Está en la página 1de 2

A principios de la década de 1990, la industria manufacturera en Japón una vez tuvo una gran presencia en el

mundo por su alto rendimiento y calidad. Sin embargo, en los últimos años, aunque muchas empresas tienen
altas capacidades técnicas, no han podido vincularlas con un alto rendimiento, en particular con la
rentabilidad. Se considera que una de las razones es que la competitividad de la administración está
cambiando del "valor funcional", como el alto rendimiento, la alta calidad, la tecnología avanzada al "valor
emocional", como el concepto, la experiencia o el diseño. El valor emocional se refiere al "valor que el cliente
mismo encuentra significado adicional en el producto más allá de la función descrita en la especificación del
catálogo". Como resultado, los fabricantes japoneses están perdiendo rápidamente cuota de mercado frente a
compañías que hacen hincapié en el diseño, como IKEA, Apple y Samsung1,2. * Autor correspondiente.
Correo electrónico: takumi11040@gmail.com

Por lo tanto, dado que no existe un eje de evaluación universal, se requieren esfuerzos para comprender la
sensibilidad del cliente. Sin embargo, el área sensible que es difícil de evaluar con números es un campo en el
que muchas empresas japonesas no son buenas. Recientemente, los estudios en áreas como la ingeniería de la
sensibilidad, la neurociencia y el aprendizaje profundo se están volviendo populares como una técnica para
evaluar la sensibilidad científica y cuantitativamente. Al combinar la tecnología de inteligencia artificial,
como el procesamiento del lenguaje natural y el aprendizaje profundo con el desbordamiento de voz de los
clientes en el mercado, como SNS, tablón de anuncios, blog, etc., también hemos verificado que es posible
evaluar cuantitativamente la sensibilidad sin mostrar los productos confidenciales clientes3. Sin embargo,
aunque el valor emocional se considera importante, existen pocos casos en los que se evalúe
cuantitativamente el impacto en comparación con el valor funcional. Por lo tanto, en esta investigación,
verificaremos la hipótesis de que "el valor emocional contribuye a la marca más que el valor funcional" en
base a datos de recuerdo puro. La recuperación pura es un método para pedirle a los encuestados que
respondan imágenes sin presentar opciones. El recuerdo puro se usa porque el grado de memoria es fuerte y es
fácil influir en las emociones y el comportamiento. La industria objetivo es la industria automotriz, en la cual
la importancia del valor emocional se apela particularmente entre los fabricantes. Aquí, la marca se establece
como la fuerza de los sentimientos para una marca específica, y en esta investigación se mide el "favor de la
marca corporativa".

Como se muestra en la Figura 1, en la primera mitad de la curva S del desarrollo tecnológico, el rendimiento
técnico se conecta directamente con la competitividad de la empresa / producto, lo que genera importantes
beneficios. Mientras tanto, después de que el rendimiento técnico alcance el rebasamiento que excede las
necesidades del cliente, el mercado entrará en competencia de precios2
Por lo tanto, cuando se excede el exceso, la industria de fabricación toma aproximadamente dos opciones.
Una es una estrategia para explotar el mérito de la escala y desafiar la competencia de precios mediante la
supresión del costo por producción en masa. En los últimos años, Hon Hai Precision Industry (Hon Hai) y
Huawei Technology (Huawei) etc. corresponden a esto. Otra estrategia es crear productos y servicios que
enfaticen el valor emocional para salir de la competencia de precios. Apple, IKEA y Samsung son ejemplos
representativos de esta estrategia. Tomando tales cambios en el entorno del mercado, las empresas japonesas
se apresuran a cambiar. Mazda ha adoptado una estrategia que enfatiza el valor emocional como un pilar de su
estrategia de gestión, y se anuncia activamente en el exterior.

Sin embargo, la innovación es difícil de hacer sola con valor emocional. Como se muestra en la Fig. 2, el
valor funcional es un requisito previo para la creación de valor emocional. Por ejemplo, Apple es conocido
como un fabricante de fábulas, pero es una empresa agresiva en inversión de capital. Como se muestra en la
Fig. 3, aunque no llega a Toyota, tiene una inversión de capital igual o superior a la de General Electric,
Honda, Sony y Panasonic. Apple introdujo grandes cantidades de fondos, introdujo máquinas de corte y
máquinas de procesamiento láser, y se las prestó a fabricantes subcontratados. Como resultado, la compañía
produce una estructura "monobloque" que corta una pieza de placa de aluminio para formarla.

Como una especie de valor emocional, como se muestra en la Tabla 1, se puede clasificar
en términos generales en tres. Estos son valores que los clientes se dan cuenta, sienten,
tocan, experimentan y se dan cuenta.

Como elemento que fomenta este valor emocional, hay tres de Interfaz visual (diseño), Interfaz física
(experiencia) e Interfaz holística (concepto). En primer lugar, el concepto de producto / servicio es la base. Al
crear experiencias y diseños sobre el concepto, se convierte en un producto con alto valor emocional. La
experiencia se llama experiencia de usuario (UX) en los últimos años, atrayendo constantemente la atención.
"La experiencia es un elemento que tiene cientos de veces el valor de una función" se dice4, es importante
cómo realizar una experiencia de uso cómoda sin estrés. Por ejemplo, "Pinch" del iPhone puede escalar el
panel táctil con dos dedos, y es posible una operación intuitiva sin consultar el manual de instrucciones.
Finalmente, como hay encuestas que evalúan el diseño como "elementos juzgados en 0.05 segundos", es una
interfaz importante para productos5.

Las empresas que enfatizan el valor emocional representado por IKEA, Apple y Samsung están emergiendo
en el mercado global y le quitan rápidamente cuota de mercado a las empresas japonesas. Por ejemplo, un
fabricante de teléfonos móviles japonés que se apega al valor funcional reclamó el rendimiento de un botón
mecánico que no se rompe incluso después de empujar 100.000 veces y una pieza de bisagra que no vibra
incluso si se abre y se cierra 10.000 veces. Sin embargo, el mercado estaba dominado por un iPhone
cuidadosamente diseñado, equipado con solo un botón de tipo panel táctil. Ahora es casi imposible ver el
nombre de una compañía japonesa en la proporción de teléfonos móviles.
En esta investigación, tratamos el valor del activo de la marca como una variable objetiva al verificar la
importancia del valor emocional. En cuanto a las marcas, se ha convertido en un tema importante en el campo
del marketing desde que Aaker y Keller enviaron la teoría de equidad de marca7,8. Sin embargo, desde el
punto de vista del valor emocional, no se puede decir que haya sido completamente verificado