Está en la página 1de 2

CASO: FALSIFICACION DE DOCUMENTOS

Hay trabajadores que por conseguir algún objetivo, recurren a falsificar


documentos privados, y el documento quizás más falsificado en nuestro
medio, son las incapacidades médicas, algo que sucede tanto en el sector
público como privado. Al igual que muchas empresas falsifican muchos
documentos con fines lucrativos pasando por encima de la ley. Suele
presentarse en muchas ocasiones la situación en la que los contribuyentes
utilizan documentos privados falsos para soportar pasivos que no existen, y
de esa manera les dan una justificación a las diferencias patrimoniales.
La acción puede llevarse a cabo de cualquier manera y recaer sobre
elementos esenciales (fecha, lugar, comparecientes, plazos, prestaciones de
las partes, firma).

Es importante anotar que esta práctica puede significarle al trabajador su


despido y hasta seis años de cárcel.

Así se desprende de la lectura del artículo 289 del código penal colombiano:
Falsedad en documento privado. El que falsifique documento privado
que pueda servir de prueba, incurrirá, si lo usa, en prisión de dieciséis
(16) a ciento ocho (108) meses.

Situación
Un empleado de la empresa S.O.S ten tuvo un leve accidente al momento de
realizar una obra de manera errada. El señor Camilo Ayala (empleado)
realizó lo exámenes médicos correspondientes y lo presentó ante su Jefe
Inmediato, señor Hugo Laverde en la que constaba una incapacidad que no
consultaba con la verdad, habida cuenta que allí se certificó una incapacidad
de 8 días, cuando en realidad se trataba de 2 días.

De la misma manera, en este particular supuesto también se puede predicar


que el documento era relevante desde el punto de vista jurídico, en tanto que
con dicho instrumento el empleado justificó su ausencia en el lugar de trabajo
y, así, garantizar el derecho que tenía, según el cual, mientras dure la
recuperación no tendrá que preocuparse por el sustento, toda vez que los
citados días los cubre el Sistema General de Seguridad Social.

En consecuencia, el empleado con el documento en el que constaba la


incapacidad adulterada engañó a su jefe al presentar (tráfico jurídico) una
que no reflejaba la verdad y ocasionó efectos jurídicos, en la medida en que
con ella acreditó un estado de salud que no consultaba con la verdad.

Así las cosas, si el empleador afectado decide no sólo despedir al trabajador


sino denunciarlo penalmente, el trabajador además de perder su trabajo
podría incluso perder su libertad, lo cual sería un precio demasiado alto por
perseguir un beneficio, otorgado por la ley, de forma fraudulenta.

Consecuencias:

Según el articulo 392: El particular que cometiere en documento público,


oficial o mercantil, alguna de las falsedades descritas en los tres primeros
números del apartado 1 del artículo 390, será castigado con las penas de
prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses.
Cuando el documento no lo emite una entidad o autoridad competente, no es
considerado auténtico, por lo tanto se lo toma como un documento falso.
El que, para perjudicar a otro, cometiere en documento privado alguna de las
falsedades previstas en los tres primeros números del apartado 1 del artículo
390, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años según el
articulo 395