Está en la página 1de 14

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA

LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
CASO PENAL Nº : 06492-2009-85-1601-JR-PE-01.
PROCESADO : JESUS ANGEL CASTILLO HORNA.
DELITO : DENUNCIA CALUMNIOSA.
AGRAVIADA : ZOILA EMPERATRIZ ABANTO ROJAS.
IMPUGNANTE : EL PROCESADO.
ASUNTO : APELACIÓN DE SENTENCIA CONDENATORIA

SENTENCIA

Trujillo, veinte de marzo del dos mil doce.

VISTA Y OÍDA en audiencia de apelación de sentencia, por los señores


magistrados integrantes de la Tercera Sala Penal de Apelaciones de la Corte
Superior de Justicia de La Libertad, señores Jueces Superiores JUAN
RODOLFO SEGUNDO ZAMORA BARBOZA (Presidente (e), Ponente y Director
de Debates), MANUEL ESTUARDO LUJÁN TUPEZ y NOE VIRGILIO LÓPEZ
GASTIABURU (Juez Superior Supernumerario); en la que intervino el procesado
Jesús Ángel Castillo Horna, asistido por su abogado defensor Ángel Estuardo
Carrión Quiñones, asi como la señora Fiscal Superior Nancy Susana Carbonel
Carranza.

I. PLANTEAMIENTO DEL CASO:

1. Viene el presente proceso penal en apelación de la sentencia, de fecha treinta


y uno de agosto de dos mil once, en la que se condenó a Jesús Ángel Castillo
Horna – en adelante “el procesado”-, como autor de delito de Denuncia
Calumniosa, en agravio del Estado y de Zoila Emperatriz Abanto Rojas, a un
año de pena privativa de la libertad, con lo demás que contiene.

2. La sentencia venida en grado ha sido cuestionada por el defensor del


procesado argumentando que no se ha llegado a establecer fehaciente e
indubitablemente la existencia del delito imputado y la responsabilidad penal
de su patrocinado, incidiendo en que no se tuvo en cuenta que su patrocinado
no denunció directamente a la agraviada quien nunca estuvo en legitima

1
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
posesión del bien objeto del robo, consideraciones por las que requirió su
revocatoria y consiguientemente se emita una sentencia absolutoria.

3. Como efecto de la apelación interpuesta, esta Sala Penal de Apelaciones asume


competencia para realizar un reexamen de los fundamentos de hecho y
derecho que tuvo el juez de primera instancia para emitir la sentencia
recurrida, y eventualmente para ejercer un control sobre la legalidad del
proceso y de la sentencia, de conformidad con lo previsto por los artículos
409º, 419º y 425º numeral 3 del Código Procesal Penal, en tal sentido se
pronuncia como sigue.

II. CONSIDERANDOS:

2.1. CONSIDERACIONES NORMATIVAS:

4. El artículo 402º del Código Penal sanciona la conducta de quien “…denuncia a la


autoridad un hecho punible, a sabiendas que no se ha cometido, o el que simula
pruebas o indicios de su comisión que puedan servir de motivos para un
proceso penal o el que falsamente se atribuye delito no cometido o que ha sido
cometido por otro…”. Por su ubicación sistemática, genéricamente el bien
jurídico protegido es el correcto o normal funcionamiento de la
administración de justicia.

5. La configuración típica del delito no precisa del resultado de un proceso que


culmine en una absolución, la falsa denuncia o falsa imputación deben ser
realizadas ante una autoridad, entendiéndose por tal a los funcionarios
públicos que por imperio de la ley son los encargados de admitir y/o
recepcionar denuncias verbales o escritas, como la Policía Nacional, el
Ministerio Público y el órgano jurisdiccional para investigar los hechos
imputados (falsos o verdaderos) que pueden culminar en el ámbito policial y no
necesariamente en un proceso penal que culmine con la absolución del
afectado por una denuncia falsa.1

6. La conducta típica se exterioriza en un mero hacer - denunciar a la autoridad


un hecho punible a sabiendas que no se ha cometido - el cual se agota con la
sola denuncia o falsa imputación ante la autoridad competente. Aunque el tipo
1
ALVAREZ Jorge B. Hugo, Delitos contra la Administración de Justicia, Gaceta Jurídica, Primera
Edición, octubre 2004. p. 15.

2
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
penal no exige la existencia de una especial motivación en el agente para
denunciar falsamente un delito, se suele afirmar que su voluntad se orienta a
perjudicar a un tercero2.

7. El artículo 139° numeral 5 de la Constitución Política del Perú, prescribe como


garantía de la función jurisdiccional la motivación escrita de las resoluciones
judiciales en todas las instancias, excepto los decretos de mero trámite. El
derecho a la debida motivación de las resoluciones judiciales importa que los
jueces, al resolver las causas, expresen las razones o justificaciones
objetivas que los llevan a tomar una determinada decisión, razones que deben
provenir no sólo del ordenamiento jurídico vigente y aplicable al caso, sino de
los propios hechos debidamente acreditados en el trámite del proceso 3.
Respecto del contenido esencial de esta garantía, el Tribunal Constitucional
ha establecido que “…no se trata de dar respuestas a cada una de las
pretensiones planteadas, la insuficiencia, vista aquí en términos generales,
sólo resultará relevante desde una perspectiva constitucional si es que la
ausencia de argumentos o la “insuficiencia” de fundamentos resulta manifiesta
a la luz de lo que en sustancia se está decidiendo 4”

8. El artículo IV del Título Preliminar del Código Procesal Penal establece que el
Ministerio Público es el titular del ejerció público de la acción penal en los
delitos y tiene el deber de la carga de la prueba, ello en concordancia con el
precepto contenido en el artículo 159° numeral 5) de la Constitución Política
nacional. Por otro lado, el artículo 196º del Código Procesal Civil, de aplicación
supletoria al proceso penal5, establece que “…salvo disposición legal diferente,
la carga de probar corresponde a quien afirma hechos que configuran su
pretensión, o a quien los contradice alegando nuevos hechos”.

9. Respecto de la valoración probatoria el artículo 393° numeral 2 del Código


Procesal Penal establece que “El Juez Penal para la apreciación de las pruebas
procederá primero a examinarlas individualmente y luego conjuntamente con
los demás…”; el numeral 3 del artículo 394° prevé como requisito de la
sentencia, “La motivación clara, lógica y completa de cada uno de los hechos y

2
Ídem. p. 17.
3
Exp. Nº 1480-2006-AA/TC - Lima (Caso Caja de Beneficios y Seguridad Social del Pescador) - 27 de
marzo de 2006. FJ. 2.
4
Exp. N° 00728.2008-PHC/TC (13 de octubre de 2008).
5
Primera Disposición Complementaria y Final del Código Procesal Civil.

3
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
circunstancias que se dan por probadas o improbadas, y la valoración de la
prueba que la sustenta, con indicación del razonamiento que la justifique”.

10. Sobre la sentencia de segunda instancia, el numeral 2 del artículo 425º del
Código Procesal Penal establece que “La Sala Penal Superior sólo valorará
independientemente la prueba actuada en la audiencia de apelación, y las
pruebas pericial, documental, preconstituida y anticipada. La Sala Penal
Superior no puede otorgar diferente valor probatorio a la prueba persona que
fue objeto de inmediación por el juez de primera instancia, salvo que su valor
probatorio sea cuestionado por una prueba actuada en segunda instancia”.

11. El Acuerdo Plenario número 2-2005/CJ-116 6 ha establecido que “tratándose


de las declaraciones de un agraviado, aún cuando sea el único testigo de los
hechos, al no regir el antiguo principio testis unus testis nullus, tiene entidad
para ser considerada prueba válida de cargo y, por ende, virtualidad procesal
para enervar la presunción de inocencia del imputado, siempre y cuando no se
adviertan razones objetivas que invaliden sus afirmaciones” (F. 10).
Seguidamente los Magistrados Supremos sostienen que son “garantías de
certeza” de la declaración de agraviado: i. Ausencia de incredibilidad
subjetiva. ii. Verosimilitud, y iii. Persistencia en la incriminación.

12. Conforme lo establecen las garantías del debido proceso, el literal e, numeral
24, del artículo 2° de la Constitución Política nacional, el artículo 11°.1 de la
Declaración Universal de los Derechos Humanos, y el artículo 14°.2 del Pacto
Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, toda persona es considerada
inocente mientras judicialmente no se haya declarado su responsabilidad 7. El
artículo II del Título Preliminar del Código Procesal Penal – desarrollando
dicha garantía prevista como derecho fundamental en nuestra carta política -
establece que para declarar la responsabilidad penal de una persona, se
requiere de una suficiente actividad probatoria de cargo obtenida y actuada
con las debidas garantías procesales; es así que, culminada dicha actividad,
debe establecerse si la presunción de inocencia ha sido conveniente e
incontrovertiblemente destruida, más allá de toda duda razonable, si dicha
duda subsiste, entonces no se puede sostener el juicio de subsunción del

6
Adoptado en el Pleno Jurisdiccional de las Salas Penales Permanente y Transitoria de la Corte
Suprema de Justicia, de fecha 30 de setiembre de 2005.
7
Exp. N° 618-2005-PHC/TC – Lima (Caso Ronald Winston Díaz Díaz) – 08 de mayo de 2005. F. J.
21.

4
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
hecho a la norma penal de modo válido para sostener una consecuente sanción.
La presunción de inocencia no se identifica con el indubio pro reo, el cual
actúa como elemento de valoración probatoria, de modo tal que en los casos
donde surja duda razonable sobre los hechos y su consiguiente adecuación a la
norma, deberá emitirse pronunciamiento absolutorio; es decir, mientras la
presunción de inocencia opera en todos los procesos, el indubio pro reo sólo en
aquellos en que aparezca duda razonable.

2.2. ACTUACIÓN PROBATORIA – ARGUMENTOS DE LAS PARTES.

13. En juicio de apelación no hubo actuación probatoria ni pedidos de oralización.

14. El procesado fue examinado en el juicio de apelación, manifestando


centralmente: Que la camioneta fue adquirida a nombre de la empresa
Inversiones Costaselva SRL, cancelada en su totalidad y entregada a su
persona, siendo falso que debió salir a nombre de la agraviada. Que la
camioneta fue asignada a la agraviada para que realice su trabajo de
comisionista, que a veces se le prestaba y a veces no, guardándose en los
almacenes de la empresa. Que al no entregar el vehículo en su debida
oportunidad, se le requirió su entrega a la agraviada mediante carta notarial,
respondiéndole por ese mismo medio que no se le había entregado ningún bien,
por tanto nada tenía que entregar, siendo que al día siguiente se presentó su
hermano con las llaves y le hizo entrega de la camioneta en horas de la tarde,
ello fue un día sábado. Que tranquilo guardó el vehículo como siempre en una
cochera cerca de su oficina, sacándola el día lunes para cobrar un cheque, que
hasta la fecha no cobra, se dirigió a Buenos Aires, se estacionó al retorno
para sacar copias, siendo que en ese ínterin bajan tres sujetos, lo asaltan, le
quitan las llaves y se llevan la camioneta. Que estaba con la duda, dudó
diciendo que de repente fueron mandados por la agraviada pero sin embargo
no podía acusarla porque no tenía la certeza, además que tenía una carta
notarial donde ella le decía que no le había entregado la camioneta, entonces
lo que hizo fue llamar al seguro porque esa camioneta contaba con GPS - lo
que conocía sólo él y el seguro -, recibiendo la indicación de que asiente la
denuncia para proceder a ubicar la camioneta, que fue lo que en efecto hizo,
acercándose con su abogado a asentar la denuncia para luego retirarse;
posteriormente les avisaron que la camioneta ya había sido ubicada,
dirigiéndose a la comisaría de Buenos Aires denunciar los hechos resultando
que la camioneta había sido ubicada en la casa de la agraviada, armándose
5
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
todo un escándalo. Que le dijo a su abogado para sacar la camioneta, a lo que
el letrado le dijo que su recuperación era función de la DIROVE, y su entrega
debía ser autorizada por el fiscal. Que la policía sin investigación alguna le
atribuye haber efectuado una llamada a la DIROVE diciendo donde estaba la
camioneta, lo que es totalmente falso pues la camioneta fue ubicada a través
del sistema de GPS, siendo el seguro el que llamó a la DIROVE. Que esa es la
pura verdad y ahora resulta que por recuperar por denunciar un robo ha sido
sentenciado y condenado al pago de una reparación civil injusta. Que es falso
lo sostenido por la agraviada respecto de la facilitación de los datos para la
ubicación del vehículo, Que cuando hizo la denuncia ante la comisaría de
Buenos Aires la policía de la DIROVE todavía no ubicaba el vehículo, no estaba
ubicada. Que según su abogado la camioneta la ubica el seguro, produciéndose
la intervención en el domicilio de la agraviada a eso de las ocho a nueve de la
noche. Que la camioneta le fue entregada un día después que la agraviada le
enviara una carta notarial diciéndole que no tenía el bien, considerando que
todo estaba arreglado, no había porque hacer ningún conflicto, alguna
denuncia, porque ya había una situación tirante con la agraviada a quien la
encontró robando en su empresa por eso es que la sacó a ella y a su hermano.
Sobre la acreditación de la entrega de la camioneta por la agraviada refirió
que fue su hermano el que le entregó las llaves en horas de la tarde. Que la
agraviada era comisionista de la empresa IBECOSTASELVA, cobrando
comisiones en función a conseguir las obras, elaborar expedientes, propuestas
técnicas y económicas para presentarse a las licitaciones, recibiendo
comisiones de acuerdo al avance de las obras dada su condición de ingeniero
civil. Que a la agraviada se le entregaba la camioneta para buscar obras no
solo en la región sino también en la sierra o el norte, siendo el chofer su
hermano que se encontraba desempleado, Que la camioneta a veces se
quedaba en casa de la agraviada pero como ya había pasado tiempo y
desconocía su destino requirió su entrega a través de una carta notarial. Que
la camioneta se le entregaba a la agraviada casi de manera exclusiva, pues
como era nueva no podía entregarse a otros trabajadores.

15. El defensor del procesado expuso: Que los hechos se remontan al 19 de mayo
del 2009, a horas 20:30 en que su patrocinado realizó, en la comisaría de
Buenos Aires, una denuncia por un robo ocurrido en horas de la tarde en
inmediaciones de la Universidad César vallejo, cuando se detuvo a sacar unas
fotocopias, instante en que tres personas desconocidas, amenazándolo con
arma le arrebataron la camioneta y se fueron con rumbo desconocido,
6
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
delegándose el caso a la DIROVE y a través de ésta división se hacen las
investigaciones necesarias, ubicando la camioneta a través del sistema GPS;
es así que la policía va al lugar donde se encontraba el bien, que resultó ser la
casa de la agraviada, quien en su defensa argumentó que ha mantenido
relaciones contractuales con el procesado y que fruto de su trabajo se
compró la camioneta para ella pero qué por viveza del imputado la puso a
nombre de la empresa, lo cual es totalmente falso, pues según los documentos
ofrecidos, no se han encontrado uno que establezca la relación contractual y
de trabajo entre la agraviada y el sentenciado, aun cuando se ha sostenido
que ambos mantuvieron relaciones laborales, agregando que la camioneta,
según la tarjeta de propiedad, es de propiedad de la empresa Inversiones
Costaselva SRL, presumiéndose además de la información que brinda la
agraviada en las cartas notariales, que ella quiere la camioneta, que le
formalicen la entrega así, en la primera carta dice que no la tiene, que se la
entreguen y en la segunda que no la tiene, sin embargo, ha quedado
establecido que la camioneta fue entregada por el hermano de la agraviada en
horas de la tarde. Que su patrocinado no formuló denuncia contra la señora
sino contra desconocidos, en defensa de su propiedad. Que aun cuando no se
hubiere percatado que había sido el hecho denunciado, era una apropiación
ilícita, para salvar la denuncia por apropiación ilícita es que la agraviada le
envía las cartas notariales. Que su patrocinado actuó en defensa de sus
derechos. Que es falso lo expresado en la sentencia respecto de que existe
incongruencia en la conducta de su patrocinado. Que conocen que la policía
ubicó el vehículo, denunciando los hechos media hora después. Que es el
seguro el que proporciona las coordenadas para ubicar el vehículo. Que en la
misma solicitud de garantías personales por supuestas amenazas se colige que
la agraviada ha pretendido apoderarse del vehículo, montando una estrategia
legal para obligarle a transferir el bien a su nombre. Que en la sentencia, aun
cuando se dice que la agraviada ha sido perjudicada y se ha denunciado un
hecho que amerita un proceso penal, según el artículo 402° del Código Penal la
denuncia calumniosa no se configura pues ella no fue denunciada
directamente. Que el hecho de que el procesado haya estado en poder del
vehículo el día que le fue sustraído y que haya sido hallado en casa de la
agraviada desvirtúa el hecho de que la denuncia sea falsa. Consideraciones por
las que requirió que la sentencia sea revocada y se absuelva a su patrocinado.

16. La señora Fiscal Superior sostuvo: Que la conducta desplegada por el


sentenciado configura el delito de denuncia calumniosa al haber interpuesto
7
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
ante la policía de la comisaría de Buenos Aires, un hecho punible, a sabiendas
que no se cometió, motivando la intervención policial y que tal denuncia se ha
debido a problemas contractuales existentes entre el sentenciado y la
agraviada. Que la falsa denuncia fue con el propósito de recuperar la
camioneta que se encontraba en poder de la agraviada y ponerla a disposición
de la empresa. Que la agraviada en juicio oral ha señalado que desde el año
2007 ha laborado con el procesado y no era comisionista sino subgerente de la
empresa, realizando obras en diversas provincias de la Libertad, como
consecuencia de ello había obtenido mucho dinero, y este monto debía ser
repartido en partes iguales y es así, que se adquiere una camioneta a nombre
del procesado, con la promesa de que a la agraviada también se le iba a
otorgar otra camioneta que es la materia de discusión, es así que el año 2008
en diciembre, acuden a la empresa Manucci y adquieren la camioneta, sin
embargo cuando se otorgó la camioneta figura a nombre de la empresa y la
disculpa del procesado fue que posteriormente se haría la transferencia pero
que era preferible que saliera a nombre de la empresa con la finalidad de
descontar el IGV, es así que desde diciembre del 2008 esta camioneta se ha
mantenido en poder de la agraviada, y ello quedó demostrado con una carta
notarial, de fecha 11 de mayo del 2009, en la cual la agraviada solicita se haga
la transferencia formal de los documentos del vehiculo que se encontraba en
su domicilio, y de esta carta notarial, no existe respuesta, pues lo lógico era
que el procesado le hiciera conocer la real situación, sin embargo no existe
documento alguno de reclamo. Que el vehiculo siempre estuvo en poder de la
agraviada lo que se corrobora con la carta notarial enviada por el procesado
el 15 de mayo del 2009, en la que le exige su devolución alegando que era
propiedad de la empresa, sin embargo no se ha podido desvirtuar con claridad
cual era la razón por la cual le exigía la devolución, si el mismo señaló que la
persona que conducía era el chofer de la empresa. Que en las oportunidades
que se trasladaba a la agraviada, lo lógico era que la unidad sea guardada en la
cochera de la empresa, sin embargo, la camioneta siempre estuvo en poder de
la agraviada, de ello da cuenta la carta notarial de fecha 16 de mayo mediante
la cual el imputado le exige la devolución de la camioneta, a lo que la agraviada
de inmediato le responde por el mismo conducto haciéndole recordar que la
camioneta se le había dado como pago de sus utilidades. Que ha quedado
plenamente probado que según el procesado el supuesto robo de la camioneta
se produjo a las 17:45 horas, a las 19:00 encuentran la camioneta en casa de
la agraviada y recién a las 20:00 horas el procesado recurre a la comisaría de

8
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
Buenos Aires y asienta la denuncia. Consideraciones por las que solicitó que la
sentencia sea confirmada en todos sus extremos.

17. Al ejercer su derecho a expresar la última palabra el procesado manifestó


que es falso que tenía pleno conocimiento que la camioneta estaba en el
domicilio de la agraviada; que sospechaba que se trataba en un asalto común y
corriente, pero no pensó que por la carta notarial, ella iba a actuar en esa
forma.

2.3.- ANÁLISIS DEL CASO.-

18. La resolución judicial de primera instancia ha sido cuestionada en audiencia


por el defensor del procesado argumentando que no se ha llegado a establecer
la existencia del delito imputado y la responsabilidad penal de su patrocinado,
incidiendo en que no se acreditó que la denuncia fue formulada directamente
contra la agraviada, quien no estuvo en posesión legítima del vehículo cuyo
robo se denunció.
19. Teniendo en cuenta que en juicio de apelación no se produjo actuación
probatoria es del caso reexaminar la decisión judicial venida en grado
teniendo en consideración la actuación probatoria producida en el
juzgamiento, los argumentos de la parte apelante - orientados a una
pretensión revocatoria – y la normatividad jurídica aplicable.

20.Según la tesis de cargo planteada en el juzgamiento oral de primera instancia,


don Jesús Ángel Castillo Horna denunció ante la Policía Nacional del Perú –
comisaría de Buenos Aires, que el 19 de mayo de 2009, al promediar las 17:45
horas, tres sujetos premunidos de arma de fuego le quitaron las llaves del
vehículo de placa de rodaje OD-2434 año 2008, llevándosele con sus
respectivos documentos, sin embargo, tal denuncia resultó ser falsa porque el
denunciante conocía que el vehículo se encontraba en poder de doña Zoila
Emperatriz Abanto Rojas desde fines del año 2008 y que por problemas
contractuales entre las partes, intentó recuperarlo. Tales hechos fueron
calificados por la fiscalía como constitutivos de delito contenido en la primera
parte del artículo 402º del Código Penal.

21. Culminado el juicio oral, la señora juez del Tercer Juzgado Penal Unipersonal
de Trujillo, valorando la prueba personal y documental introducida al plenario,
concluyó en la acreditación de la tesis de cargo, dando por probados los
9
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
hechos objeto de acusación; afirmando la existencia del delito, la
responsabilidad penal del procesado y el merecimiento de reproche, lo
condenó a un año de pena privativa de la libertad, suspendida en su ejecución,
a condición del cumplimiento de reglas de conducta, y al pago de una
reparación civil.

22.De los alegatos del defensor apelante se colige que el cuestionamiento a la


recurrida se ha enfocado centralmente a cuestionar el ámbito de la valoración
probatoria, en ese orden de ideas, se argumenta que no se ha valorado la
falsedad de la versión de la agraviada, la prueba documental que da cuenta
que pretendía la entrega formal del vehículo - negando a la vez que se
encontrara en su poder -, la tesis de la defensa sobre la forma y
circunstancias en que ocurrieron los hechos, y que el procesado no denunció
directamente a la agraviada sino a desconocidos.

23.En lo que atañe al cuestionamiento de la versión de la agraviada cabe indicar,


en principio, que por disposición expresa del numeral 2 del artículo 425º del
Código Procesal Penal esta Sala Penal Superior no puede otorgar diferente
valor probatorio a la prueba personal que fue objeto de inmediación por el
juez de primera instancia, salvo que su valor probatorio sea cuestionado por
una prueba actuada en segunda instancia, lo que no ha ocurrido en juicio de
apelación.

24.De la revisión de lo actuado en juicio se advierte que la versión de la


agraviada se ha enfocado a brindar tanto información periférica como nuclear
sobre los concretos hechos objeto de acusación; en cuanto a lo primero,
brindó pormenores de su vinculación con el procesado y la empresa que éste
representa, especificando aspectos como el tipo y condiciones de la labor que
realizaba, que como retribución por su trabajo se acordó la adquisición a su
favor de la camioneta marca NISSAN de placa de rodaje OD- 2434, sin
embargo, por audacia del procesado la tarjeta de propiedad salió a nombre de
la empresa Inversiones Costaselva SRL, pretextando que ello era conveniente
para la utilización del crédito fiscal, comprometiéndose a efectuar
posteriormente la transferencia; por otro lado, la agraviada fue enfática en
sostener que la camioneta siempre estuvo en su poder y que al requerirle al
procesado su formal transferencia éste evidenció su negativa, resaltándose la
remisión de cartas notariales, la solicitud de garantías contra el procesado
por actos lesivos a su libertad personal y la falsa denuncia por robo. En cuanto
10
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
a lo segundo, dio cuenta de la forma y circunstancias como el día 19 de mayo
de 2009 personal policial rodeó su domicilio por haberse denunciado el robo
del vehículo, verificando que éste se encontraba en su poder y que no se había
producido robo alguno.

25.Si bien la defensa sostiene que la versión de la agraviada es falsa, mas allá del
cuestionamiento al contenido de la carta notarial, de fecha 16 de mayo de
2009, en la que habría negado que el vehículo se encontraba físicamente en
su poder, no se ha incorporado medio de prueba alguno que ponga en tela de
juicio la integridad de su versión apreciada en inmediación por la juez de
instancia; por lo demás, la instrumental aludida esencialmente se centró en
negar las afirmaciones y requerimientos sin sustento formulados por el
procesado en carta previa de fecha 15 de mayo de 2009 en reacción por
cierto a su inicial comunicación, evidenciándose, en mérito de la prueba
documental introducida al debate – y con anterioridad a la denuncia - la
existencia de un real conflicto entre las partes respecto del referido
vehículo, siendo la agraviada quien primigéniamente – con fecha 11 de mayo de
2009 – mediante carta notarial requirió al procesado su formal transferencia,
apreciándose además que ya con fecha 13 de mayo del mismo año solicitó –
conjuntamente con sus familiares cercanos, residentes en el inmueble de calle
Las Orquídeas 280, Urbanización California - el otorgamiento de garantías
personales contra el procesado, lo que soporta el contenido de su testimonio
de trascendencia esencialmente para establecer la motivación que tuvo el
procesado para denunciar un supuesto robo en su agravio, así lo hace notar la
juez en la sentencia.

26.El apelante cuestiona que no se haya valorado la tesis de la defensa sobre la


forma y circunstancias como ocurrieron los hechos, al respecto, por exigencia
de su teoría del caso – y acorde lo dispuesto por el artículo 196° del Código
Procesal Civil – correspondía a la defensa acreditar los diversos extremos de
su tesis de descargo, sin embargo, no se aportó mayor evidencia periférica ni
central sobre los hechos objeto de acusación; en efecto, el procesado - quien
guardó silencio en su juzgamiento – al declarar en la audiencia de apelación
introdujo información sin mayor respaldo probatorio así, sostuvo que la
agraviada era una comisionista - pese a que en la carta que le remitiera
especificó que se desempeñaba como gerente de obras -, que la camioneta fue
asignada a la agraviada, que su hermano fungía de chofer y que éste le
entregó el vehículo al día siguiente de la negativa de aquella; tampoco existe
11
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
medio de prueba que corrobore su versión de que el vehículo lo guardó en una
cochera cerca de su oficina, que lo sacó el 19 de mayo para cobrar un cheque,
que estuvo en un establecimiento de fotocopiado, que quien hizo conocer la
ubicación del vehículo fue la empresa aseguradora, e incluso que encontró a la
agraviada robando en su empresa razón por la cual la sacó a ella y a su
hermano; aunado a ello, deviene también en sintomático que habiendo
requerido a la agraviada con urgencia la entrega de la camioneta para realizar
traslados de personal y herramientas, resulte disponiendo del bien seis días
después, según copia certificada del acta de transferencia de folios treinta y
nueve del cuaderno de debate.

27.En cuanto a los concretos hechos objeto de acusación - acreditados


fundamentalmente con la prueba documental - en la recurrida se expone que
ha quedado establecido que el procesado, a las 20:00 horas del 19 de mayo de
2009 denunció que sujetos desconocidos le robaron la mencionada camioneta
al promediar las 17:45 horas – según acta de denuncia de folios siete del
expediente judicial y que por cierto evidencia que no se denunciaron los
hechos de inmediato -, sin embargo, contradictoriamente en el acta de
intervención policial – de folios trece – se da cuenta que a las 17:30 horas del
mismo día el Sub Oficial PNP Julio Amado Vílchez recibió una llamada de
personal de la DIROVE – Lima informándose que el propietario del vehículo de
placa OD-2434, indicó el lugar donde éste se encontraría (calle Las Orquídeas
cuadra dos), llegando en mérito a esa información al inmueble de la agraviada
(Las Orquídeas N° 280) en cuyo interior se encontró el vehículo sin que se
haya dado cuenta de vestigios de delito, siendo corroborante el mérito del
requerimiento de entrega que le efectuara el procesado a la agraviada con
anterioridad, estableciéndose con meridiana claridad que el procesado
formuló una falsa denuncia involucrando a la agraviada en tales hechos, con el
claro propósito de hacerse físicamente del vehículo, lo que ha quedado
evidenciado además de lo expuesto por el procesado en audiencia quien
contradictoriamente sostuvo que cuando formuló su denuncia ante la
comisaría de Buenos Aires, la policía aun no ubicaba el vehículo, lo que no se
condice tampoco con la versión de la agraviada respecto de la hora de la
intervención policial, por lo demás, en la recurrida también se descarta la
versión del hallazgo del vehículo por información de la aseguradora, en base al
sistema GPS, al no haberse acreditado la efectiva instalación de tal equipo en
el vehículo como exigencia adicional para la cobertura al 100% del seguro,

12
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
condición que aparece consignada en la póliza correspondiente, razonamiento
que esta Sala Penal comparte.

28.Sostiene la defensa que la conducta del procesado no se subsume en el tipo


penal del artículo 402° del Código Penal al no haberse denunciado de manera
directa a la agraviada, al respecto - y pese a que la descripción típica de la
primera modalidad delictiva del artículo en comento: “…denuncia a la
autoridad un hecho punible, a sabiendas que no se ha cometido..,” , no exige
que la falsa denuncia sea formulada contra persona determinada -, en el
presente caso, la existencia de un conflicto previo con la agraviada respecto
del vehículo, la finalidad del procesado de hacerse de éste físicamente y
fundamentalmente por haberse proporcionado a la autoridad policial su
ubicación y el hallazgo en el domicilio de la agraviada, dan cuenta claramente
que se le pretendió perjudicar involucrándola en la perpetración de un delito
de gravedad, para lo cual no se dudó en movilizar de manera ilegal el aparato
estatal.

29.Como se ha expuesto en los considerandos precedentes, esta Sala Penal de


Apelaciones comparte el razonamiento de la juez de instancia quien ha
sustentado su decisión en la valoración conjunta de los medios de prueba
actuados, de los que se ha llegado a establecer que la conducta del procesado,
probada en juicio, es típica del delito previsto por la primera parte del
artículo 402° del Código Penal, asentada su antijuridicidad, culpabilidad y
punibilidad se ha hecho merecedor de la pena impuesta; concluyéndose que la
recurrida contiene la motivación exigible que precisa la garantía de motivación
de las resoluciones judiciales, pues en ella se han expresado las razones que
sustentan el pronunciamiento de condena, al desvirtuarse la presunción de
inocencia, consideraciones por las que la recurrida debe ser confirmada.

30.Respecto de las costas del proceso, se debe considerar que el apelante


interpuso el recurso en ejercicio del derecho a la doble instancia, por lo que
esta Sala considera que existen razones de orden constitucional que
justifican que se le exima de dicho pago, conforme a la disposición que
contiene el artículo 497° inciso 3 del Código Procesal Penal

III. PARTE RESOLUTIVA

13
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA
LIBERTAD
TERCERA SALA PENAL DE APELACIONES
Avenida América Oeste s/n – Mz. “P” lote 7 - Urb.
Natasha Alta – Trujillo.
Telefax N º 482260 ANEXO 23638
Correo Electrónico:salasapelaciones@gmail.com
Por las consideraciones expuestas, analizando los hechos y la pruebas
conforme a las reglas de la sana crítica, la lógica y las reglas de la experiencia, y
de conformidad con las normas glosadas en la presente resolución, la TERCERA
SALA PENAL DE APELACIONES DE LA CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA
DE LA LIBERTAD, POR UNANIMIDAD HA RESUELTO:
1. CONFIRMAR la sentencia, de fecha treinta y uno de agosto de dos mil
once, en la que se condenó a Jesús Ángel Castillo Horna como autor de
delito de Denuncia Calumniosa, en agravio del Estado y de Zoila Emperatriz
Abanto Rojas, a un año de pena privativa de la libertad, con lo demás que
contiene.
2. SIN COSTAS por el presente recurso de apelación.
3. ORDENARON que firme que sea la presente, se devuelvan los actuados al
juzgado de origen para el cumplimiento de lo decidido.
Interviniendo como director de debates y ponente, el señor Juez Superior
Titular Juan Rodolfo Segundo Zamora Barboza.

JUAN RODOLFO SEGUNDO ZAMORA BARBOZA


JUEZ SUPERIOR
PRESIDENTE (e)

MANUEL ESTUARDO LUJÁN TÚPEZ NOÉ VIRGILIO LÓPEZ GASTIABURÚ


JUEZ SUPERIOR JUEZ SUPERIOR

14