Está en la página 1de 1

Lago de Texcoco

antiguo lago de México

El lago de Texcoco fue parte de un sistema de lagos, localizados al noroeste del valle de
México. La historia que ha llevado a la desecación de buena parte de la superficie de las masas
acuosas que formaban parte del sistema dio comienzo en la época prehispánica. Por aquella
etapa de la historia, los indígenas construyeron islas artificiales en los bajos de la laguna, con el
propósito de ganar tierras para el cultivo o, en el caso de México-Tenochtitlan, para construir
poblados. En el siglo XVII, cuando los españoles ya habían sometido los territorios que
llamaron Nueva España, la capital del virreinato fue objeto de incontables inundaciones. Ello
motivó la construcción de obras de drenaje que, continuadas por los sucesivos gobiernos en la
época del México independiente, han llevado a la desaparición casi total de los cinco lagos que
componen el sistema. La cuenca lacustre del valle de México estaba formada por los lagos de
Zumpango, Xaltocan, Texcoco, Xochimilco y Chalco. Ocasionalmente se habla de la laguna de
México, pero ello sólo cuando se hace mención al período histórico en que los indígenas
construyeron un dique entre la sierra de Guadalupe, al norte del lago de Texcoco, y el cerro de
la Estrella, en el sur del mismo.

Una característica singular de este sistema de lagos era el carácter distinto de sus aguas.
Mientras que los lagos de Xochimilco y Chalco estaban formados con aguas dulces, las aguas
de los lagos Texcoco, Zumpango y Xaltocan eran salobres. De hecho, los antiguos pobladores
de las riberas y los islotes de estos tres últimos lagos se dedicaban a la explotación de sal, que
obtenían mediante la evaporación del agua de estos lagos. De cualquier modo, el agua de los
lagos del valle de México no era provechosa para la vida humana. Las aguas de los lagos de
Texcoco, Zumpango y Xaltocan no eran potables por su alta salinidad y las aguas dulces de
Xochimilco y Chalco no eran provechosas más que para la agricultura, pues los residuos de las
plantas y animales que poblaban los ecosistemas asociados les daban mal sabor. Por ello, los
pobladores de México-Tenochtitlan debieron introducir un sistema de abastecimiento de agua
potable para importar el líquido de los manantiales aledaños.