Está en la página 1de 4

REBELIÓN EN EL CAMPAMENTO

Dé a la rebelión su nombre correcto y a la apostasía el nombre que merece, y luego considere que la
experiencia del antiguo pueblo de Dios, con todos sus rasgos objetables, fue registrada fielmente
para formar parte de la historia.

Las Escrituras declaran:

📖 1 Corintios 10:11

"Estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes
han alcanzado los Fines de los siglos".

En la rebelión de Coré se ve en pequeña escala el desarrollo del espíritu que llevó a Satanás a
rebelarse en el cielo.

El orgullo y la ambición indujeron a Lucifer a quejarse contra el gobierno de Dios, y a procurar


derrocar el orden que había sido establecido en el cielo. Desde su caída se ha propuesto inculcar el
mismo espíritu de envidia y descontento, la misma ambición de cargos y honores en las mentes
humanas.

Así obró en el ánimo de Coré, Datán y Abiram, para hacerles desear ser enaltecidos, y para incitar en
ellos envidia, desconfianza y rebelión. Satanás les hizo rechazar a Dios como su jefe, al inducirlos a
desechar a los hombres escogidos por el Señor.

No obstante, mientras que, murmurando contra Moisés y Aarón, blasfemaban contra Dios, se
hallaban tan seducidos que se creían justos, y consideraban a los que habían reprendido fielmente su
pecado como inspirados por Satanás.
PP54 427.1

⭕️ ¿No subsisten aún los mismos males básicos que ocasionaron la ruina de Coré?

Abundan el orgullo y la ambición y cuando se abrigan estas tendencias, abren la puerta a la envidia y
la lucha por la supremacía; el alma se aparta de Dios, e inconscientemente es arrastrada a las filas de
Satanás.

Como Coré y sus compañeros, muchos son hoy, aun entre quienes profesan ser seguidores de Cristo,
los que piensan, hacen planes y trabajan tan anhelosamente por su propia exaltación, que para ganar
la simpatía y el apoyo del pueblo, están dispuestos a tergiversar la verdad, a calumniar y hablar mal
de los siervos del Señor, aun a atribuirles los motivos bajos y ambiciosos que animan su propio
corazón.

A fuerza de reiterar la mentira, y eso contra toda evidencia, llegan finalmente a creer que es la
verdad. Mientras procuran destruir la confianza del pueblo en los hombres designados por Dios,
creen estar realmente ocupados en una buena obra y prestando servicio a Dios. PP54 427.2

⭕️ Lecciones de la rebelión.

✔️Estudiad (1 Sam. 15: 23) y Números 16


✔️Estudiad en Patriarcas y profetas la rebelión de Coré, Datán y Abiram.

Esta rebelión fue extensa, porque incluyó a más de dos hombres. Fue dirigida por doscientos
cincuenta príncipes de la congregación, varones de renombre.

La ley decía explícitamente que sólo los que habían sido ordenados para el oficio sagrado debían
oficiar en el santuario.

⭕️LA REBELIÓN NO FUE CURADA

Esos hombres de Israel se quejaron, e influyeron en el pueblo para que se rebelara con ellos, y aun
después de que Dios extendió su mano y consumió a los malignos y el pueblo huyó a sus tiendas con
horror, la rebelión de ellos no fue curada.

La profundidad de su deslealtad se puso de manifiesto aun bajo el castigo del Señor.

La mañana después de la destrucción de Coré, Datán y Abiram y sus confabulados, el pueblo vino a
Moisés y Aarón diciendo:

"Habéis dado muerte al pueblo de Jehová". Números 16:41

Por esta acusación falsa contra los siervos de Dios otros miles fueron muertos porque había pecado
en ellos, exultación y presuntuosa maldad (Carta 12a, 1893).

Esos israelitas estaban determinados a resistir toda evidencia que les probara que estaban
equivocados, y prosiguieron más y más en su proceder desleal hasta que muchos fueron impulsados
a unirse con ellos.

¿Quiénes fueron esos?

No los débiles, no los ignorantes, no los faltos de inteligencia. En esa rebelión, hubo doscientos
cincuenta príncipes famosos de la congregación, varones de renombre (Carta 2a, 1892).

⭕️ Moisés acusado de estorbar el progreso.

Acusaron a Moisés de ser la causa de no entrar en la tierra prometida. Dijeron que Dios no los había
tratado así. No había dicho que debían morir en el desierto. Nunca creerían que había dicho así, sino
era Moisés el que había dicho eso, no el Señor; y que todo había sido arreglado por Moisés para no
llevarlos nunca a la tierra de Canaán (4SG 30).

⭕️ Coré se engañó a sí mismo.

Coré había fomentado su envidia y rebelión hasta que se engañó a sí mismo, y realmente pensó que
la congregación era gente muy justa y que Moisés era un gobernante tiránico que se ocupaba
continuamente de la necesidad de que la congregación fuera santa, cuando no había necesidad de
eso, pues eran santos (Id., 31).

⭕️ El pueblo se engañó a sí mismo.

Los israelitas pensaron que si Coré podía guiarlos y animarlos, y ocuparse de sus buenas acciones en
vez de recordarles sus faltas, ellos tendrían un viaje muy pacífico y próspero, y que sin duda los
guiaría no avanzando y retrocediendo en el desierto sino entrando en la tierra prometida. Decían que
era Moisés quien les había dicho que no podían entrar en la tierra, y que el Señor no había dicho así.
Coré, con su exaltada confianza propia, reunió a toda la congregación contra Moisés y Aarón "a la
puerta del tabernáculo de reunión" (Ibíd.).

Y si los hombres y las mujeres que tienen el conocimiento de la verdad están tan ampliamente
separados de su gran Líder, que toman al gran caudillo de la apostasía y le dan el nombre de Cristo
nuestra justicia, es porque no han cavado hasta suficiente profundidad en las minas de la verdad. No
pueden distinguir el mineral precioso del material vil...

Si su celo los indujese a trabajar en los mismos ramos en que trabajan sus hermanos que han
soportado el calor y la carga del día; si fuesen tan perseverantes para vencer los desalientos y los
obstáculos como lo han sido sus hermanos, bien podría imitárseles y Dios los aceptaría. Mas han de
ser condenados los hombres que salen a proclamar una luz maravillosa, y con todo se apartan de los
agentes a quienes Dios está guiando. Así fué como obraron Coré, Datán y Abiram, y su acción nos
es relatada como amonestación a todos. No debemos hacer como ellos hicieron al juzgar y condenar
a aquellos a quienes Dios impuso la carga de la obra. 2JT 360.2

⭕️ ¿POR QUE FUE PRESERVADA LA VARA DE AARÓN EN EL ARCA DEL PACTO?


(Números 17: 5,10)

“Todos los notables cambios ocurrieron en la vara en una noche para convencerlos de que Dios
positivamente había distinguido entre Aarón y el resto de los hijos de Israel. Después de ese milagro
del poder divino, la autoridad del sacerdocio no fue más puesta en duda. Esta vara maravillosa fue
preservada para ser mostrada con frecuencia al pueblo para recordarle el pasado, para impedir que
murmurara y pusiera otra vez en duda a quién pertenecía legítimamente el sacerdocio. Después de
que los hijos de Israel estuvieron plenamente convencidos de su error, de acusar injustamente a
Moisés y Aarón, como lo habían hecho, vieron su rebelión pasada en su verdadero significado y
quedaron aterrorizados”. (Comentario Bíblico Adventista, tomo 1, pág. 1129.)

“Dentro del arca estaba el vaso de oro con el maná, la florida vara de Aarón y las tablas de piedra,
que se plegaban la una sobre la otra como las hojas de un libro” (Primeros Escritos, pág. 32).

La ley decía explícitamente que sólo los que habían sido ordenados para el oficio sagrado debían
oficiar en el santuario.
Estudiad en Patriarcas y Profetas la rebelión de Coré, Datán y Abiram. Esta rebelión se extendió para
incluir a más de dos hombres. Fue conducida por 250 príncipes de la congregación, todos hombres
de renombre.

Llamad a la rebelión por su nombre debido y la apostasía por el nombre que le corresponde, y
considerad luego que la experiencia del antiguo pueblo de Dios con todas sus características
objetables quedó fielmente registrada para que pasase a la historia. La Escritura declara: ‘Y estas
cosas. . . están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos’
(1 Cor. 10: 11). (Mensajes Selectos, tomo 2, pág. 453).

REBELIÓN EN LA IGLESIA

Han ocurrido apostasías y el Señor ha permitido que asuntos de esa naturaleza se desarrollasen en el
pasado a fin de mostrar con cuánta facilidad sus hijos serán descarriados cuando dependan de las
palabras de los hombres en vez de investigar por sí mismos las Escrituras, como hicieron los nobles
bereanos, para ver si esas cosas eran así. Y el Señor ha permitido que acontezcan cosas de esta
índole para que se den advertencias de que tales cosas ocurrirán.

Los que apostatan están dando expresión a las palabras del dragón. Debemos enfrentar a los
instrumentos satánicos que fueron a guerrear contra los santos. “Entonces el dragón se llenó de ira
contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los
mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”. Apocalipsis 12:17. Los que apostatan
dejan el pueblo de Dios fiel y verdadero, y confraternizan con los que representan a Barrabás. “Por
sus frutos los conoceréis”. Mateo 7:20.

Dios ha permitido que ocurran apostasías a fin de mostrar cuán poco se puede confiar en el hombre.
Siempre debemos acudir a Dios, porque su palabra no es sí y no, sino sí y amén.—Manuscrito 185,
1897. 2MS 456.1

Se me ha instruido que diga a los adventistas de todo el mundo que Dios nos ha llamado como un
pueblo que ha de constituir un tesoro especial para él. El ha dispuesto que su iglesia en la tierra
permanezca perfectamente unida en el Espíritu y el consejo del Señor de los ejércitos hasta el fin del
tiempo.—Carta 54, 1908 (21 de enero de 1908).

El Señor tiene sus agentes designados, y una iglesia que ha sobrevivido persecuciones, conflictos y
tinieblas. Jesús amó a la iglesia y se dió a sí mismo por ella, y él la restaurará, refinará, ennoblecerá
y elevará, para que subsista firmemente en medio de las influencias corruptoras de este mundo.
Hombres designados por Dios han sido escogidos para velar con celoso cuidado y vigilante
perseverancia, para que la iglesia no sea destruída por los malos designios de Satanás, sino que
subsista en el mundo y fomente la gloria de Dios entre los hombres. Habrá siempre un fiero conflicto
entre la iglesia y el mundo. Un espíritu chocará contra otro, un principio contra otro, la verdad contra
el error; pero en la crisis que ya se ha iniciado y que pronto ha de culminar, los hombres de
experiencia habrán de hacer la obra que Dios les ha asignado, y velar por las almas como quienes
han de dar cuenta. ...

El Señor ha declarado que la historia pasada se habrá de repetir cuando entremos en la fase final de
la obra. Cada verdad que haya dado para estos postreros días debe ser proclamada al mundo. Todo
pilar que estableció debe ser fortalecido. No podemos apartarnos ahora del fundamento que Dios
asentó. No podemos entrar ahora en una nueva organización; porque esto significaría apostatar de la
verdad.* 2 JT 363.2

En la actualidad, algunos en nuestras filas han salido a proclamar un mensaje diferente: ponen en
duda el espíritu de profecía, atacan la
persona del Espíritu Santo, afirman que hay que salirse de la organización, atacan la verdad presente,
(el mensaje de los tres Ángeles), rechazan el mensaje de reprensión, se ordena mujeres al sacerdocio,
y han hecho falsas proclamaciones diciendo que la iglesia adventista es Babilonia... Llamo a esto con
su nombre correcto: REBELIÓN Y APOSTASIA!