Está en la página 1de 7

ASTROLABIO.

HISTORIA Y USO

La palabra astrolabio (en latin astrolabivm), proviene de la palabra griega


astro (estrella) y labio (el que busca) y así, etimológicamente, astrolabio
significa “el que busca estrellas”.
Los orígenes del astrolabio se sitúan en la Grecia clásica. Apolonio (225 AC),
fue el gran codificador de la secciones cónicas, estudió probablemente la
proyección del astrolabio. El personaje más influyente en la teoría de la
proyección del astrolabio fue Hiparco que nació en Nicea, Asia Menor (la
actual Iznik, en Turquia) alrededor del año 180 AC, pero estudió y trabajó en
la isla de Rodas. Hiparco también descubrió la precisión de los equinoccios y
tuvo una gran influencia en el desarrollo de la trigonometría, redefiniendo y
formalizando la proyección como método para resolver complejos problemas
astronómicos sin trigonometría esférica y probablemente aportando sus
características principales. Hiparco no inventó el astrolabio sino que
perfeccionó la teoría de la proyección.
El primer autor importante que escribió extensamente sobre proyección fue
el famoso Claudio Ptolomeo (o Tolomeo) (100-170 DC) en su obra titulada el
Planisphaerium (El Planisferio). Hay datos fiables en la obra de Ptolomeo que
indican la posibilidad de que utilizara un instrumento que pudo haber sido un
astrolabio. Ptolomeo también perfeccionó la geometría fundamental del
sistema solar que se utiliza para diseñar los astrolabios.
EL ASTROLABIO EN EUROPA
Los astrolabios más tempranos usados en Europa fueron importados de la
España musulmana con palabras latinas grabadas al lado de las originales en
arábigo. Es probable que estos astrolabios importados influyeran en el uso
europeo de los nombres arábigos de las estrellas. Hacia finales del siglo XII,
había al menos media docena de tratados fiables sobre los astrolabios en
Latín y eran cientos los disponibles un siglo después. Los fabricantes
europeos extendieron los grabados de la lámina para incluir información
astrológica y adaptaron las diferentes variaciones para mantener la hora
usada en aquella época.
El astrolabio fue utilizado a lo largo de toda Europa en los últimos años de la
Edad Media y en el Renacimiento, alcanzando su máxima popularidad en los
siglos XV y XVI, y se convirtió en una de las herramientas básicas para la
educación astronómica. El conocimiento de la astronomía se consideraba
fundamental en la educación, y la pericia en el uso del astrolabio un indicio
de buen origen y educación. Sin embargo, su uso principal era astrológico.
Geoffrey Chaucer pensó que era importante para su hijo entender cómo usar
un astrolabio y en su tratado de 1391 acerca del astrolabio demostró un gran
nivel de conocimiento astronómico.
La fabricación del astrolabio se centró en Augsburgo y Nuremberg
(Alemania) durante el siglo XV con alguna producción en Francia. En el siglo
XVI los mejores instrumentos provenían de Lovaina (Bélgica). Hacia la mitad
del siglo XVII, los astrolabios eran fabricados a lo largo de toda Europa.
George Hartmann, en Nuremberg, fundó un taller particularmente
interesante alrededor de 1525, utilizando una incipiente forma de
producción de latón para realizar instrumentos de una gran calidad. Los
astrolabios de latón eran bastante caros y sólo los adinerados podían hacerse
con uno. Los astrolabios de cartón, como el que Antiquus reproduce,
aparecieron cuando la imprenta se desarrolló y se fabricaron un gran
número de ellos, aunque pocos han sobrevivido.
Cientos de interesantes variantes de astrolabios conocidos como astrolabios
universales, que fabrican un único instrumento utilizable en todas las
latitudes, se crearon durante los siglos XV y XVI, pero debido a su alto coste y
su complejo manejo, nunca consiguieron la popularidad de los planisféricos.
Estos instrumentos proyectaban la esfera celeste en el círculo del equinoccio
y les faltaba el llamamiento intuitivo del planisférico.
Una derivación del astrolabio circular reducida a un cuadrante fue descrita en
1288 por Profiat Tibbon, de Montpelier. Pocos ejemplos de los cuadrantes de
Astrolabio, comúnmente llamados “quadrans Novus” (nuevo cuadrante),
sobreviven, sin embargo fueron publicados muchos tratados acerca de su
fabricación y uso. Una forma del cuadrante de astrolabio fue muy popular en
el Imperio Otomano hasta incluso principios del siglo XX. Cientos de
cuadrantes usados en la proyección estereográfica se introdujeron en el siglo
XVII. El más famoso fue inventado por Edmund Gunter (1581-1626) en 1618.
El cuadrante de Gunter era bastante fácil de manejar en comparación con el
más viejo de los Quadrans Novus y fue extensamente utilizado.
LAS PARTES DEL ASTROLABIO
Los astrolabios clásicos estaban construidos normalmente de latón y tenían
entre 6 y 8 pulgadas de diámetro (de 15 a 20 cm), aunque se construían otros
mucho más grandes y pequeños.
La mayoría de los problemas del astrolabio se resuelven usando la zona
frontal del instrumento. El frontal de un astrolabio consta de dos partes, una
fija y otra rotativa. La parte fija representa las escalas temporales y la
proyección estereográfica del cielo vista desde una latitud específica. La
parte rotativa simula la rotación diaria del cielo.
Mater y Tímpano: El cuerpo principal de un astrolabio común consiste en un
disco que está agujereado en el centro. (fig. 1).
El aro que rodea el filo del disco (limbo) está marcado en grados para indicar
el tiempo, aunque en muchos astrolabios europeos, aparece marcado en 24
horas, con el amanecer en la parte de arriba y el anochecer en la parte de
abajo. En la sección central del disco se encuentra el tímpano que marca la
latitud local y está grabado con círculos de altitud, y azimut o altura para
ciertas latitudes. (fig. 2).
La Red o Araña: Sobre el tímpano, se encuentra un disco especialmente
cortado, de manera que podemos observar el tímpano por debajo de él. Este
disco se denomina red o araña. (fig. 1).
Las puntas representan un número de estrellas fijas cuyos nombres se sitúan
sobre o cerca de ellas (de las puntas). La araña incluye un círculo que
muestra la proyección del itinerario anual del Sol en el cielo (la eclíptica). El
círculo eclíptico está siempre dividido en secciones graduadas representando
los signos del zodiaco. Se suponía que la araña rotaba en un día sideral para
simular la rotación diaria de las estrellas en el cielo.
La Regla: En la parte superior de la araña hay una manecilla llamada regla.
(fig 1). No todos los astrolabios tenía una, ya que dependía del uso que se
daba al instrumento. La araña y la regla están sujetos por un remache en el
centro del instrumento pudiendo rotar independientemente sobre el
tímpano.
Parte trasera: La parte trasera del instrumento está grabada con una gran
variedad de escalas, dependiendo de dónde y cuándo hubiera sido fabricado
el astrolabio hubiera sido fabricado. (fig. 3).
Todos los astrolabios incluían escalas para la medición de ángulos, así como
escalas para determinar la longitud del sol en cualquier momento. Casi todos
los europeos y muchos árabes tenían una escala para resolver problemas de
trigonometría simple, llamada el cuadrante de sombra. Algunos astrolabios
europeos tenían a menudo una escala para la trasformación de horas
desiguales (planetarias) a horas iguales.
La parte trasera de cada astrolabio incluye una alidada perforada con dos
visores para medir la altitud de los objetos celestes.
USO DEL ASTROLABIO
En el siglo X, Abd al Rahman B. Umar Al-Sufí escribió un tratado detallado
sobre el astrolabio compuesto de 386 capítulos en los que describía mil usos
del astrolabio.
Al Sufí quizá exageró la flexibilidad en el uso del astrolabio, pero lo cierto es
que éstos pueden ser utilizados para resolver muchos problemas
astronómicos que de otra manera requerirían el conocimiento de
sofisticados procesos matemáticos.

Los usos más comunes del astrolabio son los siguientes: averiguar la hora,
tanto por el día como por la noche, la hora del orto y del ocaso y, por lo
tanto, la duración de ambos; se usa igualmente para localizar objetos
celestes en el cielo; para averiguar la latitud de un determinado lugar (en
navegación se usaba el astrolabio náutico, perforado en su matriz para poder
dejar pasar el viento y mantener la verticalidad del aparato), y en astrología
se usaba, y usa, para encontrar determinados aspectos de los horóscopos
(carta astral). Las horas de oración islámicas están astronómicamente
determinadas, y el astrolabio podría ser utilizado para determinar los
tiempos requeridos. Los astrolabios modernos pueden ser utilizados para
resolver problemas relacionados con el tiempo sideral, además de con el
tiempo actual.
Como demostración, se incorporan dos ejemplos del uso del astrolabio.
(Nuestro astrolabio “postal card” está concebido para 41º de latitud).
Conocer la hora del día: Debemos seguir los siguientes pasos:
1- La altitud del sol o de una estrella se determina usando la parte trasera del
astrolabio. Mantenemos paralelo al suelo el instrumento y mirando a través
de los orificios de la alidada (en el astrolabio “postal card” debemos ponerlas
en posición vertical), buscamos que la sombra del sol entre por ellos, o
enfilamos con la vista la estrella conocida. La altitud es observada en la escala
correspondiente (de altitud) de esta parte trasera del astrolabio.
2- La posición del sol en la eclíptica se encuentra colocando la alidada en la
fecha y leyendo la longitud del sol en la escala zodiacal.
3- En la parte frontal del astrolabio, la regla rota hasta que se cruza la
eclíptica en la longitud actual del sol, siendo ese punto el que determina la
posición actual del sol.
4- La araña y la regla rotan juntas hasta que el sol o la estrella indicadora
están en la altitud medida.
5- La regla señala en el limbo el tiempo solar aparente, que es el tiempo
mostrado en un reloj de sol, siendo diferente en cada longitud. En el uso
actual, el tiempo aparente solar debe ser corregido con el uso horario,
compensándolo con la ecuación del tiempo y la diferencia de longitud desde
el centro del uso horario.
También se debe tener en cuenta que en la Edad Media la hora en un
determinado momento del día era expresada normalmente como la parte
del día o de la noche que había pasado. Esto es, el amanecer era el principio
de la primera hora del día, el mediodía era el final de la sexta hora y el ocaso
era el final de la decimosegunda hora del día y el inicio de la primera hora de
la noche. La longitud de la hora se modificaba durante el año con el cambio
de latitud, y además una hora era más larga en verano que en invierno. Estas
horas son llamadas desiguales y algunos astrolabios tenían curvas grabadas
para determinar esa hora desigual del día o de la noche. El uso de las horas
desiguales decreció cuando los fiables relojes de pared y de pulsera
empezaron a usarse en el siglo XVII y XVIII, aunque su uso continuó en gran
parte del mundo hasta bien entrado el siglo XIX. El uso de las horas
desiguales no es tan difícil como parece, ya que la hora desigual del día es el
porcentaje de día que ha pasado.
Conocer el momento de un evento celeste: El momento de un evento celeste
como el amanecer, el ocaso o la culminación de un astro, se puede averiguar
colocando el astrolabio en las circunstancias del evento y leyendo el tiempo.
1.- Determine la posición del sol en la eclíptica.
2.-Coloque la regla en aquella posición de la eclíptica en la parte delantera
del astrolabio.
3.- Gire la araña y la regla juntos hasta que el evento deseado esté en
posición. Por ejemplo, para conocer la hora en la que amanece, gire la araña
y la regla hasta que su intersección esté justo en la parte este del horizonte.
4.- Lea el tiempo de la posición de la regla en el limbo del astrolabio.
La duración del día se puede conocer sabiendo la hora en la que amanece y
anochece, y calculando la diferencia. Igualmente, el tiempo hasta el
amanecer y el ocaso se puede conocer en la relación con la diferencia exacta
del tiempo.
Si usted se encuentra en otra latitud diferente para la que el astrolabio está
concebido, los valores que le proporcionará serán erróneos. No obstante
habrá aprendido a manejar un instrumento que fue denominado "la joya
matemática de la Edad Media".

También podría gustarte