Está en la página 1de 1

Art. 219.- Tenencia de sustancias químicas peligrosas.

Las sustancias químicas peligrosas


solo podrán almacenarse, transportarse y distribuirse con la autorización administrativa
correspondiente.

Se prohíbe todo contacto de sustancias químicas peligrosas con alimentos, medicina,


vestimenta y otros artículos que pongan en riesgo la salud o la integridad del ambiente

En el Art. 14 de la constitución se reconoce el derecho de la población a vivir en un ambiente


sano y ecológicamente equilibrado, que garantice la sostenibilidad y el buen vivir. Además,
que en el Art. 32 se establece que la salud se vincula al ejercicio de otros derechos: al agua,
la alimentación, la educación, la cultura física, el trabajo, la seguridad social, los ambientes
sanos. De esta manera, el manejo de sustancias químicas debe ser adecuado para proteger la
salud humana y el ambiente de los efectos adversos de los productos químicos peligrosos,
para ello las empresas o productores de desechos químicos peligrosos en conformidad con el
acuerdo 026 del MAE, aquel que tenga permiso para la tenencia de sustancias peligrosas
tiene la responsabilidad de elaborar de manera voluntaria un plan de manejo específico para
los desechos peligrosos.

Además, el Ministerio del ambiente en cuestiones del manejo de sustancias químicas


peligrosas se basa en el convenio de Basilea, convenio de Estocolmo y convenio de
Rotterdam, este último surgió por la preocupación de los posibles riesgos que implica el
crecimiento de la producción y el comercio de productos químicos. El objetivo del Convenio
es promover la responsabilidad compartida y los esfuerzos conjuntos de las Partes en la esfera
del comercio internacional de ciertos productos químicos peligrosos, a fin de proteger la
salud humana y el medio ambiente frente a posibles daños y contribuir a su utilización
ecológicamente racional.