Está en la página 1de 2

El Teatro Nacional, nombre que se le dio al Palacio de las Bellas Artes en su idea inicial,

este se encuentra en la Ciudad de México, proyecto original del Arquitecto Adamo Boari
comenzando su construcción en el año 1904 como atributo al centenario de la
independencia de México en 1910, año en que se proyectó su finalización inicialmente pero
debido a varios factores entre estos: La estructura y cimentación las cuales no eran las
adecuadas para el tipo de subsuelo pantanoso, el edificio se hundía y existían inundaciones
en su interior, la cual debía ser estudiada por el ingeniero Gonzalo Garita, especialista en
cimentación, otra razón es la Revolución Mexicana la cual encamino una crisis política y
social para el país, dando así poco presupuesto para seguir con la construcción del Teatro
Nacional debido al alto costo que este tenía, por ende se buscó la conservación del mismo y
se detuvo la construcción; por estas razones el italiano Boari, salió del país y retorno a
Europa en 1916 y estudio los mejores teatros donde encontró un nuevo movimiento
cultural y artístico, el Art Noveu, el cual buscaba imitar las curvas del humo de cigarrillo y
representar la flora y así indico que el teatro debía seguir este estilo arquitectónico, Boari
no regreso pero entrego su idea al Arquitecto Federico E. Mariscal, dejando el exterior a
poco de su finalización, con una cimentación donde se utilizó el sistema constructivo de
emparrillado de viguetas, con relleno de concreto lo que daba baja resistencia debido a la
naturaleza del suelo, estructura metálica, fachadas, ornamentación y herrería, un proyecto
ecléctico cuya condición se acentuaría con el largo periodo de construcción y los cambios
posteriores al proyecto original. Entregó 18 planos, 2 acuarelas y la memoria explicativa
del proyecto. Se realizaron varios intentos para continuar con la construcción en los años
1919 – 1928 pero en su totalidad y continuamente se retoma la construcción en el año 1930,
a cargo del arquitecto Mariscal, el cual modifico los planos parcialmente, elimino el hierro
innecesario para hacer más ligero el edifico y reducir el hundimiento del mismo, adecuo las
cúpulas e introdujo el estilo de Art Deco en el interior, y se cambió su nombre original a
Palacio de las Bellas Artes, finalmente se obtuvo su inauguración el 29 de Septiembre 1934
y es considerada la máxima casa de la cultura en México, y en 1987 la UNESCO lo declaro
monumento artístico.

Enfocando un poco más el diseño, estructura y materiales del palacio se puede inferir que
este está sobre una plataforma flotante con el fin de que no se hundiera, por otra parte
realizaron pozos y se descubrió una corriente de agua en dirección noroeste debajo del
edificio; así construyeron una ataguía con láminas de acero, para encausar el agua y luego
inyecciones de arena cal, y arcilla. La altura del edifico es de 53 metros hasta el espiral,
costa de cuatro pisos y un estacionamiento subterráneo, cuenta con 27 columnas en las
fachadas laterales, 23 esculpidas y 2 pilastras para los tres pórticos. Por otra parte los
materiales utilizados fueron el acero, concreto y mármol blanco esto fue para la fachada y
para el interior fueron mármoles mexicanos en diversas tonalidades.

En el interior del Palacio de las Bellas Artes se encuentran diversas esculturas, murales,
obras de arte de diferentes artistitas nacionales e internacionales, centrándose en artistas
clásicos y contemporáneos, de la misma manera se encuentran exposiciones de reconocidos
arquitectos, incluyendo fotografías, planos y modelos de obras importantes, una de las
esculturas más importantes que se encuentra son las cuatro esculturas de Pegaso hechas por
Agustí, y el techo que cubre el centro del edificio está hecho de cristal diseñado por el
húngaro Geza Maróti y representa las musas de Apolo.

El palacio de la las Bellas Artes tuvo una remodelación a cargo de Teresa Vicencio quien
tenía la dirección del Palacio en ese momento, tomo la decisión de sustituir los arquitectos
que estaban a cargo, en el 2010 se realizó la reinauguración, donde la remodelación fue
anunciada como modernización de la mecánica del escenario, pero no se realizó así, dado
que la intervención que se realizó destruyo una gran parte de la unidad estilística Art Decó,
la cual era característica del lugar, se destruyó de igual manera la acústica con la
implementación de escalones. Debido a todos los cambios se puedo concluir que se eliminó
en gran cantidad la decoración histórica que contenía este Palacio llevando el Art Decó a un
estilo Moderno. Y esto genero denuncias para el gobierno Mexicano y para la encargada
del recinto en ese momento.