Está en la página 1de 3

ENSAYO ¿QUIÉN SE HA

LLEVADO MI QUESO?
SANDRA PATRICIA CASTELLANOS

2 DE MARZO DE 2019
FUNDETEC
El escritor Spencer Johnson en su relato plasma la idea de un laberinto, donde se
ubican cuatro personajes, los dos ratones uno llamado Oli y el otro Corri y dos
personitas con un pensar semejante al de las personas actuales, pero del mismo
tamaño de los ratones, Kif y Kof; los ratones tenían un gran instinto que usaban para
rastrear el tan anhelado queso, en cambio las personitas en vez de instinto usaban
el racionamiento, es decir su cerebro para ir en busca de su queso (representa lo
que anhelamos tener en los diferentes ámbitos). Un, día ellos hallaron la quesera
Q, cuya provisión de queso era abundante, por lo cual las personitas se confiaron y
dieron por sentado todo el queso que allí había sería para ellos y que duraría toda
una vida, por el contrario, los ratones basados en su instinto siguieron yendo muy
temprano todos los días a la quesería. Tiempo después, se dieron cuenta que la
quesería Q estaba vacía, Kif y Kof, entraron en desespero, porque les había costado
mucho encontrar esa quesería y de un momento a otro el queso había
desaparecido; los ratones por otra parte no protestaron y salieron en busca de otro
lugar en el laberinto donde pudieran encontrar el queso. La frustración de Kof no le
permitió salir en busca de más queso, cosa que Kif sí hizo. Finalmente, los ratones
encuentran una nueva reserva de queso; Kif empieza la búsqueda nuevamente
mientras deja mensajes por el laberinto, este finalmente luego de recorrer encuentra
la misma reserva que los ratones, mientras Kof espera que le devuelvan el queso
de la reserva Q, mientras Kif trata de hacer cambiar su forma de pensar.

Podemos decir que Kif y Kof cambiaron su mentalidad al mismo tiempo de Oli y
Corri, que el hecho que sean ratones con mayor capacidad intelectual frente al
instinto de los ratones favorece el que puedan asumir con mayor inteligencia el
proceso de búsqueda del queso, comparara estas posiciones hace que pensemos
más a fondo acerca de la actuaciones de los humanos frente a la de los ratones,
estos siempre van siguiendo su instinto a seguir buscando siempre el queso,
mientras que nosotros como humanos nos estancamos en un solo lugar, siempre
con miedo al cambio, a que nos cambien de lugar nuestro queso (trabajo,
situaciones amorosas e incluso familiares, entre otras) no corremos de inmediato a
buscar a otro lugar si no que permanecemos allí dónde se nos acabó el queso y
preguntándonos ¿Por qué a mí? ¿Quién se lo llevó?, mientras que los ratones ya
han cambiado de lugar y ya posiblemente encontraron una nueva reserva; como
humanos nos cuesta adaptarnos al cambio, queremos siempre estar en nuestra
zona de confort, que nadie nos mueva o nos lo quite, cuando siempre debemos
estar abiertos a que nuestra reserva de queso acabe y tengamos que seguir y
conseguir otra, muchas veces desistimos muy fácilmente porque nos ganan los
pensamientos negativos y nos mentalizamos en que no podemos conseguir
nuevamente lo que teníamos y nos mantenía bien y felices, pero ahora no está.
Esta narración adapta la situación por la que pasamos seguramente y la sociedad
vive en el día a día, muchas se quedan en lo que eran, no piensan en una mejora
continua, en que los días, meses y años pasan y que esto genera cambios,
debemos adaptarnos a ellos y estar en contante mejora y adaptarnos a nuevos retos
y asumirlos siempre con actitud positiva, siempre tener en cuenta la meta o lo que
sea que queremos lograr y no que las adversidades o situaciones de cambio nos
tomen por sorpresa y no sepamos cómo actuar, debemos prepararnos en nuestro
día a día y aunque a veces queremos ayudar a otras personas a ver la necesidad
de mejorar, si la persona no está dispuesta no podemos cambiar la mentalidad, solo
podemos llegar a dar un par de consejos y al final la persona es la que decide y
determina si tomarlo o dejarlo, así como en la historia Kif trató de mejorar la forma
de pensar de Kof; a mi parecer es lo que debemos tener en cuenta siempre, el tener
en mente que el adaptarnos al cambio es lo que nos llevará a obtener nuestro
amado y deseado queso.