Está en la página 1de 8

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/324943616

Las técnicas de relajación en niños con déficit de atención e hiperactividad

Article · May 2012

CITATIONS READS

0 386

1 author:

Ana Navea
Nebrija Universidad
11 PUBLICATIONS   12 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Proyecto sobre motivación y estrategias de aprendizaje en estudiantes universitarios View project

Proyecto sobre resiliencia y cáncer pediátrico View project

All content following this page was uploaded by Ana Navea on 04 May 2018.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


4/5/2018 PRESENCIA

 ENTRAR            

 
BUSCAR

 
    INSTRUMENTOS
   

    Las técnicas de relajación en niños con déficit de atención e hiperactividad

Ana Navea Martín
Enfermera Especialista en Salud Mental. Licenciada en Psicología. Tutora EIR. Profesora Asociada. Escuela de Ciencias de la
Salud San Rafael­Nebrija. Madrid, España. Centro de Salud Mental Tetuán, Hospital Universitario La Paz, Servicio Madrileño de
Salud. Madrid, España

Correspondencia: Centro de Salud Mental Tetuán. C/ Maudes 32, 28003 Madrid, España

Manuscrito recibido el 4.1.2012
Manuscrito aceptado el 25.5.2012

Presencia 2012 ene­jun; 8(15)
     
Cómo citar este documento
Navea Martín, Ana. Las técnicas de relajación en niños con déficit de atención e hiperactividad. Rev Presencia 2012 ene­jun, 8(15). Disponible en <http://www.index­
f.com/presencia/n15/p7855.php> Consultado el 4 de Mayo de 2018

Resumen Abstract (Relaxation techniques in Attention­Deficit/ hiperactivity Disorder)

El  trastorno  por  déficit  de  atención  e  hiperactividad  es  un  trastorno  de Attention  deficit  hiperactivity  disorder  is  a  problem  of  complex  etiology  in  which
etiopatogenia  compleja  cuyo  diagnóstico  es  principalmente  clínico.  Los the  diagnosis  is  mainly  clinical.  Mental  health  professionals  used,  in  the
http://www.index­f.com/presencia/n15/p7855.php 1/7
4/5/2018 PRESENCIA

profesionales  de  salud  mental  utilizan,  dentro  del  plan  individualizado  de individualized  treatment  plan,  drugs  as  a  first  option  and  other  psychological
tratamiento,  los  fármacos  como  primera  opción  y  otras  intervenciones  del interventions  in  the  field,  such  as  cognitive­behavioral  techniques,  among  which
ámbito  psicológico,  como  las  técnicas  cognitivo­conductuales,  dentro  de  las   are  the  relaxation  techniques.  This  article  tries  to  present  these  techniques
cuales se encuentran las técnicas de relajación. El presente artículo  trata  de   adapted  for  children  with  this  type  of  disorder  at  a  group  level,  benefits,  and
presentar  estas  técnicas  adaptadas  a  niños  con  este  tipo  de  trastorno  como especially  to  show  the  nurses  working  at  the  community  level  another  way  to
parte  del  trabajo  grupal,  sus  beneficios,  y  sobre  todo,  mostrar  a  los intervene with children with this disorder.
profesionales  de  enfermería  que  trabajan  en  el  ámbito  comunitario  otra Key­words:  Attention­deficit  hiperactivity  disorder/  Cognitive­behavioral  therapy
manera de intervenir con los niños que padecen este trastorno. techniques/  Progressive  muscle  relaxation/  Breathing  techniques/  Visualization
Palabras  clave:  Trastorno  por  déficit  de  atención  e  hiperactividad/  Técnicas techniques.
cognitivo­conductuales/  Relajación  muscular  progresiva/  Técnicas  de
respiración/ Técnicas de visualización.
     

Introducción

        Los  trastornos  psiquiátricos  más  frecuentes  en  niños  y  adolescentes  comprenden  el  retraso  mental,  los  trastornos  generalizados  del  desarrollo,  los  trastornos  de
ansiedad y depresión, la psicosis infantil y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).1,2 Este es un trastorno heterogéneo de la conducta, de etiología
posiblemente múltiple, cuyos síntomas se han atribuido al retraso en la maduración del sistema nervioso, a la alteración del metabolismo cerebral de la glucosa, a la
disfunción del lóbulo frontal, y sobre todo, a la deficiencia de catecolaminas, como demuestra la respuesta a los tratamientos farmacológicos disponibles.1,3,4

El TDAH se da con mayor frecuencia en los familiares de primer grado de los pacientes afectados por este trastorno, lo que nos indica una elevada relación del mismo
con factores genéticos, sobre todo en cuanto a una vulnerabilidad neurobiológica particular. El diagnóstico del TDAH es principalmente clínico, si bien se utilizan  como
apoyo pruebas de neuroimagen estructural o funcional y evaluaciones psicológicas y neuropsicológicas.3 De forma global, se combinan tres  síntomas  fundamentales:
déficit de atención, hiperactividad e impulsividad, de tal manera que se consideran tres tipos de variantes del trastorno: el predominantemente inatento, el hiperactivo e
impulsivo y un tercer tipo que suma los dos primeros.

Los niños diagnosticados de TDAH de predominio inatento se caracterizan por la presencia de una atención deficiente como síntoma más importante. A menudo son
diagnosticados  tarde,  probablemente  porque  un  componente  motor  y  conductual  minimizado  no  alarma  a  los  padres  tanto  como  el  exceso  de  actividad  o  la
impulsividad. Aún así, los problemas escolares y de rendimiento son relevantes, siendo frecuente las dificultades de estos niños en seguir instrucciones sencillas, que
olviden  y  extravíen  material  escolar,  cierta  torpeza  motora  o  la  imposibilidad  de  realizar  actividades  de  varios  pasos,  con  problemas  de  distracción  constantes  que
repercuten en el funcionamiento en el aula.2,3,5,6

Los que son diagnosticados de TDAH de predominio hiperactivo­impulsivo, son niños en constante movimiento, siendo percibidos por las personas de su entorno como
siempre  activados.  Por  ello,  les  cuesta  permanecer  sentados  y  realizan  un  alto  grado  de  movimientos  innecesarios  con  las  manos  y  con  los  pies.  A  veces,  estos
movimientos se acompañan de ruidos molestos, se levantan una y otra vez de sus sillas durante la clase, no respetan adecuadamente los juegos de reglas y presentan
múltiples enfrentamientos entre iguales por no saber respetar los turnos. Es por esto que, se les suele describir como "inmaduros" o "maleducados".2  A  los  síntomas
propios de la hiperactividad se le unen las características propias de la impulsividad, referidos sobre todo a responder de manera inapropiada, con malos  manejos  de
recompensas  o  gratificaciones  diferidas  en  el  tiempo  y  una  baja  tolerancia  a  la  frustración,  lo  que  se  traduce  en  alteraciones  tanto  del  ámbito  doméstico  como
académico e incluso respuestas de agresividad verbal y física hacia las personas de su entorno.3 No  es  raro  encontrar  una  alta  frecuencia  de  lesiones  y  accidentes,
como traumatismos craneales, fracturas de extremidades y envenenamiento accidental debido a su inquietud y a su imprudencia, que resulta mayor que en otros niños
de  su  edad.4  Estos  niños  no  sólo  muestran  falta  de  colaboración  sino  que  a  veces  manifiestan  una  conducta  oposicionista  que  produce  grandes  dificultades  en  las
relaciones paterno­filiales y que se traduce en continuas discusiones por temas triviales e intensas rabietas por parte de los niños.4 El tercer tipo de TDAH, vendría a
combinar la suma de sintomatología propia de los dos tipos descritos anteriormente.3

http://www.index­f.com/presencia/n15/p7855.php 2/7
4/5/2018 PRESENCIA

El tratamiento de este trastorno es polidimensional, siendo a veces el tratamiento farmacológico con psicoestimulantes el tratamiento de elección.1­4 Los fármacos no
constituyen  una  solución  curativa  al  trastorno,  pero  mejoran  significativamente  la  sintomatología.4  Junto  a  las  terapias  biológicas,  las  técnicas  de  modificación  de
conducta y la intervención con los padres suelen resultar eficaces, aunque no siempre con generalización de resultados.3 No obstante, el enfoque terapéutico debe ser
multidisciplinar, ajustándose a las características del niño y a las de su ambiente inmediato y adecuado al nivel de desarrollo en el que se encuentra. La combinación
de trabajo con los padres y con la escuela, así como el entrenamiento de todas las figuras relacionadas con el niño en estas técnicas, es parte del trabajo habitual de la
enfermera de salud mental y perfectamente generalizable a enfermeras pediátricas, comunitarias o de otras áreas como la enfermería de la educación.

Los  niños  con  conductas  más  disruptivas  son  los  que  más  se  van  a  beneficiar  del  tratamiento  conductual,  sobre  todo  aquellos  que  han  desarrollado  una  actitud
negativa  en  la  escuela,  con  sus  compañeros  o  con  sus  familias.  Estos  necesitan  una  ayuda  continua  y  sistemática  para  elaborar  patrones  de  conducta  más
adaptados.4  Una  de  las  técnicas  más  utilizadas  en  el  tratamiento  de  los  pacientes  diagnosticados  con  TDAH  son  las  técnicas  de  relajación  y  respiración.  Estas,  en
este manuscrito, se van a describir dentro de las técnicas cognitivo­conductuales aplicadas a nivel grupal en este tipo de pacientes, con el objetivo de dar a conocer a
otros profesionales de la enfermería las posibilidades de estos instrumentos como una intervención más en el tratamiento de este trastorno.

Técnicas de relajación y respiración para niños diagnosticados de TDAH

    Las técnicas de relajación son procedimientos cuyo objetivo principal es enseñar a la persona a controlar su propio nivel de activación, a través de una modificación
directa de las condiciones fisiológicas, al margen de otras ayudas externas como el uso de medicación. Existen varios tipos de técnicas de relajación basándose en los
mecanismos de aprendizaje, entre los que se encuentran:7

­El entrenamiento autógeno, que funciona sobre las representaciones mentales de las sensaciones. "Mi pierna derecha está muy caliente..." "Mi brazo derecho me
pesa mucho..." "Mi corazón late tranquilo y con regularidad...".
­La técnica de respiración abdominal, que facilita el control voluntario de la respiración, de fácil aprendizaje y que es útil sobre todo  en  situaciones  de  alto  estrés.
"Inspire a través de la nariz y espire suave y lentamente por la boca, mientras nota como su abdomen sube y baja con su respiración...".
­El biofeedback, que utiliza técnicas de condicionamiento operante para modificar la actividad del sistema nervioso autónomo, y en la que se distinguen una primera
etapa, en  la  que  la  persona  logra  la  percepción  sobre  la  función  fisiológica  que  se  pretende  modificar  y  la  segunda  etapa,  en  la  que  ejerce  control  voluntario  de  la
respuesta autonómica mediante el aparato de biofeedback.
­La  relajación  muscular  progresiva,  basada  en  la  discriminación  perceptiva  de  tensión/relajación.  "Apriete  fuertemente  el  puño  de  su  mano  derecha...  note  la
tensión... ahora, relaje su mano derecha".7,8

El entrenamiento en relajación es beneficioso, al producirse una reducción de los síntomas de ansiedad, asociados a problemas en el ambiente de los niños, y mejorar
el  control  sobre  el  exceso  de  movimientos  que  se  dan  en  este  trastorno.3  Las  técnicas  que  más  se  utilizan  son  la  respiración  abdominal  y  la  relajación  muscular
progresiva. Los ejercicios de respiración se distribuyen en varias etapas, la inspiración a través de la nariz, llevando el aire a la parte inferior de los pulmones (puede
ser  útil  la  colocación  de  una  mano  sobre  el  vientre,  encima  del  ombligo  y  otra  por  encima  del  estómago)7  y  la  espiración,  expulsando  lentamente  el  aire  por  la  boca
haciendo un ligero ruido que ayuda a provocar una espiración pausada y controlada.

La relajación muscular progresiva es un método desarrollado por Jacobson en 1929, que consiste en enseñar a los sujetos a relajarse mediante ejercicios a través de
los cuales van tensando y relajando de forma alternativa grupos musculares;8 el objetivo es que la persona aprenda a identificar las señales de tensión en su organismo
y posteriormente a reducirlas.7,8 Para la práctica de este tipo de técnica se pueden utilizar varias posturas, como la posición sentado en una silla cómoda, la posición
de  tumbado  y  con  la  cabeza  apoyada  para  que  el  cuello  no  esté  tenso  y  por  último  la  posición  llamada  de  "cochero",  sentado  en  una  silla  y  con  el  cuerpo  un  poco
inclinado  hacia  delante  con  los  brazos  sobre  las  piernas.  Cualquiera  de  estas  posiciones  puede  ser  utilizada  con  niños  pequeños,  con  la  precaución  de  que  no  se
estorben  los  unos  a  los  otros  y  tengan  suficiente  espacio  si  se  está  realizando  una  sesión  grupal.  A  los  niños,  se  les  puede  enseñar  esta  técnica  a  modo  de  juego
adaptando los ejercicios a su edad. Una de las variantes más utilizadas, es el procedimiento de relajación muscular de Koeppen, que se puede practicar tanto de forma
individual  como  grupal.  Este  procedimiento,  consiste  en  utilizar  ejemplos  de  imágenes  o  historias  adaptadas  al  contexto  inmediato  infantil  para  entrenar  los  distintos
grupos musculares y enseñar la respiración abdominal.9 Cada imagen o historia nos indica la manera de tensar y relajar los  diferentes  músculos,  empezando  con  las
http://www.index­f.com/presencia/n15/p7855.php 3/7
4/5/2018 PRESENCIA

manos y brazos y terminando con las extremidades inferiores.

Tabla 1. Relajación muscular adaptada para niños 9,10

Al  terminar  los  ejercicios,  se  anima  al  niño  a  realizar  una  visualización  consistente  en  imaginar  aquella  situación  o  lugar  que  le  resulte  más  confortable  y  agradable,
recordándole  que  debe  ser  siempre  la  misma  en  todas  las  sesiones  de  relajación.  La  utilización  de  imágenes  repetidas  positivas,  al  finalizar  la  técnica,  favorece  la
asociación  entre  la  imagen  relajante  y  las  sensaciones  de  tranquilidad  y  bienestar,  según  el  procedimiento  de  aprendizaje  clásico,  actuando  la  imagen  como  un
estímulo  condicionado  que  puede  ser  usado  por  el  niño  en  situaciones  ansiógenas  o  estresantes.  Antes  de  empezar  la  técnica,  es  importante  proporcionar  una
explicación  apropiada  y  una  justificación  de  los  procedimientos  que  se  van  a  seguir;7  se  establece  un  clima  de  confianza  con  el  niño,  basándonos  en  una  serie  de
premisas  tales  como  la  utilización  de  un  nivel  de  vocabulario  familiar,  la  evaluación  y  la  atención  de  las  necesidades  inmediatas  de  los  niños,  la  utilización  de
comunicación  verbal  y  no  verbal  (como  el  contacto  visual  y  las  expresiones  faciales  tranquilizadoras,  el  empleo  de  palabras  reforzadoras,  la  escucha  activa,  para
fomentar  la  relación  de  confianza)  y,  por  último,  la  interpretación,  de  manera  verbal,  de  los  impulsos  no  verbales  del  niño,  de  tal  forma  que  se  pueda  controlar  las
conductas de actividad motora excesiva y facilitar el contexto de relajación.11

Las sesiones grupales se deben adaptar a los horarios de los niños, a fin de evitar alteraciones de funcionamiento escolar, con un máximo de cinco a seis sesiones en
total.  Cuando  finaliza  una  sesión,  el  terapeuta  anima  y  ofrece  un  espacio  para  el  diálogo  y  la  expresión  de  emociones  relacionadas  con  la  experiencia  de  relajación.
Este  momento  es  adecuado  para  reforzar  aquellas  conductas  positivas  que  se  hayan  desarrollado  durante  la  relajación  y  para  ayudar  en  los  aprendizajes  más
complejos que bloquean a los niños.

Al término de la actividad grupal, se hará entrega de la técnica por escrito y se informará a las familias, con el objetivo de que colaboren con los niños en casa en  la
práctica  de  los  ejercicios,  favoreciendo  la  asimilación  de  la  técnica  y  la  generalización  de  la  misma  a  todos  los  ámbitos  en  que  se  encuentre  el  niño.  Es  importante
resaltar que las instrucciones deben ser sencillas y cortas, de aproximadamente 15 minutos, para que los niños no se cansen, la habitación donde se realice la técnica
no  debe  contener  elementos  que  distraigan  de  la  práctica  de  la  relajación,  a  veces  hay  que  ayudar  físicamente  al  niño,  por  ejemplo,  estirándole  el  brazo  para  que
http://www.index­f.com/presencia/n15/p7855.php 4/7
4/5/2018 PRESENCIA

aprenda  el  ejercicio  y,  por  último,  es  importante  que  también  los  adultos  hagamos  los  ejercicios  con  ellos,  teniendo  en  cuenta  que  gran  parte  del  aprendizaje  de  los
niños es a través de modelos (modelado).10

Tabla 2. Estructura de las sesiones del grupo de relajación para niños con diagnóstico de TDAH en el Centro de Salud Mental de Tetuán, Madrid

Los beneficios de las técnicas de relajación para niños diagnosticados de TDAH

        Como  se  señaló  anteriormente,  los  niños  con  problemas  disruptivos  de  conducta  son  los  que  más  se  van  a  beneficiar  de  estas  técnicas,  con  una  mejoría  de  la
función cognitiva, un aumento de la memoria de trabajo, un incremento de la velocidad de procesamiento y el mantenimiento del estado de alerta. La terapia conductual
contribuye, asimismo, a reducir la tendencia de padres y profesores a reforzar los problemas de comportamiento del niño.4

Existen  estudios  que  analizan  los  distintos  tratamientos  dirigidos  al  trastorno.  El  estudio  MTA  Cooperative  Group,12  patrocinado  por  el  Instituto  Nacional  de  Salud
Mental  y  por  el  Departamento  de  Educación  de  Estados  Unidos,  investigó  acerca  de  las  dos  opciones  de  tratamiento  disponibles  en  el  TDAH:  los  fármacos  y  las
técnicas conductuales. Estos tratamientos se utilizaron por separado o combinados, añadiendo una tercera opción: la asistencia comunitaria con o sin medicamentos.
En  base  a  este  gran  proyecto  se  pudo  concluir  que  la  suma  del  tratamiento  farmacológico  y  la  terapia  conductual  era  la  opción  terapéutica  que  obtenía  los  mejores
resultados en cuanto a mejoría de los niños con TDAH.4,12

Jacobson, dentro de las teorías explicativas de la relajación progresiva, señalaba la existencia de una relación recíproca entre el cerebro y las estructuras periféricas
del cuerpo, de tal manera que el nivel de activación de una de estas partes  está  controlado,  por  lo  menos  de  manera  parcial,  por  el  nivel  de  activación  de  la  otra.  Si
tenemos  en  cuenta  que  el  impulso  propioceptivo  que  proviene  de  los  músculos  determina  la  activación  cerebral  y,  a  su  vez,  es  responsable  de  la  sensación  de
ansiedad, lo más eficaz para controlar la excesiva activación cerebral es dirigir los esfuerzos a reducir la activación muscular, que además traerá como  consecuencia
el efecto relajante.8 La respiración (método bastante fácil de aprender), presenta gran versatilidad de uso en situaciones de estrés o de tensión frecuentes en los niños
diagnosticados de TDAH, permitiendo mejorar el autocontrol y reducir la impulsividad.

Para lograr obtener beneficios de estas técnicas es recomendable la generalización de lo aprendido en  las  sesiones  de  relajación  al  medio  habitual  de  los  niños  y  su

http://www.index­f.com/presencia/n15/p7855.php 5/7
4/5/2018 PRESENCIA

integración  en  las  actividades  cotidianas.  Estos  pueden  utilizar  estos  ejercicios  antes  de  un  examen  o,  en  casa,  antes  de  hacer  los  deberes,  por  ejemplo.  La
automatización  de  las  técnicas  mediante  la  repetición  de  las  mismas,  necesita  la  colaboración  de  los  padres  y  la  escuela  y  una  supervisión  necesaria  desde  los
servicios  de  salud.  Desde  estos  mismos  servicios  pueden  realizarse  sesiones  grupales  de  recuerdo  o  consultas  de  enfermería  de  seguimiento  para  la  valoración  del
uso de la relajación por parte de los niños y como apoyo a la colaboración parental.

Asimismo, la oportunidad que nos brinda el contexto de relajación debe ser aprovechada para introducir otras estrategias cognitivo­conductuales que ayudan a los niños
a mejorar el autocontrol y el autorreforzamiento, que influyen en el aprendizaje académico y social, deficitario en estos, a consecuencia del trastorno que padecen. La
enseñanza de estrategias para centrar la atención, la organización de la información, la frecuente revisión de lo que se domina, el establecimiento  de  tiempo  para  las
tareas,  las  prácticas  sistemáticas  de  ejercicios  para  afianzar  conocimientos  y  la  utilización  de  condiciones  favorecedoras,  como  el  establecimiento  de  rutinas,6  son
áreas de trabajo que pueden introducirse al finalizar la sesión de relajación, momento en el que los niños tienen una mejor disposición para la escucha y el aprendizaje.

La guía de referencia rápida del TDAH del Nacional Institute for Health and Clinical Excellence (NICE), elaborada por el Nacional Collaboring Centre for Mental Health de
Reino  Unido,  en  2008,13  aconseja  que  cuando  se  desarrollan  terapias  cognitivo­conductuales  en  grupo  se  deben  abordar  áreas  como:  las  habilidades  sociales,  las
técnicas de resolución de problemas, el autocontrol, las habilidades de escucha y el enfrentamiento a los sentimientos y expresión de los mismos. Para ello, se deben
utilizar estrategias de aprendizaje activo y dar refuerzos o recompensas al alcanzar elementos clave en el aprendizaje.13

Conclusión

        La  utilización  de  técnicas  de  relajación  muscular  progresiva  y  la  respiración,  constituyen  una  opción  de  intervención  para  los  niños  diagnosticados  de  TDAH  con
grandes posibilidades y que puede ser desarrollada por la enfermera, especialmente las enfermeras que trabajan en ámbitos comunitarios o educativos. La  necesaria
investigación en este campo, sobre todo en cuanto a las técnicas de relajación aplicadas de forma grupal para niños con este tipo de diagnóstico, ofrecerá en el futuro
más  datos  acerca  de  los  beneficios  de  las  técnicas  conductuales,  especialmente  de  la  relajación.  Actualmente,  tenemos  la  experiencia  clínica  y  la  observación  y
seguimiento  en  la  consulta,  que  nos  permite  constatar  la  utilidad  y  el  apoyo  que  brindan  estas  técnicas  a  los  niños,  a  los  padres  y  a  la  escuela,  lo  que,  a  su  vez,
justifica nuestra intervención y motiva nuestro continuo aprendizaje de mejora.

Bibliografía

1. Rebraca Shives, Louise. Enfermería psiquiátrica y de salud mental. Conceptos básicos. 6ª ed. Madrid: Mc Graw­Hill Interamericana; 2007,
2. Vallejo Ruiloba, Julio. Introducción a la psicopatología y a la psiquiatría. 6ª ed. Barcelona: Masson; 2006.
3. Quintero Gutierrez Del Álamo, Francisco Javier; Correas Lauffer, Javier; Quintero Lumbreras, Francisco Javier. Déficit de  atención  e  hiperactividad  a  lo  largo  de  la
vida. 2ª ed. Madrid: Janssen­Cilag; 2006.
4. Brown, Thomas. E. Trastorno por déficit de atención. Una mente desenfocada en niños y adultos. Barcelona: Masson; 2006.
5. Del Campo Adrián, Elena. Dificultades de aprendizaje e intervención psicopedagógica. Volumen I. Madrid: Sanz y Torres; 2002.
6. Del Campo Adrián, Elena. Dificultades de aprendizaje e intervención psicopedagógica. Volumen II. Madrid: Sanz y Torres; 2002.
7. Olivares Rodríguez, José; Méndez Carrillo, Francisco Xavier. Técnicas de modificación de conducta. Madrid: Biblioteca Nueva, 2010 (6ª ed.).
8. Labrador, Francisco J.; Cruzado, Juan Antonio; Muñoz, Manuel. Manual de técnicas de modificación y terapia de conducta. Madrid: Psicología Pirámide; 2008.
9.  CINTECO.  Psicología  clínica  y  psiquiatría  [sede  Web].  Madrid:  CINTECO.  Procedimiento  de  relajación  muscular  de  Koeppen.  Disponible  en:
http://www.cinteco.com/pacientes/material_recomendado/relajación_niños/ [Consultado el 23 de Agosto de 2011].
10.  Orientación  Andújar.  Recursos  educativos  accesibles  y  gratuitos  [sede  Web].  España:  Orientación  Andújar.  Programa­apoyo­hiperactividad­TDAH.  Disponible  en:
http://www.orientacionandujar.es/2009/01/20/programas­de­apoyo­especifico­tdah­rsl­y­tel/ [Consultado el: 23 de Agosto de 2011].
11. Gail Wiscarz, Stuart. Enfermería psiquiátrica: principios y práctica. Barcelona: Masson; 2006.
12.  MTA  Cooperative  Group.  A  14­month  randomized  clinical  trial  of  treatment  strategies  for  attention­deficit/hyperactivity  disorder.  The  MTA  Cooperative  Group.
Multimodal Treatment Study of Children with ADHD. Arch Gen Psychiatry. 1999;56(12):1073­1086.
13. National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE). Guía de referencia rápida. Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Diagnóstico y manejo del
TDAH en niños, adolescentes y adultos. Reino Unido: National Collaboring Centre for Mental Health; 2008.

http://www.index­f.com/presencia/n15/p7855.php 6/7
View publication stats

4/5/2018 PRESENCIA

Me gusta 0 Compartir Tweet


   

DEJA TU COMENTARIO     VER 0 COMENTARIOS Normas y uso de comentarios

Inicio | Qué es  Index | Servicios | Búsquedas bibliográficas  | Campus Findex | Investigación cualitativa | Evidencia científica | Hemeroteca Cantárida | Index Solidaridad | Noticias  | Librería | Casa de Mágina
| Invescom | Estudios Documentales  | Forestoma

FUNDACION INDEX Apartado de correos nº 734 18080 Granada, España ­ Tel/fax: +34­958­293304  

http://www.index­f.com/presencia/n15/p7855.php 7/7