Está en la página 1de 12

¿Qué es la teología analítica?

—— Paniel Osberto Reyes Cárdenas*

RESUMEN
El presente escrito se introducen algunas ideas fundamentales para entender la interacción entre
la teología y la filosofía analítica, mostrando cómo el fruto de dicho encuentro genera un enfoque
teológico que se ha dado en llamar “teología filosófica” o mejor aún “teología analítica”. En princi-
pio se describe la filosofía analítica y cómo su interacción con la teología es del todo posible. El ar-
tículo también discute algunas objeciones dirigidas a dicho enfoque que tratan de ser contestadas;
asimismo, se presentan también algunas razones por las cuales el enfoque de la teología analítica
no sólo es legítimo, sino incluso deseable en un ambiente intelectual en el que la claridad y rigor
de la teología tradicional se puede perder.

Palabras clave: teología analítica, filosofía analítica, debate teológico, análisis lingüístico

ABSTRACT
These lines introduce some basic ideas in order to understand the interaction between theology
and analytic philosophy, showing how the fruit of such encounter begets a theological approach
called “philosophical theology” or, even better, “analytical theology.” Firstly, Analytic philoso-
phy is described and then how its relationship with theology is at all possible. The article also
discusses some objections addressed to the present approach and they are consequently answered;
In addition, reasons for which in a context where traditional theology has lost clarity and rigorous
methodology analytic theology should not only considered legitimate, but desirable.

Keywords: Analytic Theology, Analytic Philosophy, Theological debate, Linguistic analysis.

Filosofía analítica y teología analítica

En el presente escrito se pretende responder disciplinas que al interactuar generan la


a la pregunta ¿qué es la teología analítica? teología analítica, a saber, la filosofía en
Responder a tal tipo de pregunta requiere la tradición llamada analítica y la teología,
una necesaria contextualización en ambas que en cuanto área de conocimiento tiene

* UPAEP, Puebla, México. correos electrónicos: panielosberto.reyes@upaep.mx y pansbert@gmail.com

150
una gran tradición fronteriza con la filoso- La relación de la teología analítica con la
fía, y que en los temas compartidos con la Escritura no está exluida, pero sería erró-
filosofía analítica ha generado un enfoque neo confundir la labor de la teología analí-
propio llamado ‘Teología analítica’. tica con la de la exégesis o teología bíblica,
más bien es análoga a la relación de la teo-
La teología analítica tiene como tarea es- logía sistemática con la Sagrada Escritura:
pecífica utilizar las herramientas de la fi- le inspira y nutre con contenidos que se
losofía analítica para investigar los argu- articulan con la vida de fe a la luz de los
mentos en pro y en contra de la existencia vínculos que éstas tienen con los misterios
de Dios, material que se sigue del estudio aceptados como autoritativos.
de la filosofía analítica de la religión, como
lo es por ejemplo el evaluar en qué senti- Entre los malentendidos tradicionales que
do los atributos divinos tienen consecuen- se siguen de sobre-simplificar la labor de
cias filosóficas. Pero la teología analítica los filósofos de la llamada tradición analíti-
va más allá que la filosofía de la religión, ca el más sobresaliente, sin duda alguna, es
pues incluso explora el significado y sen- reducirlo al positivismo lógico. La filosofía
tido, y el tipo de premisas y argumentos del análisis tuvo y ha tenido una interac-
que están asociados con las proposiciones ción con ideas que fueron prominentes en
que uno aceptaría como reveladas. Así en el positivismo lógico, pero en realidad sur-
el caso de la creencia en un Dios que es gió de manera independiente a ella, pues
Uno y Trino, la unidad en las tres perso- los inspiradores del análisis: Frege, Russell,
nas requiere una batería de conceptos fi- Moore, el Wittgenstein temprano no fue-
losóficos que nos ayuden a entender qué ron positivistas lógicos y rechazaron, en la
aceptamos cuando aceptamos la creencia medida en que coexistieron con positivistas
en la Trinidad. Del mismo modo, la teo- lógicos, serlo. Sin duda alguna, con todo, la
logía analítica aborda problemas como los tradición analítica incluye a los positivistas
de la definición de espíritu, la vida después lógicos en las discusiones más importan-
de la muerte, la resurrección, la encarna- tes, pero no de manera dogmática.
ción y otras proposicones que vienen de la
revelación contrastándolas con los debates Ahora bien, también se puede correr el
más importantes que exploran el signifi- riesgo de interpretar a cada disciplina filo-
cado de los términos utilizados en dichas sófica asociada a la filosofía analítica como
creencias. Así por ejemplo, si uno quiere un cuerpo de creencias determinadas, en-
entender qué significa la proposición au- tendiéndola más que como una práctica,
toritativa “Creo en Jesucristo, que resucitó como un contenido. Por ejemplo, se pien-
de entre los muertos”, uno comprende la sa que los filósofos analíticos encuentran
trascendencia de dicha proposición cuando la reflexión metafísica como aberrante,
se explora la filosofía de la vida y la muer- que son fundacionalistas en lo que toca a
te, cuando se profundiza en las relaciones la epistemología, que aceptan sin más el
entre mente y mundo, etc. formalismo lógico, que tienen una visión

151
ingenua del inductivismo en ciencia y que y verdadera. Los debates sobre la natura-
rechazan los problemas éticos como legí- leza del conocimiento van aunados a los
timos. debates sobre la naturaleza de las propo-
siciones más importantes, una y otra vez
Para disolver estos escrúpulos permítase- los filósofos analíticos (mucho más que sus
me esclarecer lo que de hecho sucede en los contrapartes continentales), han cuestio-
círculos filosóficos en los que la filosofía nado el fundacionalismo y han propuesto
analítica está asociada más a hábitos y dis- alternativas contextualistas, confiabilistas,
ciplinas rigurosas de pensamiento, mucho pragmatistas y fundacionalistas débiles
más que a contenidos en particular. como alternativas. Este esfuerzo positivo
contrasta, por ejemplo, con la crítica pos-
En cuanto al acercamiento a la metafísi- moderna al conocimiento: pareciera que la
ca, el enfoque de los filósofos de tradición crítica posmoderna asume que un proyecto
analítica ha sido sin duda increíblemente fundamentalista fallido implica una derro-
fértil. Problemas modales, debates sobre ta fatal de la modernidad y por tal razón
realismo y antirrealismo, el estudio serio se justificaría el relativismo o nihilismo
de las propiedades y las relaciones, etc., epistémicos.
son abundantes y alcanzan consensos en
los que se desecha o se abraza algún ma- Consideremos, ahora, la ética desde la fi-
tiz metafísico. Más que nunca los filóso- losofía analítica. Es cierto que en los pri-
fos analíticos defienden la metafísica como meros filósofos analíticos hay un virtual
un acercamiento serio a la estructura de la abandono de la ética, con la notable excep-
realidad, y este acercamiento es, en con- ción de G. E. Moore, quien de hecho aplicó
traste con sus ancestros, continuamente el análisis lingüístico al concepto de ‘bue-
fertilizado con un diálogo abierto con las no’, obteniendo importantes conclusiones.
ciencias. En los últimos años, por ejem- Sin embargo, después de la segunda mitad
plo, uno puede contemplar una cantidad del s. XX encontramos una explosión de es-
considerable de literatura notando el flo- critos de ética desde la tradición analítica,
recimiento de la disciplina llamada “Meta- particularmente ofreciendo la distinción
metafísica” o “meta-ontología”, no sólo entre meta-ética, filosofía moral y ética
para hablar de los problemas metafísicos, aplicada. Estos tres niveles ayudan a escla-
sino incluso para defender su derecho en la recer si se habla del lenguaje normativo y
discusión más prominente en el ambiente su lógica, en el caso de la meta-ética; las
filosófico. distintas teorías de la filosofía moral que
atraviesan un espectro que incluye el cog-
Con respecto a la epistemología, la filo- nitivismo moral, el emotivismo, etc.; o si
sofía analítica ha desarrollado un impor- se habla de cómo las distintas interacciones
tante cuestionamiento a las nociones tra- de la ética y metaética conducen a parti-
dicionales de conocimiento en la que éste culares resoluciones de un problema, tra-
último se define como creencia justificada tando de aplicar la ética de manera que se

152
logre un consenso expedito. Además, con vestigación que se reconocen en la tradi-
el célebre escrito de John Rawls “A Theory ción analítica ampliamente concebida. En
of Justice”, las conexiones entre la filosofía efecto, si uno se pregunta qué discusiones
del lenguaje, la filosofía política y la ética están sucediendo los contenidos son tan
se han hecho más claras. amplios como el mundo mismo. Ahora
bien, si la amplitud de los objetos de estu-
El elenco anterior es, obviamente, una dio es tal es porque la filosofía analítica,
muestra escogida de algunas líneas de in- más que una doctrina, es un método.

La filosofía analítica en cuanto método

En lo que toca al estilo retórico o escrito P5. Trata el análisis conceptual (en la me-
de los filósofos que favorecen el análisis dida que sea posible) como una fuente de
y se identifican como posteriores al giro evidencia.
lingüístico, uno podría, con Michael Rea
(2010, 5-6), hacer una lista de prescripcio- ¿Qué hace a la teología una disciplina?
nes que efectivamente parecen unificar a la La naturaleza de la la teología, como la de
tradición llamada analítica: cualquier disciplina, comprende una teoría
de su objeto, sus principios cognitivos, sus
P1. Escribe como si las posiciones filosó- fines y prácticas. El objeto de la teología
ficas y las conclusiones pueden ser ade- es Dios en cuanto Trinidad (si es teología
cuadamente formuladas en oraciones que cristiana), y todas las cosas en cuanto a sus
pueden ser formalizadas y lógicamente relaciones derivadas con Dios. Pero, a di-
manipuladas. ferencia de una disciplina puramente teó-
rica, la teología también tiene como fines
P2. Da prioridad a la precisión, a la claridad la contemplación y la práctica, de manera
y a la coherencia lógica. que lo teórico está orientado a lo práctico
y, además, presupone una creencia activa
P3. Evita el uso sustantivo (no-decorativo) en Dios en cuanto personal. Lo que hace
de las metáforas y otros recursos cuyos a la teología “teológica”, sin embargo, es
contenidos semánticos sobrepasan el con- su particular concentración en la persona
tenido de las proposiciones que los expre- de Dios, de manera que aunque la teología
san. considera todas las otras cosas en su re-
lación con Dios, la teología es ella misma
P4. Trabaja en la medida que sea posible un esfuerzo por entrar en contacto con la
con bien entendidos conceptos primitivos, realidad divina a partir de las capacidades
y conceptos que pueden ser analizados en cognitivas que reflexionan sobre las pro-
términos de los anteriores. posiciones reveladas. Lo que hace el teólo-
go es articular razones sobre las creencias

153
reveladas no sólo para derivar sus conse- “…una teología propiamente teológica
cuencias, sino para entrar en contacto con operará en confirmidad con los estos
un conocimiento más profundo y personal principios cognitivos, los principios dan
con la realidad divina. Por tanto, no es de orientación en el domino de un tema
sorprender que teólogos como John We- teológico como también en cuanto nor-
bster (2015, 19), perciban que la teología mas por las que las operaciones intelec-
inspirada en la filosofía continental tienda tuales se ordenan, se delibera sobre los
a distraer el objeto de estudio primario en procedimientos y se evalúa el éxito”.
función de condiciones históricas o con- (Webster 2015, 22)1.
textuales que han hecho a la teología más
narrativa que analítica y que han derivado La teología analítica trata de recuperar lo
en evitar profundizar en el problema del teológico de la teología mediante la seria
objeto primario: Dios en cuanto sujeto consideración de los argumentos que ha-
y objeto de estudio. La teología requiere blan de Dios, considera que la reverencia
también hacer consciencia de la naturale- a lo divino no está en tratarlo vagamente
za de la mente que desea profundizar en el sino en cuidadosamente tomarlo en se-
conocimiento de Dios. Webster (2015,22) rio. La seriedad de la teología analítica es
advierte las limitaciones de la inteligencia el rigor lógico y analítico de ese amoroso
creada como capacidades contextuales, fi- cuidado.
nitas y ademas caídas y redimidas; con res-
pecto a estas características de la mente de
quien hace teología nos dice:

Las relaciones entre filosofía y teología

La pregunta sobre las relaciones entre la sofía y teología: (i) ¿cuáles han sido las re-
filosofía y la teología puede enfocarse de laciones entre filosofía y teología?, a cuya
distintos modos, pues hay una gran tra- respuesta se puede responder con la larga e
dición en dichas relaciones que hasta hoy imbricada historia de las dos disciplinas(ii)
sigue en cambiante dinamismo. La teo- ¿cuáles son las relaciones contemporáneas
logía analítica añade su propio matiz a la entre filosofía y teología?, en cuyo caso a
respuesta a dicha cuestión, que por ello es nosotros nos concierne el responder cuáles
necesario considerar. Aquí me encargaré son las relaciones entre filosofía analítica y
de brevemente responder a las siguientes teología y, finalmente, (iii) ¿cuáles habrían
cuestiones sobre las relaciones entre filo- de ser las relaciones entre filosofía y teolo-

1 “…a properly theological theology will operate in conformity with these cognitive principles, the principles supplying
orientation in a theological subject domain as well as norms by which to order intellectual operations, to deliberate about
procedures, and to evaluate success.”

154
gía?, es decir, qué esperamos que surja de te sugestiva, uno tendría que ser cuidadoso
la relación entre las dos disciplinas (y en con la identificación de la fe con la teología
nuestro caso, qué esperamos que se genere o la identificación de la razón con la filoso-
de la interacción entre filosofía analítica y fía. Estudiar teología no es equivalente a
teología analítica). tener fe, sino que se desprende de la fe. Por
otra parte, el uso de nuestras capacidades
Eleanore Stump (2013) distingue entre dos racionales no es monopolio de la filoso-
consideraciones metodológicas que res- fía, y en la misma filosofía hay distintos
ponden a las relaciones entre disciplinas: acercamientos a la racionalidad humana.
uno podría presentar a una disciplina por La respuesta medieval a las relaciones en-
medio de un acercamiento sociológico, ex- tre fe y razón, concebidas como relaciones
plicando lo que hacen las personas que se entre filosofía y teología, es más o menos
dedican profesionalmente a la disciplina; clara y uniforme: la fe y la razón se com-
o bien uno podría presentar la disciplina plementan iluminando la cognición y la
doctrinalmente, explicando cuáles son sus praxis humana. La respuesta modernista
principios y objetos de estudio material y también es uniforme, pero negativa: la fe
formalmente. Las relaciones entre filosofía no puede hacerse entrar en los límites de
y teología se transforman si uno estudia la razón pura.
las disciplinas sociológicamente o si uno
las presenta de manera doctrinal. El interés La respuesta contemporánea es más com-
de estas líneas no es sociológico, pues aun- pleja, y es que las relaciones entre teología
que es relevante que hay hechos que histó- y filosofía se han juzgado bajo el paradig-
ricamente han afectado las relaciones entre ma de la influencia de la filosofía más cer-
la filosofía y la teología, lo que aquí nos in- cana a los teólogos, i.e., la filosofía llamada
teresa es descubrir que tan cerca están las continental.
dos disciplinas, y si este acercamiento pue-
da generar, en las fronteras compartidas, En el contexto de la influencia de la filo-
un acercamiento tal como lo es la teología sofía continental en la teología, la crítica
analítica. de Heidegger a la teología es un tanto de-
finitiva: Heidegger critica que la teología
Tradicionalmente, las relaciones entre filo- académica es “onto-teología”, que trata a
sofía y teología han sido formuladas bajo Dios como si fuese un objeto, cuando de
la comparación entre el objeto de estudio lo que se trata es de privilegiar la praxis,
de proposiciones obtenidas por fe en el caso que es el tipo de expresión que la fe clama.
de la teología y en proposiciones obtenidas Desde este punto de vista la teología y la
sólo a la luz de la razón, en el caso de la filosofía no pueden coexistir pacíficamente
filosofía. La pregunta sobre las relaciones ya que la teología sería un entretenimiento
entre filosofía y teología se convierte en la que distrae a quien quiere practicar la fe,
pregunta sobre las relaciones entre fe y ra- y más aún, que trata a Dios como si fuese
zón. Aunque la metáfora es profundamen- un objeto más del mundo, esto es, como si

155
fuera un ídolo y no un ser transcendente los problemas doctrinales de la teología en
y absoluto. el contexto de la discusión llamada “filo-
sofía analítica”, que conlleva un progreso
En el contexto de la filosofía analítica, constante en la apertura a problemas me-
particularmente en sus orígenes positi- tafísicos, epistemológicos, éticos, etc., pero
vistas y empiristas lógicos, la teología no desde un privilegio otorgado al análisis ló-
era una empresa digna de ser considerada gico y conceptual de sus proposiciones.
seriamente. En efecto desde el punto de
vista de filósofos como Carnap, Neurath o Para la teología analítica la crítica de Hei-
Reichenbach la teología reproduce los ex- degger adopta una dicotomía que no está
cesos de la metafísica, aplicándolos a una necesariamente justificada: estudiar algo
entidad tal como Dios, cuya existencia no desde el punto de vista teórico no impli-
es demostrable o verificable. Para la filo- ca apartarse de amarlo o asumir las con-
sofía positivista temprana la teología no secuencias de creer en lo que se estudia.
tiene cabida. Pero esta situación fue muy William Wood (2014), por ejemplo, defien-
pronto puesta en cuestión al mostrarse que de que la teología analítica misma es una
el positivismo lógico conlleva un número práctica espiritual, pues implica un amor
importante de dogmas aceptados acríti- desinteresado por la verdad y sus implica-
camente. Lo que hoy llamamos “filosofía ciones. Wood incluso sostiene que la teo-
analítica” no es, por tanto, más positivismo logía analítica se encuentra mucho más en
dogmáticamente asumido, sino la filosofía la línea de los teólogos clásicos como San
que surgió de la inspiración rigurosa del Anselmo y Santo Tomás de Aquino, para
positivismo lógico y otras fuentes en el quienes la teología era una práctica con-
giro lingüístico de la filosofía que se re- creta de búsqueda de Dios, y la respuesta
montan a Frege, Russell y Wittgenstein, a un llamado divino a tomar en serio sus
pero que no comparten tanto los conteni- creencias con sus consecuencias racionales.
dos sino la continuidad en una discusión
abierta. Hacia los años 70 del s. XX esta Más aún, hay circunstancias en las que la
discusión fue lo suficientemente abierta teología puede proveer a la filosofía de ele-
para reconsiderar la filosofía de la religión mentos de reforma, así es el caso de la epis-
y, paulatinamente, generar el espacio en el temología reformada concebida por Alvin
que la teología analítica podría prosperar. Plantinga (2000), que proporciona elemen-
Esta breve reconstrucción histórica tiene tos para reconsiderar que nuestra natura-
por objeto mostrar que la llamada oposi- leza tendiente al error requiere de recono-
ción entre filosofía analítica y teología es cimiento de la limitación cognitiva, pero
un problema más bien sociológico, pues no que la cognición humana no está abando-
hay elementos doctrinales en ambas disci- nada a sí misma, puesto que la búsqueda
plinas que sean esencialmente incompati- de la realidad divina también transforma y
bles o impugnados. La teología analítica, optimiza las condiciones de conocimiento
pues, es el resultado de la consideración de en general.

156
Objeciones a la teología analítica

1. La teología analítica es un caso de o ponerse por encima del tal objeto.


“Onto-teología”, o teología que La “objetificación” de Dios que hace
objetiviza a Dios trascencente. John la teología analítica no pretende
Milibank, por ejemplo, lanza una reducir lo inefable de Dios, ni tampoco
fuerte crítica a la teología analítica, manipularlo, se trata más bien de una
pues considera que conlleva un ejercicio reflexión reverencial que se sigue de
de onto-teología: tomar seriamente un diálogo con lo
divino, particularmente considerando
“manifestaciones recientes de ‘filosofía la revelación como digna de ser tomada
de la religión analítica’ en los escritos en cuenta seriamente. No hay idolatría
de Richard Swinburne, Thomas V. donde hay apertura a la verdad, y la
Morris, et al.… [resultan en] enfoques llamada onto-teología es nociva si y sólo
a estos problemas que tienden a mal- si se olvida de la verdad (conceptual) de
describir en terminos onto-teológicos que Dios es semper maius.
que tratan a Dios simplemente como
un ‘ser supremo’ y las discusiones 2. La filosofía analítica es fundacionalista,
subsiguientes de tesis supuestamente y el fundacionalismo es un problema
cristianas son, como resultado, tan grave de la racionalidad moderna.
despreciables como lo serían las Hemos discutido muy brevemente que
discusiones de sistemas de creencias de es simplemente equívoco considerar que
una tribu imaginaria” (Milibank 2009, la filosofía analítica busca proposiciones
320)2. indubitables de las cuales deriva el
conocimiento, sean éstas obtenidas vía
La crítica de Milinbank me parece los sentidos o la racionalidad (a priori).
la más potente objeción en contra de Por tanto, el riesgo de que el diálogo
la teología analítica y de la teología entre filosofía y teología genere una
académica en general: si esta crítica es teología fundacionalista, que considere
atinada entonces la teología analítica el conocimiento como fundado en
ciertamente es un ejercicio no sólo premisas últimas infalibles no es real.
injustificado, sino contrario a la fe. Con todo, es muy claro que la teología sí
Pero la crítica se basa en la idea de que cuenta con proposiciones centrales, y el
considerar a un ítem como objeto de derivar de ellas consecuencias teóricas
conocimiento significa manipularlo y prácticas no es un hábito nuevo de los

2 “recent manifestation of ‘analytic philosophy of religion’ in the writings of Richard Swinburne, Thomas V. Morris, et
al… [result in] approaches to these matters tend to be misdescribed in ontotheological terms which treat God a s simply ‘a
supreme being’ and the consequent discussions of supposedly Christian theses are, as a result, as worthless as would be
the discussions of the belief-systems of an imaginary tribe” (Milibank, 2009, 320).

157
teólogos. De hecho, la labor “anciliar” notable caso del acercamiento serio a
de la filosofía con respecto a la teología, las emociones desde el punto de vista
en la mente de los filósofos y teólogos filosófico. Ahora bien, es distinto
medievales, era proporcionar los decir que las emociones mismas deben
criterios y normas lógicas y dialécticas formar parte del discurso teológico: una
adecuadas para efectuar dichas vez más la teología analítica no está en
derivaciones. La teología analítica no es, contra del uso de las emociones (pues
sin más, una neo-escolástica: es cierto de hecho, el deseo de conocer la verdad
que la escolástica se parece más a la revelada es una emoción misma). Lo
filosofía analítica que otras tradiciones, que se observa, más bien, es que los
me atrevo a decir que si trajésemos teólogos analíticos buscan un balance
a un teólogo escolástico a nuestros racional de las emociones, en el que se
días se reconocería (por sus métodos intecambien y articulen razones donde
y discusiones) probablemente como razones son demandadas, y se articulen
colega de los hoy filósofos analíticos. emociones y metáforas donde éstas son
Pero la filosofía analítica ha hecho sus relevantes.
descubrimientos propios que le dan
derecho a ser considerada por su propia 4. La teología analítica defiende un
cuenta, de manera que la teología conservadurismo teológico: así como
analítica toma en cuenta legítimos tanto el ambiente posmoderno como el
avances que han sido posibles gracias ambiente relativista de ciertos círculos
a la filosofía analítica. En conclusión, filosóficos puede permear la teología,
puesto que la filosofia analítica no así también las objeciones que se siguen
requiere ser fundacionalista, tampoco de aceptar estas posturas pueden
la teología analítica lo requiere. seguir una cierta linea de objeciones
a la teología analítica. Los teólogos
3. La filosofía analítica sólo acepta los analíticos se aferrarían a una tradición
argumentos formales, perdiendo de que no puede ser defendida porque no
vista el valor de las emociones, las hay una verdad sino un sinnúmero de
metáforas y las intuiciones de los interpretaciones, la teología tendría
teólogos. Este cargo en contra de la que resignarse a buscar el residuo
filosofía analítica, y en consecuencia, de espiritual que resiste toda formulación
la teología analítica, no es sin embargo, “absoluta”. Por otra parte, desde un
informado: ciertamente una gran punto de vista sociológico, se podría
cantidad de los estudios sobre el valor objetar que la teología analítica se
de las emociones y los sentimientos refugia en la teorización olvidando la
son objeto de innumerables estudios necesidad de una actitud liberal en un
que vinculan la filosofía analítica mundo cambiante. En contra de esta
con la ética, los estudios de Martha objeción se pueden decir muchas cosas,
Nussbaum (2001), por ejemplo, es un pero me parece más importante notar

158
el tipo de falacia que está asociada a una preguntas sobre el sentido de la vida
objeción de esta clase: la falacia está en y la sabiduría práctica. Se puede
confundir la búsqueda de transparencia acusar que un teórico interesado en
argumental con la búsqueda de la teología analítica se olvida de un
verdades absolutas y eternas, o bien aspecto esencial de la teología, es
pensar que por aceptar que el discurso decir, que está enfocada a la acción
debe estar normado por la verdad uno y al incremento de la convivencia en
estaría comprometiéndose con una la vida eclesial y religiosa. Pero esta
versión cerrada del discurso teológico. objeción, como ha notado bien Michael
Otra falacia asociada a este problema Rea, parece aplicar a toda la teología
es la de derivar la generalización de un académica (especialmente a la teología
escepticismo, nihilismo o relativismo de inspiración continental), y parece
global de la falla de ciertos proyectos de seguirse de confundir la vida de fe
racionalidad moderna o cualesquiera. con la teología: la teología no puede
sustituir la vida de fe que es sobre todo
5. La teología analítica, como la filosofía práctica, aunque la puede alentar, como
analítica, se olvidan de las grandes explicaremos más abajo.

La teología analítica como alternativa

Para concluir este artículo se propone con- de acercamiento inteligente. En efecto, sólo
siderar a la teología analítica como una es responsable quien profundiza en estos
alternativa plausible e incluso oportuna misterios usando los mejores recursos que
para generar una mayor profundización y tenga a la mano tanto intelectualmente
nuevo vigor en la teología. Se podrá obser- como afectivamente. El utilizar un discur-
var que no sólo nos interesa contestar a las so ambiguo o pobremente fundado refleja
objeciones, sino incluso notar que hay un una cierta actitud ética frente a la reflexión
número importante de beneficios en dicho telógica.
enfoque teológico. A continuación exten-
deré un poco más los aspectos promisorios El diálogo ciencia y fe se media mejor con
que, a mi parecer, hacen esta propuesta una un método sistemático, en efecto, la teolo-
alternativa deseable. gía analítica se encuentra en condiciones
de establecer un diálogo eficaz con las cien-
La teología sistemática (dogmática) re- cias a través de una conexión efectiva de
quiere nuevas profundizaciones. Los mis- hecho establecida entre ciencia y filosofía
terios más profundos y estimulantes de la de la ciencia. El diálogo de la ciencia y la
fe cristiana, tales como la encarnación, la fe, la teología y las ciencias es, en último
resurrección o la unidad en Trinidad re- término, un problema de la filosofía de la
quieren un ejercicio superior y sistemático ciencia. La tradición analítica ha ejercitado

159
un diálogo continuado y profundo con las o a la naturaleza de la transubstanciación
ciencias, de manera que la teología puede de las especies eucarísticas: la filosofía se
retomar dicho diálogo y hacerlo fructificar enriqueció en considerar aspectos de la
con un intercambio a un nivel profundo de libertad y la voluntad humana, la natu-
concepción de la ciencia y su labor. raleza de la agencia y la deliberación, y la
posibilidad del cambio substancial. Hoy
La teología analítica no excluye otras dis- en día pocos problemas teológicos parecen
cusiones teológicas. La teología analítica impactar a la filosofía, pero esto no tiene
propone una apertura a cualquier lectura, por qué ser así: generar clarificaciones de
simplemente que dicha lectura se hace en las proposiciones de fe permite elaborar
el contexto de una tradición. Sin embar- nuevos argumentos que no sólo tienen un
go, la división entre tradición continental valor local o interno a la teología analítica,
y analítica es ciertamente sociológica más sino que rebasan las fronteras de la disci-
que doctrinal, de manera que el diálogo plina y generan diálogo con la filosofía y
siempre está abierto. En este sentido, cual- las ciencias. Esta particular condición de la
quier teología puede entrar en diálogo con teología analítica hace que no sea sorpresa
la teología analítica, para cuyo enfoque no encontrar filósofos reviviendo las conver-
hay una limitación en cuestión de temas saciones de los medievales en los contextos
o ideas, siempre y cuando éstas puedan filosóficos presentes: éste es el caso del mo-
formularse como discursos que hacen las vimiento llamado “Tomismo analítico” y
veces de voces en un diálogo. Más aún, la de los estudios profundos de la lógica me-
teología analítica de hecho parte de la supo- dieval o las categorías metafísicas de Duns
sición de que el discurso teológico anterior Escoto, de cuyas nociones de “hecceidad” y
suele tener un estilo y contexto filosófico “naturaleza común” se vuelve a decir mu-
distinto, y de este modo trata de retomar cho.
su valor por medio de un esfuerzo real de
lectura sobre qué premisas y argumentos La teología analítica, puede, finalmente,
están en juego. ser entendida como práctica espiritual. Wi-
lliam Wood (2014, 47), siguiendo a Pierre
La teología analítica re-descubre la vibran- Hadot en reconocer a la filosofía y al ejer-
te interacción entre filosofía y teología que cicio intelectual como una práctica espiri-
aconteció en el medioevo. En efecto, en la tual enumera estas características en una
edad media filosofía y teología coexistían práctica espiritual: (1) deseo de mejora-
de manera que no sólo la filosofía servía miento personal o liberación personal, por
de medio para entender las proposiciones encima de la adquisición de conocimiento;
de fe, sino que además la teología propor- (2) control de las pasiones y deseos perso-
cionaba un conjunto de ideas metafísicas y nales para llevar una vida de la mente y
filosóficas que sin duda alguna enriquecie- del espíritu con moderación; (3) ayudarnos
ron la discusión filosófica. Considérese por a ver el mundo tal cual es, y no como nos
ejemplo los problemas relativos a la Gracia gustaría que fuese y, finalmente (4) ayu-

160
darnos a cultivar virtudes específicas que la verdad, estas características específicas
son al mismo tiempo intelectuales y mo- son: el cultivo de la atención, la trasparen-
rales, como la atención y la concentración. cia argumental, la consideración seria de
Wood expresa que en la búsqueda desinte- los oponentes y la paciente espera por cla-
resada por la verdad que se deja ver en el rificar lo que es oscuro. En la tradición de
apasionamiento por el rigor de la teología Anselmo, Tomás de Aquino y la teología
analítica uno encuentra las características cristiana estas características son reflejo de
de una práctica espiritual que genera hu- un deseo por Dios, la plenitud de la verdad.
mildad y virtud en el deseo de alcanzar

Referencias Bibliográficas

Hadot, Pierre. Philosophy as a Way of Stump, Eleonore. "Athens and Jerusalem:


Life: Spiritual Exercises from Socrates to The Relationship of Philosophy and Theo-
Foucault. (London: Wiley 1995). logy", in: Journal of Analytic Theology,
Vol.1, No. 1 (2013) 1-15
Milibank, John. The Future of Love: Es-
says in Political Theology. (SCM, 2009) Webster, John. "What makes Theology
theological?" in: Journal of Analytic Theo-
Nussbaum, Martha. The Upheavals of logy, Vol. 3 (2015) pp. 16-28.
Thought: Conceiving Emotions (Cambrid-
ge: Cambridge University Press, 2001). Wood, William. "Analytic Philosophy as a
way of life" in: Journal of Analytic Theo-
Oliver, Simon. "Analytic Theology". In- logy, Vol. (2014) pp. 43-60
ternational Journal for Systematic Theo-
logy 12, 4 (2010), pp. 464-475

Plantinga, Alvin. Warranted Christian


Belief (New York: Oxford University
Press, 2000).

Rea, Michael and Oliver Crisp (Ed.)


Analytic Theology. New Essays in the
Philosophy of Theology. Oxford: Oxford
University Press, 2009.

161

También podría gustarte