sentado a la derecha del trono de Dios.

7. ¿Qué fue lo que Jesús soportó de los pecadores?

Mucha oposición, contradicción, hostilidad, la mala interpretación de Sus


palabras y de Sus intenciones, y dolor físico.

8. Conforme pensamos en los problemas que el Señor mismo experimentó,


¿qué podemos evitar?

El cansancio y la pérdida del ánimo.

9. ¿Cómo habían sido diferentes los Cristianos Judíos comparados con


algunos de los héroes de la fe del Capítulo Once?

Comparados con algunos de los héroes de la fe, estos Cristianos Judíos no


habían tenido que resistir hasta derramar su sangre en la lucha contra el
pecado.

10. ¿Cuáles son las palabras de aliento que los Cristianos Hebreos habían
olvidado?

Que los Cristianos no debemos de tomar a la ligera la disciplina del Señor ni


debemos de desanimarnos cuando nos reprenda; porque el Señor disciplina a
los que ama, y azota a todo el que recibe como hijo.

Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señor, ni te ofendas por sus


reprensiones, porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un
padre a su hijo querido. (Proverbio 3:11,12-NVI)

Yo reprendo y disciplino a todos los que amo. Por lo tanto, sé fervoroso y


arrepiéntete. (Apocalipsis 3:19-NVI)

11. ¿Cómo debe el Cristiano de considerar la disciplina?

Como disciplina necesaria para todos los hijos verdaderos de Dios.

12. ¿Cómo nos trata Dios?

Como a hijos.

13. ¿Qué es verdad de nosotros si no experimentamos disciplina Divina?

Somos bastardos y no hijos legítimos.

14. ¿Cuál debe de ser nuestra actitud hacia el Padre de los espíritus?
De respeto, de sumisión humilde a su mano disciplinadora para que podamos
vivir ante Su vista.

15. ¿Por qué nos disciplina Dios?

Para nuestro bien-para poder compartir Su santidad.

Nuestro padre humano nos disciplina como mejor le parece, y a veces porque
está enojado. Pero la disciplina de Dios​siempre​ es para nuestro bien; siempre
es sabia, correcta, y perfecta.

16. ¿Qué es verdad de la disciplina cuando es aplicada?

Es dolorosa.

17. ¿Qué produce la disciplina Divina?

Justicia y paz.

18. ¿Qué debemos de hacer cuando nos sintamos débiles y desalentados?

Debemos de fortalecernos en oración; debemos de alentarnos repasando las


promesas de las Escrituras; debemos de recordar a quien estamos sirviendo
y las numerosas ocasiones en que Él nos ha liberado de cada problema; y
debemos de considerar con gozo la esperanza que Él nos ha dado.

Debemos de caminar por sendas sencillas y derechas para que los creyentes
débiles puedan seguirnos sin caerse y que puedan ser sanados.

19. ¿Qué debemos de buscar?

Vivir en paz con todos y la santidad de nuestra personalidad y de nuestro


comportamiento.

20. ¿Qué será verdad si no buscamos una vida de santidad?

No veremos al Señor.

21. ¿De qué debemos de asegurarnos?

De que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios, y de que ninguna raíz


amarga brote y cause dificultades y corrompa a los creyentes.

Quizá la palabra más mal entendida en el idioma Inglés es​ gracia.​ La gracia
se define actualmente como “perdón”. Sin embargo, la gracia es mucho más
que el perdón. La gracia, en su sentido más amplio, es la Presencia de Dios a
través de Cristo. Bajo el pacto nuevo, Dios nos ha dado Su Presencia para
que podamos volvernos santos así como Él es santo.

El estar seguro de que nadie se pierda de la gracia de Dios es estar seguro


de que ningún creyente, por decepción o por lujuria, se aleje a sí mismo del
andar diario en santidad y consagración a la voluntad de Dios.

Muchos engañadores seducen a los Cristianos con promesas de un camino


más fácil. Mientras tanto, el mundo, nuestros apetitos corporales, y nuestra
voluntad propia todos están en conspiración para alejarnos de la Presencia
de Dios en Cristo. Nuestro papel es evitar todos estos, y ayudar a otros a
evitarlos, para que todos podamos continuar en la Presencia, en la gracia de
Dios.

“Raíces amargas” surgen en las asambleas cuando un individuo o grupo de


individuos intentan encontrar alguna manera de complacer a Dios aparte de
seguir un discipulado paciente y portador de su cruz que caracteriza al santo
verdadero, o aparte de la obediencia firme al Padre.

22. ¿De qué más debemos de asegurarnos?

De que nadie caiga en comportamiento inmoral.

Cuando los creyentes se vuelven descuidados en su búsqueda de la Persona


y de la voluntad de Dios, es muy probable que la inmoralidad sea más
prominente. La presión de la lujuria ha estado con el hombre desde los
tiempos antiguos, como podemos observar del Antiguo Testamento.

La lujuria es más fuerte que nunca hoy en día y es una de las principales
plagas sobre la civilización. Sólo el verdadero santo dedicado tiene el poder
suficiente para conquistar las invitaciones de los apetitos corporales
inspirados por el demonio.

23. ¿De qué es ejemplo Esaú?

Esaú es ejemplo de la persona que cede su herencia como hijo de Dios a


cambio de la satisfacción temporal de sus apetitos corporales.

24. ¿Qué fue lo que Esaú no pudo lograr?

Un lugar para el arrepentimiento, la oportunidad para cambiar la decisión que


él había tomado de vender sus derechos de hijo mayor.

Vivimos en una sociedad en la que frecuentemente es posible remediar una


mala situación. Si tenemos suficiente dinero, suficiente poder, o que seamos
suficientemente hábiles para mentir, podemos usar la fuerza o el engaño para
salir de casi cualquier problema.

No sucede así con el Señor. Ninguna cantidad de dinero, o de poder, o de


engaño es de ayuda alguna para sacarnos de los problemas y del dolor que
caen sobre nosotros cuando nos alejamos del Señor y nos entregamos a las
cosas del mundo.

Esaú tomó una decisión cuando vendió sus derechos de hijo mayor a Jacob
por un poco de guiso de lentejas. Esa decisión probó ser inalterable. La
agonía que Esaú experimentó después de que su apetito fue satisfecho no
cambió su situación, ni tampoco nuestra agonía personal en los días que
vendrán alterará nuestra situación si intercambiamos nuestros derechos de
hijo mayor en Dios por la seguridad y los placeres temporales del sistema
mundial.

25. ¿Qué espectáculo increíble y aterrador está siendo descrito en los


versículos 18 al 21?

El Señor bajando al Monte Sinaí.

26. ¿Qué es lo que Dios estaba revelando en el Monte Sinaí?

Su santidad y Su poder.

27. ¿A qué se ha acercado el creyente en Cristo?

● Al Monte Sión, a la Jerusalén celestial, a la ciudad del Dios viviente. El


Monte Sión es el lugar de defensa de la Jerusalén celestial. El Monte
Sión habla sobre las primicias de la Esposa, sobre el sacerdocio
real-aquellos que se elevarán para encontrarse con el Señor cuando Él
aparezca.
● A la Jerusalén celestial que es la ciudad que tiene cimientos sólidos.
Cuando las primicias de la Jerusalén celestial hayan sido
perfeccionadas, éstas descenderán con el Señor y vestirán a la
Jerusalén terrenal con justicia, así como el cuerpo celestial del santo
conquistador vestirá su cuerpo mortal a la venida del Señor.
● A numerosos ángeles en una asamblea gozosa. Uno de las mayores
alegrías del santo victorioso será la compañía de otra raza de seres
inteligentes. Los ángeles han servido al Señor desde la eternidad
pasada y con gusto servirán a Dios como espíritus dedicados al servicio
Divino para los herederos de la salvación por toda la eternidad futura.
● A la iglesia de los Primogénitos inscritos en el cielo. Jesús es el
Primogénito de muchos hermanos.
● A Dios, el Juez de todos. Dios, a través de Cristo y de los santos, juzga
a Su gente al igual que al resto de la gente de la tierra. El juicio
comienza en la casa de Dios.
● A los espíritus de los santos que han llegado a la perfección. La
redención Cristiana hace perfectos a los santos. La semilla del
Evangelio, si va a producir fruto duradero, debe de caer en un corazón
noble y bueno. Dentro de ese corazón de Adán noble y bueno, la
semilla de Dios producirá una creación nueva y Divina.

Pero la parte que cayó en buen terreno son los que oyen la palabra con
corazón noble y bueno, y la retienen; y como perseveran, producen una
buena cosecha. (Lucas 8:15-NVI)

Job era un hombre justo. Su experiencia con el Señor lo perfeccionó.

En el mundo existen los justos y existen los malos. Los malos permanecen
malos. A veces, los elegidos de Dios hacen cosas malas, pero en su corazón
y en su conciencia ellos están clamándole a Dios que los ayude. La redención
Cristiana está diseñada para liberarlos de la maldad y hacerlos perfectos.

La meta de la redención no es trasladar a un individuo de un lugar a otro-del


Infierno al Cielo, o de la tierra al Cielo. La redención no es un viaje, es un
cambio en la personalidad para que dondequiera que el individuo se
encuentre él esté morando en vida eterna y llevando consigo la Presencia de
Dios.

● A Jesús, el Mediador de un nuevo pacto. El pacto antiguo perdona


nuestros pecados. El pacto nuevo perdona y quita el pecado.
● A la sangre rociada, que habla con más fuerza que la sangre de Abel.

28. ¿De qué nos habla la sangre de Abel?

De que su sangre sea vengada.

29. ¿De qué nos habla la sangre de Jesús?

De que todo aquel que crea en Él y que se aleje de sus pecados será
perdonado.
30. De acuerdo con el versículo 25, ¿hay mayor peligro para el amonestado
bajo el pacto nuevo o bajo el pacto antiguo?

Para el que está bajo el pacto nuevo.

31. La voz de Dios conmovió la tierra en el Monte Sinaí. ¿Qué más ha


prometido Dios hacer?

Estremecerá tanto la tierra como el cielo.

32. ¿Qué significa la frase “una vez más”?

Que todas las cosas creadas serán transformadas para que sólo permanezca
lo que es forjado en Cristo.

33. Ya que estamos recibiendo un reino inconmovible, ¿qué debemos de


hacer?

Debemos de ser agradecidos y adorar a Dios como a Él le agrada, con temor


reverente.

34. ¿Qué es verdad de nuestro Dios?

Que es un fuego consumidor, así como lo demostró en el Monte Sinaí.

Dios es amor. Dios también es un fuego consumidor quien no tolera la


maldad. El testimonio verdadero de Dios siempre representará tanto la
bondad como la severidad de Dios.

Capítulo Trece. 

1. ¿Qué actitud debe de reinar entre los miembros del cuerpo de Cristo?

Amor fraternal.

Satanás hará todo lo posible bajo su poder para destruir el amor entre los
creyentes. Si él tiene éxito, la congregación ya no es una parte importante del
Reino de Dios.

2. ¿Qué es lo que algunas personas hospitalarias habían hecho sin haberse


dado cuenta?

Habían hospedado a ángeles.


En nuestros días, en algunas culturas, es peligroso ser amable con extraños.
La advertencia de hospedar a ángeles, como es verdad de todas las demás
partes de las Escrituras, debe de ser aplicada por el Espíritu de Dios.

Nosotros siempre debemos de pedirle a Jesús ayuda para obedecer la


Palabra escrita. Si intentamos obedecer la Palabra escrita sin pedirle a Jesús
que nos dé la sabiduría y la fuerza necesarias tendemos a movernos hacia
una experiencia del tipo rígido y legalista que no está lleno con la Presencia
de Dios, una experiencia de la cual no surgirá justicia, paz, y gozo en el
Espíritu Santo.

3. ¿Qué actitud debemos de tomar hacia los presos y hacia quienes están
siendo maltratados por el bien del Reino de Dios?

Debemos de sentir como que estamos sufriendo con ellos.

En muchas de las naciones de nuestros días, a los Cristianos se les permite


conducir sus asambleas como a ellos les plazca sin la interferencia de las
autoridades. En otros países, los Cristianos son maltratados, y a veces
llevados presos por sus creencias religiosas. Los que somos libres para
congregarnos a nuestro antojo, para orar, para estudiar las Escrituras,
siempre debemos de estar conscientes de que hay otros compañeros
miembros del cuerpo de Cristo quienes por la fuerza y la violencia se les
evitan sus actividades religiosas.

Nosotros nunca podemos estar completamente en paz hasta que todos los
miembros del Cuerpo puedan alabar al Señor sin obstáculos. Nosotros sin
ellos no podemos ser perfeccionados.

4. ¿Cuál debe de ser nuestra actitud hacia el matrimonio?

Que es de alta estima y honorable ya que ha sido instituida y bendecida por


Dios.

5. ¿Qué les sucederá a los adúlteros y a los que cometan inmoralidades


sexuales?

Dios los juzgará.

El mundo de hoy está contagiado con la lujuria sexual. Las condenas y los
juicios se mantendrán a la par con el aumento de la inmoralidad y de la
perversión.

6. ¿De qué debemos de mantenernos libres?


Del amor al dinero.

El amor al dinero es una de las grandes maldiciones de la humanidad. El


amor al dinero es la raíz de toda clase de males. De todos los dioses de los
Griegos y de los Romanos, el único dios pagano que Jesús mencionó fue el
dios del dinero. Nadie puede servir a Dios y al dinero. Se tiene que escoger
entre uno de los dos.

La gente busca seguridad, placer, y éxito. Estos pueden venir del dinero, o de
Dios. Nosotros tomamos la decisión. ¿Serviremos a Dios o serviremos al
dinero? Es imposible servir a ambos.

7. ¿Por qué podemos estar contentos con nuestras circunstancias actuales?

Porque Cristo ha prometido, “nunca te dejaré, jamás te abandonaré“.

Enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les


aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo. (Mateo
28:20-NVI)

8. ¿Qué podemos decir con toda confianza?

El Señor es quien me ayuda; no temeré lo que el hombre me pueda hacer.

9. ¿Qué actitud debemos de tomar hacia nuestros dirigentes quienes nos han
comunicado la Palabra de Dios?

Debemos de seguir e imitar su fe, observando y pensando cuidadosamente


sobre la manera en que han aprendido a comportarse en Cristo, y lo que ha
resultado de su diligencia.

10. ¿Qué es verdad sobre Cristo?

Que es el mismo ayer y hoy y por los siglos.

Cristo vino de la eternidad y se extiende hasta la eternidad, tiempo sin fin. Él


nunca cambia aunque ahora se haya vuelto un hombre. Nuestro destino es
ser cambiados a Su imagen en espíritu, alma y cuerpo.

11. ¿Acaso debe el santo Cristiano de destinar mucho de su tiempo


considerando qué tipos de alimentos debe de comer?

No. El Señor Cristo Jesús nos ha traído la Presencia de Dios. El comer


alimentos rituales y el ocuparnos en observaciones inusuales religiosas no le
agregan nada a la Presencia de Dios. Quizá hayan sido de ayuda
anteriormente pero ahora tenemos a Dios en Cristo y Él es todo lo que
necesitamos.

12. ¿Cuál es el significado de los versículos 10 al 13?

El significado de los versículos 10 al 13 parece ser que los sacerdotes que


ofician los rituales Levíticos no tienen derecho de participar del cuerpo y de la
sangre de Cristo-esto es, claro, hasta que reciban a Cristo como su Señor y
Salvador. Nosotros comemos de un altar diferente al de los sacerdotes.

El cuerpo físico de Cristo fue “quemado” fuera del campamento, y Su sangre


fue rociada ante el propiciatorio en el Cielo.

Por esto, el santo verdadero no es miembro de una religión popular. Él debe


de salir del campamento de la popularidad con Cristo, compartiendo con
Cristo el reproche, el desprecio, y el desdén de aquellos que están intentando
servir a Dios aparte de con el Espíritu Santo.

13. ¿Qué es lo que cada santo Cristiano debe de estar buscando?

La ciudad que tiene cimientos sólidos.

En este momento no tenemos una ciudad permanente sobre la tierra. Ni


siquiera Jerusalén, como está constituida actualmente, es permanente. La
ciudad que nosotros estamos buscando es la nueva Jerusalén. Ésta está en
el Cielo por ahora aunque su destino final es estar sobre la tierra.

La nueva Jerusalén es el Cuerpo de Cristo, la Esposa del Cordero. Ésta


estará por siempre como la Gloria de Dios, como la ley moral eterna de Dios
personificada en Cristo y en Su Esposa, como la luz moral del mundo.

14. ¿Qué tipo de sacrificio debemos de estar ofreciendo?

Un sacrificio de alabanza y de agradecimiento a Dios.

15. ¿Qué debemos de seguir haciendo?

Debemos de seguir haciendo el bien. Debemos de compartir nuestros bienes


materiales con los que tienen necesidades y nuestros dones espirituales con
los miembros del Cuerpo del Señor.

16. ¿Por qué debemos de obedecer a los dirigentes de las iglesias?

Porque los dirigentes tienen que rendir cuentas a Dios con respecto a
nuestras almas.
Cuando los creyentes son obedientes a sus dirigentes, el trabajo de los
dirigentes se hace con alegría y sin quejarse. Además, los creyentes son
bendecidos y beneficiados.

17. El autor de Hebreos sentía que tenía una conciencia tranquila y que
estaba portándose honradamente. ¿Qué es lo que él les estaba pidiendo?

Que los santos oraran por él, y especialmente que a él se le permitiera estar
de nuevo entre ellos.

18. ¿Cuál es la oración del autor para los santos Judíos?

Que Dios Padre los capacitara en todo lo bueno para hacer Su voluntad,
cumpliendo en ellos lo que es agradable a Su vista, por medio de Cristo.

19. ¿Cómo se refiere el autor de Hebreos a Dios Padre?

Como el Dios que da la paz.

20. ¿Qué hace único al pacto nuevo?

Que es eterno.

21. ¿Qué hace único al gran Pastor de las ovejas?

Que fue levantado de entre los muertos.

22. ¿Cuál es la oración del autor para los Cristianos Judíos?

Que Dios los capacite en todo lo bueno para hacer Su voluntad, y que, por
medio de Cristo Dios cumpla en ellos lo que Le es agradable.

23. ¿Qué es lo que el autor les ruega a los santos que hagan?

Que reciban bien las palabras de exhortación.

24. ¿Quién había sido recientemente puesto en libertad?

Timoteo.

Quienquiera que el autor haya sido (y bien pudo haber sido el Apóstol Pablo),
era amigo de Timoteo. Aparentemente él estaba en Italia cuando esto fue
escrito.

El autor manda sus saludos a los dirigentes y a toda la gente de Dios, e


incluye los saludos que les mandan los de Italia.

25. ¿Cuál fue el regalo final que el autor mandó a los santos Judíos?
Gracia Divina.

La frase “el justo vivirá por la fe” se define por todo el texto del Libro de
Hebreos. El justo vivirá por la fe significa​ el justo vivirá buscando
diligentemente al Señor en todas las áreas de su pensamiento, de sus
palabras, y de sus hechos, durante toda su vida sobre la tierra-y por toda la
eternidad.

El pacto nuevo se muestra superior al pacto antiguo en que el primero elimina


el origen del pecado del adorador, mientras que lo perdona y lo lleva al
conocimiento del Señor.

El Libro de Hebreos contiene palabras de exhortación para los santos. Son


exhortaciones para el Cristiano con experiencia para que no regrese al
mundo más que presione hacia adelante hasta el reposo de Dios, hasta la
plenitud de la salvación y de la herencia Divina. La herencia se ve como una
ciudad que tiene cimientos sólidos.

El Cielo mismo no es una ciudad. Sin embargo, en el Cielo hay una ciudad
inconmovible llamada la nueva Jerusalén. La nueva Jerusalén es la Iglesia
glorificada, la Esposa del Cordero. Ésta está siendo perfeccionada en los
santos hoy en día, principalmente su muralla impenetrable por el pecado. Los
nombres de los Apóstoles están en los doce cimientos muy ornamentados de
la muralla.

La meta de la redención Cristiana no es la residencia eterna en el Cielo, sino


que es nuestra transformación en nuevas creaciones en Cristo para que
podamos ser parte de la ciudad que tiene cimientos sólidos.
(“Guía de Estudio Para El Libro de Hebreos”, 4142-1)