Está en la página 1de 2

David

David nació en el año 1040 a.C, y falleció en el 966 a.C., y se lo recuerda por haber
sido capaz de unificar el territorio de Israel y mover las fronteras para ampliarla. En
la Biblia, la historia de David se encuentra narrada en el Libro de Samuel y el de los
Salmos.

Se conoce como rey David, a uno de los grandes monarcas que tuvo Israel y por
haber engendrado a otro importante gobernante de dicho pueblo, Salomón. Como
profeta ocupa un lugar importante en tres de las religiones más importantes, es
decir: el judaísmo, el Islam y la religión cristiana.

Según la Biblia, David fue un rey justo, capaz de poner en riesgo su vida para
favorecer a su pueblo. Por otro lado, era un hombre afín a las artes, con habilidades
musicales y poéticas, lo que le permitió hacerse un lugar importante entre los suyos.
También se lo describe como un hombre de inconfundible belleza.

David fue el hijo menor de Isaí y Nitzevet. Nació en Belén, cuando esta ciudad
formaba parte del perímetro que constituía la Tribu de Judá.

Fue el menor de siete hermanos y por su condición de hijo menor en lugar de


convertirse en soldado como sus hermanos mayores, debió quedarse en la casa
para hacerse cargo del cuidado del gran rebaño que tenía la familia.

Fiel a sus tareas se hallaba cuando llegó el profeta Samuel a casa de su padre,
enviado por el rey Saúl, para buscar al nuevo “ungido” que debía ocupar su lugar
en el palacio.

La indicación del mandato de Dios era que debía pertenecer a la familia de Isaí pero
cuando llegó a la casa y conoció a los hijos mayores de Isaí y descubrió que ninguno
era el elegido preguntó si faltaba alguno. Asombrado Isaí le explicó que el que
faltaba era pequeño. La insistencia de Samuel lo obligó a mandar a llamar a su hijo.
Cuando Samuel vio a David entendió que no se había equivocado y se lo llevo
consigo para ocupar su lugar junto al rey Saúl.

Goliat era un gigante que amenazaba con hacerse con el poder en Israel. Armado
tan sólo con una onda, David se acercó a la batalla, disparó una piedra en el centro
de la cabeza del gigante que se tambaleó y cayó. En ese momento, David
aprovechó las circunstancias para cortarle la cabeza. Después de este hecho, David
consiguió hacerse un lugar entre la realeza y años más tarde, tras la muerte del rey
Saúl fue ungido rey de Israel.

En el Nuevo Testamento se establece que Jesús, es descendiente de David y de


Adán, separados cada uno de ellos por catorce generaciones. Por esta razón Jesús
era nombrado rey de los judíos, por pertenecer a la dinastía del gran rey que había
tenido el pueblo históricamente.