Está en la página 1de 1

RELACIÓN ENTRE CALIDAD Y PRODUCTIVIDAD

Normalmente se había considerado que la calidad y la productividad tenían una


relación negativa (al aumentar la calidad se reducía la productividad). La
explicación que se daba a esto era la siguiente: para intentar incrementar la
calidad aumentaban los paros de la fábrica, para poder realizarse la inspección se
paraba la fábrica, y por lo tanto se reducía la producción. Sin embargo fue Deming
el 1er autor que demostró una relación positiva entre calidad y productividad. Lo
demostró de la siguiente manera: el incremento de la calidad reduce los costes por
una reducción de los fallos, por una reducción de los reprocesos, por una reducción
de los desechos.

El énfasis está puesto en el mercado, las necesidades y expectativas del cliente.


Pero además la Calidad se ve como un enfoque de dirección, que no sólo contempla la
calidad del producto, sino el sistema de dirección en su totalidad. Como vemos el
concepto de Calidad, ha dado un cambio de 180º; ya que no basta producir de acuerdo
a determinados requerimientos o normas técnicas sino producir de acuerdo a lo que
el cliente necesita. Es por eso que J. Juran plantea que la “Calidad es adecuación
al uso”; James Harrigton nos dice: “Calidad es el grado en que satisfacemos las
expectativas de los clientes” y Crosby nos plantea “Calidad es cumplir los
requisitos”.

RELACIÓN ENTRE PRODUCTIVIDAD Y CALIDAD

La razón principal de la capacidad productiva de la empresa destinada a fabricar


productos de baja calidad, ahora se puede utilizar en fabricar productos de
calidad. Esta planta oculta se ha estimado que en las empresas supone entre un 15 y
un 30% de la capacidad productiva de la empresa. Por lo tanto mejorando la calidad
podremos incrementar la producción entre un 15 y un 40%. De esta manera conseguimos
que aumente la productividad. Deming considera que una mejora supone por una parte
una reducción de costes debido a la reducción de los reprocesos, fallos etc. y
también un aumento de la producción.