Está en la página 1de 1

La forma de las cosas es muy triste; pero igual tengo que seguir adelante

Mi tarde es gris, muy lejana y áspera en su abrazo.


Nada me sabe y, me pregunto, que es la felicidad en este instante.
Quizás, la vida yace en los tormento que enredan los amores de falsedad.
No sé por qué, no entiendo a dios; porque tan sólo me siento el ser más abandonado
por la mano del amor.
Triste estoy y lo sé, pero dejare la melancolía tras la máscara de una alegría que para
mi hoy es mi propia farsa.
No me pregunten nada, porque nada he de decir, en mi arrebato de esta inmensa
soledad.
Tristeza mía.
Marc Téllez González.

Ninguna tristeza es como la mía


si recuerdo que no me queda nada
no tengo su voz y menos su mirada
me falta su alma que era una guía.
Esta tristeza fértil y sustanciosa
va apagando ese nuestro lucero
y cortando de tajo la última rosa.

Me siento triste porque ella no me siente


porque el aire que respiro no visita sus pulmones
porque sé que no hay espacio en su universo para
una estrella que se ha muerto en el intento
de darle luz
aunque ella me halla usado para encenderle el cigarrillo
a aquel idiota.
J C Acosta (Orfeo)