Está en la página 1de 34

IMPARABLE

Inspirada en hechos reales, IMPARABLE es una descarga de adrenalina provocada por


una acción enloquecedora, marca de la casa del director Tony Scott, alrededor de gente corriente
que se ve expuesta a circunstancias extraordinarias. Un veterano mecánico ferroviario (Denzel
Washington) y un joven conductor (Chris Pine) luchan en una carrera contra reloj para detener
un tren incontrolado sin conductor, como si fuera un misil del tamaño de un edificio, y así evitar
que se produzca el desastre en una zona densamente poblada.
El 12 de octubre despierta con las habituales prisas de la madrugada en la Estación Fuller
de Wilkins, Pensilvania. El turno de noche está ansioso por irse a casa y los miembros de la
plantilla del turno de mañana se aprestan a entrar a trabajar, todavía con el café en la mano.
Cuando dos operarios se toman un descanso para engullir su desayuno, se ven interrumpidos y se
les pide que pasen uno de los más modernos trenes de la línea a una vía diferente. Parece que la
Estación Fuller va a recibir a un grupo de chicos de escuela primaria de visita de campo que
proviene de Olean, Nueva York. Disgustados pero sin inquietarse, los operarios de la estación se
disponen a la tarea de mover el 777, una completa bestia de tren, cuando uno de ellos toma la
desgraciada decisión de coger un atajo con la intención de realizar el trabajo más aprisa. Pero
más aprisa no siempre es lo más seguro, por lo que la nueva locomotora equipada con lo último
en sistemas informáticos y que arrastra treinta y nueve vagones, se transforma en un monstruo en
un abrir y cerrar de ojos.
A trescientos kilómetros por la vía, en la Estación de Migo en Brewster, el día comienza
con la misma rutina. Mientras se disponen a dejar su puesto, la vieja guardia de ferroviarios
comparte la última taza de café mientras se ocupa del papeleo. Mientras intercambian historias
de guerra sobre sosas actuaciones de inspectores y ayudantes novatos, Frank Barnes descubre
que su inspector es Will Colson, una nueva incorporación política. Frank no está para nada
contento con la situación, pero se guarda para sí su opinión al respecto. Una vez a bordo de la
1206, una vieja y dura locomotora de seis ejes, con muchos kilómetros encima, Frank se dedica a
su trabajo al cien por cien, dejando muy claro a Will que sus veintiocho años de servicio siempre
le ganarán a los cuatro meses de trabajo de Will en cualquier ocasión.
A pesar de las pequeñas circunstancias del día, nadie en las dos estaciones de maniobras
podía sospechar que la tarde pudiera convertirse en la aterradora y dura prueba que se les iba a
venir encima, una situación que pondría a prueba el coraje de dos hombres que se convertirán en
héroes extraordinarios.
El realizador Tony Scott es un maestro en acontecimientos cinematográficos, como
“Marea roja”, “El fuego de la venganza”, “Amor a quemarropa” y “Top Gun”, que mezclan una
acción trepidante con personajes finamente acabados, y que sumergen a los espectadores aún
más en la acción y el drama. Su último ejercicio, IMPARABLE, se suma a ese apreciable legado,
demostrando una vez más el formidable talento de Scott para combinar acción, personajes,
drama y emoción. “Es una película que comienza a cincuenta kilómetros por hora y termina a
doscientos por hora; es velocidad y más velocidad”, afirma Scott, quien admite que
IMPARABLE ha sido el proyecto más duro, tanto en lo físico como en lo mental, que ha llevado
a cabo. Pero Scott se refiere a algo más que a los desafíos de la logística de rodar a bordo de un
vehículo lanzado por una vía de ferrocarril a 80 kilómetros por hora, o a las secuencias de
especialistas de la película que detienen el aliento. Sentarse en el mismo espacio de dos metros
por tres a bordo de la 1206, de color amarillo y azul, durante casi toda la película, fue un
obstáculo en sí mismo, y conseguir que los personajes siguieran siendo interesantes dentro de esa
caja, fue una de las tareas más duras para el director. “Ésta ha sido la aventura más brillante y
exigente con la que me he encontrado puesto que tenía que contar una historia de personajes
dentro de algo que se desarrolla muy, muy rápido, “cuenta Scott. “Siempre se trata de la
interpretación, de cómo veo a estos dos personajes de un modo que no había hecho antes y de
ser sincero con lo que son”.
Para mantener el tono realista de la película y de los personajes, Scott evitó en lo posible
la utilización de imágenes generadas por ordenador, optando en su lugar por la acción real y la
destreza de algunos de los especialistas con mayor capacidad inventiva de la industria.
Un gran drama, sumado al talento dramático de Scott y a su maestría visual, sólo puede
conducir a un viaje salvaje y cautivador. “El verdadero desafío de IMPARABLE fue captar las

2
evoluciones de los personajes de Frank (Denzel Washington) y Will (Chris Pine) que llevan a
cabo este monumental viaje para tratar de detener este tren incontrolado”, dice el director.
“Aunque antes deben ponerse de acuerdo y resolver sus diferencias”.
Antes de que Scott pusiera su inconfundible sello al proyecto, las productoras Julie Yorn
y Mimi Rogers presentaron la idea de IMPARABLE al guionista Mark Bomback, que comenzó
con el concepto de un tren en el papel del malo de la película. “Al igual que sucede con muchos
niños, a mí me gustaban los trenes de pequeño”, cuenta Bomback, “aunque realmente no era un
fan. Comencé a desarrollar la película desde una perspectiva de completa ignorancia. Los trenes
son algo omnipresente, pero nunca te imaginas de hasta qué punto todo el país depende de ellos,
por lo que me parecía una situación interesante para una película. No se ha hecho mucho sobre
los trenes desde hace bastante, por lo que pensé que esta película sería una nueva manera de
presentarlos; los trenes pertenecen a la vieja escuela en tal grado que ahora son una nueva
escuela”.
El objetivo principal de Bomback al contar la historia era mantener un ritmo sin pausas.
“Queríamos que los espectadores pensaran que Frank o Will podrían morir en cualquier
momento y que la película aun así seguiría su curso”, afirma Bomback, “ya que los espectadores
comprenderían que el tren no descarrilaría, como mínimo, hasta el final de la película. De
manera que la cuestión era, ¿cómo mantienes ese grado de tensión? Yo hice lo posible para
mantenerme dentro de los límites del realismo y no ir demasiado lejos”.
Bomback trabajó en el guión a ratos durante dos años antes de que Tony Scott se uniera a
la empresa. El director afirma que fue la primera vez, y probablemente la única, en su carrera que
un estudio se hizo cargo de su primer borrador sin ninguna nota antes de armar el reparto y el
equipo. “El guión de Mark ha sido la trama que más jamás me haya atrapado tanto”, cuenta
Scott. “Yo volaba por las páginas. Los personajes se hicieron más fuertes a medida que se
desplegaba la historia, y la acción se ocupó de sí misma; va cogiendo velocidad y la tensión no
disminuye nunca”.
Scott se dirigió una vez más a su musa, el oscarizado Denzel Washington, para encabezar
su pequeño pero selecto reparto. IMPARABLE es la quinta colaboración entre ellos, después de
“Marea roja”, “El fuego de la venganza”, “Deja Vu” y “Asalto al tren Pelham 123”. Scott dice
de Washington: “En cada película que hemos realizado juntos Denzel y yo, siempre ha mostrado
un aspecto distinto de su personalidad. “Dentro de cada uno de nosotros, y en un momento dado

3
de nuestras vidas, todos asumimos personalidades diferentes, y Denzel es brillante en asumir la
personalidad exacta para un proyecto dado”.
“Yo confío en Tony, que es un gran realizador y disfruto trabajando con él”, afirma
Washington. “Tenemos buena afinidad; sé lo que persigue y él sabe como me gusta trabajar, y no
nos metemos el uno con el otro para realizar el trabajo. Tony es muy entusiasta y a su equipo le
encanta trabajar con él, de manera que con él todo resulta sencillo”.
Washington descubrió que había mucho que explorar en la enorme distancia, que abarca
la edad, la situación económica, la experiencia y la actitud, que había entre su personaje, Frank, y
el Will de Chris Pine. “Ésta es también una historia sobre la diferencia de edad”, especula
Washington, “cuántos negocios hoy en día se ven atrapados en el bajón económico, despidiendo
a tipos mayores para coger trabajadores más jóvenes y más baratos para que ocupen el lugar de
personal más experimentado. En esencia lo que hace Frank es enseñar al nuevo empleado a hacer
su trabajo, para que pueda ocupar su puesto”, explica Washington. “No hace falta decir que
Frank no está muy contento con ello”.
El tipo nuevo es Will Colson, interpretado por Chris Pine. Washington sugirió a Scott que
llamara a la estrella de “Star Trek”, y Scott estuvo de acuerdo, especialmente después de ver el
aclamado trabajo que hizo Pine en la obra “Farragut North”. Como hombre joven cuya vida
parece no ir a ninguna parte, Will no está seguro de casi nada. A su pesar, entra a trabajar en el
negocio familiar como nuevo empleado del ferrocarril AWRV.
“Will proviene de una familia de ferroviarios”, afirma Pine. “Al haber crecido a la
sombra de una familia que ahora son peces gordos en el ferrocarril, Will decide irse para seguir
su propio camino, pero cuando ve que éste resulta más difícil de lo esperado, vuelve su pueblo
sólo para darse cuenta de que llegar a casa es aún más difícil. Aun cuando tiene dudas, va a dar
lo mejor de sí en su trabajo para el ferrocarril… por ahora”.
Separado de su mujer y de su hijo después de que su temperamento le juegue una mala
pasada, Will se dirige al trabajo ese fatídico día sin ningún propósito particular. Sólo desea
acabar el trabajo. “El viaje de Will es el de un tío egoísta que deseaba encontrar el éxito por sí
mismo”, afirma Pine. “Se siente como que ha fracasado y por tanto hay mucho de odio a sí
mismo. Eso, sumado a la presión de su familia, y al aprendizaje con tipos resentidos que hacen el
trabajo lo más difícil posible, se convierte en un volcán”.

4
Con todas sus bravatas sobre las diferencias con la generación más joven, Frank Barnes
vive una existencia similar. Alejado de sus dos hijas, con las que quiere desesperadamente volver
a conectar, Frank sólo desea dedicar su tiempo al trabajo, mantener la cabeza gacha y terminar la
tarea. “Al igual que Will, Frank es alguien que ha dejado de valorar su propia valía, aunque por
razones muy diferentes, más profesionales”, cuenta Bomback. “Ha acumulado un gran bagaje de
conocimientos y habilidades con el correr de los años y de pronto se enfrenta a la idea de que
quizá no ha valido la pena tanto como se imaginaba”.
“Frank no tiene nada en contra de Will, en lo personal”, afirma Washington, “sólo que él
y personas como él, son la razón de que los ferroviarios más veteranos sean despedidos. No
ayuda mucho que el hermano y los tíos de Will sean personas importantes en el negocio. Como
lo describe Frank, Will no es más que un miembro del Club del Esperma con Suerte.
“Frank ni siquiera reconoce a los nuevos empleados”, sigue él. “No los ve, no existen.
Pero sucede, en este día en particular, que a Frank se le asigna un nuevo chico para que ocupe el
puesto de inspector. Cómo mecánico, Frank es sólo el maquinista, pero él siente como si la 1206
fuera su tren”.
El día que pasan juntos a bordo del 1206 comienza de manera poco tranquilizadora, con
los dos hombres centrados en cuestiones personales en vez del trabajo que tienen que hacer. Pero
antes de que pase la mitad del día, se dan cuenta de que deben dejar sus asuntos familiares y
entre ellos a un lado y concentrarse en el modo de detener el potente tren que se dirige hacia
ellos. A medida que se desarrolla la trama y el peligro es cada vez más aparente, los dos extraños
entablan una rápida amistad a un nivel más profundo de lo que hubieran esperado jamás. Aún
más inesperado y conmovedor resulta el modo en que cada uno de ellos examina su vida y llega
a conocerse como nunca antes. “Frank y Will deben unirse en estas adversas e intensas
circunstancias”, cuenta Washington. “Descubren más sobre sí mismos porque tienen que tomar
decisiones: ¿van a hacer algo con esto o no? Frank sabe que tiene que tratar de ayudar, pero Will,
al principio no está seguro, así es que tiene que tiene que ponerse las pilas”.
“Estos dos tíos se encuentran en el sitio equivocado en el momento equivocado”, dice
Bomback. “Se trata de una situación de vencer o morir. El joven inspector tiene experiencia
suficiente como para saber que de ninguna manera es seguro ir detrás de la locomotora, pero
¿tiene fe suficiente en alguien que ha estado trabajando en las vías durante treinta años como

5
para creer que pueden llevar a término el plan de Frank? Es ahí donde el conflicto entre ellos
alcanza su cenit y los dos se dan cuenta de que tienen que trabajar juntos”.
“Cuando Will se ve expuesto a esta situación extraordinaria, tiene que decidir entre
hacerse cargo, intentar salvar a estas dos poblaciones y ser desinteresado”, dice Pine. “Eso es lo
que Frank le enseña realmente. Will está tan envuelto en su propia batalla interior, que hace falta
una situación externa que lo obligue a salir de su propia piel, ser activo, dejar de pensar en sí
mismo y hacer algo por los demás, que es lo que en realidad termina ayudándole al final.
“Will es bastante obstinado”, añade Pine. “Él cree que sabe más, pero vemos que está
equivocado y que Frank tiene razón al cien por cien casi en todo. Él descubre que la vieja
guardia, que las viejas cabezas, como los auténticos ferroviarios los denominan, sí que saben un
par de cosas y al final respeta a Frank y a las mismas cosas que daba por sentado”.
Washington no se impresiona fácilmente, pero él describe a Pine como a alguien que va
hacia adelante y que tiene un verdadero futuro. Pine, a su vez, aprendió las lecciones observando
el trabajo de Washington, y las ha guardado para el futuro. “Denzel te aprieta y te aprieta para
que hagas un trabajo mejor”, afirma Pine. “Él es complicado en el mejor de los sentidos y aporta
tanto a la mesa que cada toma es distinta, cada una tiene una calidad distintiva y si estás presente
y prestas atención, puedes captar esas sutilezas que dan al personaje mayor profundidad. Denzel
es el mejor en lo que hace, de modo que seguí sus indicaciones”.
Mientras Frank y Will se enfrentan al peligro inminente, su único esparcimiento es la voz
de Connie Hooper (Rosario Dawson) en la radio. Situada en la Estación Mingo, donde la
locomotora sin control empezó el camino como una simple máquina, Connie es la voz de la
razón y de la dirección en todo el caos. “Connie representa una cara diferente del ferrocarril”,
afirma Bomback. “Ella es alguien que con el tiempo podría formar parte de puestos ejecutivos
puesto que es extremadamente capaz y ha utilizado el ferrocarril como una oportunidad para
coger el timón de su destino”.
“Connie es una mujer fuerte”, dice la actriz Rosario Dawson. “Tiene confianza en sí
misma y es positiva, sin resultar arrogante o pesada, lo que es de absoluta necesidad si quieres
tener éxito en un papel tradicionalmente masculino. La estación de trenes de maniobras es un
mundo absolutamente para hombres.
“Era un desafío asegurarse de que la voz de Connie pudiera llegar a todos los hombres
que se encontraban a su alrededor”, sigue ella. “No sólo a los hombres que supervisa, sino

6
también a los ejecutivos de la empresa. Tiene que hacerse oír y ser aceptada ya que en su trabajo
siempre hay vidas en juego”.
Incluso antes de que Connie se enterara de que un tren había salido de la estación sin
control esa fresca mañana de octubre, su día se ha estrenado con un comienzo muy poco estelar.
Mientras llega tarde al trabajo, se encuentra con un insípido inspector de seguridad de la
Administración Federal de Ferrocarriles enviado para ayudarla a recibir una visita de campo de
niños de escuela primaria que van a aprender seguridad ferroviaria, una labor que insume tiempo
y por la que ella no tiene ningún entusiasmo. Cuando el asistente de estación descubre algo de
humor en su tristeza, ella se descorazona aún más y se da cuenta de que este día va a resultar
particularmente largo. Si supiera…
“Ella es la voz de la razón en circunstancias muy dramáticas”, añade Dawson. “Aun
cuando debe seguir el protocolo descrito en algún manual lleno de polvo, tiene que hacerse
cargo, poner los pies en la tierra y salir adelante y tomar decisiones con una confianza que no
tiene, necesariamente, cuando se trata de un tren del tamaño del Edificio Chrysler disparado
como un misil hacia una densa población”.
Los tres actores principales admiten que el tren imparable, el 777, se roba todas las
escenas. “El 777 es la verdadera estrella de la película”, dice Washington con su característico
aplomo. “Es el tiburón de ‘Tiburón’. Es el monstruo de la sala que va a destruir gente, ciudades,
cualquier cosa, y todo lo que encuentre a su paso. Chris Pine y yo sólo somos secundarios. Todo
gira alrededor del tren, por eso la película se llama IMPARABLE”.
“El tren es además representativo de lo que sucede en la vida de Will”, añade Pine. “Al
principio todo parece que va bien y de pronto todo se rompe en pedazos, cada vez más rápido”.
“Nosotros le llamábamos (al tren) ‘La bestia triple 7’, cuenta Tony Scott. “Tiene su
propia voz. Es como el tiburón de ‘Tiburón’ o el coche de ‘Christine’ (el cuento de Stephen King
de un vehículo encantado que aterroriza a una comunidad). Creamos una voz para La Bestia en
la post producción”.
Frank, Will y Connie no están solos en su batalla para detener a La Bestia. Connie tiene
el apoyo del ayudante de estación, Bunny, interpretado por Kevin Chapman, y a Werner, un
inspector de seguridad aparentemente fuera de lugar, interpretado por Kevin Corrigan, que justo
se encontraba de visita en la Estación Fuller esa fatídica mañana.

7
“Connie, Bunny y Werner miran a una pared llena de luces centelleantes”, explica
Dawson.”Cada una de esas luces representa la casa o la granja de alguien, una escuela, una
tienda. Frank y Will están ahí fuera observando cómo las casas y las tiendas de verdad pasan a su
lado y quedan atrás. Ellos viajan hacia atrás por la vía en un tren que cruje tanto que parece que
va a romperse en pedazos. Pero no les sirve de nada que suframos por ellos; necesitan que les
demos información para que puedan tomar decisiones razonadas. Cada uno de los grupos tiene
su punto de vista de lo que están experimentando y sólo a través de la comunicación podrán
conectarse los dos mundos”.
Después de que Connie descubre que un tren mercancías ha salido de la estación,
instintivamente decide pedir ayuda a otro ferroviario que tenga los pies en la tierra, el soldador
Ned Oldham interpretado por Lew Temple. Ned es una mariposa social al que le encanta
entretener a las damas con historias de hazañas, pero cuando se trata de su trabajo, se dedica
plenamente a ello.
“Ned es un frustrado mecánico de sofá”, según lo describe Temple. “Se conduce con
muchas bravatas y con estilo y es propenso a embellecer lo que hace en el ferrocarril, pero
cuando aparece una oportunidad en la que realmente pueda salvar el día, su entusiasmo es
máximo. Connie le da órdenes y él no para. Pasa por barricadas, conduce por el campo, se
convierte en la caballería. Puede pasarse un poco, pero en el momento crítico, está ahí. La
capacidad de los humanos de sobreponerse a sí mismos, eso es lo que verdaderamente resulta
genial en esta historia”.

ACERCA DE LA PRODUCCIÓN
Ya un veterano de las películas de acción, Denzel Washington sabe exactamente hasta
dónde puede hacerse cargo de su trabajo de especialista. Sin nada que probar después de decenas
de películas, tiene muy claro lo que hará y lo que no hará, y como director él mismo, sabe lo que
hace falta en términos de acción de primeros planos. Pero incluso alguien como Washington no
pudo resistirse a tomar parte en el elaborado trabajo de especialistas de la película atraído por el
encanto y la pasión por la verisimilitud de Tony Scott. “Debo de estar loco”, dice riendo
Washington, intentando explicar por qué diablos estuvo de acuerdo en correr por encima de un
tren en movimiento para una de las numerosas escenas de acción de plató de la película. “El tren
va por la vía a 80 kilómetros por hora, yo corro por el techo, un helicóptero sobrevuela a treinta

8
metros encima de mí, yo estoy colgado a un lado; ¡es de locos! Me puse muy contento cuando mi
especialista se fue de la ciudad porque en ese momento supe que Tony ya no me pediría que
hiciera su trabajo” dice bromeando.
Scott al principio pidió a Washington que corriera por un vagón de tren de plataforma
baja para que pareciera el techo del tren. Poco a poco, pero con seguridad, Washington comenzó
a sentirse cómodo con el movimiento y antes de que se diera cuenta de lo que estaba pasando,
Scott cambió de la plataforma baja a un vagón de tren de verdad sujeto con un sistema de arneses
y poleas. “Tony es muy astuto; no dijo nada”, recuerda Washington. “Me fueron preparando y
antes de que me diera cuenta, terminé corriendo encima del tren. Los trenes son mucho más altos
de lo puedas imaginarte. Y los pilotos de los helicópteros (Alan Purwin y Fred North) estaban
haciendo slalom entre los árboles y los vagones de tren, subiendo y bajando y por todos lados”.
Como cuenta Chris Pine, “esos son momentos incitadores a la micción”, dice riendo (el
especialista Clay Donahue Fontenot dobló a Washington en las escenas más peligrosas que el
estudio –y el seguro– no permitían).
“Cuando lees un guión, olvidas que de verdad tienes que hacer lo que está escrito en las
páginas”, dice Pine. “Tanto si eso significa que todas las escenas en las que participas tienen
lugar en la cabina de un tren, como si tu personaje salta desde la parte de atrás de un camión que
va a 80 kilómetros por hora a un tren que va más rápido todavía”.
En una escena angustiosa, Will lucha valientemente por enganchar las juntas de dos
vagones en movimiento mientras le cae encima grano de un vagón lleno de grano. “El
especialista que me doblaba, Daniel Stevens, era increíble”, cuenta él. “Se resbaló la primera vez
y tuvo que hacer uso de su fortaleza, de la parte superior de su cuerpo, para no ser arrastrado
debajo del lastre, ¡pero él lo hizo cinco veces!”.
En otra escena, Pine quedó atrapado en el firme de un camión que iba junto a la carretera
en paralelo a las vías, simulando el salto de su especialista desde el camión al tren. Aun cuando
la producción no permitía que Pine realizara la escena él mismo, sí que tuvo que subir a una caja
de herramientas de metal montada en el lecho y simular el salto. “Sólo tuve que fiarme del
conductor y colgarme jugándome la vida”, recuerda Pine. “Lo pasé fatal, y aun sabiendo que sólo
estaba simulando el salto, sentía el estrés de saber que Tony tenía cuarenta cámaras rodando y un
helicóptero volando por encima. Desde luego, que yo quería hacer un buen trabajo y hacerlo

9
delante de la cámara correcta, así que hubo un segundo en el que salí catapultado y gracias a
Dios el arnés me cogió justo a tiempo”.
Obviamente, la exigencia más grande en la interpretación de cualquier escena de
especialista, era el tren”, cuenta el coordinador de especialistas Gary Powell. “Tanto si se trataba
de un especialista como de un actor, tomamos las mismas precauciones porque si alguien se cae,
el tren no va a parar. Desde las ruedas de hierro girando delante de tu cara hasta el ruido
ensordecedor del metal sobre el metal, cuando tienes un par de toneladas de acero moviéndose a
60 kilómetros por hora por la vía, todo resulta muy intimidatorio. Pero las escenas de especialista
que hicimos para esta película fueron reales, lo cual resulta raro en estos tiempos, con tantas
imágenes generadas por ordenador. Hicimos la película siguiendo la vieja escuela con auténticos
especialistas saltando de un camión a un tren en marcha, corriendo por encima de él y colgando
por los costados con el lastre a centímetros de la cabeza de alguien, la verdad es que eran
auténticos especialistas”.
Washington y Pine, al igual que el director, investigaron a fondo el mundo en el que se
iban a sumergir. Los dos actores no sólo pasaron tiempo con Scott y el guionista Mark Bomback
discutiendo acerca de los personajes y de la trama, ambos actores pasaron semanas recorriendo
estaciones de maniobras de trenes para comprender las diversas ocupaciones, desde el jefe de
estación hasta el inspector, aprendiendo de verdaderos profesionales, no simplemente la
terminología, sino la experiencia práctica de conducir una locomotora y algunas de las tareas
más peligrosas, enganchando y desenganchando vagones individuales.
Después de comprometerse con el proyecto, Tony Scott se dirigió primero al diseñador
de producción Chris Seagers y a la directora de localizaciones Janice Polley para que le ayudaran
a tejer el tapiz visual. Él comienza el proceso uniendo imágenes que le recuerden el aspecto, la
textura y las emociones que desea para la película. Para Scott, que es artista y pintor él mismo,
estas imágenes explican lo que las palabras no pueden decir.
La primera preocupación de Seagers era encontrar los trenes adecuados. “Obviamente,
había muchas cosas, pero los trenes eran nuestra prioridad”, cuenta ella, “el tamaño, el aspecto,
el color. Eso, a su vez, nos hizo tomar conciencia de la época del año en que íbamos a rodar, por
lo que el color era esencial. Tuvimos que comprobar cómo interactuaban los trenes. Antes de que
pudiéramos realmente ver nada desde un punto de vista artístico, tuvimos que considerar las
cuestiones políticas dentro del mundo de los trenes puesto que cada empresa tiene su propio

10
look. Luego comenzamos a buscar los trenes, asegurándonos de que tendríamos el tipo de tren
correcto. La mayoría de nosotros pensamos que un tren es un tren, pero una vez que estás dentro,
descubres la cantidad de tipos y modelos que existen. Cuando los ferrocarriles los compran
nuevos a la fábrica, los adaptan según sus deseos para sus propias necesidades específicas.
“Al final terminamos alquilando cuatro 777 y convirtiéndolos a todos en trenes de
conducción ciega”, continúa diciendo. “Hicimos exactamente lo mismo con uno de los 1206, que
tuvo que ser manejado por control remoto tanto si el maquinista estaba o no a bordo del tren.
Dado que el 1206 es un modelo mucho más pequeño, más compacto, utilizamos el mismo tipo de
pantallas de tela que ponen los anunciantes en los autobuses. Todo lo que ves desde fuera es el
trabajo de pintura del anuncio sobre el autobús, no puedes ver nada del interior, lo que resultó
muy eficaz”.
El equipo de Seagers construyó varias partes de plató que asemejaban lo que él denominó
“partes y trozos” de las máquinas del 1206 y del 777. “Fue más o menos como un puzle”, afirma
él. “Cuando quedó claro que no podríamos realizar ciertas escenas e interpretaciones de
especialistas en los trenes reales, tuvimos que fabricar partes de máquinas y diferentes vagones y
montarlos en nuestro vehículo de vías altas para que se pareciera al tren, pero teníamos que
diseñar cada pieza de modo que funcionara desde detrás del tren o de la locomotora. Nunca
podíamos utilizar nada delante de un tren en marcha; siempre teníamos que acoplarlo detrás”.
A medida que el equipo de producción llegaba a Canton, Ohio, Seagers y sus pintores
trabajaban sin desmayo para que el 1206 y el resto de la flota AWVR quedara listo para empezar
a trabajar el primer día de producción. Mientras avanzaba el rodaje, los trenes ya estaban más
sucios y mostraban el desgaste normal del viaje, así como las adecuadas etapas de daño descritas
en el guión.
“Como primera medida, Tony me mostró imágenes de Montana”, cuenta la productora
asociada y directora de supervisión de localizaciones Janice Polley, una socia de Scott desde
hace mucho tiempo, “las montañas, las rocas escarpadas, las abiertas llanuras, algo así como uno
de sus anuncios de Marlboro. Pero luego él vio una foto de la vía elevada de la línea Wheeling &
Lake Erie donde hace una curva en Bellaire, Ohio. El resto de las localizaciones evolucionó a
partir de ahí.

11
“También se inspiró en el look del Rust Belt”, explica ella, “pero no quería que la vista
industrial se alterara mucho. La idea de que el tren pasara por el bello campo y por estos
pequeños pueblos que han visto mejores días, era mucho más interesante para él”.
Polley y su equipo se sintieron, de alguna manera, limitados en su búsqueda cuando
descubrieron que todas las redes de vías grandes no estaban disponibles. Una vez que
encontraron vías más pequeñas, en las que se pudieran reordenar los horarios de los trenes, el
departamento de localizaciones comenzó a buscar a fondo. Algunas de las secuencias más
importantes del guión tienen lugar en una vía muerta, la zona en la que un tren puede salir con
seguridad de la vía principal, algo similar a la salida de una autopista.
La fotografía principal comenzó en Brewster, Ohio, en la Estación de Ferrocarril de
Brewster, un poco al sur de Canton el lunes 31 de agosto de 2009. Después de una semana de
rodaje en la estación de Ferrocarril Wheeling & Lake Erie, el reparto y el equipo se dirigieron al
norte, a Pensilvania, estableciendo sus oficinas en Bradford, Pensilvania, a unos ocho kilómetros
al sur del límite entre Pensilvania y Nueva York. Todos los días, el equipo viajaba a zonas
remotas de la vía de carga del WNYP (Western New York & Pensilvania), algo más de una hora
en coche en el campo de Pensilvania, a pueblos como Port Allegany, Eldred, Turtlepoint,
Blanchard y Emporium, así como al norte de Olean, Nueva York. El 10 de octubre, la compañía
desplazó su base a State Collage (Estado de Pensilvania), donde de la noche a la mañana hacía
un frío glacial. Pensilvania Central experimentó una tormenta de nieve a finales de la primera
semana de rodaje, lo que interrumpió la producción durante varios días. Hectáreas y hectáreas de
sierra de brillantes colores, kilómetros de rojos, naranjas y amarillos que cortan el aliento, se
convirtieron en marrón lodo mientras las hojas se congelaban en los árboles y el otoño pasó a ser
invierno de la noche a la mañana. Aquí, la compañía utilizó las vías de Nittany Bald Tagle, que
va de Tyron a Lock Haven, cumpliendo servicio a Port Matilda, Martha’s Furnace, Milesburg y
Bellefonte, Pensilvania. La compañía aprovechó la hospitalidad del pequeño ferrocarril y utilizó
cada villorrio disponible. A continuación, hubo un traslado hacia el sur, a varios pueblos
fronterizos en el sureste de Ohio, a lo largo del Ferrocarril Wheeling & Lake Erie, como Bellaire,
Martin’s Ferry, Mungo Junction y Steubenville. Mientras se rodaba en la zona, la mayor parte
del equipo se quedó en Wheeling, Virginia Oeste (algunos en el bello paraje Oglebay Resort), o
en las cercanías de St. Clairsville, Ohio, donde se unen Ohio, Virgina Oeste y Pensilvania. La

12
última semana de producción, transcurrió en el espacio del Mogul Mind Studio, en la ciudad de
Pittsburg. La producción acabó la fotografía principal el 18 de diciembre.
En Emporium, la compañía rodó un descarrilamiento de tren real, una secuencia con
grandes efectos especiales que mantuvo cerrada la intersección principal de la pequeña población
durante más de cinco horas.
“Tuve suerte de disponer de todos esos juguetes y poder rodar en una situación lo más
real posible”, afirma Scott. “También utilizamos varios helicópteros en muchas escenas, dos de
los cuales llevaban cámaras rodando todo el tiempo. El rodaje del tren realmente ayuda a que los
espectadores experimenten lo que sienten los personajes moviéndose en elementos reales. No es
posible conseguir ese tipo de energía rodando en el plató”.
La compañía había utilizado ocho locomotoras y unos sesenta vagones de tren
individuales para cuando todo terminó, todo lo cual se mantuvo como es debido, con cambios de
frenos e inspecciones periódicas, tal como ocurre en esa industria. Trabajar en la película se
parecía mucho a llevar un pequeño ferrocarril. Debido a las inclemencias del tiempo, las largas
horas de trabajo y todas las exigencias de los trenes para el rodaje, los ingenieros decidieron
mantener las locomotoras funcionando veinticuatro horas al día, siete días a la semana.
Cuando la compañía se trasladaba de una localización a otra, también el departamento de
trenes trasladaba su pequeño ferrocarril. Al igual que los aviones, los automóviles y los
camiones, cada máquina y los vagones individuales tienen su propio número de identificación,
no hay dos iguales. Para no confundir a los funcionarios de las reglamentaciones federales con
los distintos dobles de las dos locomotoras y algunos de los vagones de carga, el departamento
de arte de Seagers creó grandes carteles magnéticos con el número real de cada vagón y su marca
de registro de origen.
El director de fotografía, Ben Seresin, estuvo a cargo de la mecánica del día a día del
rodaje de la película. IMPARABLE es la primera colaboración de Seresin con Tony Scott, pero
quedó claro desde el momento en que se conocieron que Seresin tendría que mantener el intenso
paso de Scott. “Las películas de Tony tienen una dinámica muy específica”, afirma Seresin. “A
él le gustan las grandes imágenes y su estilo de rodaje se presta al tipo de películas que hace. Es
muy organizado, entiende de iluminación y muestra un entusiasmo sin límites. Trabaja al cien
por cien hasta la última toma, día tras día.

13
Además se levanta a eso de las dos de la mañana todos los días para dibujar detallados
croquis de cada toma”, dice riendo Seresin, “así que lo bueno para mí es que ya ha tomado un
montón de decisiones sobre los aspectos visuales al llegar al plató y ya sabe exactamente lo que
quiere. El desafío es cómo poder darle lo que quiere en un tren en marcha”.
Todos los días, el equipo de cámara colocaba de seis a doce cámaras en el tren, en las
plataformas estacionarias y en las vías. Si la secuencia implicaba una escena de diez minutos, el
tren puede que tuviera que viajar ocho kilómetros por la vía, por lo que se necesitarían aún más
montajes de cámaras. Cada escena era diferente y había que calibrar cada cámara por separado,
de una en una, para poder captar la exposición precisa necesaria por la ubicación específica de la
cámara.
“Nos movíamos en seis exposiciones distintas y en seis ángulos diferentes de una toma”,
cuenta Seresin, “por lo que la escala del campo de rodaje es enorme. Intentar comunicarme con
mi equipo, que se extendía por la vía durante kilómetros sólo exacerbaba la complejidad de la
situación”.
Aunque la mayor parte de las escenas de la película son exteriores, Scott y Seresin
siguieron la misma paleta de color natural durante toda la producción, incluyendo los interiores.
“No queríamos que nada pareciera demasiado perfecto o estilizado”, dice Seresin. “La historia
tiene lugar en el mundo real y va desde una estación de trenes pasando por bellos paisajes y por
una parte más bien marchita del campo, y pensamos que el look debía mantenerse acorde con
cada una de esas localizaciones”.
IMPARABLE tiene lugar en un solo día, con algunas de las escenas de acción más
arrolladoras desarrollándose en el espacio de dos horas. La compañía realizó el rodaje en tres
meses y medio, desde finales del verano y en otoño e invierno, estaciones en las que el tiempo es
de los más diverso y errático. “El cambio de estación, obviamente supone complicaciones”,
admite Seresin. “No hay duda de que la historia comienza con hojas verdes en las calles y hacia
el final hay nieve, pero te da una idea de transición”, afirma él, “del mismo modo que uno
conduce por el campo y de pronto experimenta un tiempo intenso, sólo que más rápido, giras en
la esquina y apareces en un valle con una luminosidad radiante. Esto es lo mismo. Como el tren
está en marcha, estos cambios realmente ayudan a crear una sensación de distancia y de estar en
un viaje”.

14
Junto con sus cámaras en tierra y las cuatro cámaras principales en el tren, Seresin y Scott
también utilizaron vehículos de alta velocidad en vías como el coche cámara Pursuit System
Porsche Cayenne, equipos de motocicleta, quads, y dos helicópteros pilotados por Alan Purwin y
Fred North, supervisado por David B. Novell, ASC, director de fotografía aérea, y su técnico de
cámara Scott C. Smith.
Los dos helicópteros estaban equipados con cámaras Cineflex de alta definición. “La
extensión de esta película es muy grande para la unidad aérea”, explica Novell. “Rodamos todos
los días que el tren estaba en marcha, tanto si llovía como si hacía sol. Normalmente rodamos
unos días o una semana por aquí y por allí. Estar en el plató todos los días no es algo habitual,
especialmente cuando Tony está utilizando los dos helicópteros como cámara o como transporte
de imágenes de manera intercambiable. Tanto si rodamos acción para la unidad principal como
para cobertura de noticias, o tanto si las cámaras en tierra nos cubren como parte de la propia
película, siempre estamos en el aire”.
En uno de los momentos más intensos de la película, el tren bordea una curva muy
cerrada, pero la vía estaba estrictamente regulada para velocidades inferiores a veinte kilómetros
por hora. “Tony se resistía realmente al uso de imágenes generadas por ordenador cuando
apareció este tipo de problemas”, cuenta Seresin. “Cuando te ves acorralado, a veces se te ocurre
una gran idea”. Él recurrió a lo que denomina “el viejo truco del humo y los espejos”, para
aumentar la intensidad de la escena del tren.
Bajo la maestra batuta de Scott, IMPARABLE combina una emoción continua con la
interacción entre dos personajes reconocibles, Frank y Will, quienes comienzan su día de la
manera más corriente posible y lo terminan como héroes. Y, concluye Scott, la película llevará a
los espectadores junto a Frank y Will en su viaje. “Creo que esta película es ésa en la que
comienzas acomodado bien atrás en tu asiento y terminas sentado en el borde. IMPARABLE
tiene una tensión que nunca te deja respirar”.

SOBRE EL REPARTO
El actor premiado con un Oscar en dos ocasiones DENZEL WASHINGTON (Frank
Barnes) es un hombre en constante movimiento. Incómodo repitiendo personaje y nunca satisfecho
de éxitos previos, Washington busca siempre nuevos desafíos, y sus numerosos y diversos

15
personajes tanto en teatro como en cine así lo corroboran. Desde su encarnación de Trip, el
resentido esclavo fugitivo de “Tiempos de gloria”, hasta Steven Biko, el luchador por la libertad de
Sudáfrica de “Grita libertad”, desde su personaje histórico en la tragedia de Shakespeare “Ricardo
III” hasta el granuja detective Alonzo en “Training Day”, Washington nos ha seguido asombrando y
entreteniendo con una rica selección de personajes que hace perfectamente suyos.
La pasada primavera, Washington regresó a Broadway, representando junto a Viola
Davis la obra “Fences”, de August Wilson, durante 14 semanas.
Washington ha protagonizado recientemente “El libro de Eli”, de Warner Bros, un
western post-apocalíptico que narra la lucha de un hombre por toda América para proteger un
libro sagrado que contiene el secreto para salvar a la humanidad. El año pasado, en junio de
2009, Washington apareció junto a John Travolta en el remake realizado por Tony Scott de la
película de 1974 “Asalto al tren Pelham 123”, para Columbia Pictures. “Pelham” cuenta la
dramática historia de un supervisor de las líneas de metro (Washington) que recibe la llamada de
un secuestrador (Travolta) que ha tomado el control de uno de los trenes y demanda un rescate.
En diciembre de 2007, Washington dirigió y protagonizó junto al oscarizado actor Forest
Whitaker “The Great Debaters”, un drama basado en la historia real de Melvin B. Tolson, un
profesor del Wiley College de Texas que en 1935 alentó a sus estudiantes del equipo de debate a
enfrentarse a Harvard en el campeonato nacional.
En noviembre de 2007, Washington protagonizó junto a Russell Crowe
“American Gangster”, dirigida por Ridley Scott. Esta película, basada en la
historia real del colosal imperio que regía un héroe de culto en las calles del
Harlem de los años 70 durante una de las guerras de la droga más cruentas
de Estados Unidos, llegó a recaudar 43,6 millones de dólares en su primer fin
de semana, consiguiendo Denzel el estreno más rentable de su carrera hasta
aquel momento.
En marzo de 2006, vimos a Washington en “Plan oculto”, del director
Spike Lee. Co-protagonizada por Clive Owen y Jodie Foster, esta película,
sobre un atraco perfecto a un banco, tuvo gran éxito en el fin de semana de
su estreno, recaudando 29 millones de dólares y constituyéndose en el
segundo estreno más rentable de Washington hasta esa fecha.
Casi llegando a su fin el año 2006, Washington entusiasmó al público

16
una vez más con la película de Touchstone Pictures “Déjà Vu”, donde el
actor volvió a trabajar con el director Tony Scott. En este romántico thriller a
base de flashbacks, Washington interpreta a un agente federal que viaja en
el tiempo para impedir que una mujer sea asesinada, enamorándose de ella
en el transcurso de la historia.
En 2005, Washington volvió a sus raíces teatrales para interpretar a
Marcus Brutus en “Julio César” sobre los escenarios de Broadway. La obra
fue muy bien acogida tanto por la crítica como por el público.
En 2004, Washington colaboró con el director Tony Scott en “El fuego de la venganza”. En
esta película, Washington interpreta a un antiguo marine que es contratado para impedir que una
niña, interpretada por Dakota Fanning, sea secuestrada. Ese mismo año, también vimos a
Washington en “El mensajero del miedo”, un actualizado remake del clásico filme de 1962, para
Paramount Pictures. En esta película, dirigida por Jonathan Demme, Washington interpretaba, junto
a Meryl Streep y Liev Schreiber, al personaje que hizo famoso a Frank Sinatra, Bennett Marco, un
militar de la guerra del Golfo que tras volver del combate es incapaz de recordar lo que pasó pues ha
sufrido un lavado de cerebro.
Probablemente uno de sus trabajos más alabados por la crítica hasta la fecha ha sido su
interpretación premiada con el Oscar en “Training Day”, dirigida por Antoine Fuqua. La trama
gira alrededor de un veterano policía corrupto de Los Ángeles, interpretado por Washington, que
enseña a un agente novato de narcóticos, interpretado por Ethan Hawke, cómo funcionan las
cosas durante su primer turno de vigilancia por la ciudad. Esta película consiguió ser una de las
sólo dos que en el año 2001 se mantuvieron durante dos semanas como número uno de la
taquilla. En 2003, Washington apareció en “A contrarreloj”, dirigida por Carl Franklin. Washington
interpretó junto a Eva Mendez y Sanaa Lathan este thriller de misterio para MGM. Daba vida a un
jefe de policía de Florida que debía resolver un doble homicidio antes de que las sospechas del
crimen cayeran sobre él mismo.
Diciembre de 2002 supuso la fecha del debut en la dirección de Denzel Washington con la
película “Antwone Fisher: el triunfo del espíritu”. Esta película, basada en hechos reales e inspirada
en el best seller autobiográfico “Finding Fish”, narra la vida de Fisher, un problemático joven
marino, interpretado por el flamante Derek Luke, mientras se reconcilia con su pasado. La película
logró el reconocimiento de la crítica y fue premiada con el Premio Stanley Kramer por el Sindicato

17
de Productores de América, obteniendo asimismo el premio de la NAACP a la mejor película y al
mejor actor de reparto para Washington. Asimismo, en 2002, Washington apareció en “John Q”,
una historia sobre un padre sin recursos económicos cuyo hijo necesita un trasplante de corazón. El
filme consiguió el récord de taquilla de películas estrenadas durante el fin de semana del Día del
Presidente, recaudando 24,1 millones de dólares. Este filme le valió a Washington el Premio
NAACP Image al mejor actor de largometraje.
En septiembre de 2000, Washington protagonizó el éxito de taquilla (con una recaudación
de 115 millones de dólares en el mercado nacional) “Titanes, hicieron historia”, de Jerry
Bruckheimer, una película basada en hechos reales sobre la integración racial en un equipo de fútbol
de un instituto de Alexandria, Virginia, en 1971. Anteriormente, ese mismo año, había
protagonizado “Huracán Carter”, de Universal, trabajando de nuevo con el director Norman
Jewison. Washington recibió un Globo de Oro al mejor actor y fue candidato al Oscar (su cuarta
nominación) por su interpretación de Rubin “Hurricane” Carter, el boxeador que fue campeón del
mundo de peso medio en los años 60, encarcelado erróneamente en dos ocasiones por el asesinato,
el 17 de junio de 1966, de tres blancos en un bar de New Jersey.
En noviembre de 1999, Washington protagonizó “El coleccionista de huesos”, de Universal,
adaptación de la novela de Jeffrey Deaver sobre la búsqueda de un asesino en serie, que co-
protagonizó Angelina Jolie y dirigió Phillip Noyce. Washington interpretaba aquí a un experto
forense de la policía tetrapléjico.
En 1998, Washington apareció en el thriller de Warner Bros. "Fallen”, dirigida por Greg
Hoblit, y en “Una mala jugada”, que dirigió Spike Lee para Touchstone. Asimismo, volvió a
trabajar con el director Ed Zwick en el thriller sobre terrorismo “Estado de sitio”, de 20th Century
Fox, co-protagonizado por Annette Bening y Bruce Willis.
En el verano de 1996, protagonizó el drama militar, muy bien acogido por la crítica, “En
honor a la verdad”, de Ed Zwick, también director de Washington en “Tiempos de gloria”.
Washington interpretaba al teniente coronel Nathaniel Serling, oficial de la unidad blindada en la
Guerra del Golfo, a quien le encargan investigar unos contradictorios informes sobre la primera
mujer candidata a la Medalla de Honor. Posteriormente, ese mismo año, Washington actuó junto
a Whitney Houston en la comedia romántica dirigida por Penny Marshall “La mujer del
predicador”. Washington interpretaba aquí a un ángel que acude en ayuda del reverendo Biggs
(Courtney B. Vance), cuyas dudas sobre su capacidad para producir un cambio en su turbulenta

18
comunidad están afectando también a su familia.
En 1995, Washington actuó junto a Gene Hackman interpretando al segundo comandante
de la Marina Ron Hunter en la aventura de acción submarina dirigida por Tony Scott “Marea
roja”; interpretó al ex policía Parker Barnes, excarcelado de prisión para localizar a un criminal
generado por ordenador en el thriller futurista “Virtuosity”; y también fue el veterano de la
Segunda Guerra Mundial Easy Rawlins en el thriller romántico cuya acción transcurre en los
años 40 “El demonio vestido de azul” (producida por la compañía de Washington, Mundy Lane
Entertainment, junto con Clinica Estetico, de Jonathan Demme). La crítica aclamó su
interpretación de Malcolm X, el complejo y controvertido activista negro de la década de los 60,
cuya biografía dirigió el director Spike Lee en “Malcolm X”. Con un rodaje espectacular, llevado
a cabo en Estados Unidos y África durante seis meses, “Malcolm X” fue señalada por crítica y
público como una de las mejores películas de 1992. Por su trabajo, Washington obtuvo
numerosos galardones, incluyendo una nominación al Oscar al mejor actor.
Aparte de sus grandes éxitos en cine, Washington asumió un rol muy distinto en el año
2000. Produjo el documental de HBO “Half Past Autumn: The Life and Works of Gordon
Parks”, nominado a dos premios Emmy. Asimismo, fue productor ejecutivo de “Hank Aaron:
Chasing The Dream”, un documental de carácter biográfico para TBS que también fue candidato
al Emmy. Además, la narración que efectuó Washington de la leyenda de “John Henry” fue
nominada en 1996 a un Premio Grammy en la categoría de mejor álbum hablado para niños, y
ese mismo año fue galardonado con el NAACP Image por su trabajo en el especial infantil de
animación “Happily Ever After: Rumpelstiltskin”.
Natural de Mount Vernon, Nueva York, las expectativas profesionales de Washington se
encaminaban hacia la medicina mientras estudiaba en la Universidad Fordham. Durante una época
en la que fue orientador de un campamento de verano, Washington actuó en una de sus
producciones teatrales, y le picó el gusanillo de la interpretación; Washington volvió aquel año a
Fordham demandando la tutela de Robinson Stone, uno de los principales profesores del centro.
Tras graduarse en Fordham, Washington fue aceptado en el prestigioso American Conservatory
Theater de San Francisco. Después de un intensivo año de estudios de arte dramático, Washington
regresó a Nueva York tras una breve parada en Los Ángeles.
La trayectoria teatral de Washington empezó profesionalmente en Nueva York con el
festival Shakespeare in the Park, de Joseph Papp, al que rápidamente siguieron numerosas

19
producciones en el Off-Broadway, tales como “Ceremonies in Dark Old Men”, “When The
Chickens Came Home to Roost (donde interpretaba a Malcolm X)”, “One Tiger to a Hill”, “Man
and Superman”, “Otelo” y “A Soldier’s Play”, por la que obtuvo un Premio Obie. Sus apariciones
más recientes sobre el escenario incluyen las producciones de Broadway “Checkmates” y “Ricardo
III”, formando parte esta última obra del repertorio de 1990 del festival Shakespeare in the Park,
representado con carácter gratuito en el Teatro Público que auspició Joseph Papp en la ciudad de
Nueva York.
Washington fue descubierto por Hollywood al ser seleccionado en 1979 para intervenir en la
película de televisión “Flesh and Blood”. Pero fue su premiado trabajo en la obra “A Soldier’s
Play” lo que llamó la atención de los productores de la serie de televisión de NBC “St.
Elsewhere”, para la que Washington fue inmediatamente reclutado, interpretando en esta popular
y longeva serie al doctor Phillip Chandler. Otros trabajos suyos en televisión son “The George
McKenna Story”, “License to Kill” y “Wilma”.
En 1982, Washington volvió a interpretar su personaje de “A Soldier’s Play” en la versión
cinematográfica que dirigió Norman Jewison. Con el nuevo título de “Historia de un soldado”, la
interpretación de Denzel del soldado Peterson recibió las alabanzas de la crítica. A continuación,
Washington trabajó en “Power”, de Sidney Lumet; “Grita libertad”, de Richard Attenborough, por
la que recibió su primera nominación al Oscar; “For Queen and Country”; “A espaldas de la ley”;
“Heart Condition”; “Tiempos de gloria”, por la que ganó el Oscar al mejor actor de reparto, y
“Cuanto más, mejor”, de Spike Lee. Washington participó también en la película de acción y
aventura “Ricochet” y en la agridulce comedia “Mississippi Masala”, dirigida por Mira Nair.
Otros títulos cinematográficos en su haber son la adaptación cinematográfica realizada
por Kenneth Branaugh de “Mucho ruido y pocas nueces”, la controvertida película de Jonathan
Demme “Filadelfia”, junto a Tom Hanks, y “El informe Pelicano”, basada en la novela de John
Grisham.

CHRIS PINE (Will Colson) se ha revelado como uno de los actores jóvenes más
taquilleros de Hollywood. En 2009, le pudimos ver en el popular éxito de Paramount “Star
Trek”, dirigida por J. J. Abrams. Esta película narra los primeros días que acontecieron a James
T. Kirk y a todos los miembros de la tripulación en la nave USS Enterprise.

20
Actualmente trabaja en la producción de “This Means War”, donde Pine actúa junto a
Reese Witherspoon y Tom Hardy. En esta película, una vieja amistad entre dos hábiles agentes
secretos se convierte en una guerra total cuando se enamoran de la misma mujer. Dada su
relación de amor-odio, ambos agentes, altamente cualificados, utilizan maquiavélicas tácticas de
espionaje para sabotear los intentos del otro por atraer a la chica, intentando, al mismo tiempo,
detener a un temible enemigo del Estado. La dirección corre a cargo de McG y su estreno está
previsto en 2011.
Pine trabajó en la película de Paramount Vantage “Infectados”, del director Álex Pastor.
Esta película se centra en cuatro amigos que intentan huir de una pandemia vírica y del
consiguiente caos. Además, Pine prestó su voz a la película educativa de animación “Quantum
Quest: A Cassini Space Odyssey”, en la que interpretaba al personaje de Dave, un joven fotón
que es obligado a salir del sol y emprender un viaje de exploración.
Con anterioridad, Pine había co-protagonizado “Guerra de vinos”, del guionista y director
Randall Miller. Situada su acción en los años 70, la película está basada en la historia real de las
bodegas Chateau Montelena, que tras ganar una competición internacional de cata de vinos
lograron colocar al valle de Napa a la vanguardia del mundo del vino. Pine interpretaba aquí al
hijo del propietario de los viñedos, que logra salvar el vino y representa a Napa en el torneo
francés. En la película intervenían también Alan Rickman, Bill Pullman y Rachael Taylor. Pine
trabajó también en “Small Town Saturday Night”. Esta película trata sobre un joven que quiere
huir de la rutina de su vida provinciana y conseguir triunfar en el mundo de la música como
cantante y letrista. El proyecto, del guionista y director Ryan Craig, fue configurado inicialmente
en el Sundance Producers Lab en 2006.
Otra película co-protagonizada por Pine es el atrevido drama coral “Ases calientes”, de
Joe Carnahan, en la que Pine interpretaba a Darwin Tremor, el líder de una banda de asesinos a
sueldo formada por tres hermanos. Chris protagonizó también “Cita a ciegas”, junto a Eddie
Kaye Thomas y Jane Seymour. Esta comedia trata de cómo el amor puede lograr superar las
barreras culturales y físicas. Asimismo, Pine trabajó en la comedia romántica “Devuélveme mi
suerte”, junto a Lindsay Lohan, dirigida por Donald Petrie. Esta película cuenta la historia de una
privilegiada chica de la alta sociedad que intercambia su fortuna con un joven indigente tras un
casual encuentro.

21
En teatro, Pine ha representado recientemente ‘The Lieutenant of Inishmore’, de Martin
McDonagh, en el Mark Taper Forum de Los Ángeles. La revista del espectáculo Variety dijo del
trabajo de Pine que era “espantosa y espectacularmente bueno” e insistió señalando que “los
espectadores de ‘Inishmore’ habían presenciado el lanzamiento de lo que prometía ser una
carrera teatral verdaderamente excepcional”.
Pine recibió también excelentes críticas y una nominación al Premio Ovation en 2009 por
su trabajo en el drama ‘Farragut North’, que protagonizó junto a Chris Noth en el Geffen
Playhouse de Los Ángeles. Otros trabajos suyos sobre el escenario son la obra de Neil LaBute
‘Fat Pig’, también representada en el Geffen Playhouse, y ‘The Atheist’, un monólogo que Pine
ejecutó en el Off-Off Broadway.
Pine está graduado por la Universidad de California, Berkeley, donde se especializó en
Inglés, y ha estudiado arte dramático en el American Conservatory Theater y en la Universidad
de Leeds, en Reino Unido. Su amplia trayectoria teatral incluye actuaciones en producciones de
Our Town, American Buffalo, No Exit, Waiting for Godot y Orestes.
Los padres de Pine son los actores Gwynne Gilford y Robert Pine. Su difunta abuela,
Anne Gwynne, fue actriz de cine en los años 30 y 40.

ROSARIO DAWSON (Instructora Ferroviaria Connie Hooper) ha recibido muchos


elogios por sus innumerables trabajos junto a los actores y directores más taquilleros de la
actualidad, convirtiéndose en una de las actrices más solicitadas de Hollywood. Dawson obtuvo
un Premio Satellite por su interpretación de Mimi Marquez en la película musical “Rent”.
Recibió un nuevo reconocimiento en el ShoWest de 2007, donde fue nombrada mejor actriz del
año.
Dawson ha recibido recientemente, en 2009, el Premio NAACP Image en la categoría de
mejor actriz de largometraje por su actuación en “Siete almas” (junto a Will Smith), así como el
Premio Half-Life del CineVegas International Film Festival de 2008, junto con Don Cheadle,
Viggo Mortensen y Sam Rockwell.
Dawson actúa en la comedia romántica de MGM “Zookeeper”, junto a Kevin James,
Sylvester Stallone, Adam Sandler y Jon Favreau.
Dawson volvió a trabajar con el director de “Rent”, Chris Columbus, en la comedia
fantástica “Percy Jackson y el ladrón del rayo”, en la que también actuaban Uma Thurman,

22
Catherine Keener y Pierce Brosnan. Esta película recaudó 127 millones de dólares en todo el
mundo. También fue coprotagonista del thriller “La conspiración del pánico” junto a Shia
LaBeouf y Billy Bob Thornton, para Paramount/ Dreamworks, y protagonizó “El ave negra”, de
John Madden, basada en la célebre novela negra Killshot, junto a Mickey Rourke, Diane Lane y
Johnny Knoxville.
En 2008, Dawson protagonizó el drama político “Explicit Ills”, que se estrenó en el
SXSW Film Festival. Esta película obtuvo el reconocimiento de la crítica así como tres premios
del festival, incluyendo el Premio del Público.
Dawson trabajó con Quentin Tarantino en “Grindhouse”, una empresa conjunta formada
por dos filmes, uno dirigido por Tarantino y otro por Robert Rodriguez. “Death Proof”, la
película dirigida por Quentin Tarantino, fue elegida para competir en el Festival de Cine de
Cannes de 2007 y ha prorrogado su éxito a escala internacional.
Dawson protagonizó y produjo “Descenso”, dirigida por Talia Lugacy. Esta fue la
primera película que Dawson produjo bajo la enseña de su propia productora, Trybe Films.
“Descenso” se estrenó en el Festival de Cine de Tribeca en 2007, logrando excelentes críticas.
Dawson volverá a trabajar muy pronto con los directores Frank Miller y Robert
Rodriguez interpretando de nuevo a Gail en la secuela de “Sin City 2”, cuya producción está ya
muy avanzada.
Otros títulos en su haber son: “Clerks II”, de Kevin Smith; “Memorias de Queens”, de
Dito Montiel; la épica película “Alejandro Magno” (formando parte de un reparto estelar que
incluía a Colin Farrell, Angelina Jolie, Anthony Hopkins y Jared Leto), del director Oliver Stone;
la comedia de acción “Tesoro del Amazonas”; los dramas “El precio de la verdad” y “Chelsea
Walls”; las películas independientes “This Girl’s Life” y “Love in the Time of Money”; “La
última noche” y “Una mala jugada”, de Spike Lee; “Hombres de negro II”; “Pluto Nash”; “Las
aceras de Nueva York” y “Miércoles de ceniza”, de Ed Burns; “The First $20 Million is Always
the Hardest”; “Generación perdida”; “Esta chica me pone”; “Josie and the Pussycats”, y su debut
en la gran pantalla, “Kids”.
Asimismo, Dawson produjo un cortometraje de 15 minutos de duración titulado “Bliss
Virus”, escrito y dirigido por Talia Lugacy, y espera producir el siguiente largometraje de
Lugacy en un futuro próximo.

23
SOBRE LOS REALIZADORES
TONY SCOTT (Director) ha creado su propia seña de identidad como realizador de
películas de acción, dominando el equilibrio entre virtuosidad técnica y un exuberante sentido
del tempo cinematográfico. Scott, miembro del exclusivo club de directores que recaudan más de
mil millones de dólares, se ha erigido como uno de los más sólidos y elegantes realizadores del
popular cine de acción de Hollywood desde mediados de los años 80. Con múltiples proyectos de
alto nivel aún pendientes de estrenar y muchos más en desarrollo, Scott no muestra signos de
bajar el ritmo.
Más recientemente, Scott ha dirigido el éxito de taquilla “Asalto al tren Pelham 123”,
para Columbia Pictures. Antes de “Asalto al tren Pelham 123”, Scott había dirigido “Déjà Vu”,
que supuso la tercera colaboración de Scott con Denzel Washington y la sexta con Jerry
Bruckheimer. En 1995, Scott dirigió “Marea roja”, protagonizada por Washington y Gene
Hackman y producida por Bruckheimer, que recibió elogios de crítica y público. En 2004, Scott
dirigió de nuevo a Washington en el thriller de acción “El fuego de la venganza”, donde
actuaban también Dakota Fanning y Christopher Walken.
Scott debutó profesionalmente en 1983 con la moderna historia de vampiros “El ansia”,
protagonizada por Catherine Deneuve, David Bowie y Susan Sarandon. Esta película fue
adaptada en formato de trilogía para Showtime en 1998, dirigiendo Scott un episodio
protagonizado por Giovanni Ribisi y David Bowie. En 1986, Scott dirigió a Tom Cruise y Kelly
McGillis en el megaéxito “Top Gun”, cuyas sorprendentes secuencias aéreas contribuyeron a
hacer de la película un éxito mundial. Scott ratificó su lugar como uno de los principales
directores de acción de Hollywood al año siguiente con “Superdetective en Hollywood II”,
protagonizada por Eddie Murphy.
La habilidad de Scott para extraer oro de la taquilla a partir de una hábil combinación de
buen material y talento se hizo evidente en “Enemigo público”, de Touchstone Pictures. Scott se
reunió de nuevo con Gene Hackman y el productor Jerry Bruckheimer en este filme, un thriller
político protagonizado por Will Smith que se convirtió en uno de los mayores éxitos de 1998. En
2001, Scott dirigió “Juego de espías”, de Universal, un tenso y ambicioso thriller que reunió a
gigantes de la pantalla como Robert Redford y Brad Pitt. En 2005, tras años de desarrollo, Scott
llevó finalmente a pantalla su amado proyecto “Domino”, con un reparto estelar que encabezaba
Kiera Knightley, donde recreó la vida de la cazadora de recompensas Domino Harvey.

24
Otras películas dirigidas por Scott son: “Revenge” (1988), con Kevin Costner y Anthony
Quinn; “Días de trueno” (1990), protagonizada por Tom Cruise y Robert Duvall; “El último boy
scout” (1991), con Bruce Willis; la valorada por la crítica “Amor a quemarropa” (1993),
protagonizada por Christian Slater, Patricia Arquette y Christopher Walken, con guión de
Quentin Tarantino; y “Fanático” (1996), protagonizada por Robert De Niro y Wesley Snipes.
Nacido en Newcastle, condado de Tyne y Wear, Inglaterra, Scott estudió en la
Sunderland Art School, donde se especializó en pintura, en la rama de bellas artes. Mientras
realizaba un año de postgrado en el Leeds College, Scott empezó a interesarse por la
cinematografía, realizando “One of the Missing”, una película de media hora de duración, que
financió el British Film Institute, basada en un relato corto de Ambrose Bierce. A continuación,
se licenció en bellas artes por el Royal College of Arts y realizó otro filme a partir de un guión
original para el British Film Institute, “Loving Memory”, que financió Albert Finney.
En 1973, Scott se asoció con su hermano Ridley para formar la compañía de producción
de publicidad RSA, con sede en Londres. Durante la siguiente década, Scott creó algunos de los
anuncios más memorables y entretenidos del mundo, perfeccionando su técnica cinematográfica
y recogiendo todos los premios existentes en este campo, incluyendo numerosos premios Clio,
varios premios León de Plata y León de Oro del Festival Internacional de Publicidad en Cine y
Televisión de Cannes, así como el prestigioso Premio Designers & Art Directors de Londres. Al
mismo tiempo que dirigía publicidad, Scott hizo también tres películas para televisión: dos
documentales y un especial de una hora titulado “Author of Beltraffio”, a partir de la historia de
Henry James. En 2002, bajo la marca RSA, Scott produjo una serie de elegantes anuncios para el
fabricante automovilístico BMW protagonizados por Clive Owen. El propio Scott dirigió uno de
ellos, el titulado “Beat the Devil”, que protagonizaban Owen, James Brown y Gary Oldman.
En 1995, ambos hermanos decidieron fundar la productora de cine y televisión Scott
Free. Con oficinas en Los Ángeles y Londres, los Scott han producido películas como “El equipo
A”, “En sus zapatos”, “Tristán e Isolda” y la nominada por la Academia “El asesinato de Jesse
James por el cobarde Robert Ford”, protagonizada por Brad Pitt. También son productores
ejecutivos de la popular serie de CBS “Numbers”, que a principios de este año llega a su quinta y
última temporada, así como de la nueva serie “The Good Wife”, muy valorada por la crítica,
también de CBS.

25
Entre los trabajos que ha producido MARK BOMBACK (Guionista) destacan “La
montaña embrujada”, “La lista”, “La jungla 4.0”, “Constantine” (revisiones no incluidas en
créditos) y “El enviado”. Recientemente ha finalizado los guiones de “The Umbrella Academy”,
para Universal, “Agent Zigzag”, para New Line Cinema, y “Protection”, para 20th Century Fox,
así como una adaptación de la novela de Richard Ford The Sportswriter para el director James
Mangold.
Asimismo, Bomback imparte un curso de guión en su alma máter, la Universidad
Wesleyan. Reside en Nueva York con su esposa y sus cuatro hijos.

JULIE YORN (Productora) ha sido productora, ejecutiva y agente artístico en


Hollywood a lo largo de casi veinte años. En 2008, Yorn se unió a su habitual socio comercial
Rick Yorn para fundar una nueva compañía de producción cinematográfica y agencia artística,
que mantiene un contrato de derecho de visión preferente con Twentieth Century Fox.
Recientemente, Yorn se ha embarcado en la producción de “Red Riding Hood” para
Warner Bros. Esta película es una nueva versión del clásico cuento ‘Caperucita roja’ y está
protagonizada por Amanda Seyfried y dirigida por Catherine Hardwicke. Yorn está inmersa
actualmente en la preproducción de “We Bought a Zoo”, para Twentieth Century Fox. Cameron
Crowe dirige esta adaptación de las conmovedoras memorias de Benjamin Mee, a quien dará
vida Matt Damon.
Con anterioridad, Yorn había producido “Guerra de novias” para New Regency y Fox.
Protagonizada por Anne Hathaway y Kate Hudson bajo la dirección de Gary Winick, esta
película consiguió recaudar más de 114 millones de dólares en todo el mundo. Ese mismo año,
Yorn produjo también “Max Payne”, una oscura adaptación cinematográfica del popular
videojuego; la película está protagonizada por Mark Wahlberg y Mila Kunis, y en su estreno fue
número uno de taquilla. Otras recientes películas en su haber son “Atraco en la iglesia”, de Sony,
protagonizada por Ice Cube y Tracey Morgan; “The Cleaner”, con Samuel L. Jackson y Eva
Mendes; y la prestigiosa miniserie de televisión escrita por Larry McMurtry “Comanche Moon”,
precuela de la popular “Lonesome Dove”.
Entre sus anteriores trabajos destacan “El exorcismo de Emily Rose”, “Los renegados del
diablo”, “Come Early Morning”, “Sueños rotos”, “Muerte de un ángel”, “Eve’s Bayou” y “Una
última copa”.

26
Antes de dedicarse exclusivamente a la producción, Yorn había sido agente artístico
durante muchos años. Tras pasar una década trabajando para Industry Entertainment, en 1998
abandonó esta compañía para cofundar Artists Management Group junto a Rick Yorn y Michael
Ovitz. Posteriormente, Yorn fue socia gerente de The Firm durante siete años.
Además del área de producción de la que se encarga Julie, la compañía gestiona
actualmente una impresionante lista de clientes tales como Leonardo DiCaprio, Cameron Diaz,
Benicio del Toro, Justin Timberlake y Martin Scorsese, entre otros.
Natural de la ciudad de Nueva York y graduada por la Tulane University, Yorn reside en
Los Ángeles con su hija Sammi.

MIMI ROGERS (Productora) cuenta con muchos años de experiencia en la industria


cinematográfica, tanto delante como detrás de la cámara. Rogers es una consolidada actriz y
productora con más de veinte años de experiencia en cine y televisión, lo que incluye papeles
protagonistas en “El despertar de Sharon”, “La sombra del testigo” y “El amor tiene dos caras”.
Rogers y Chris Ciaffa fundaron Millbrook Farm Productions, que desde sus inicios, hace doce
años, ha producido varias películas muy premiadas.
“La aritmética del diablo”, protagonizada por Kirsten Dunst y Brittany Murphy, fue
producida en asociación con Dustin Hoffman. Esta película obtuvo dos premios Daytime Emmy,
al mejor director (Donna Deitch) y al mejor guión (Robert J. Avrech) de especial infantil, y
también fue nominada al mejor programa especial para niños. Ese mismo año produjo “Harlan
County War”, protagonizada por la ganadora del Oscar Holly Hunter, que fue nominada a dos
premios Prime Time Emmy así como al Globo de Oro a la mejor actriz. Otros títulos televisivos
en su haber son “My Horrible Year”, por la que el director Eric Stoltz fue nominado al Premio
Daytime Emmy en 2002, y “Charms for the Easy Life”, una película de Showtime basada en el
peculiar best seller de Kaye Gibbons, protagonizada por Gena Rowlands y Rogers, también
productora.
Millbrook está llevando a cabo varios proyectos con grandes estudios, lo que incluye
importantes artistas. Entre sus muchos proyectos destacan “Faking It in America”, basada en el
libro homónimo de no ficción sobre la estafa bursátil, para New Line Cinema; y “Dragster”,
financiada de forma independiente. Además de su amplio catálogo de películas, Rogers y Ciaffa
han realizado y producido episodios piloto para series de televisión tales como “Written in

27
Stone”, “Stay Home Dad” y “2 Minute Mysteries”. Actualmente están desarrollando la película
“Up for Renewal” para Lifetime.

ERIC McLEOD (Productor) cuenta con una amplia experiencia en el ámbito de la


producción pues ha sido productor, productor ejecutivo y director de la unidad de producción. Ha
sido productor ejecutivo en varias famosas producciones de Jerry Bruckheimer tales como “El
príncipe de Persia: Las arenas del tiempo” así como la segunda y tercera entregas de la saga
“Piratas del Caribe”: “El cofre del hombre muerto” y “En el fin del mundo”.
Con anterioridad, McLeod había producido la anhelada película “Tropic Thunder, ¡una
guerra muy perra!” y el gran éxito “Sr. y Sra. Smith”; y fue productor ejecutivo de “Dos
chalados y muchas curvas”, “El gato (Dr. Seuss’ The cat in the hat)”, “Showtime”, “El chico de
la burbuja” y “Austin Powers: Misterioso agente internacional”. También produjo “Austin
Powers 3: Miembro de Oro”, “La celda” y “Austin Powers 2: La espía que me achuchó”.
McLeod fue coproductor de “Luna sin miel” y “Amigas para siempre”, productor de línea
de “Corrina, Corrina” y “Ellas también se deprimen” y productor asociado de “Hilo mortal”.
También fue director de la unidad de producción en varios de los filmes anteriores, así como en
las producciones de Jerry Bruckheimer “Enemigo público”, “La cortina de humo”, “El gran mar
de los Sargazos” y “El despertar de Sharon”. McLeod empezó su trayectoria profesional siendo
coordinador de producción de “El Lágrima”, “Drugstore Cowboy” y “8 segundos”.

ALEX YOUNG (Productor), antes de su contrato de producción en Twentieth Century


Fox, era ejecutivo senior de producción en los estudios, ascendiendo finalmente a copresidente
de producción. Entre los numerosos filmes que Young ha supervisado en Fox destacan “X-Men
Orígenes: Lobezno”, “La jungla 4.0”, “X-Men 3: El enfrentamiento final”, “Los 4 fantásticos” y
“X-Men 2”.
Bajo su contrato de producción con los estudios, Young ha producido “El equipo A”, una
adaptación a la gran pantalla de la popular serie televisiva de acción y aventuras, dirigida por Joe
Carnahan y protagonizada por Liam Neeson, Bradley Cooper, Sharlto Copley y Quinton
“Rampage” Jackson. Young fue productor ejecutivo de “Predators”, una nueva y audaz entrega
del universo ‘Depredador’, realizada bajo los auspicios creativos de Robert Rodriguez; y de
“Wall Street: El dinero nunca duerme”, dirigida por Oliver Stone.

28
Antes de unirse a Fox, Young fue vicepresidente de producción en Paramount Pictures.

CHRIS CIAFFA (Productor Ejecutivo) fue asistente de dirección, trabajando en cine y


televisión durante más de diez años, antes de pasarse a la producción. Ciaffa y Mimi Rogers
fundaron Millbrook Farm Productions, que desde sus inicios, hace doce años, ha producido
varias laureadas películas.
“La aritmética del diablo”, protagonizada por Kirsten Dunst y Brittany Murphy, fue
producida en asociación con Dustin Hoffman. Esta película obtuvo dos premios Daytime Emmy,
al mejor director (Donna Deitch) y al mejor guión (Robert J. Avrech) de especial infantil, y
también fue nominada al mejor programa especial para niños. Ese mismo año produjo “Harlan
County War”, protagonizada por la ganadora del Oscar Holly Hunter, que fue nominada a dos
premios Prime Time Emmy así como al Globo de Oro a la mejor actriz. Otros títulos televisivos
en su haber son “My Horrible Year”, por la que el director Eric Stoltz fue nominado al Premio
Daytime Emmy en 2002, y “Charms for the Easy Life”, una película de Showtime basada en el
peculiar best seller de Kaye Gibbons, protagonizada por Gena Rowlands y Mimi Rogers,
también productora.
Millbrook está llevando a cabo varios proyectos con grandes estudios, lo que incluye
importantes artistas. Entre sus muchos proyectos destacan “Faking It in America”, basada en el
libro homónimo de no ficción sobre la estafa bursátil, para New Line Cinema; y “Dragster”, con
financiación independiente. Además de su amplio catálogo de películas, Rogers y Ciaffa han
realizado y producido episodios piloto para series de televisión tales como “Written in Stone”,
“Stay Home Dad” y “2 Minute Mysteries”. Actualmente están desarrollando la película “Up for
Renewal” para Lifetime.

Entre los títulos cinematográficos de RICK YORN (Productor Ejecutivo) destacan “El
aviador” y “Gangs of New York”, de Martin Scorsese, además de “El hombre lobo”.
Asimismo, la agencia artística de Yorn representa a Benicio Del Toro, Cameron Diaz,
Leonardo DiCaprio, Martin Scorsese y Justin Timberlake.

29
JEFF KWATINETZ (Productor Ejecutivo) es productor y agente artístico. Entre las
películas en las que ha trabajado destacan “Esta abuela es un peligro”, “Seguridad nacional” y
“El caballero negro”.

BEN SERESIN (Director de Fotografía) nació y se crió en Nueva Zelanda, de padre ruso
y madre neozelandesa. A los 18 años de edad se marchó a Australia para dedicarse al cine
profesionalmente. En este país fue ayudante de fotografía durante cuatro años antes de
trasladarse de nuevo, esta vez a Reino Unido. Seresin no poseía oficialmente una formación en
fotografía, pero aprendió observando el trabajo de eminentes maestros de la cámara, en particular
de Vittorio Storaro y Darius Khondji.
A los 17 años, Seresin trabajaba como técnico de iluminación en su primera película, y a
los 19, fue primer ayudante de cámara en una película australiana realizada con lentes
anamórficas. Durante los seis años siguientes, Seresin dividió su tiempo entre Reino Unido y
Australia, inicialmente como ayudante y después como operador. En 1992, Seresin se trasladó
definitivamente a Reino Unido para trabajar como director de fotografía en publicidad y
películas independientes.
En el año 2000, Seresin fue director de fotografía de la segunda unidad en “Lara Croft:
Tomb Raider” y al año siguiente filmó en la segunda unidad de “Terminator 3”, lo que asentó su
trabajo en Estados Unidos regularmente. Seresin pasó los años posteriores trabajando y viviendo
a caballo entre Estados Unidos y Reino Unido. En 2007, Seresin se hizo cargo durante cinco
semanas de la fotografía principal de “Piratas del Caribe: En el fin del mundo”, sustituyendo al
director de fotografía Dariusz Wolski, que tenía que iniciar otro proyecto.
El trabajo de Seresin en la película independiente “The James Gang”, su primera película
como director de fotografía, le valió el Premio Néstor Almendros Giovanni Autori della
Fotografia Cinematografico concedido por el Istituto Cinematografico Dell’Aquila, así como el
Premio A.I.C. (que otorga la Asociación Italiana de Directores de Fotografía.)
Seresin ha recibido numerosos premios por los anuncios que ha rodado y colabora
regularmente con directores de publicidad tan importantes como Frank Budgen, Ringan
Ledwidge y Fredrik Bond.

30
“Transformers: La venganza de los caídos” supuso el debut de Seresin en una película de
grandes estudios. Veremos su trabajo próximamente en “X-Men: First Class”, que dirige
Matthew Vaughn.

CHRIS SEAGERS (Diseño de Producción) empezó a trabajar con el director Tony Scott
como supervisor de dirección artística y diseño de producción en la parte correspondiente al
rodaje en Marruecos de “Juego de espías”, y más recientemente ha trabajado para Scott en los
filmes “Asalto al tren Pelham 123”, “Déjà Vu”, “El fuego de la venganza” y “Domino”.
Apreciaremos su trabajo próximamente en el inminente estreno de “The Rum Diary”,
basada en la novela homónima de Hunter S. Thompson, producida y protagonizada por Johnny
Depp.
Seagers fue diseñador de producción en la parodia sobre el género de espías “Johnny
English” y director artístico en “La mandolina del capitán Corelli” y “El fin del romance”.
También ha sido director artístico en “Salvad al soldado Ryan”, donde formó parte del
equipo de diseño nominado al prestigioso premio a la excelencia en el diseño de producción que
concede el Sindicato de Directores de Arte, así como en “El buen ladrón”, “Juego de lágrimas” y
“Bésame antes de morir”.

CHRIS LEBENZON, A.C.E. (Montaje) colabora asiduamente con muchos de los más
célebres responsables del cine actual, desde los directores Tim Burton y Tony Scott hasta el
superproductor Jerry Bruckheimer.
Multipremiado montador, Lebenzon está considerado uno de los mejores en su campo y
ha sido candidato al Oscar en dos ocasiones por su trabajo con Scott en las taquilleras películas
“Marea roja” y “Top Gun”. Lebenzon colaboró también con este director en “Asalto al tren
Pelham 123”, “Déjà Vu”, “Enemigo público”, “Días de trueno”, “El último boy scout”,
“Revenge” y “Superdetective en Hollywood II”.
Entre sus colaboraciones con el director Tim Burton destacan “Alicia en el País de las
Maravillas”, “Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet”, “Charlie y la fábrica de
chocolate”, “La novia cadáver”, “Big Fish”, “El planeta de los simios”, “Sleepy Hollow”, “Mars
Attacks!”, “Ed Wood”, “Pesadilla antes de Navidad” y “Batman Returns”.

31
Otros títulos cinematográficos en su haber son “Pearl Harbor”, “60 segundos”,
“Armageddon” y “Con Air”, todas para el productor Jerry Bruckheimer, así como “Eragon”,
“Me llaman Radio”, “Triple X”, “Huida a media noche” y “La mujer explosiva”.

ROBERT DUFFY (Montaje) es copropietario de la premiada productora de


audiovisuales Spot Welders, con sede en Venice, California. Como editor de revolucionarios
vídeos musicales para Jay-Z, Madonna, Nine Inch Nails, Johnny Cash, REM y Michael Jackson,
así como de campañas publicitarias para Nike, Coke, Pepsi, Levi’s y Microsoft, Duffy se ha
situado a la vanguardia del renacimiento creativo del cortometraje y la televisión.
Su trabajo ha merecido múltiples galardones tales como los Monitor and MTV Video
Awards así como el reconocimiento de la National Academy of Recording Arts & Sciences
(NARAS) por su montaje del vídeo musical de los Rolling Stones ganador del Grammy “Love Is
Strong”, que recibió el premio de esta organización al mejor videoclip en 1994.
La primera película en cuyos créditos figuró Duffy como montador fue “La celda”.
También formó parte del equipo de montaje en “La liga de los hombres extraordinarios” y “El
fuego de la venganza”. En 2006 se encargó del montaje de la película de gran impacto visual “El
sueño de Alexandría”, dirigida por Tarsem Singh.

LEE TRINK (Coproductor) fue productor asesor de la serie de Spike TV “On The Road:
A True Rock-N-Roll Story”.

PENNY ROSE (Diseño de Vestuario) ha sido nominada a varios premios, incluyendo el


BAFTA al mejor diseño de vestuario y el premio a la excelencia en el diseño (tanto en las
categorías de vestuario de época como de fantasía) que otorga el Sindicato de Diseñadores de
Vestuario por su extraordinario trabajo en la producción de Jerry Bruckheimer de la trilogía de
“Piratas del Caribe”, dirigida por Gore Verbinski: “La maldición de la perla negra”, “El cofre del
hombre muerto” y “En el fin del mundo”. Actualmente divide su trabajo entre Hawai y Londres
con la cuarta película de “Piratas del Caribe”, que dirige Rob Marshall, “En mareas misteriosas”.
Rose fue nominada al BAFTA por su trabajo en la aclamada película del director Alan
Parker “Evita”, protagonizada por Madonna. Rose colabora desde hace tiempo con Parker y ha

32
diseñado el vestuario de tres películas suyas: “El balneario de Battle Creek”, “El muro” y “The
Commitments”.
Rose diseñó el vestuario de “El príncipe de Persia: Las arenas del tiempo”, producida por
Bruckheimer, dirigida por Mike Newell y protagonizada por Jake Gyllenhaal, y de la elogiada
serie de HBO “The Pacific”, que logró 23 nominaciones al Emmy.
Otros trabajos suyos son “La boda de mi novia”, protagonizada por Patrick Dempsey y
Michelle Monaghan; “Cerdos salvajes”, con John Travolta, Tim Allen, Martin Lawrence y
William H. Macy; “El hombre del tiempo”, de Gore Verbinski, protagonizada por Nicolas Cage;
“El rey Arturo”, protagonizada por Clive Owen y Keira Knightley y dirigida por Antoine Fuqua;
“Amor salvaje”, escrita y dirigida por Guy Jenkins, protagonizada por Jessica Alba, Brenda
Blethyn y Bob Hoskins; “El buen ladrón”, protagonizada por Nick Nolte y Tcheky Karyo y
dirigida por Neil Jordan; “Dos colgados en Chicago”, con Jean Reno, Christina Applegate y
Christian Clavier; “La trampa”, protagonizada por Sean Connery y Catherine Zeta-Jones; y el
remake de Disney de “Juego de gemelas”, protagonizada por Dennis Quaid, Natasha Richardson
y Lindsay Lohan, que dirigió Nancy Meyers.
En los inicios de su carrera, Rose diseñó el vestuario de “Misión imposible” para Brian
de Palma y trabajó en dos ocasiones con el director Lord Richard Attenborough, en las películas
“Tierras de penumbra” y “En el amor y en la guerra”. Su currículo incluye también “Carrington”,
de Christopher Hampton; “El mapa del sentimiento humano”, de Vincent Ward; “Un tipo
genial”, de Bill Forsyth; “Cal”, de Pat O’Connor; “Another Country”, de Marek Kanievska; y
“En busca del fuego”, de Jean-Jacques Annaud.
Rose se formó profesionalmente en los teatros del West End de Londres. En sus inicios,
no sólo trabajó para teatro sino también para televisión, diseñando vestuario para anuncios,
donde tuvo la oportunidad de conocer a los directores Alan Parker, Adrian Lyne, Ridley y Tony
Scott y Hugh Hudson. Rose nació y se crió en Gran Bretaña, y habla francés e italiano con
fluidez.

HARRY GREGSON-WILLIAMS (Compositor) ha compuesto la música de gran


variedad de populares películas, tanto de animación como con actores reales. Trabajó en las
cuatro entregas de la célebre franquicia “Shrek”, incluyendo la más reciente, “Shrek, felices para
siempre”. Anteriormente, había sido nominado al BAFTA por la banda sonora de la primera

33
película “Shrek”, codirigida por Andrew Adamson. A continuación, Gregson-Williams fue
nominado al Globo de Oro y al Grammy por la banda sonora de “Las crónicas de Narnia: El
león, la bruja y el armario”, también de Adamson.
Gregson-Williams ha trabajado previamente con Tony Scott en varias películas, tales
como “Asalto al tren Pelham 123”, “Déjà Vu”, “Domino”, “El fuego de la venganza”, “Juego de
espías” y “Enemigo público”. Asimismo, ha trabajado reiteradamente con otros directores,
especialmente con Joel Schumacher, en las películas “Twelve”, “El número 23”, “Verónica
Guerin” y “La última llamada”, y con Ben Affleck, en “Adiós, pequeña, adiós” y “The Town,
ciudad de ladrones”. Su larga lista de títulos cinematográficos incluye también “El príncipe de
Persia: Las arenas del tiempo”, de Mike Newell; “X-Men Orígenes: Lobezno”; “Las crónicas de
Narnia: El príncipe Caspian”, de Adamson; “Enfrentados”; “El reino de los cielos”, de Ridley
Scott; “Bridget Jones: Sobreviviré”, de Beeban Kidron; la célebre película de animación
“Chicken Run”, de Aardman; “Sentencia de muerte” y “Smila, misterio en la nieve”, ambas del
director Billie August; “Asesinos de reemplazo”, de Antoine Fuqua; y “Hormigaz”.
Nacido en Inglaterra en el seno de una familia muy musical, Gregson-Williams consiguió
una beca en la escuela de música del St. John’s College, en Cambridge, a los siete años de edad.
Con tan sólo 13 años había grabado más de una docena de canciones, logrando posteriormente
un codiciado lugar en la Guildhall School of Music and Drama de Londres. Gregson-Williams
empezó a trabajar en la industria cinematográfica como orquestador y arreglista del compositor
Stanley Myers, pasando luego a componer sus primeras bandas sonoras para el director Nicolas
Roeg. Su posterior colaboración con el compositor Hans Zimmer le brindó la oportunidad de
participar en películas como “La roca”, “Broken Arrow”, “Armageddon”, “Mejor... imposible” y
“El príncipe de Egipto”.

© 2010 Twentieth Century Fox Film Corporation. Todos los derechos reservados. Propiedad de Fox.
Se autoriza a periódicos y publicaciones en general la reproducción de este texto
con el fin único y exclusivo de contribuir a la divulgación de la distribución de la película.
Cualquier otro uso queda estrictamente prohibido, incluyendo la venta,
duplicación o cualquier otra forma de entrega del presente material.
La información de prensa aquí detallada no podrá ser objeto de venta,
transferencia o cesión, ni en su totalidad ni en parte.

34