Está en la página 1de 2

USO DEL PLASMA NO TERMICO PARA LA OBTENCIÓN DE COMPUESTOS DE

VALOR AGREGADO A PARTIR DE DIOXIDO DE CARBONO Y METANO

La oxidación de metano a metanol por medio de una forma directa, económica y con bajo
gasto energético es un objetivo perseguido por la industria desde sus orígenes. El metano es
el principal componente del gas natural, mientras que el metanol es combustible y materia
prima en la industria química. En el presente artículo de revisión se presentan los resultados
de trabajos realizados para lograr dicho proceso, identificando los aspectos más relevantes
que se involucran. Se encontraron bajos valores de conversión de metano y selectividad a
metanol debido, principalmente, a dos factores: el primero es la dificultad de activar el
metano y, el segundo, poder controlar el proceso para evitar reacciones secuenciales de
oxidación que generen otros productos. Para incrementar el rendimiento del proceso, es
necesario optimizar las condiciones de síntesis de los materiales, incluyendo temperatura,
tiempo y cargas del componente activo, lo cual influirá en el comportamiento físico y
químico de los catalizadores. También es necesario controlar las variables del proceso de
oxidación catalítica, como el tipo de material del reactor, flujos de alimentación, tiempos de
permanencia de los gases dentro del reactor, y evitar así reacciones competitivas que
disminuyan la selectividad al alcohol.

La oxidación catalítica de metano para la producción de metanol o formaldehído ha captado


la atención de los investigadores desde el inicio de la catálisis. El metano es el principal
constituyente del gas natural, mientras que el metanol es empleado como combustible y
como materia prima en la industria química. En las décadas recientes, el mecanismo para la
oxidación parcial de metano a metanol o formaldehído sobre catalizadores de óxido de
metal ha sido tema de interés de muchos investigadores. Sin embargo, a pesar de los
extensos estudios teóricos y experimentales, los procesos químicos implicados no
han sido totalmente comprendidos y todavía dan lugar a controversia. Algunos estudios
sugieren que el metano se oxida directamente a formaldehído y metanol y luego a CO y el
CO2 mediante reacciones consecutivas. Otros autores proponen la existencia de un proceso
paralelo consecutivo, mientras que algunos sugieren que la oxidación de metano sobre
catalizadores de PdO sigue un mecanismo de oxidación reducción de tipo
MarsVan Krevelen. La oxidación directa de metano a metanol es una ruta atractiva porque
elimina un paso de mucha demanda de energía que actualmente es requerido para la
producción de metanol; dicho paso es reformar el metano en gas de síntesis. Los estudios
muestran que la producción de metanol a través de un proceso directo sería competitiva con
respecto a los actuales métodos de producción de metanol si se logra al menos el 5,5 % de
rendimiento con selectividades a metanol superiores al 80 %.
ENERGÍA SOLAR: CIENCIA, RETOS Y APLICACIONES EN EL ENTORNO
COLOMBIANO

El crecimiento constante de la demanda de energía a nivel mundial desde la década de los


70, soportada principalmente por combustibles fósiles, con todos los problemas e impactos
de carácter ambiental, social y político que esto implica, genera dificultades e
incertidumbre en la configuración de un futuro diferente para el sector, que garantice los
beneficios relacionados con la equidad, la cobertura, así como también con el
abastecimiento y el suministro confiable, limpio y eficiente. En respuesta a estas
preocupaciones, están emergiendo tendencias disruptivas que implican la creación de un
mundo con nuevas condiciones para la industria energética. Algunos de los factores que
acentúan esta situación son el bajo crecimiento poblacional, el desarrollo de tecnologías
radicales, los grandes retos ambientales y los cambios en el poder económico y geopolítico.
Al respecto, el Global Energy Assesment expresa que es posible alcanzar los objetivos de
la industria energética a futuro, pero se requerirá una transformación tecnológica de los
sistemas de energía globales en las próximas décadas, así como agilizar los cambios en
políticas que busquen concentrar y coordinar esfuerzos hacia este objetivo. Esto implicaría
un cambio de la economía de la energía, que se ha denominado la Transición Energética o
La Gran Transición.

Con el rápido desarrollo de las tecnologías electrónicas y eléctricas, las tecnologías de


información y las tecnologías de manufactura avanzada, una nueva era industrial se
avecina. La industria 4.0 hace referencia al uso de estas tecnologías para la automatización
de los procesos ofreciendo un gran número de ventajas, como la comunicación autónoma
entre dispositivos a lo largo de la cadena de valor, la posibilidad de analizar grandes
cantidades de datos de manera más rápida, flexible y eficiente, así como procesos de
manufactura que generen productos con mayores estándares de calidad. Hasta el momento
se cuenta con nueve tendencias tecnológicas, que conformarían el bloque de construcción
de la Industria 4.0: Simulación, Sistemas de integración horizontal y vertical, Inteligencia
Artificial, Ciberseguridad.

Colombia se caracteriza por tener bajos consumos de energía y bajas emisiones, pero
cuenta con una economía basada en la extracción de materias primas con poco valor
agregado, en donde el petróleo y sus derivados, así como el carbón, representan una
importante participación en la matriz energética. Por otra parte, se observa una intensidad
energética con tendencia a la mejora (Consumo final de Energía/ PIB), con fuerte
participación del sector financiero y minero en el Producto Interno Bruto (PIB), y un sector
productivo conformado en su gran mayoría por industria pequeña y mediana (PyME).