Está en la página 1de 2

CAPITULO 4

Las leyes de la quinta disciplina

Cuando se piensa en hacer un cambio hay que pensar que las actitudes se contagian.
Por ejemplo, si llega a un lugar con actitudes negativas, lo más probable es que
atraiga como respuesta el mismo tipo de actitud, y si llega una persona con una actitud
positiva, atrae respuestas compensadoras de las demás personas. Lo mismo sucede
en la empresa, si se quiere modificar la conducta y entrar a un sistema más cálido y
positivo, las acciones van a ser Pro-activas y fructíferas.

Para encontrar la mejor solución a un problema, la clave está en la constancia y ser


persistente. Pues si vemos el problema como reto y no como una barrera, se
encontrarán diferentes medios para solucionarla.

Muchas empresas en la actualidad buscan soluciones inmediatas a corto plazo a una


problemática inmediata, resultado de una mala ejecución y no se piensa en soluciones
a largo plazo, sin embargo, estas soluciones se vuelven adictivas y rutinarias que no
nos damos cuenta del mal que se le está haciendo a la empresa, pues en vez de
solucionar todo el problema, solo se le da respuestas inmediatas que a largo plazo
conducen a una dependencia poco productiva para la empresa.

Cuando se presenta el fenómeno de causa y efecto, se presentan anomalías en la


organización o las personas tales. Como efecto entendemos a los síntomas, y como
causa entendemos a la responsabilidad que se tiene a raíz de los síntomas.

Si esto lo llevamos a la práctica podemos decir que las empresas se dejan llevar por
éste fenómeno. Por ejemplo, si una empresa que maneja área de ventas se da cuenta
de que las metas establecidas de venta no son las esperadas, lo más probable es que
deduje que los colaboradores necesitan mayores incentivos para esforzarse en
alcanzar su meta. La consecuencia de los resultados se debe a que nos creamos una
realidad ficticia basada en supuestos.

Las soluciones a las dificultades se deben dar un punto fuerte y con influencia en el
sistema en cuestión. Los resultados serán mejores si se implementan cambios
oportunos en las áreas de apalancamiento.

Un buen comienzo es ver la estructura completa en lugar de simples hechos.


La respuesta a éstos dilemas en catalogar y estudiarlo desde la perspectiva
sistemática y se piensa en una solución duradera a lo largo del tiempo. Si los
departamentos hicieran sus aportaciones tomando en cuenta a todos los
departamentos y no solo pensara desde el punto de vista del área a la que
representan las soluciones serían abordadas con el pensamiento sistemático, esto
implica en no buscar la cusa en agentes externos, pues éste tipo de pensamientos
sugieren en que no hay nada externo, pues todo pertenece a un mismo sistema.