Está en la página 1de 1

-�Qu� sensaci�n m�s curiosa! -dijo Alicia-.

�Creo que me estoy plegando como un


telescopio!.
Y as� era, en efecto: ahora s�lo med�a veinticinco cent�metros de altura, y se le
ilumin� el rostro al pensar que ahora ten�a la estatura adecuada para pasar por la
puertecita que le conducir�a al hermoso jard�n. No obstante, esper� unos minutos
para ver si segu�a achic�ndose; se sent�a un poco nerviosa por ello, pues "podr�a
acabar desapareciendo del todo -pens�-, como una vela, �y qu� ser�a de m�
entonces?" Trat� de imaginarse qu� aspecto tiene la llama al apagarse, porque no
pod�a recordar haber visto nunca una cosa semejante.
Al cabo de un rato, viendo que nada nuevo le ocurr�a, decidi� entrar de inmediato
en el jard�n; pero, �ay, pobre Alicia!, cuando lleg� a la puerta, se dio cuenta de
que hab�a olvidado la llavecita de oro y, al volver a la mesa por ella, advirti�
que no pod�a alcanzarla: la ve�a perfectamente a trav�s del cristal, e intent�
trepar por una de las patas de la mesa, pero era demasiado resbaladiza y,agotada de
su tentativa, la pobrecita se sent� y se puso a llorar.
-�Eh, de nada sirve llorar as�! -se dijo Alicia con bastante entereza-. �Te
aconsejo que pares ahora mismo!
Sol�a darse muy buenos consejos (aunque pocas veces los pusiera en pr�ctica) y a
veces se reprend�a con tal severidad que hasta le saltaban las l�grimas. Y a�n
recordaba que en una ocasi�n trat� de darse una cachetada por hacer trampa al jugar
consigo misma en una partida de croquet; porque esta curiosa ni�a era muy afi
cionada a fi ngir que era dos personas. "�Pero ahora es in�til pretender ser dos
personas! -pens� Alicia-. �Si apenas ha quedado de m� lo suficiente
para contar una persona entera!"
-Bueno, lo comer� -dijo Alicia-. Si me hace m�s grande, podr� tomar la llave, y si
me hace m�s peque�a, podr� colarme por debajo de la puerta; as�, de un modo u otro,
�entrar� en el jard�n!
Comi� un poquit�n y se pregunt� con ansiedad: "�por d�nde?, �por d�nde?",
poni�ndose la mano encima de la cabeza para averiguar si era hacia arriba o hacia
abajo.
Y no poco se sorprendi� al ver que conservaba la misma estatura.
En realidad, esto es lo que suele ocurrir cuando uno come pastel, pero tan
habituada estaba Alicia a que s�lo le ocurrieran cosas extraordinarias, que le
pareci� de lo m�s soso y est�pido que la vida siguiera con su curso normal.
As� que, manos a la obra, pronto acab� con el pastel.