Está en la página 1de 1

Las ganaderías que trabajan con inseminación artificial emplean a sus toros para detectar el celo en las reses.

Existen 2 tipos de toros calentadores: probador y penetrador. Conozca en qué se distinguen y cuál es más
ventajoso para su predio.

Debido a que la entrada en calor de las reses suele ocurrir en momentos inusuales como la noche o la
madrugada, los productores recurren al toro calentador para detectar la entrada en calor de las vacas.

Esta es la única función que cumple cuando intenta montar a una res. En general se trata de bovinos
jóvenes, que no sobrepasan los 14 meses y que tienen un importante apetito sexual.
(Lea: Recomendaciones teniendo en cuenta que los celos ocurren en la noche)

César Jiménez, médico veterinario y especialista en sanidad animal en Valle del Cauca, explicó que
estos toros se emplean en las ganaderías que trabajan con programas de inseminación artificial, IA.

“A los toros se les hace una desviación o fijación del miembro, aunque fisiológicamente siguen normales.
Cuando ellos detectan los celos, empiezan a montar las novillas. En ese caso, uno sabe cuáles puede servir”,
señaló.

Existen hasta 5 técnicas para desviar el pene del toro probador por medio de una cirugía. Esto se hace
con el fin de que no pueda penetrar a la vaca al momento de montarla porque su miembro está fijado o
desviado. (Reportaje: La importancia del toro calentador probador del celo en las vacas)

Por otra parte, según el médico veterinario Carlos Armando Canabal Narváez, el toro penetrador es aquel
que cuenta con todas las pruebas sanitarias vigentes y al cual se le ha realizado la caudoepidectomía bilateral
(vasectomía).

El experto aclaró en un artículo que este toro no puede preñar a ninguna vaca pero el hecho de
penetrarla antes y después de la inseminación, provocará alteraciones hormonales en un instante.

Esto no solamente hará más rápido el servicio de las hembras en celo, sino que también sincronizará el celo
para que todas puedan ser inseminadas en un lapso de 10 minutos. (Reportaje: Fallas y aciertos de los
ganaderos a la hora de detectar los celos bovinos)

El experto añadió que se requiere que los penetradores sean F1 y tengan una libido alta, que den golpe
de riñón con fortaleza. Los toros deben ubicarse en un potrero aparte, alejados de las vacas vacías.

Para Ariel Jiménez, coordinador de investigación y desarrollo de la Asociación de Criadores de Ganado


Cebú, Asocebú, la práctica del toro penetrador se aconseja menos porque pueden acarrear ciertos
inconvenientes.

“El problema de ese tipo de toros es que pueden contaminar a las hembras con enfermedades venéreas, por
tricomoniasis o campylobacteriosis o Diarrea Viral Bovina, eventualmente”, precisó. (Lea: Deficiencia
reproductiva en la ganadería puede deberse al toro)

El funcionario de Asocebú recomendó la implementación del toro probador y agregó que además de
desviar el pene, se debe practicar la vasectomía para evitar que pueda preñar las novillas ya que en
algunos casos estos individuos aprenden a acomodarse para lograr la penetración

“La técnica del toro penetrador no me parece adecuada porque puede afectar la salud reproductiva de la
novilla, porque si estos toros están con un grupo de novillas y han penetrado 2 o 3 y además uno no
está completamente seguro del estatus sanitario o de pronto se infecta con una novilla afectada por
alguna enfermedad, va a haber un riesgo de que ese animal vaya a contaminar el resto del ganado”,
puntualizó.

Reyesadrianyi@gmail.com 04126651763